Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“La integración de Duendesol dentro de Acesur generará importantes sinergias”

Léalo en 11 - 15 minutos
Léalo en 11 - 15 minutos

Álvaro Guillén, consejero de Acesur, nos explica en esta entrevista los planes de su empresa, que adquirió recientemente la enseña andaluza Duendesol, para entrar en el competido mercado de salsas y aderezos.
Considera que se podrán crear nuevas sinergias entre esta línea de productos y los aceites, lo que permitirá un mayor crecimiento en las ventas, reducir costes y abrirse nuevos mercados para otorgarle una mayor visibilidad a la marca

¿Qué motivó a Acesur a adquirir una empresa como Duendesol?
-El nuestro es un modelo de crecimiento orgánico con adquisiciones puntuales, siempre dentro del sector de la alimentación y el mundo del aceite. Para nosotros era, por tanto, una vía de expansión natural. Hay que tener en cuenta que el ingrediente principal de la mayoría de las salsas, como la mayonesa, es el aceite.
Además, la comercialización de salsas y aderezos no es nueva para nosotros. Desde siempre y bajo la marca Guillén hemos comercializado salsas, como mayonesa y kétchup, aunque, bien es cierto, que dentro del canal Horeca. Buscábamos una oportunidad para implicarnos más en este sector y así poder ampliar nuestra gama de productos, y creemos que hemos encontrado en la adquisición de Duendesol, el vehículo adecuado con una tecnología muy moderna y un excelente desarrollo de productos, muchos de los cuales son muy innovadores.

Cuenta con 24 variedades. ¿Esta gama existía anteriormente o ha sido modificada y ampliada por ustedes?
-De la gama inicial que nos encontramos con la marca Duendesol hicimos una selección, eliminando aquellas que tenían menor rotación o que no nos convencían por no entrar dentro de nuestra filosofía de negocio.
Por otro lado, desde nuestra entrada nos hemos esforzado en desarrollar nuevos productos que queríamos para la gama de Coosur y que tengan que ver con el aceite de oliva, reforzando la imagen de Coosur como líder nacional en aceite de oliva virgen extra. Así, hemos desarrollado una mayonesa 100% con aceite de oliva con una textura y un sabor insuperables; un alioli espectacular con aceite de oliva y dos aderezos para ensalada que van a suponer una novedad por su excelente calidad en el mercado. Para Coosur, la gama de salsas y aderezos se compondrá, en principio, de 12 referencias.

¿Cuáles son las expectativas de ventas para 2010?
-Las expectativas que tenemos son muy altas. Creemos que a este proyecto le faltaba una gran marca y eso es lo que va a aportar Coosur. Además la integración de la actividad de Duendesol dentro del grupo, sin duda, generará importantes sinergias que harán crecer las ventas y reducir los costes aumentando la rentabilidad.
No solo podremos vender más salsas, sino que contar con esta familia de productos nos ayudará a vender más aceite y dar más visibilidad a nuestra marca.

¿Estas salsas se distribuyen en toda España? ¿En qué regiones registran mejores ritmos de venta?
-Nosotros trabajamos con clientes nacionales y, por tanto, la presencia es general en toda España, aunque aún pequeña. Hay que tener en cuenta que nosotros entramos en Duendesol hace cinco meses. De cualquier forma, por el carácter andaluz de Duendesol, quizás esta región pese todavía algo más que las otras.

Aprovechando la plataforma de Acesur, ¿han previsto exportar estos productos? De ser así, ¿a qué mercados piensan acceder en primer término?
-La exportación de salsas no es nada fácil, ya que hay que tener en cuenta el carácter local de muchas salsas, el dominio absoluto de las multinacionales del sector y la fuerte competencia. Desde nuestra compañía pensamos en una gama corta para exportación, que genere valor añadido para el consumidor y para la distribución. No tendría sentido que tratásemos de competir en mayonesas estándar o en kétchup. Nuestra idea es ir buscando con Coosur un hueco como especialistas en salsas de base aceite de oliva o étnicas españolas, donde sí podamos ser un referente y aportar valor.
Estamos muy ilusionados por el posible desarrollo exterior y muchos de nuestros clientes ya han mostrado su interés. Fuera de nuestras fronteras queremos ir despacio pero pisando sobre seguro. Distintos mercados, como el de Hispanoamérica, Florida (en EEUU) o Rusia son target para nosotros con esta línea de productos.
Debemos tener en cuenta que La Española es la marca líder en más de 15 países y se comercializa en más de 70. Sin duda supone una excelente plataforma para comercializar cualquier producto.

¿Cuáles son las diferencias entre los aderezos que ustedes ahora fabrican y los que elabora su competencia?

-Estamos muy orgullosos de ser los líderes en España en aceite de oliva virgen extra con Coosur. Conocemos a la perfección el mundo del aceite, que es el ingrediente principal para la mayoría de salsas y aderezos. Esta experiencia es trasladable a la gestión de otras materias primas.
Además, no tenemos en este proyecto otra presión que la de crear una gama de la que sentirnos tan orgullosos como lo estamos de nuestros aceites. El consumidor va a notar en nuestros productos la buena gestión a la hora de seleccionar los mejores ingredientes, y la paciencia y el mimo que requiere un producto que se elabora con el único ánimo de deleitar en la mesa.

¿Fabricarán también para las marcas de la distribución?
-Acesur es eminentemente una empresa marquista. Creemos en la marca. Sabemos que éste es nuestro principal valor y aquí estarán volcados nuestros principales esfuerzos. Sin embargo, también creemos en la relación profunda con nuestros clientes.
Creemos en las alianzas estratégicas y entendemos que la distribución es nuestra aliada. Gracias a ella nuestros productos llegan al consumidor.
Esta forma de entender el negocio hace que tengamos una excelente imagen en la distribución y que exista una gran confianza en nosotros por la calidad de nuestros productos y por nuestro excelente servicio. De esta forma, cuando se mantienen relaciones tan cercanas, de tanta confianza, es razonable que surjan proyectos comunes y que nos pidan nuestra cooperación. Creemos que la marca de la distribución da respuesta a una parte del mercado, aunque pensamos que el peso que está adquiriendo es excesivo.

¿Han realizado inversiones para poner en marcha esta nueva línea de productos o renovar las que encontraron en Duendesol?

-Hemos realizado y estamos realizando en estos momentos inversiones importantes para adecuar el volumen de la planta de Duendesol a las expectativas de crecimiento que tenemos para ganar en eficiencia. De cualquier manera, hay que considerar que la planta de Duendesol se inauguró hace tres años y, por tanto, es muy nueva y cuenta con todos los avances tecnológicos y la última maquinaria del sector. Probablemente sea la planta para elaboración de salsas más moderna de España. La línea para el formato Horeca es la mayor de Europa por capacidad de llenado.

¿Cuáles son las inversiones en I+D+i que realiza Acesur, en líneas generales, y ahora específicamente en esta gama de salsas y aderezos?

-Si algo caracteriza a Acesur dentro del sector es su apuesta por el I+D+i. Nuestro eslogan es “Innovamos por tradición”, lo que aúna dos conceptos que aunque parezcan antagónicos no solamente no lo son, sino que en nuestro caso se complementan. Los orígenes del grupo se remontan a mediados del siglo XIX y desde siempre en nuestra mentalidad estuvo muy presente que la innovación y la adaptación a las necesidades del mercado, en cada momento, son la clave para lograr sobrevivir y triunfar. Es la experiencia y la tradición del grupo la que nos impulsa a innovar.
Nuestra empresa fue pionera en el lanzamiento de aceites con esencias naturales con La Española. También fuimos los primeros en la comercialización de aceites funcionales con Coosol Premium -un aceite de girasol alto oleico enriquecido con vitamina E-; fuimos, del mismo modo, los primeros en sacar aceites de oliva virgen extra enriquecidos con omega 3 y vitaminas, además de otras muchas innovaciones en procesos, envases y logística que, finalmente, repercuten en una mayor eficiencia y calidad de nuestros productos y servicio.
Además, una parte cada vez más importante de nuestro negocio es la producción de biomasa y la gestión de residuos del olivar, donde somos líderes mundiales. En este campo somos vanguardia tecnológica gracias a nuestra apuesta por la I+D+i.

¿Tienen previstos nuevos lanzamientos de salsas con ingredientes funcionales?

-Éste es un campo que todavía tiene mucho recorrido y en el que, lamentablemente en España, nos encontramos con una legislación muy restrictiva para el sector del aceite de oliva. Nos apetecía adentrarnos en el mundo de las salsas, donde tenemos más campo para trabajar en esta dirección. El margen y el crecimiento en alimentación se sustentará en el futuro en cuatro pilares básicos: la innovación, la salud, el respeto al medio ambiente y la comodidad en el uso. Los pilares anteriores -como la calidad, la competitividad en el precio o el buen servicio- se presuponen y ya han dejado de ser ventajas competitivas; si no se tienen, estás fuera o lo estarás muy pronto.

Háblenos por favor de Acesur. ¿Cómo fue el comportamiento de la empresa durante un año tan difícil como 2009?
-Acesur, a pesar de la crisis, se ha comportado muy bien. Es cierto que la alimentación es el sector que mejor aguanta las situaciones de crisis, sobre todo cuando se trata de productos básicos en nuestra dieta, como son los aceites. Sin embargo, el propio sector ha generado su propia crisis tratando de dar respuesta a la económica, reduciendo márgenes y limitando la capacidad de elección.
De todas formas, en los periodos de crisis es cuando las empresas que han hecho bien los deberes en la época de bonanza tienen las mejores oportunidades de crecimiento. Nuestros números y trayectoria nos avalaban en este sentido. En estos momentos complicados, hemos sido capaces de dar una repuesta adecuada a las necesidades de nuestros clientes, lo que nos ha permitido mantener e, incluso, mejorar nuestro crecimiento. Además, en estos momentos difíciles, aunque con muchos sacrificios, hemos podido ayudar a muchos de nuestros proveedores. A largo plazo esto también nos fortalecerá. Nuestra visión es siempre de futuro.

¿Cuáles son los retos más importantes que tienen como empresa de cara a 2010?
-Consolidar todos los proyectos iniciados en los años anteriores, mantener el crecimiento en tasas del 10%, tanto para el mercado nacional como de exportación, e iniciar un par de proyectos nuevos en el ámbito internacional con los que estamos muy ilusionados.

¿Cómo cree usted que se va a comportar el sector alimentario durante este año?

-2010 va a ser un año muy difícil. Nosotros no le ponemos fecha de caducidad a las crisis. La crisis terminará cuando se tomen las medidas adecuadas para acabar con ella y esto es responsabilidad de todos.
La guerra de precios que se está dando en la distribución nos afecta a todos. Presiona al distribuidor, al fabricante, al agricultor y, al final, todos perdemos, incluyendo a los consumidores que son la excusa para esta guerra. Los consumidores ven mermados su derechos a elegir las marcas que desean y, en muchos casos, la calidad de lo que consumen. Esta situación, en vez de acabar con la crisis, la retroalimenta. Esperemos que todos tomemos conciencia de que éste no es el camino y se cambie el rumbo.

 

Publicado en el número 68 de la revista Tecnifood.

 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas