Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“No es una medida sensata ahorrar en seguridad poniendo en riesgo el prestigio de una empresa”

Léalo en 11 - 14 minutos
Léalo en 11 - 14 minutos

El nuevo presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, Roberto Sabrido, explica los alcances de la Estrategia NAOS, el ahínco que piensan dedicar a la nueva Ley de Seguridad Alimentaria y lanza una advertencia sobre cualquier intento de ahorrar costes en esta materia por parte de las empresas del sector alimentario

¿Cuáles son los lineamientos más importantes en los que se va a basar su gestión al frente de la AESAN?
–Quizás lo primero sea elaborar la Ley de Seguridad Alimentaria, un mandato del Consejo de Ministros que reforzará la seguridad de los ciudadanos e implicará en su aplicación a varios ministerios.

¿Qué líneas de trabajo actuales piensa fortalecer?
–Todos los procesos son susceptibles de mejora. Estamos trabajando, nosotros y la Unión Europea, en mejorar los tiempos de respuesta ante las notificaciones de alerta, por ejemplo. También, en la protección de las personas con intolerancias y alergias. España, a través del Ministerio de Sanidad y Consumo y de la AESAN ha conseguido hace muy poco que la Comisión Europea apruebe un reglamento para mejorar la calidad de vida de los celíacos. Es el punto de arranque para un plan de protección a los celíacos que pusimos en marcha hace unos meses y que incluye aspectos como investigación o un programa de detección precoz, entre otras medidas. Éstas son algunas de las líneas de trabajo que desarrollaremos a lo largo de los próximos años.

¿Cuál es el siguiente paso para fortalecer todavía más la Estrategia NAOS? ¿Qué nuevas medidas se tomarán para tal efecto?
–La Estrategia NAOS es una iniciativa con un recorrido largo que sigue resultando imprescindible porque las  condiciones que la motivaron continúan, y porque las modificaciones de hábitos necesitan de empuje político, acciones y programas continuos y sostenidos para ser eficaces. La tendencia a la obesidad no se ha producido de un día para otro ya que es el resultado de unos cambios profundos en los hábitos alimenticios, culturales y sociales. Por lo tanto las líneas básicas de Estrategia, como son la alimentación adecuada y el incremento de la actividad física se siguen potenciando continuamente desde diferentes ámbitos y medios y con variadas acciones. Además, el impulso político que ha dado la UE en el ultimo año y medio a estrategias como la Estrategia NAOS,  con el lanzamiento de acciones políticas y programas, algunos con  partidas presupuestarias importantes como, por ejemplo, la distribuición de frutas y verduras en colegios, van a tener un  importante impacto, que ayudará también a potenciar nuestra Estrategia NAOS, en particular,  y que, sobre todo, refleja, que se sigue la línea de trabajo adecuada.
Por otro lado y a nivel interno, también este año se ha potenciado la coordinación con las comunidades autónomas, creando unos grupos de trabajo enmarcados en la Estrategia NAOS que permitan diseñar y realizar algunas actuaciones conjuntas y coordinadas, entre otras, para fomentar  la  actividad física. Creemos que ahora es muy importante iniciar un primer balance de los resultados de esta primera etapa de 4  años de la Estrategia NAOS y se van a potenciar los estudios y trabajos que nos permitan conocer lo que se ha hecho,  evaluar resultados y el  seguimiento.  En este sentido, desde hace 2 años también se han instaurado los Premios Estrategia NAOS, para las mejores iniciativas que en este marco se hayan  desarrollado en España en los ámbitos: escolar, familiar, sanitario, empresarial, laboral, investigación aplicada.

-¿La crisis actual podría hacer que algunas empresas del sector alimentario limitasen los presupuestos destinados a garantizar la inocuidad de sus productos ¿Qué medidas tomará la AESAN para reforzar la seguridad de los alimentos?
–No creemos que eso vaya a pasar. No es una medida sensata intentar ahorrar en seguridad poniendo en riesgo el prestigio de una empresa, o lo que es peor, la salud de los ciudadanos. De todas formas, esté seguro que tanto nosotros como las Comunidades Autónomas mantenemos siempre el mismo grado de control y coordinación entre nosotros.

¿Cree que ha funcionado adecuadamente el sistema de prevención con el caso de la leche adulterada, dado que algunos productos contaminados aparecieron en España?
–Han aparecido algunas bolsas de caramelos, con un contenido muy pequeño de leche y de cuyos análisis estamos pendientes. A pesar de que la importación de leche y de productos lácteos está prohibida en la Unión Europea, siempre es posible que alguien se traiga en la maleta algún producto. No ha hecho falta que funcionara el sistema de prevención, porque ya le digo que la importación de esos productos no estaba permitida. Sí ha funcionado bien la Red de Alerta Europea y la Red Nacional de Alerta.

