Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Las empresas están apreciando las oportunidades que aporta realizar proyectos en conjunto”

Léalo en 18 - 24 minutos
Léalo en 18 - 24 minutos

El consejero de Innovación, Universidad y Empresas de la Generalitat de Cataluña, Josep Huguet i Biosca, explica en esta entrevista las múltiples herramientas con que cuenta el sector alimentario para establecer sinergias y redes de investigación, así como los planes sectoriales tendentes a mejorar la transferencia de tecnología y afianzar, aún más si cabe, la I+D+i

 

Nos gustaría conocer cuáles son las actividades que realiza esta consejería en el área de la alimentación, seguridad alimentaria, y envase y embalaje para este sector.
-En los últimos años, la innovación y la tecnología han tomado un peso muy relevante en este sector y, desde el Departamento de Innovación, Universidades y Empresa, se han puesto en marcha diferentes líneas de trabajo para promover la transferencia tecnológica y de conocimiento entre el mundo científico y académico. En este sentido, los principales centros tecnológicos del sector forman parte de alguna de las Redes Tecnológicas de ACC1Ó, que actúa como gestora y coordinadora de las mismas; es el caso, por ejemplo, de Incavi e Innopan, que forman parte de las Redes de Centros de Difusión Tecnológica, o de Tecnatox y Sniba que, durante 2008, se incorporaron a la Red de Innovación Tecnológica. Otros centros, como el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria), el Certa (Centro de Referencia de I+D en tecnologías de los alimentos) o el Centa (Centro de Nuevas Tecnologías Alimentarias), etc.
Asimismo, con el objetivo de aumentar la competitividad del tejido empresarial del sector, también se ha llevado a cabo el programa de Agrupaciones Empresariales Innovadoras en los sectores de biotecnología y en el cluster de la carne de cerdo. Por su parte, se han puesto en marcha diversos planes sectoriales para la internacionalización de los sectores de maquinaria agrícola, fruta dulce y vino y cava. Desde el Departamento de Innovación, Universidad y Empresa, a través de la agencia para la competitividad empresarial que es ACC1Ó, se estructuran tanto la transferencia de tecnología desde las universidades catalanas, grupos de investigación, centros tecnológicos y empresas de base tecnológica hacia las industrias alimentarias (mediante la recientemente creada marca Tecnio que agrupa los agentes más competitivos), hasta el asesoramiento tecnológico ofrecido por técnicos que han estado en la industria del ámbito, tanto para dar soporte en la realización de proyectos de I+D+i como en la selección de la estrategia empresarial y priorización de proyectos. Disponemos de un asesor tecnológico en el ámbito de las tecnologías alimentarias (entendiendo tecnología como el factor de competitividad) y se acompaña la realización de proyectos de I+D, que se presentan tanto a programas regionales (gestionados por Cidem y Copca) como a programas nacionales (a través del convenio con el CDTI), así como a programas europeos (PM, EraNet, Innovation For Wellfare, etc.).

¿Cuál es el balance de actividades durante los últimos dos años?

-El balance de actividades es sin duda muy positivo. De hecho, un reciente informe de la FIAB (Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas) destaca el crecimiento de la industria durante el año 2008 –registrando incrementos tanto de las ventas (consumo y gasto) como del empleo- cuando la mayoría de los sectores económicos han acusado las consecuencias de la grave crisis global.
Asimismo, la percepción de la actividad de I+D, tanto de empresas de industria alimentaria como de los diferentes agentes de investigación, es positiva desde nuestro departamento, sobre todo desde el año pasado en el que fomentamos desde aquí la realización de proyectos colaborativos entre empresas. En este sector supone un reto importante, ya que tradicionalmente las empresas han tendido a ser endogámicas por aspectos de confidencialidad y protección de su know-how frente a la competencia, pero ya están apreciando las oportunidades que aporta realizar proyectos en conjunto: objetivos más ambiciosos de investigación y desarrollo, aprovechamiento de sinergias, compartir riesgos y beneficios, etc. Se está realizando en este aspecto un importante trabajo dinamizador y divulgativo.

¿La consejería busca establecer mayores vínculos entre las empresas y los centros de investigación y universidades?

-Precisamente, ése fue el planteamiento a la hora de crear el Departamento de Innovación, Universidades y Empresa. En Cataluña disponemos de centros de investigación y académicos líderes en sectores altamente competitivos y reconocidos a nivel internacional; y también disponemos de un tejido empresarial sólido que se caracteriza por su diversidad sectorial. Pero un factor en el que aún hay que trabajar es en la cooperación entre estas unidades, para valorizar la investigación y la tecnología que se lleva a cabo en estos centros para que, efectivamente, tengan salida en el mercado; es decir, alinear que lo que se está investigando es lo que necesitan las empresas para ser más competitivas.
En este sentido, ACC1Ó presentó públicamente hace unas semanas Tecnio, una red que agrupa todos los agentes de la innovación y la tecnología bajo un único paraguas, para aprovechar y rentabilizar las capacidades tecnológicas de Cataluña, haciendo accesible a las empresas las capacidades tecnológicas diferenciales de los miembros y centros que engloba Tecnio, y con el objetivo último de fortalecer la estructura empresarial catalana frente a los nuevos retos tecnológicos y competitivos que plantea el entorno global.

¿Qué porcentaje de inversión en I+D+i se realiza en Cataluña, en general?

-Sin duda, Cataluña presenta una posición destacada en el conjunto del Estado en lo que se refiere a I+D+i. De hecho, entre 1996 y 2006 Cataluña triplicó el volumen de inversión en I+D, superando continuamente la media de inversión estatal por este concepto. Concretamente, en 2007, dedicó el 1,48% del PIB a I+D, y un 1,94% (dato 2006) a innovación; en términos estatales, estas partidas representan cerca de una cuarta parte del total estatal y concentraba una de cada cuatro empresas innovadoras del Estado. Sin embargo, cabe decir que aún y con el liderazgo catalán a nivel estatal, estamos lejos en comparación con las regiones europeas más innovadoras y, por ello, es preciso seguir concentrando esfuerzos, públicos y privados para seguir aumentado el nivel de I+D+i, impulsando la cooperación entre empresas y demás agentes relacionados con el sistema de innovación. Precisamente, en este sentido se pone en marcha el Pacto Nacional para la Investigación y la Innovación (PNRI, según sus siglas catalanas), que pretende hacer un salto cuantitativo y cualitativo en el sistema catalán de investigación e innovación, que permita a Cataluña constituirse como un polo internacional de primer nivel en estas actividades, situado entre los mejores de Europa y como referente en el Mediterráneo.
Teniendo en cuenta que en Cataluña las industrias alimentarias suponen el 4% del PIB, y que por encima de este sector sólo están el químico y el farmacéutico -que suponen la principal fortaleza industrial catalana-, el porcentaje siempre será mejorable de cara a cumplir con la previsión lanzada desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología, pero, como he comentado, el esfuerzo que supone esta inversión para un sector que tiene mucha presión de lanzamientos de nuevos productos al mercado, mucha rotación y márgenes comerciales ajustados por los costes y la renta de los consumidores, se trata de una buena cifra que se intenta acompañar con el apoyo de la financiación pública disponible.

¿Y en relación al sector de la alimentación?

-La inversión en I+D en el sector alimentación, bebidas y tabaco en el Estado ascendió a más de 170 millones de euros en 2006, generando un 2,6% del gasto total en I+D en el sector empresas. Cataluña, sin duda, impulsa de manera activa estos niveles, que, por su parte, están ampliamente incentivados por el Govern, como ya se ha comentado. En 2007, la FIAB manifestó que Cataluña fue la comunidad autónoma que más invirtió en I+D+i del sector agroalimentario español, destinando las empresas más potentes entre un 1% y un 3% de su facturación, por encima de la media española. Sin embargo, la constante evolución del sector a nivel internacional requiere un continuo y creciente esfuerzo para desarrollar innovaciones que aseguren la posición de nuestras empresas en el entorno global. De hecho, Cataluña posee un importante know-how en el sector, sobre todo en lo referente a producción y tecnología alimentaria, y es líder en la provisión de ingredientes y en empresas de envase y embalaje y de tecnologías de proceso. Todo ello hace de Cataluña un cluster avanzado en alimentación, que concentra más de 4.000 empresas de la industria de la alimentación, una cuarta parte de la producción del sector a nivel estatal y una quinta parte de la ocupación total.

¿En qué nivel se encuentra la innovación de las empresas del sector alimentario radicadas en Cataluña?

-El sector alimentación y bebidas es uno de los que más ha acusado la globalización. Los alimentos de segunda y tercera generación, la alimentación funcional y los cambios en las pautas de consumo, entre otros factores, han llevado al sector a necesariamente entrar en un constante proceso de innovación y de análisis de las tendencias de consumo. Cataluña presenta una larga tradición en la industria alimentaria, cosa que nos ha llevado a posicionarnos estratégicamente en el sector, tanto a nivel estatal como europeo. Muchas de las empresas que lo lideran están presentes en nuestro país, con centros de producción, de I+D y logísticos. Entre otras, podríamos destacar Nestlé, Danone, Agrolimen, Panrico, Borges, Bimbo, Damm, Coca-Cola, Freixenet, Codorníu, etc.
Aún y con la positiva situación del sector, su nivel competitivo y su capacidad exportadora, siempre queda espacio para la mejora. Es necesario seguir invirtiendo en la competitividad y el futuro de esta industria, a través de la I+D, la innovación, así como sacar el máximo partido a la biotecnología -y las tecnologías en general- para seguir creciendo y mejorando. Como he comentado, la industria agroalimentaria es muy dinámica en cuanto a innovación y se traduce en los numerosos lanzamientos de nuevos productos, envases, formatos, ingredientes y demás que realizan año tras año. Además, la mayoría de las empresas de alimentación disponen de sus departamentos de I+D en las sedes productivas en Cataluña. Esta actividad innovadora se va sofisticando progresivamente gracias a la creciente demanda de investigación biotecnológica para el sector alimentario, en términos de salud, nutrición, comodidad de consumo, nuevas funcionalidades, etc. Por otro lado, hay empresas alimentarias de perfil más tradicional que mantienen la calidad de sus productos, manteniendo el origen e innovando en el envasado, presentación o formato de consumo.

¿La actual situación económica podría repercutir negativamente en las labores de investigación e innovación?

-La inestable situación financiera de los últimos meses ha llevado a una restricción de liquidez que está comprometiendo a la economía en general. Pero la gravedad de la situación radica en el hecho de que este problema de recursos está afectando a todas las empresas, independientemente de sus proyectos, su negocio o actividad; encontrando grandes trabas en la búsqueda de recursos para financiar su actividad. Sin embargo, más allá de la crisis económica actual, hace años que se vienen observando ciertas tendencias a nivel global, con el auge de nuevas economías muy competitivas y la velocidad del cambio tecnológico, que abogan por la innovación y la I+D como elementos necesarios a incorporar en los procesos empresariales, sobre todo en las economías más avanzadas. Es por ello que, en el momento actual, va a ser crucial para el futuro competitivo de nuestras empresas un planteamiento estratégico y una apuesta firme a favor de las actividades de innovación e investigación. En este sentido, desde nuestra consejería, y concretamente a través de ACC1Ó, hemos diseñado un plan estratégico a cinco años vista que incorpora los elementos necesarios para seguir impulsando la actividad innovadora en Cataluña, no como respuesta a la crisis, sino como estrategia de futuro y de país.

¿Qué medidas están tomando para evitar una carencia de recursos para financiar proyectos de innovación?
-El Plan de ACC1Ó 2009-2013 incorpora medidas muy concretas y ejecutivas para garantizar una mayor capacitación de las empresas; no sólo por la vía de recursos financieros, sino también a través de un recorrido específico que diagnostique sus potencialidades y puntos competitivos sobre los que hay que trabajar. Concretamente, para financiar proyectos de innovación empresariales, a través de ACC1Ó destinaremos durante 2009 un total de 47 millones de euros en forma de incentivos. Así mismo, un total de 109 millones se dedicará a financiación de proyectos, haciendo especial énfasis en aquellos de base tecnológica.

El desarrollo de productos más innovadores va ligado a un incremento del precio que se justifica por el valor añadido. ¿Cree que el mercado está preparado para asumir este plus?
-La elasticidad-renta de la mayoría de los productos alimentarios tradicionales es relativamente baja; es decir, ante un incremento de renta el aumento de su demanda es proporcionalmente menor. Por tanto, los movimientos del ciclo económico, ya sean expansivos o recesivos, tienen un impacto relativamente moderado y menor sobre la evolución del sector. Desde un punto de vista global, las tasas de crecimiento del sector de la alimentación y bebidas son muy limitadas, al tiempo que se observa una importante presión competitiva por parte de las marcas distribuidoras.
En este contexto, la principal vía de las empresas de los países industrializados para ampliar su mercado de manera significativa son la innovación y la introducción de productos de mayor valor añadido o valor diferencial y, en consecuencia, con un precio unitario más elevado, como es el caso de los denominados alimentos funcionales o saludables que, cabe comentar, también responden a una evolución de la demanda y del viraje del consumo hacia temas de salud y alimentación.

