Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Las empresas alimentarias innovadoras se han multiplicado por 10”

Léalo en 9 - 11 minutos
Léalo en 9 - 11 minutos

Felipe Pétriz, secretario de Estado de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación, desgrana en esta entrevista el “Plan Innovaccion”, que recoge las líneas estratégicas y acciones concretas que se van  a llevar a cabo para incentivar los programas de I+D+i , que “suponen una inversión directa en estos departamentos de 2.600 millones de euros”. Gracias a esta apuesta, “se generarán 93.000 empleos cualificados y más de 3.900 empresas innovadoras”

¿Cuáles son los objetivos de la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, anteproyecto que fue presentado al Consejo de Ministros el viernes 12 de marzo y que sustituirá a la norma de 1986?
-Esta nueva ley, una vez que se apruebe, sustituirá a una norma aprobada en el año 1986, una Ley de que permitió sentar las bases de nuestro sistema científico actual. Aquella Ley nos ha llevado a ser ya la novena potencia científica mundial y la nueva nos permitirá consolidar a nuestro país en la vanguardia internacional en I+D.
España ha cambiado, la ciencia global también ha cambiado, y las empresas españolas, ante la necesidad de competir en Europa y en el mundo, han respondido incorporado la innovación como un método de trabajo.
Como es lógico, en una Ley que pretende sustituir otra que ha funcionado tan bien, el texto contiene tanto aspectos que actualizan lo que ha cambiado desde 1986 -en el sistema científico, en España en su conjunto y en la ciencia global-, como otros que ya estaban recogidos entonces, pero en los que no hemos avanzado suficientemente, en especial, la incorporación del sector privado a la investigación.

Una de las reivindicaciones de la comunidad científica se recoge en el borrador que habilita al Gobierno para crear la Agencia Estatal de Investigación. ¿Cuáles serán sus funciones?
-La Agencia tiene como objetivo gestionar los fondos públicos que se dedican a la ciencia. El objetivo es establecer un control sobre esos fondos públicos y hacerlo de una manera ágil para que los investigadores dediquen el menor tiempo posible a la burocracia, a la tramitación de sus proyectos y se puedan dedicar a su trabajo, que es investigar. Con la Agencia, además, se reducirán trámites redundantes que ralentizan el proceso y se disminuirá el tiempo que tarda el dinero en llegar a los investigadores. Esta nueva política implica además más confianza en su trabajo. Hay menos controles previos y más rendición de cuentas a posteriori en la gestión de las ayudas.

Como decía anteriormente, también se pretende facilitar la participación del sector privado en la investigación, un aspecto del sistema español de I+D+i poco desarrollado. ¿Cómo se va a instrumentalizar este tema?
-La ley incorpora dos medidas clave. Una es la creación de la Estrategia Estatal de Innovación: un nuevo instrumento de cooperación entre las administraciones y el resto de los agentes destinado a la creación de un entorno favorable a la innovación y su planificación. Y la otra es “el Estatuto de Joven Empresa Innovadora”: una nueva figura para apoyar la creación y consolidación, durante sus primeros seis años de vida, de empresas de base tecnológica.
Además, en la Ley de Economía Sostenible se han introducido medidas como la mejora de los incentivos fiscales para I+D+i, que pasan del 8 al 12%, y se introduce en la regulación la compra pública innovadora, en particular de productos ofertados por pymes, como obligación para la Administración General del Estado.

¿Cuándo entrará en vigor la nueva Ley de la Ciencia la Tecnología y la Innovación y qué aspectos fundamentales la diferencian con su predecesora de 1986?
-Debería entrar en vigor a finales de este año o a principios del que viene. Las diferencias fundamentales vienen marcadas por los cambios que se han producido en España desde 1986. Entonces, el desarrollo de las competencias de las Comunidades Autónomas era mucho menor, tampoco había que coordinarse con Europa y, tanto el número de investigadores, como los fondos que se dedicaban a la investigación, poco tienen que ver con la situación actual. Por ese motivo, se va a crear un sistema de gobernanza que permita, desde el respeto a las competencias de cada administración, coordinar los esfuerzos en I+D+i para evitar duplicidades. Para gestionar mejor los fondos dedicados a la investigación, se ha creado la Agencia, de la que ya hemos hablado, y para mejorar las condiciones de los investigadores se cambian desde el principio las becas por contratos y se crea una carrera científica previsible, basada en méritos, para tratar de hacerla más atractiva y atraer talento.

Recientemente hemos asistido a la presentación del “Plan Innovaccion” donde se recogen las líneas estratégicas y las acciones concretas del Ministerio de Ciencia e Innovación para el fomento de la innovación y contribución al cambio de modelo productivo. ¿Qué nos puede comentar al respecto?
-El “Plan Innovaccion” es una de las acciones de desarrollo de la Estrategia Estatal de Innovación, la E2i, uno de los elementos claves impulsados por el Ministerio de Ciencia e Innovación, para contribuir a la consecución del objetivo fijado por el Gobierno de transformar el actual modelo productivo en una economía sostenible. Con este Plan, queremos contribuir a generar empleos de alto valor añadido, y más estables ante fluctuaciones del ciclo económico._
En este sentido, entendemos que la innovación tiene que ser rentable. Por ello, se trata de un Plan orientado al mercado y a los resultados, con un claro enfoque internacional. Asimismo, fomenta el acercamiento mutuo entre las empresas, universidades y OPIS, catalizado por los Centros Tecnológicos y los Parques Tecnológicos._

Entre los objetivos, figuran la creación de 93.000 empleos, más de 3.900 empresas innovadoras y movilizar 5.000 millones de inversión privada ¿Cómo se van a acometer estos objetivos?
-Para alcanzar los objetivos que mencionabas de generar más de 93.000 empleos cualificados y más de 3.900 nuevas empresas innovadoras, el “Plan Innovaccion 2010” supone una inversión directa en I+D+i de 2.600 millones de euros para todas las actuaciones convocadas en el año 2010. Se trata de un Plan estructurado en siete convocatorias competitivas, cuatro acciones financiadas y tres iniciativas de carácter no financiero.
Este conjunto de convocatorias se encuadran dentro de los 5 ejes en los que se estructura la Estrategia Estatal de Innovación y, cada una de ellas, está focalizada en actuaciones relevantes para conseguir _nuestros objetivos: “Innplanta” de apoyo a infraestructuras, en el eje de cooperación territorial; “Innoeuropa”, en el eje de Internacionalización, busca incrementar los retornos europeos; “Inncide” en el centro del pentágono fomenta las organizaciones de transferencia de tecnología; “Innfluye” e “Innpacto” en el eje mercados, la colaboración público-privada; “Innocampus”, en el centro y en el eje personas, la excelencia en ciencia e innovación en las universidades; e “Inncorpora” en el eje Personas.
Además, con el Plan Innovaccion pretendemos retornar cerca de 700 millones de euros de la Unión Europea a través de programas como el 7º Programa Marco, o los Fondos FEDER de la Unión Europea, dentro del Programa Operativo Fondo Tecnológico, entre otros.

¿Cuál es el grado de implicación de su Ministerio en el desarrollo de la industria alimentaria?
-Concretamente, le puedo destacar que desde el Ministerio de Ciencia e Innovación hemos destinado más de 500 millones de euros para actividades de I+D en el sector de la alimentación y bebidas desde el año 2005.
Este apoyo del Gobierno ha permitido que en los últimos años las empresas innovadoras de estos sectores se multipliquen por 10, en línea con el objetivo formulado por la Estrategia Estatal de Innovación.
En este sentido, es necesario que las empresas del sector se movilicen y aprovechen las nuevas oportunidades que les ofrece el Plan Innovaccion, en cuanto a apoyo a las personas, infraestructuras, proyectos, ya que se trata de un plan que cuenta con 2.600 millones de euros, a lo que se suma el presupuesto del CDTI para 2010. Con todo ello, la actividad innovadora de la Secretaría General alcanza los 4.000 millones de euros, el doble que en 2009.

 

Publicado en el nnúmero 69 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas