Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“2010 ha sido clave para Lactalis Iberia por la compra de Grupo Forlasa y Puleva”

Léalo en 10 - 14 minutos
Léalo en 10 - 14 minutos

El Grupo Lactalis Iberia vive uno de sus momentos más dulces tras realizar una de las operaciones más ambiciosas de su historia, la compra del Grupo Forlasa y de Puleva. Aurelio Antuña, director general de la compañía, explica en esta entrevista los cambios que se producirán con la integración de estas importantes empresas y cómo afectará a su futuro más inmediato, ya que lo mejor está por llegar

¿Cómo ha sido la evolución de Lactalis en España?
-Lactalis Iberia entró en España como una empresa de importación a principios de los años 80 y durante varios años siguió desarrollando esta labor. Posteriormente compró a Nestlé una quesería en Villalba (Lugo) y, aunque esta empresa acabó cerrando sus puertas, abrieron una fábrica de leche en la misma zona.
El negocio de importación desde Francia de quesos, nata y mantequilla, siguió manteniendo una evolución positiva a lo largo de muchos años, sin embargo, podemos decir que los principales eventos que han hecho cambiar la dimensión del grupo en España se han desarrollado a partir del año 2000. En el año 2004 el grupo francés adquirió el negocio de leche que controlaría las marcas Chufi, Choleck y Lauki, y a finales de 2006 compró a Nestlé la marca de quesos Flor de Esgueva. En 2008 se adquirió también a Kraft la marca de queso Mamma Luise y su fábrica de queso fresco en Zamora.
También destacaría un hecho importante y relevante como es el acuerdo con Nestlé  para crear una joint venture para fabricar y comercializar los yogures y postres lácteos del grupo.

¿Destacaría algún momento en concreto por su relevancia para el grupo?
-Sin ninguna duda, el año más importante y clave para Lactalis Iberia ha sido 2010 debido a dos importantísimas compras, la de Puleva y la de Grupo Forlasa. Esto da un importante cambio de dimensión al grupo en España, ya que Forlasa es líder en el mercado de quesos y Puleva es uno de los líderes del sector de leche líquida.


 ¿Estas operaciones afectarán ya a los resultados de 2010 o será en el próximo ejercicio cuando se vean los resultados?

-Parte de la facturación entrará ya en este año pero fundamentalmente será a partir del 1 de enero de 2011 cuando veamos los verdaderos resultados. La cifra de negocio, tras estas operaciones, está alrededor de 1.100-1.200 millones de euros.
Y respecto a 2011, será un año fundamental. Esperamos que sea un buen año para Lactalis Iberia, aunque hay que tener en cuenta que tenemos que integrar compañías de gran dimensión y ésta es una tarea que requiere un gran esfuerzo y mucho trabajo. La gestión operativa facilitará esta tarea porque estamos organizados en distintas divisiones independientes.

¿A qué se dedica cada una de estas divisiones?
– Está la división de quesos, nata y mantequillas, que aparte de las marcas históricas del perímetro de Lactalis y las marcas de importación, va a incorporar las marcas de Forlasa que son El Ventero, Gran Capitán o Don Bernardo, entre otras.
Hay otra divisón, la de leche, en la que va a integrarse el negocio de leche de Puleva,  que dirigirá Gregorio Jiménez, hasta ahora director general de Puleva, y por último, la división de yogures que dirige Luis Farré desde Barcelona. Todas estas divisiones o negocios son independientes operacionalmente, aunque luego haya una política corporativa común que yo coordino.

¿Cómo les ha afectado la actual situación económica?
– Hemos notado la crisis como todo el mundo, aunque no todas las categorías y productos se han comportado de la misma manera. Yo dirijo la división de quesos y puedo decir que sí hemos notado la transferencia de consumo hacia productos de menor valor añadido, en parte por el aumento de la marca blanca que está suponiendo un gran reto para los fabricantes de marca.

¿Lactalis fabrica también productos para marca blanca?
-Sí, creemos que es importante buscar un equilibrio entre nuestro deseo, que es el desarrollo de marcas, y lo que a veces te pide el mercado, en este caso la marca blanca.  La marca blanca es una realidad y una necesidad que impone el mercado y hay que abordarla. Esto se acentúa aún más en un sector donde la materia prima tiene una duración tan corta como la leche. De todas formas, nuestra vocación siempre ha sido y será desarrollar nuestras marcas, nuestros productos y la innovación.

¿A qué se dedica cada una de las plantas de producción que posee Lactalis Iberia?
-Tras la compra de Puleva y Forlasa tenemos tres fábricas de queso: la de Flor de Esgueva en Peñafiel (Valladolid), una de queso fresco en Zamora y la de Forlasa en Villarrobledo (Albacete). Además, hay seis fábricas de leche tras la adquisición de estos grupos, cuatro de Puleva y dos de Lactalis.
Por último, contamos con una fábrica de horchatas y batidos en Valencia y las dos fábricas de yogures y postres lácteos que están ubicadas en Viladecans (Barcelona) y en Guadalajara. Estamos presentes en toda la geografía y tenemos una estructura fabril muy importante.

¿Qué importancia le dan a la innovación y el desarrollo en Lactalis?

-Nosotros, como cualquier fabricante de marca que quiera mantenerse en el mercado en el futuro, le damos mucho valor e importancia a la innovación, la investigación y el desarrollo, es fundamental en nuestra estrategia de crecimiento. Hasta la compra de Forlasa y Puleva, aunque había desarrollos que se hacían desde España, la mayoría de la innovación se hacía en Francia, donde se encuentran nuestros departamentos de I+D+i.
Con las dos nuevas incorporaciones, especialmente la de Puleva, que siempre se ha caracterizado por  su capacidad para innovar en el mercado, vamos a añadir sus conocimiento y su capacidad para desarrollar. Lo que es un hecho innegable, es que cualquier empresa que quiera tener viabilidad hoy en día, debe apostar por la innovación e investigación. Eso sí, innovar no es estar permanentemente lanzando productos al merado.

¿Se puede saturar al consumidor si le llegan demasiadas novedades en un corto espacio de tiempo?

-En parte, en los últimos años ha pasado esto. Ha habido muchas innovaciones que simplemente eran un lavado de imagen de las marcas que las lanzaban pero que no respondían de verdad a necesidades del mercado. Pienso que hay que ser muy cuidadoso y dedicar más tiempo y más recursos a identificar las innovaciones o los productos que respondan a una verdadera necesidad del consumidor, e incluso en momentos puntales, específicas de la distribución.

¿Se hace más hincapié en la innovación de ciertos productos o todos tienen el mismo tratamiento?, ¿se innova menos en épocas de crisis económica o por el contrario se refuerza este departamento?

-No, la apuesta de la innovación llega a todas las divisiones del grupo donde apostamos por crear valor y por crear marca. Y, respecto a la crisis, nosotros no hemos modificado nuestro ratio y hemos invertido el mismo porcentaje, sin variarlo por la situación económica. Ha habido lanzamientos y relanzamientos de productos en todas nuestras divisiones.

¿Destacaría alguna de las que ya se han hecho o alguna que esté actualmente en desarrollo?
-Probablemente, en los últimos años la división de quesos ha tenido mucha innovación con las cremas de quesos, ya que suponía una nueva forma de comer este producto en España.
También la división de Leche está trabajando intensamente para relanzar y poner en valor un sector como el de la leche fresca, que en este país está poco desarrollado, pero al que sin duda vemos un gran potencial. Se ha modificado todo el envasado y embalaje, se ha lanzado una nueva botella en PET y se está intentando aumentar la distribución para acercar el producto a nuestros consumidores finales.

Una de sus marcas más representativas, Lauki, ha pasado a llamarse Lactel en la división de Leche. ¿Cómo ha sido este proceso y por qué se ha llevado a cabo?
-Ha habido una transición de la marca Lauki a la marca Lactel en leche fresca y se ha iniciado también para el brik, aunque en este formato el proceso aún está en desarrollo. Lauki pertenece a Lactalis desde el año 2004 y el motivo por el que se ha hecho este cambio de marca responde a la vocación que tenía la compañía de tener una marca nacional. Lauki tiene mucho arraigo en la zona centro de la Península, especialmente en Madrid, pero es más desconocida en otros lugares, por lo que se decidió buscar una nueva marca, que además coincide con la marca que Lactalis tiene en Francia, que es Lactel.

Por último, nos gustaría que hiciese una breve reflexión sobre la nueva Ley de Seguridad Alimentaria. ¿Cree que les afectará de algún modo?, ¿se han preparado de alguna forma concreta para su llegada?
-A través de FIAB y Fenil estamos integrados en todos los foros de desarrollo del Proyecto NAOS y obviamente vamos a tomarnos muy en serio las recomendaciones que surjan tanto a partir de este proyecto como las adaptaciones que fueran necesarias por la nueva Ley de Seguridad Alimentaria.
También destacaría que ésta es una de las principales prioridades del Grupo Lactalis Iberia y que todas nuestras fábricas han obtenido certificados internacionales y de calidad como el ISO 22000.

¿Está el consumidor cada vez más preocupado por comprar alimentos saludables?, ¿sus productos seguirán esa vertiente?
-Nuestros productos son naturales y, como tales, alimentos saludables, no lo son menos que otros productos denominados ligth. Simplemente, este tipo de alimentos responde a la demanda de un  grupo de consumidores muy concreto.
Respecto al crecimiento de las ventas de alimentos bajos en grasas o ligeros, es posible que algunos de nuestros productos como la nata o la mantequilla sí que hayan tenido ventas ligeramente superiores en su vertiente ligera. Aún así, la tendencia no ha sido tan marcada como en  otros sectores como el de las bebidas, donde la demanda de estos productos es muy importante.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas