“Nuestro objetivo es conseguir un posicionamiento exterior aún mayor”

En esta entrevista, José Trillo, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, nos explica los logros en estos 27 años de historia, las estrategias de promoción, tanto a nivel nacional como internacional, así como los planes para salir fortalecidos, como marca y como región vitivinícola, en el competido mercado de los vinos

Nos gustaría que nos hiciese una presentación de la Denominación de Origen Ribera del Duero. ¿Cuál es su historia, motivos de creación, sus principales datos de producción, bodegas amparadas bajo esta denominación, destino de los vinos producidos?
-Los orígenes de la Ribera del Duero se remontan a muchos siglos atrás. Los hallazgos arqueológicos han demostrado que, desde tiempos ancestrales, existía en esta comarca una arraigada cultura vitivinícola. Ya en el siglo IV a.C., los vacceos asentados en la región consumían vino. Posteriormente, en la alta Edad Media, la Orden del Císter dio un nuevo impulso a la vitivinicultura, cultivando sus propias vides y elaborando vino. No obstante, las primeras bodegas con una estructura industrial se establecieron en la zona hace unos ciento cincuenta años. Aunque no fue hasta el año 1982 cuando, por iniciativa de un grupo de visionarios, se constituyó la Denominación de Origen Ribera del Duero. Hoy, con 27 años de vida, hemos pasado de no existir a ser referente de los vinos de calidad en España. Ribera del Duero cuenta con más de 20.900 hectáreas con una producción de 70 millones de kilos (3.000 kilos por hectárea), más de 8.500 viticultores y 260 bodegas, cuya facturación, de forma colectiva, equivaldría a estar entre las cinco primeras empresas de la comunidad autónoma Castilla y León.

¿Cuál está siendo el comportamiento de las bodegas de la DO en la actual coyuntura económica? ¿Qué medidas están tomando para salir fortalecidos?
-La crisis nos preocupa, es una realidad y el sector del vino no es ajeno a ella. Además, es una situación nueva, razón por la que hemos de actuar con muchísima cautela, porque el panorama está en continuo cambio y nada se puede dar por sentado.
Con esa prudencia, podemos afirmar que Ribera del Duero no está sufriendo de manera brusca las consecuencias. La entrega de contraetiquetas se mantiene, a día de hoy, en los mismos niveles que el año anterior. En cuanto a la situación particular de las bodegas, entre las 260 inscritas a la Denominación de Origen hay bodegas de estructura muy diversa. Pero no se puede generalizar porque cada una vive su realidad particular.

¿Cuál es el porcentaje de la producción que se exporta a otros países? ¿Cuáles son los países destino más importantes?
-En la actualidad, en torno al 15% de la producción de Ribera del Duero se vende en mercados exteriores. Un dato importante que refleja la evolución de la Denominación de Origen, ya que hace una década apenas el 4% de la producción se destinaba al extranjero. Ribera del Duero es una marca conocida a nivel internacional, pero nuestro objetivo es conseguir un posicionamiento exterior aún mayor, aumentar el porcentaje de la producción que exportan las bodegas paulatinamente. Es un camino ya iniciado en el que avanzaremos aún más con la puesta en marcha del “Plan Usa” de Ribera del Duero. En cuanto a los destinos más importantes, conviene señalar que nuestros vinos se han hecho un hueco en todos los continentes, si bien la presencia es mayor en Europa.

¿En qué estado se encuentran los esfuerzos de las bodegas por apoyar la I+D+i?
-Las bodegas de la Ribera del Duero están siempre inmersas en un proceso de excelencia y trabajan de manera decidida para buscar la mayor calidad. Dos parámetros que van de la mano de una continua inversión en mejores infraestructuras, en innovación y búsqueda de nuevas técnicas.

¿Qué estrategias están llevando a cabo para abrirse a nuevos mercados en el extranjero?
-Aprovechamos cualquier oportunidad para promocionar los vinos de Ribera del Duero en mercados internacionales. El pasado mes de marzo se dio a conocer el nombre del ganador del I Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero. Un certamen que, en su primera edición, recibió una excelente acogida por parte de escritores de todo el mundo. El vino es cultura y somos conscientes de ello. Por eso quisimos fusionar estos elementos y unirlos en este proyecto que, a su vez, contribuye a posicionar la marca Ribera del Duero en el ámbito internacional.
Pero nuestro proyecto estrella en materia de promoción es, sin duda, el “Plan USA” Ribera del Duero. Un proyecto que marca un hito en la historia de la Denominación de Origen porque nunca, en estos veintisiete años de existencia, se había puesto en marcha una campaña de esta envergadura. “Drink Ribera, Drink Spain” es el lema que acompañará a nuestros vinos en Estados Unidos, para potenciar su consumo en ese influyente mercado.
El Plan USA 2009-2010, que tendrá continuidad en los próximos años, tiene un presupuesto de 1.100.000 euros destinados a potenciar las ventas de nuestros vinos, con el doble objetivo de, por una parte, ayudar a las bodegas a establecer relaciones comerciales en Estados Unidos y, por otra, reforzar la imagen de la Denominación de Origen en el mercado norteamericano como vino español de alta calidad. Se han programado más de cuatrocientas acciones de diversa índole que tendrán lugar en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Orlando y Miami, entre otras ciudades. Comenzará a desarrollarse en el mes de agosto y, confiamos, va a hacer posible que en Estados Unidos crezca el consumo de nuestros vinos.

¿Cuál ha sido el comportamiento del sector del vino durante la temporada 2008-2009?

 -A lo largo de último año las ventas de vino han experimentado una bajada del 5% en España. Ribera del Duero no es ajena a la situación del país pero, por fortuna, como señala el informe Nielsen correspondiente a este sector, en 2008 las ventas de nuestros vinos se incrementaron hasta situarnos como la segunda Denominación de Origen en cuota de mercado nacional, con el 8,4% de las ventas. Este dato habla por sí solo del estricto modelo de calidad implantado en esta Denominación de Origen, cuya producción supone sólo el 1,9% del total de vinos producidos en España.

¿Y qué perspectivas tienen para la próxima temporada 2009-2010?
-Uno de los objetivos del Consejo Regulador es la consolidación de los vinos de la Ribera del Duero en el mercado nacional. Es un proyecto en el que en estos últimos años hemos avanzado mucho, como demuestran los datos del mismo informe  de esta consultora, correspondiente al pasado 2008, en el que se señala el crecimiento de las ventas de vinos de Ribera del Duero y el aumento de su presencia en áreas tan importantes como el norte del país, Cataluña o la Comunidad de Madrid. Del mismo modo, estamos trabajando para diversificar y desarrollar nuestra presencia en los mercados exteriores y, precisamente en estas anualidades, se desarrollará el “Plan USA”, un proyecto que tendrá continuidad en años posteriores.
En otro ámbito, avanzan a buen ritmo las obras de construcción de la nueva sede del Consejo Regulador. Un edificio anexo a la sede actual que fusiona tradición y modernidad. Este nuevo edificio se convertirá en un punto de encuentro en torno al vino de Ribera del Duero. Al mismo tiempo, estamos trabajando en la modificación de nuestro Reglamento, como marco común vehicular para nuestro desarrollo en los próximos años.

Noticias relacionadas

Deja un comentario