“Existe un gran apoyo económico y político para investigación e innovación en la industria alimentaria”

, , ,

isabel-bombal-magrama-gta-2016

Isabel Bombal, responsable de Innovación de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación, destaca a la industria alimentaria como “el primer sector industrial en nuestro país”, en el que la I+D+i son herramientas “imprescindibles para afrontar los desafíos”. En este sentido, Bombal señala que “en el periodo 2014-2020 la política de I+D+i se refuerza para abordar todos los retos de la sociedad, y la innovación impregna las políticas esenciales que regulan los distintos fondos comunitarios”

El sector agroalimentario, y muy especialmente la industria alimentaria, es el primer sector industrial de nuestro país y contribuye decisiva y positivamente a la economía española, al medio ambiente y al territorio.

Para ser competitivos y continuar generando valor añadido y conquistando mercados, es necesario ser capaces de producir más con menos recursos, adaptarse con rapidez y flexibilidad a las necesidades de los consumidores, hacerlo de manera respetuosa con el medio ambiente y crear condiciones de trabajo atractivas en el territorio. La investigación y la innovación son instrumentos imprescindibles para afrontar todos estos desafíos.

La estrategia Europa 2020 de la Unión Europea confiere a la investigación y a la innovación un papel esencial a la hora de afrontar los retos del presente y del futuro de la UE. Por ello, en el periodo 2014-2020 la política de I+D+i se refuerza para contribuir a abordar todos los retos de la sociedad, y la innovación impregna las políticas esenciales que regulan los distintos fondos comunitarios.

A raíz de la publicación de la iniciativa emblemática “Unión europea por la innovación”, el fomento de la innovación se va a articular mediante unos instrumentos novedosos, las asociaciones europeas de innovación o AEI (European Innovation Partnership o EIP en inglés), orientadas a determinados sectores estratégicos para la UE, tanto por su importancia social como por su potencial económico y de empleo.

Más competitivo y sostenible

Entre estos sectores estratégicos se encuentra el agroalimentario. La Asociación Europea de Innovación (AEI) de agricultura productiva y sostenible pretende acelerar la innovación y la transferencia de conocimiento en los sectores agroalimentario y forestal, concediendo ayudas para crear grupos operativos que, con posterioridad, ejecuten proyectos innovadores para producir más con menos recursos y con menor impacto ambiental.

La estrategia Europa 2020 de la Unión Europea confiere a la investigación y a la innovación un papel esencial a la hora de afrontar los retos del presente y del futuro de la UE

En consecuencia, se trata de una herramienta que la industria alimentaria puede y debe aprovechar para ser más competitiva y sostenible y seguir creciendo y generando riqueza y empleo.

Los grupos operativos son el conjunto de personas físicas o jurídicas que se agrupan para, a través de la innovación, dar respuesta a un problema o a una oportunidad, con el fin de redactar un proyecto innovador que con posterioridad ejecutarán, en el ámbito agroalimentario o forestal.

Este instrumento se enmarca en el nuevo reglamento FEADER de ayudas al desarrollo rural, así como en la política de la Unión Europea de I+D+i Horizonte 2020. Con vistas a alcanzar sus objetivos, España está poniendo en marcha un sistema de diseño y ejecución de proyectos innovadores a través de grupos operativos, recogido en los diferentes programas de desarrollo rural (PDR).

El Programa Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) 2014-2020 subvencionará los grupos operativos supra autonómicos y los proyectos de interés general para un sector, mientras que los PDR autonómicos subvencionarán los grupos operativos constituidos por actores de su territorio y proyectos de interés local o regional.

Las previsiones económicas para esta línea de financiación en el PNDR ascienden a 47 millones de euros, de los cuales aproximadamente 25 corresponden al FEADER y el resto a fondos nacionales. A esta cantidad hay que añadir las cifras concretas que destinará cada comunidad autónoma. En números redondos, podemos hablar de unos 115 millones de euros destinados a esta iniciativa.

Horizonte 2020

Además de este nuevo instrumento para la innovación, debemos recordar que la política comunitaria de I+D+i, Horizonte 2020, contempla a la industria alimentaria en diferentes retos sociales, muy especialmente en el reto social 2 relativo a la Bioeconomía.
En su conjunto, el reto social 2 (Bioeconomía) de H2020 cuenta con 3.851 millones de euros, y el reto social 5 (Medio ambiente, cambio climático y materias primas) cuenta con 3.081 millones de euros, destinados a I+D+i.
En definitiva, existe un gran apoyo económico y político para aspectos relacionados con la investigación y la innovación en este sector, por lo que estos instrumentos deben ser tenidos en cuenta a la hora de diseñar las estrategias empresariales de crecimiento y competitividad, considerando la I+D+i como uno de los cimientos de las mismas para que resulten exitosas a medio y largo plazo.

Isabel Bombal, responsable de Innovación de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación del Magrama

Más información en la edición impresa de Guía de la Tecnología Alimentaria 2016

Noticias relacionadas