“La vocación de liderazgo de la industria ha permitido diseñar el Marco Estratégico para Alimentación y Bebidas”

Fernando J. Burgaz, director general de la Industria Alimentaria del Magrama

Fernando J. Burgaz, director general de la Industria Alimentaria del Magrama, describe en este artículo el compromiso del Gobierno en diseñar y coordinar un programa de investigación e innovación para que el sistema agroalimentario español sea un referente en el mapa internacional.
Garantía de la calidad, seguridad alimentaria y adaptación a los nuevos hábitos de consumo son ejes prioritarios de esta actuación

En España, la industria agroalimentaria desempeña un papel clave en el conjunto de los sectores económicos, teniendo una contribución decisiva en la recuperación económica de nuestro país. En 2013, la industria alimentaria fue el primer sector industrial de la economía española, con unas 30.000 empresas, 440.000 empleados y unas ventas netas de 91.903 millones de euros: un crecimiento de casi el 2% respecto a 2012.

En la Unión Europea, la industria alimentaria española ocupa el 6º puesto en exportaciones y el 10º a nivel mundial, manteniendo un saldo comercial positivo de 3.467 millones de euros. El sector agroalimentario experimenta también una mejora constante y paulatina en los resultados de sus actividades de I+D+i.

Las entidades españolas del sector presentaron, en 2011, en el VII Programa Marco de I+D un total de 241 propuestas, de las que 53 fueron lideradas por España, habiendo solicitado una financiación de 144,1 millones de euros. Estos resultados son los mejores obtenidos hasta el momento y suponen un importante avance con respecto a años anteriores.
En la consecución de estos resultados hay que destacar el papel desarrollado por la Plataforma Tecnológica Española Food for Life-Spain, a través de la cual, en 2014, se solicitaron 115 proyectos (5 proyectos más que en 2013) por un valor de más de 194 millones de euros.

Si bien desde 2003 a 2009 se ha multiplicado por cuatro el número de empresas alimentarias que investigan, tanto su gasto en I+D+i, como la intensidad de la innovación, corroboran el perfil tecnológicamente bajo de la industria alimentaria española.
La economía española muestra signos de una clara recuperación a la que ha contribuido el sector agroalimentario, manteniendo el empleo y la producción industrial y mejorando la balanza comercial.

La vocación de liderazgo de la industria ha permitido diseñar e impulsar un Marco Estratégico para la Industria de Alimentación y Bebidas, cuyo objetivo es generar alrededor de 60.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos 6 años y alcanzar un crecimiento sostenible en ventas netas de un 4% anual, llegando a los 115.000 millones de euros. También se espera potenciar las ventas en el mercado exterior y pasar de 22.000 millones de euros en 2012 a 46.000 millones de euros en 2020, con un crecimiento anual del 10%.

La industria alimentaria española ocupa el 6º puesto en exportaciones y el 10º a nivel mundial, manteniendo un saldo comercial positivo de 3.467 millones de euros

El escenario de las futuras actividades de I+D+i para el sector agroalimentario está configurado por el Marco Estratégico para la Industria de Alimentación y Bebidas, por la Agenda Estratégica de Investigación de la Plataforma Tecnológica Española Food for Life-Spain 2007-2020 y por los programas del Ministerio en los ámbitos de la innovación y de la sostenibilidad agroalimentaria.

Uno de los compromisos políticos del actual Gobierno es diseñar y coordinar un programa de investigación e innovación que convierta nuestro sistema agroalimentario en referente a nivel europeo e internacional.

Este marco general favorece y contempla el desarrollo de actuaciones sectoriales que tengan en cuenta las prioridades de la industria alimentaria: la mejora y garantía de la calidad y la seguridad alimentaria, la adaptación a los nuevos hábitos de compra y consumo de los alimentos y el funcionamiento e integración de las diferentes cadenas alimentarias.

Para alcanzar estos objetivos resulta esencial el fomento e implantación en el sector de prácticas innovadoras, tanto tecnológicas como no-tecnológicas, y así convertirlo en una industria inteligente, digitalizada, automatizada, flexible, eficiente e integrada en red.

En cuanto a la innovación tecnológica, se propone el desarrollo y aplicación en la industria alimentaria de las tecnologías facilitadoras esenciales, tecnologías de la comunicación y de la información, fabricación y procesos avanzados, nuevos materiales, procesos flexibles, activos e inteligentes, así como el desarrollo de nuevos modelos, herramientas e indicadores para los procesos operativos en la industria agroalimentaria.

En cuanto a la innovación no-tecnológica, se proponen en el sector innovaciones comerciales, organizativas y de negocio. En el ámbito de la innovación no-tecnológica, el Ministerio está desarrollando el Programa para la sostenibilidad integral de la industria agroalimentaria, un conjunto de instrumentos de gestión estratégica empresarial, cuya finalidad última es mejorar las condiciones ambientales, sociales y económicas del sector.

Se pretenden como objetivos secundarios:
1.-Facilitar el contacto y el diálogo sobre sostenibilidad entre los agentes de interés del sector agroalimentario, a través del foro REDSOSTAL.
2.-Desarrollar una herramienta informática de autoevaluación de la sostenibilidad en la industria agroalimentaria, denominada e-SIAB.
3.-Verificar el compromiso y comunicación de la sostenibilidad en la industria agroalimentaria sobre la base de un Decálogo de Sostenibilidad.
4.-Formalizar un Grupo de Trabajo Interministerial en materia de sostenibilidad integral.

El Ministerio pone a disposición de todo el sector este Programa, convencido de que el diálogo y el debate de los temas relativos a la industria agroalimentaria redundará en un mejor conocimiento de toda la cadena de valor, en una mayor integración de todos los agentes y en un aumento de su sostenibilidad, mejorando en definitiva la competitividad empresarial y la satisfacción de los consumidores.

Fernando J. Burgaz, director general de la Industria Alimentaria

Más información en la edición impresa de Guía de la Tecnología Alimentaria 2015

Noticias relacionadas

Deja un comentario