¿Cuál es el papel de esta consejería en la Xarxa IT?
-La Red de Centros de apoyo a la Innovación Tecnológica, Red IT o Xarxa IT, está formada básicamente por un conjunto de centros de investigación de las universidades catalanas que se han especializado en colaborar con empresas en el desarrollo de proyectos de I+D conjuntos, en prestación de servicios técnicos especializados y en formación específica a medida de la necesidades de las empresas. Este conjunto de centros se caracteriza por una excelencia tecnológica reconocida y una calidad de servicio acreditada, con un sistema de calidad propio. La subcontratación de los centros IT por parte de las empresas permite, entre otras ventajas, compartir riesgos tecnológicos con las universidades sin tener que soportar costes fijos, con presupuestos adaptados a las necesidades de las empresas y con una visión externa que permite adaptar soluciones que ya han tenido éxito en otros sectores. Además, la subcontratación de los centros IT está priorizada en las órdenes de subvenciones a empresas de proyectos de I+D que otorga ACC1Ó, así como otras posibles subvenciones o desgravaciones fiscales a la I+D.

¿En qué debería mejorar la Xarxa IT?
-Durante el año 2009, ACC1Ó ha impulsado la aparición de Tecnio. Bajo este distintivo se van a agrupar todos los centros catalanes con capacidad y experiencia en trabajar con empresas. De forma inmediata los centros IT se van a integrar en Tecnio, junto con otros centros tecnológicos y de investigación. La participación en esta red va a permitir a los centros IT colaborar de forma más estrecha con otros ofertantes de tecnología, para así presentar ofertas más integradas de acuerdo con las necesidades de las empresas. Esta cooperación también permitirá mejorar la capacidad de gestión de grandes proyectos y el acceso a financiación europea. Todas estas mejoras tendrán un claro reflejo en los proyectos y servicios que desarrollan estos centros con las empresas. Participar en Tecnio implicará, sin duda, una superior visibilidad en el tejido empresarial y un mejor acceso a las empresas más competitivas.

¿Qué experiencias provenientes de otras regiones o países están poniendo en práctica en su comunidad?

-Desde Cataluña llevamos a cabo y promovemos colaboraciones interregionales, tanto a nivel nacional, entre comunidades (por ejemplo, a través de proyectos CDTI) y entre regiones europeas (son ejemplos de estos proyectos: Innovation 4 Wellfare, Mateo, Errantes, etc).

¿Existen sinergias con departamentos similares de otras comunidades autónomas? De ser así, ¿cómo se establecen dichas sinergias y qué resultados buscan?
-ACC1Ó colabora muy activamente con el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat, así como con algunas de sus instituciones (IRTA, Incavi). A nivel de otras comunidades, existe comunicación y predisposición a colaborar, aunque también es cierto que existe cierta limitación dado el diferente nivel de competencias.

Existe la creencia generalizada de que los resultados de los programas de investigación no son promocionados adecuadamente. ¿Qué acciones han puesto en marcha para corregir esas carencias?

-En relación al resultado de los proyectos de investigación en los que intervienen industrias privadas, es preciso comentar que, a menudo, no es posible su publicación masiva por cuestiones de confidencialidad, protección de la propiedad intelectual y factor de diferenciación respecto a la competencia que, como es sabido, en el campo de los alimentos está muy reñida entre marcas (propias y de distribuidor), además de enfrentarse a un mercado global en el que las innovaciones cuestan un notable esfuerzo inversor por parte de las empresas, al tiempo que la diferenciación que aportan no tiene demasiada perdurabilidad en el mercado (a causa del continuo surgimiento de productos similares). Desde nuestro departamento, los centros tecnológicos y de difusión tecnológica llevan a cabo parte de esta tarea de difusión, de manera que no sólo ponemos a disposición de las empresas recursos para llevar a cabo actividades de innovación e I+D, sino que también se establecen sinergias para difundir sus resultados.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 64

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas