“Trabajamos en el nuevo entorno VUCA: Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad”

,

oscar-puig-carmina-castella-amec-gta-2016
Las empresas deben acostumbrarse a trabajar en un entorno de cambios cada vez más frecuentes en ciclos cortos y constantes, lo que hace que la innovación sea hoy más importante que nunca, valora Óscar Puig, director de Amec Tecnoalimentación. Una idea en la que la responsable de Amec Envasgraf, Carmina Castella, también incide, poniendo el acento en que el pasado año, las compañías asociadas duplicaron el porcentaje de la facturación destinado a innovación

La coyuntura actual del sector, según el último informe emitido por Amec Alimentec, nos ha ofrecido unos resultados alentadores. Las empresas asociadas en 2015 mayoritariamente cerraron con beneficios, la valoración del ejercicio respecto al año anterior fue mejor, y la coyuntura internacional positiva, aunque el final del año fue un poco turbulento.

Las perspectivas para 2016, tanto a nivel nacional como internacional, son mayoritariamente iguales o algo mejores que en 2015.

Todo ello bajo una actividad comercial totalmente focalizada al exterior, donde la práctica totalidad de las empresas exportó, y las previsiones para 2016 es que sigan aumentando las exportaciones. Las ventas al exterior crecieron un 13%, y lo más importante cualitativamente mejora la actividad pues se diversifican mucho más.

Pero más allá de los datos, la percepción es que a pesar de que 2015 ha sido un buen año y las perspectivas son positivas, tuvimos un cierre de año con ciertos baches y el inicio de 2016 no ha sido muy regular.

Y estos cambios son cada vez más frecuentes en ciclos cortos y constantes y, por tanto, nos tenemos que acostumbrar muchas veces más a la probabilidad que a la certeza.

Esto se enmarca en un nuevo entorno, como ya adelantamos en el Fórum Amec 2015, que trabajamos bajo el acrónimo VUCA: Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad.

Este entorno se está convirtiendo en algo más estructural que coyuntural y, por tanto, sí estamos en tiempos de cambios pero que son y serán constantes.

Innovación para adaptarse y anticiparse

Es necesaria esta reflexión para entender que la innovación es más importante que nunca, no solo en producto sino que también en gestión, porque cubre dos grandes necesidades: adaptarse y anticiparse a los mercados.

Las industrias transformadoras están contemplando tendencias en grandes ámbitos como la seguridad, la productividad y la eficiencia que son catalizadores de la innovación

Satisfacer las necesidades de la industria alimentaria mundial es el principal objetivo de nuestros fabricantes de tecnología. Estas son cambiantes y están ligadas a las preferencias del consumidor, sus hábitos y la calidad del producto.

Para tener en cuenta las preferencias debemos conocer la opinión y la actitud de los consumidores, los hábitos de consumo los define la coyuntura o la tendencia del propio consumidor, y la calidad está ligada a la producción pero también al proceso transformador.

Es por ello que la tecnología y los productos que aportan valor agregado junto con la innovación son un eje fundamental para las industrias que buscan las mejores condiciones competitivas para satisfacer a sus clientes.

Estas soluciones se convierten en nuevos nichos de mercado, productos y formatos novedosos, que necesariamente requieren procesos productivos también innovadores y que buscan respuestas en la tecnología.

Los consumidores buscan productos innovadores que respondan a aspectos relacionados con la salud, el placer y la conveniencia.

Y las industrias transformadoras están contemplando tendencias en grandes ámbitos como la seguridad, la productividad y la eficiencia que son catalizadores de la innovación.

La tecnología española da respuesta al mercado imponiéndose retos impulsores de innovación como pueden ser el desarrollo de equipos y soluciones relacionadas con la seguridad alimentaria y la higiene, la eficiencia productiva y la rentabilidad, el medio ambiente y el ahorro energético, la optimización de los procesos productivos o los nuevos procesos productivos para productos innovadores.

Además, la importancia del sector alimentario español ha propiciado la creación a lo largo de los años de una amplia y variada oferta tecnológica que trabaja junto a las industrias alimentarias dando soluciones a la necesidad de estas de evolucionar y adaptarse a la demanda, y las ganas de innovar para conseguir nuevos nichos de mercado.

Todo ello ha dado lugar a un perfil de empresa muy ágil y flexible que ha basado su ingenio en ofrecer soluciones muy competitivas y de alta calidad tecnológica, con una gran vocación internacional e innovadora comprometida con las tendencias globales.

La innovación se puede realizar de forma proactiva o reactiva, es decir cuando visualizamos una futura necesidad, investigamos y la desarrollamos para colocarla en el mercado, o cuando dicha necesidad, muchas veces única, proviene de nuestro cliente cercano que nos la transmite y le damos la solución.

Tenemos muchos casos de éxito en ambas situaciones, pero el segundo está totalmente en el ADN de nuestras empresas a través de la flexibilidad y la capacidad de adaptación que nos caracteriza y que nos otorga una ventaja competitiva importante cuando nos encontramos en un entorno tan cambiante y que exige respuestas ágiles y proposiciones de valor al mercado.

Óscar Puig González, director de la Asociación de empresas de maquinaria y equipos para alimentación, Amec Tecnoalimentación y subdirector general de Amec

Más información en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2016

Noticias relacionadas