¿Qué nuevas medidas se pondrán en práctica para prevenir casos como el del aceite de girasol y el de la leche adulterada?
–No depende de nosotros en estos casos (cuando se trata de productos procedentes de países de fuera de la Unión Europea), sino de los Puntos de Inspección Fronteriza (PIF) y de los Servicios Aduaneros.

¿Se limitarán las inversiones en I-D-i? ¿Cuáles serían las consecuencias?
–Se acaba de publicar (RD-Ley 9/2008)  la creación de un fondo Estatal de inversión local y un Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo, en este último se incluyen actuaciones I+D+I, y la AESAN a propuesto varias iniciativas dentro del área de la salud encaminadas a reforzar las infraestructuras tecnológicas de los laboratorios de control oficial de alimentos  y la promoción de una alimentación saludable dentro de los programas NAOS y PERSEO.

-Nos gustaría saber su opinión sobre el grado de implicación de la industria en la estrategia NAOS.
–La industria desde  el principio y a través de la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas suscribió mediante convenio la  colaboración en la Estrategia NAOS con diferentes compromisos, fundamentalmente orientados a una mejora de la oferta de los productos reformulando la composición algunos de ellos respecto de las calorías, la sal o las grasas, principalmente, y también en la mejora de la  presión publicitaria a los niños menores de 13 años, mediante la implantación de un código de autorregulación de la publicidad como es el Código PAOS. En estos años, varias empresas  han realizado esfuerzos en incorporar al mercado productos con cambios en su composición.

¿Qué nuevas directrices veremos, además de las conocidas reducción de azúcares y grasas?
–Se está trabajando también y pronto se verán resultados en la reducción de sal.

¿Cuál ha sido la respuesta al código PAOS?
–Hay que recordar que es un código de autorregulación, y por tanto, voluntario. Se está cumpliendo muy bien teniendo en cuenta su ámbito de aplicación: lo firmaron algo más del 70% de las empresas que más anuncian en televisión.
En los tres años de aplicación del  Código PAOS, se ha observado paulatinamente un incremento en las buenas prácticas de la publicidad respecto de los principios establecidos en dicho Código que han permitido un cambio en las líneas y estrategia de las campañas de publicidad o marketing que han ayudado a mejorar la calidad de la presión publicitaria en un segmento vulnerable como son los niños. También  se ha conseguido una cuota de adhesión muy elevada ya que –según datos del 2007- el 94% de la inversión en publicidad de alimentos dirigida a niños, fundamentalmente en TV, se someta a este Código PAOS controlado por Autocontrol. Creemos que todo ello, permite ser positivo en cuanto a esta iniciativa, lo que no quita que se deba seguir  profundizando y adaptando la aplicación de este Código PAOS ampliándolo. Nos gustaría que se sumaran todas las empresas, y ampliar también la materia que regula.

¿Cuáles son las novedades legislativas que la AESAN está promoviendo actualmente?
–La ley de Seguridad Alimentaria, y también tenemos mucho que ver en la aprobación del nuevo reglamento europeo de etiquetado de alimentos para que puedan ser considerados “sin gluten”. Ha sido aprobado y esperamos que se publique y entre en vigor en enero de 2009. . Se trata de una iniciativa puesta en marcha por el ministro Bernat Soria.

¿Qué opinión le merece el reglamento 1924/2006 sobre alegaciones?
–Era un reglamento necesario, para ordenar un campo que había quedado parcialmente sin regular debido a los avances tecnológicos de la industria alimentaria.

¿Cuáles puede ser los pros y los contras de dicha normativa?
–Esperemos que no tenga ningún “contra”. Se ha aprobado precisamente para garantizar buena información a los ciudadanos: que el etiquetado de un producto no prometa cosas que no tienen fundamento, por ejemplo. Para las empresas también es bueno porque disminuye la competencia desleal entre empresas: va a impedir que una empresa haga publicidad de virtudes inexistentes de un producto frente a empresas que se han tomado las cosas en serio, han investigado y han creado un producto que sí presenta características diferenciadoras.

¿Cuál está siendo el papel de la Agencia dentro de la aplicación de dicho reglamento?
–Trasladar al Comité Científico de la EFSA (European Food Security Agency, del que también forma parte nuestro país) las solicitudes que reúnan una serie de requisitos y que pasen el primer filtro de la Agencia.

¿Cuántas empresas han presentado documentación con respecto a las alegaciones? ¿Cuántas se han aprobado y cuántas están en lista de espera?
–No sabría decirle la cifra exacta, porque cambia cada día. Probablemente, se han presentado más de 250 solicitudes que deberán ser evaluadas por el Comité Científico de la EFSA.

¿Están las empresas del sector alimentario promoviendo estudios para demostrar las alegaciones de sus productos o están esperando los resultados de la Agencia Europea?
–Eso deberían contestarlo las empresas.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 61

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas