2016: inversión, visibilidad y comunicación

TECNIFOOD-TF103-editorial-para-web

Con las maletas hechas para acudir a la feria Prosweets en Colonia, que se celebra junto a ISM y a cuyos expositores brindamos nuestro Especial Confitería de esta edición, aplaudimos que uno de los principales motores de crecimiento sea la innovación, con interesantes ejemplos de este desarrollo de productos inherente al sector. No hay que perder de vista que cada vez hay un mayor potencial en los artículos para el consumidor adulto, en una población de edad más avanzada, que no quiere privarse de esos pequeños placeres, muchos de ellos sin azúcar.

Por ello, el sector de edulcorantes, en consonancia con las recomendaciones de la OMS, para hacer frente a problemas importantes de salud como la obesidad, la diabetes y la cariogénesis, da cumplidas respuestas, aunque reclama mayor agilidad por parte de las autoridades europeas para la aprobación de nuevos productos naturales. Mientras tanto, empresas, como Faravelli, con sus propuestas de estevia, sucralosa y azúcar de coco; Innovafood, con estevia y fructosa, o Brenntag y Beneo, con sus jarabes de fructosa y sus soluciones naturales respectivamente, están ayudando de forma muy efectiva a los fabricantes de productos de confitería a conseguir formulaciones cada vez más naturales con unas texturas y sabores muy especiales, en equilibrio con las demandas del consumidor, que no quiere perder sabor a la vez que quiere garantizar su salud.

“No hay que olvidar que el consumidor quiere probar cosas nuevas y, ahora junto a la leche de vaca, no solo encontramos en los lineales como antaño la de soja, sino bebidas elaboradas a partir de múltiples cereales”

En esta misma edición, también profundizamos en el sector de la leche que, como sabemos, continúa en España en un ligero descenso, y son las bebidas vegetales las que, como alternativa, presentan unos crecimientos que nuestra compañía colaboradora Innofood califica de “meteóricos”. No hay que olvidar que el consumidor quiere probar cosas nuevas y, ahora junto a la leche de vaca, no solo encontramos en los lineales como antaño la de soja, sino bebidas elaboradas a partir de múltiples cereales como la avena, la espelta o la quinoa o leches de frutos secos, como las de almendra, sésamo o nueces. Todo un universo de posibilidades que el consumidor recibe muy favorablemente.

En cambio, el sector de aceites en el que nuestro país tiene -o debería tener- tanto que decir, estamos en retroceso productivo. Es una pena porque veníamos de una campaña anterior con buenos números en todos los ámbitos. Esperamos ansiosamente que el Instituto Deoleo, un proyecto pionero en nuestro país para fomentar la investigación en el sector del aceite de oliva y difundir su consumo en el mundo, impulse los crecimientos y que todos los operadores del sector junto a la Administración caminen por fin unidos para contribuir a la buena dirección.

Mientras, los proveedores tanto de equipos como de ingredientes para todos los segmentos de la industria de alimentación y bebidas se mantienen alerta a las nuevas necesidades para ofrecer mediante su I+D+i las novedades tecnológicas que demanda el sector, como hemos podido constatar en ferias como Food Ingredients Europe, en París, o Empack, en Madrid.

Aprovechamos esta primera edición del año para desearle un 2016 con un gran desarrollo y mucha innovación. Que por fin este ejercicio sea el que todos ansiamos después de un periodo algo oscuro en el ámbito de la inversión, de la investigación y la comunicación. Inversión no solo necesaria, sino imprescindible para todas la estrategias de crecimiento que se planteen en la industria alimentaria.

@LolaFPaniagua
facebook.com/SweetPress2.0
linkedin.com/company/sweet-press-s-l

Otras informaciones en los contenidos privados de techpress.es y en la edición impresa de Tecnifood núm. 103 (enero/febrero 2016)

Noticias relacionadas

Deja un comentario