“La industria de aromas se ha caracterizado por mantener altos niveles de inversión en I+D+i”

, ,

José Solá, presidente de AEFAA - Asociación Española de Fragancias y Aromas Alimentarios Luis López Benavides, secretario ejecutivo de AEFAA

Las empresas miembros de AEFAA, según explican su presidente, José Solá, y su secretario ejecutivo, Luis López Benavides, dedican alrededor del 5% de su facturación a I+D+i, y dos de cada tres afirman que sus inversiones en este concepto han aumentado en los últimos años, lo que marca una diferencia con la tendencia global del resto de sectores industriales.

Un reciente informe de EAE Business School sobre “La inversión en I+D+i en España”, destaca que el gasto total en Investigación y Desarrollo (I+D) por habitante realizado en España en 2013 fue de 279,30 euros, un 2,34% inferior al del año anterior. Esto confirma que la inversión en I+D en nuestro país continúa disminuyendo desde 2008, no obstante, en el año de referencia de ese estudio ya se modera su caída si se compara con los descensos de ejercicios anteriores.

Según el mismo informe, estas cifras representan que el porcentaje de inversión total en I+D+i alcanzó, también en 2013, el 1,24% respecto al PIB, un 4,62% menos que el gasto en el ejercicio anterior (1,3%) y por debajo del porcentaje medio de la Unión Europea, situado en el 2,02% de su PIB.

A nivel mundial, la industria de aromas se ha caracterizado tradicionalmente por mantener altos niveles de inversión en I+D+i, con cifras porcentuales de dos dígitos sobre su cifra de ventas. En nuestro país, esos niveles se han adecuado a la realidad de nuestro tejido empresarial, en el que la variedad de tipos y tamaños de empresas ha modulado estas cifras. Así, una reciente encuesta realizada entre nuestros asociados, indica que estos destinaron a I+D+i, en promedio para el ejercicio 2014, unos importes que están por encima del 5% de su cifra de negocio.

En la misma encuesta, nuestros asociados indican que la inversión en I+D+i en sus empresas se apoya menos en la Investigación pura (ejemplo: nuevas moléculas, 15% de los encuestados), y más en el Desarrollo (ejemplo: procesos y/o productos, 50% de los encuestados) e innovación (ejemplo: aplicaciones y conceptos, 30% de los encuestados), respondiendo siempre a las características intrínsecas de cada empresa.

A pesar del buen comportamiento de las cifras de ventas que muestran un crecimiento medio  en los últimos tres ejercicios, la inversión de las empresas de aromas en I+D+i se ha visto penalizada

A diferencia del resto de sectores industriales que, como indica dicho informe de la EAE Business School, continúan mostrando una moderada disminución de la inversión en I+D+i, las empresas españolas de aromas mantienen una realidad ligeramente más optimista: Por una parte, dos de cada tres empresas encuestadas afirman que sus inversiones por este concepto han aumentado en los últimos 5 años, y una de cada dos afirma que mantendrá esos aumentos el próximo año. Esta diferencia puede explicarse por el mejor comportamiento general del sector que, si bien no ha escapado de los efectos de la crisis en el mercado interior, se ha visto favorecido por el comportamiento positivo de las exportaciones.

Sin embargo, a pesar del buen comportamiento de las cifras de ventas que muestran un crecimiento medio de dos dígitos en los últimos tres ejercicios (ventas conjuntas aromas/fragancias, periodo 2011-2013), la inversión de las empresas de aromas en I+D+i se ha visto penalizada y no ha crecido en la misma proporción.

El difícil acceso a ayudas afecta negativamente a la I+D+i

Si tenemos en cuenta que más del 50% de las empresas del sector se benefician, de una u otra forma, de las subvenciones y ayudas a la inversión en I+D+i por parte de las distintas Administraciones, es probablemente la disminución de ese tipo de ayudas la causa de esa diferencia. En concreto, la Administración Central está dificultando el acceso a esas ayudas de forma significativa, al endurecer las condiciones de valoración de los proyectos y al mismo tiempo disminuir las posibilidades de desgravación fiscal.

La Administración Central no concede la misma importancia a la i que a la I+D, lo que afecta al nivel de desgravación en el Impuesto de Sociedades, ya que ésta es mucho más baja por i (12%) que por I+D (25%). Esto se debe justificar siempre mediante un Informe Motivado Vinculante, que utiliza criterios muy estrictos en la diferenciación de uno y otro tipo de inversión, exigiendo su realización a través de una entidad certificada, lo que además de complicar enormemente el acceso a las subvenciones añade unos costes posteriores considerables.

Por otro lado, a partir de este ejercicio 2015, las ayudas percibidas en forma de subvenciones se minorarán al 100%, en lugar de al 65% como hasta ahora, lo que afectará sin duda a la retroalimentación del propio sistema en las empresas que mantienen una actividad constante en I+D+i.

Sin tratarse estrictamente de I+D+i, pero influyendo sin duda en el montante total que las empresas de nuestro sector destinan a este concepto, conviene mencionar que también ha desaparecido la deducción por inversiones medioambientales, una constante en nuestro sector, responsablemente preocupado por el impacto de su actividad industrial y la sostenibilidad de nuestro entorno.

Existe, por otra parte, un tipo de inversión adicional en I+D+i que las empresas integradas en nuestra Asociación hacemos de forma indirecta y que sin embargo repercute directamente en la seguridad de los consumidores: Una parte sustancial de los presupuestos de las organizaciones supranacionales de aromas EFFA e IOFI se destinan a garantizar la seguridad de las materias primas que intervienen en las formulaciones de nuestros aromas. Las empresas asociadas a AEFAA contribuyen de forma directa en esos presupuestos.

José Solá, presidente de AEFAA – Asociación Española de Fragancias y Aromas Alimentarios
Luis López Benavides, secretario ejecutivo de AEFAA

Más información en la edición impresa de Guía de la Tecnología Alimentaria 2015

Noticias relacionadas

Deja un comentario