Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“La innovación es la fuente de vida de este negocio”

Léalo en 10 - 13 minutos
Léalo en 10 - 13 minutos

Ricardo Anmella, director general de Artiach, llegó a la empresa en el momento de la compra de Panrico, hace ahora dos años. Su principal reto y objetivo era volver a hacer de Artiach un referente en el mercado de galletas, ya que “era una gran marca de los años 70 y 80 pero que después perdió un poco de fuerza como marca de fabricante”. En esta entrevista, Anmella explica cómo trabaja la compañía para cumplir esta meta

Tras finalizar con éxito el proceso para la reestructuración de la deuda del Grupo Panrico, ¿podría explicar cómo ha afectado a Artiach esta negociación?
-La negociación no ha afectado para nada al negocio. Hemos tomado las decisiones más convenientes para nosotros independientemente del proceso. Hemos seguido todo lo ocurrido con mucha atención y estamos muy satisfechos con la finalización de la negociación. Nosotros, como el resto del Grupo Panrico, hemos salido fortalecidos y creo que es un tema muy positivo para todos.

¿Qué balance general hace del presente ejercicio que está a punto de finalizar?, ¿esperan crecer?
-Somos positivos y esperamos un ligero crecimiento respecto al año anterior, pero todo dependerá de la evolución del mercado. Los meses de septiembre y octubre son muy importantes para el consumo, si la tendencia es normal, creemos que tendremos un ligero crecimiento. Aún así, hacer una previsión siempre es complicado, y más en este momento.

¿El sector de las galletas también ha sufrido el efecto de la crisis económica?, ¿de qué manera ha afectado a Artiach?
-Claro, el mercado de galletas crecía en torno al 7% cada año hasta el año 2008. Sin embargo, el año pasado apenas creció y hubo una variación muy positiva en las marcas blancas y no tan positiva en las marcas de fabricante. Este año ha habido menos variaciones, el mercado es más estable y nos encontramos en un entorno en el que crecer es bastante complicado.

¿La fuerza de la marca blanca es más preocupante para el fabricante en épocas de crisis?
-Sí, siempre se buscan opciones que tengan un precio más bajo. Además, hay algunos operadores que han enfocado su estrategia hacia la marca blanca y eso hace que los fabricantes tengamos más difícil el crecimiento.

¿Artiach no fabrica ninguno de sus productos para otras marcas?
-No, esto no es una ventaja ni un inconveniente, simplemente es una forma de actuar. Creemos que tenemos marcas muy potentes y no podemos reproducirlas en el mercado para una marca blanca. Nuestro objetivo es hacer marca, innovar y hacerlo bien, independientemente de lo que haga el mercado. Probablemente todo sería más fácil si fabricáramos para otros, pero ese no es nuestro destino.
¿Es posible hacer una previsión de 2011 o, al menos, explicar cuáles son sus expectativas?
-No creemos que vaya a ser un año muy complicado, pero tampoco esperamos volver a las tasas de crecimiento que hemos tenido en años anteriores. Sobre todo somos optimistas, en lugar de mantener la estabilidad que hemos vivido a lo largo de este ejercicio, esperamos crecer.

Recientemente el Grupo Panrico ha sido actualidad por la incorporación de Jordi Damiá como director de Tecnología y Procesos. ¿Qué supondrá su incorporación para Artiach?
-Jordi Damiá llega en un momento en el que la voluntad de la empresa es reforzar al máximo el apartado de tecnología y de sistemas. Seguro que su incorporación tendrá un balance muy positivo para el grupo, no tengo ninguna duda.

¿Cree que está todo inventado en el sector de las galletas, o por el contrario se puede seguir innovando para sorprender al consumidor?

-La innovación es la fuente de vida de este negocio y de todos los de gran consumo. Tenemos muy claro que hay que seguir innovando porque la innovación es muy importante, sin ella, probablemente hoy no estaríamos donde estamos. Y por supuesto, hay que seguir sorprendiendo al consumidor, aunque sea simplemente para sobrevivir. Además, hay que hacerlo muy bien para poder seguir creciendo. Cuando hablo de innovación no me refiero sólo a innovación pura, sino también en los productos ya existentes, hay que estar renovándose constantemente para llegar al consumidor.

¿En épocas de crisis es cuando más falta hace invertir en innovación?
-La innovación no siempre tiene por qué ser cara, aunque algunas veces se tarda años en ver materializado un trabajo de innovación. Cuesta dinero mantener un departamento, desarrollar los proyectos, etc., pero a veces se llevan a cabo soluciones creativas para que eso no sea tan caro. Lo que está claro es que hay que hacerlo, hay que hacerlo bien y elevado a la enésima potencia. 

Según sus palabras, ¿podemos deducir que el departamento de I+D+i es fundamental en Artiach?
-Así es, de hecho, cuando hicimos la transferencia del negocio desde Kraft, no traspasaron el departamento de I+D pero nosotros lo creamos inmediatamente.Creemos que la importancia de este área es crucial. Además, siempre digo que dependiendo del tiempo que le dediques a la innovación, la compañía irá mejor o peor, y cuando me refiero a innovación, no hablo sólo de nuevos productos, sino de entender al consumidor. A partir de lo que el consumidor espera, nosotros podemos empezar a innovar de manera importante.

¿Qué innovaciones de Artiach destacaría de los últimos años?
-Tomamos el control hace dos años y partimos de cero en este aspecto, ya que no teníamos un departamento de innovación. Empezamos a trabajar mucho en algunos de nuestros productos actuales como Chiquilín o Dinosaurus.

¿Cuál ha sido su mayor reto desde que llegó a Artiach?

-Precisamente llegué a la empresa en el momento de la compra de Panrico, hace ahora dos años. El principal reto y objetivo era volver a hacer de Artiach un referente en el mercado de galletas. Era una gran marca de los años 70 y 80 pero después perdió un poco de fuerza como marca de fabricante.
Por eso, el mayor reto ha sido hacer una buena transición del negocio y después elaborar un buen plan estratégico en el que se contempla, en primer lugar, fortalecer las principales marcas como Marbú, Filipinos, Chiquilín, Dinosaurus y Artinata. Estos productos habían pasado por etapas con un foco reducido en organizaciones donde se encontraban muchísimas marcas y ahora, por fin, nuestro equipo puede ponerles muchísimo foco y fuerza.
En segundo lugar, el plan estratégico pretendía construir desde cero el plan de innovación ya que, como he dicho, no se había transferido ningún proyecto.

¿Han lanzado algún producto nuevo recientemente?
-Sí, hemos puesto en el mercado cinco productos nuevos: Marbú extra cereales, Marbú 0% azúcares, Chiquilín Chiquichocs, Dinosaurus Chocoblanco y Artinata sin azúcar. Ahora estamos trabajando en nuevos productos que verán la luz el año que viene.

Además de innovar en productos, ¿han llevado a cabo alguna acción en este sentido en su planta de Orozko (Vizcaya)?
-Sí, de hecho hemos realizado una profunda transformación en la fábrica y hemos llevado a cabo inversiones de más de 12 millones de euros. Las nuevas líneas de Artiach han sido dotadas de tecnología punta para poder llevar a cabo desarrollos como en Marbú o en Dinosaurus. Durante 2009, el 72% de las referencias de fábrica han sido nuevas, lo que da una idea de la envergadura de esta transformación. También fue necesario crear nuevas áreas que no existían anteriormente como logística, planificación e I+D+i. Cada día se fabrican en nuestra planta de Orozko 25 millones de galletas, lo que significa que al año la producción de la planta es de 27.000 toneladas.
Como último punto de nuestro plan, estaba la idea de aprovechar el potencial y fuerza de un grupo como Panrico y utilizar su red de distribución que es la más completa de España.

¿La opinión del consumidor determina sus actuaciones de algún modo?, ¿de qué modo conocen cuáles son sus inquietudes?
-Por supuesto, el éxito de una compañía de nuestras características se basa en entender lo que el consumidor necesita o pueda necesitar. Yo provengo del marketing así que le doy muchísimo valor a este aspecto, voy a reuniones que hacemos con los consumidores para poder conocer su opinión.

¿Les afectará de alguna forma la nueva Ley de Seguridad Alimentaria?, ¿tendrán que llevar a cabo alguna acción especial a la hora de fabricar sus productos?

-Este tema aún está abierto, pero nosotros ya hemos enviado nuestra opinión a las organizaciones sectoriales que son los que están trabajando en ello. Artiach, al igual que todo el Grupo Panrico, tiene como máximo estandarte la seguridad alimentaria y sobrepasamos cualquier normativa en los procesos de elaboración. Por supuesto, nuestro departamento de I+D también trabaja en este sentido.

A modo de conclusión, ¿podría hacer una valoración del mercado actual de galletas en nuestro país?
-Yo diría que el sector se mantiene bien a pesar de que la situación actual está siendo muy dura. Es uno de los sectores que mejor está aguantando la crisis y tiene una base muy sólida de consumo. La galleta es un producto muy conveniente y con un precio muy interesante, por lo que tiene todas las ventajas que se pueden tener dentro del sector alimentario.
Soy muy positivo porque creo que el sector tiene muchas opciones de crecer en el futuro. Lo que no sabemos es lo que va a durar la estabilidad que tiene actualmente el consumo, pero esperamos que todas las iniciativas que se pongan en marcha por parte del sector, harán que éste siga creciendo hasta los niveles que teníamos anteriormente.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas