“Pronaos sólo puede llevarse a cabo aunando la experiencia de muchos“

Juan Carlos de Gregorio, consejero delegado de Puleva Biotech  Exxentia,  explica en esta entrevista los alcances del proyecto Pronaos, destinado a abordar el problema de la alimentación y la obesidad desde en un riguroso enfoque científico, que aborda aspectos que van desde el descubrimiento de nuevos ingredientes hasta el estudio de nuevos procesos tecnológicos aplicados a la industria alimentaria

Nos gustaría conocer cuáles han sido los resultados de la unión de Exxentia con Puleva Biotech. ¿Qué metas tenían trazadas y cuáles de ellas se han podido cumplir hasta los momentos?
-Puleva Biotech atesora un conocimiento desarrollado a lo largo de los años de alto valor tecnológico. Sus investigaciones en lípidos que mejoran los perfiles de grasa de los alimentos han generado los alimentos más modernos y eficaces de los últimos años. Tengamos en cuenta que la leche con omega 3 de Puleva ha sido el alimento funcional más vendido en el mundo. Por otra parte, en la rama biotecnológica las investigaciones sobre probióticos aislados a partir de leche de mujer generarán nuevos alimentos y complementos dietéticos capaces de aportar un alto valor añadido a la nutrición humana. Pero este valor científico, esta especialización en el desarrollo de nuevos ingredientes necesita de una estructura orientada hacia el producto y hacia el consumidor. Exxentia, como compañía desarrollada a partir de la industria farmacéutica, experta en la extracción de principios vegetales y orientada a la consecución de productos listos para el nuevo consumidor, aporta una capacidad de orientación de este cúmulo tecnológico hacia los productos que el nuevo consumidor reclama. Exxentia, con una estructura comercial en más de 20 países, y con más de un 50% de sus ventas de extractos realizada en los mercados internacionales, acelera la puesta en el mercado de los nuevos productos generados por su estructura de I+D.

A raíz de esta unión, ¿qué áreas de investigación de Exxentia están siendo reforzadas?
-La utilización de la plataforma de más de 65 investigadores con las estructuras de preclínica, clínica y desarrollo de productos en las áreas de lípidos, probióticos y extractos, posiciona la fusión de ambas compañías como una de las potencias de I+D+i más importantes a nivel internacional, y la producción de bioactivos de origen natural orientados al consumidor.

¿Cuál fue el balance de Exxentia como empresa en 2008?
-2008 ha sido un año de acoplamiento en la exploración de las sinergias competitivas generadas entre las estructuras de las dos compañías, en el que hemos adecuado nuestra capacidad investigadora y dirigido nuestros esfuerzos de desarrollo e innovación hacia productos altamente competitivos. El fruto de este esfuerzo se recogerá en los próximos años.

¿Cuáles son las expectativas para 2009?
-En el año 2009 se tiene que producir la adsorción del conocimiento científico sobre nuestra capacidad de comunicación comercial en nuestras áreas estratégicas. El mercado nos empezará a reconocer como líderes en conocimiento y capacidad productiva en probióticos, lípidos y extractos vegetales de alto valor.

Nos gustaría conocer las inversiones en I+D+i que están realizando y en qué áreas específicas.

-Desde el punto de vista de productos, Puleva Biotech tiene tres grandes áreas de investigación: extractos vegetales, probióticos y lípidos. Nuestro objetivo es la investigación de nuevos ingredientes para el desarrollo de nuevos alimentos funcionales, complementos alimenticios o nutracéuticos, medicamentos y alimentos para animales. Nuestras áreas de salud y terapéuticas, en las que estamos prestando mayor atención en estos momentos, son el área cardiovascular, síndrome metabólico, obesidad, diabetes, nutrición infantil, lactancia, salud articular e intestinal, sistema inmune, desarrollo cognitivo/envejecimiento y nutricosmética.
Ebro-Puleva es el primer grupo alimentario español en inversión en I+D+i. De hecho, Puleva Biotech está haciendo un esfuerzo extraordinario en inversión en I+D+i, sirva de ejemplo el proyecto Pronaos, en el que nuestra empresa tiene un presupuesto de inversión superior a los 11 millones de euros. Otros proyectos, como Hereditum, bacterias probióticas aisladas de la leche materna, o Miplamed, ingredientes innovadores a base de plantas, tienen igualmente inversiones muy elevadas.

¿La investigación está teniendo más énfasis en los derivados lácteos? Nos gustaría conocer más a este respecto.
-Evidentemente, por nuestro origen, los derivados lácteos forman una parte muy importante de nuestro conocimiento, pero nuestro objetivo es integrarse en una alimentación sana y saludable que contrarreste las carencias alimentarias de la población actual. El desarrollo de nuevos alimentos, complementos dietéticos y medicamentos, en una palabra, nuevos bioactivos naturales con capacidad de ser incorporados a matrices alimentarias o formas farmacéuticas modernas y eficaces, organolépticamente atractivas en cualquier sector de la salud.

¿En qué consiste Pronaos?

-Pronaos es un proyecto CENIT cuyo objetivo es la investigación de los factores genéticos, moleculares y nutricionales que regulan los sistemas de control de peso corporal para el desarrollo de alimentos dirigidos al control de peso y la prevención de la obesidad. Es un proyecto integrado por 16 empresas y 40 organismos públicos de investigación con una duración de cuatro años y un presupuesto de 27 millones de euros. Las empresas participantes en el proyecto son Puleva Biotech Exxentia, Bioibérica, Bionaturis, Biotecnologías Aplicadas (BTSA), Covap, Damm, El Pozo Alimentación, Forlasa, Ingeniatrics Tecnología, Innofood I+D+i, Neocodex, Noray Bioinformatics, Pevesa Peptonas Vegetales, Seaweed Canarias y Sistemas Genómicos.

¿Cuáles han sido los motivos principales para la creación y el desarrollo de este proyecto?
-El principal motivo que ha impulsado la creación de este proyecto ha sido la necesidad de abordar el problema de la alimentación y la obesidad desde un riguroso enfoque científico. Es un proyecto muy ambicioso y multidisciplinar en el que se abordan aspectos que van desde el estudio de dianas moleculares, pasando por descubrimiento de nuevos ingredientes, al estudio de nuevos procesos tecnológicos y terminando en estudios de intervención. Para realizar este abordaje tan amplio era necesario aglutinar en torno a este proyecto diferentes empresas con áreas de conocimiento muy diferentes. Evidentemente, necesitamos el apoyo de los organismos públicos de investigación especializados en cada una de las áreas de conocimiento que pretendemos abordar. Pronaos sólo puede llevarse a cabo aunando el conocimiento y la experiencia de muchas empresas y organismos públicos de investigación.
 
¿Qué tipo de sinergias están creándose, o se van a crear, entre las empresas participantes y los 40 organismos públicos y centros tecnológicos adscritos?
En el consorcio hay empresas especializadas en procesos de descubrimiento de nuevos ingredientes, pero que, por ejemplo, no tienen experiencia en la incorporación de dichos ingredientes a las matrices alimentarias. Éste es uno de los principales efectos sinérgicos que estamos observando: la colaboración entre empresas con áreas de conocimiento diferentes, esencialmente entre empresas de base tecnológica y empresas de producto elaborado. Del mismo modo, las empresas necesitamos que el desarrollo del proyecto se fundamente en sólidas evidencias científicas y en la capacidad de innovación con nuevos productos. Estamos convencidos de que el principal motor que impulsará este hecho es el efecto sinérgico que estamos encontrando entre los grupos de investigación públicos y los equipos de I+D de las empresas integradas en Pronaos.

¿Cuál va a ser el aporte de las empresas de alimentación que están dentro del proyecto?
-El proyecto Pronaos cuenta con cinco bloques principales de actividades: la identificación de nuevos factores genéticos y biomarcadores, el descubrimiento de nuevos ingredientes, la evaluación en modelos animales de obesidad, el diseño de nuevos alimentos para el control de peso, y la validación mediante estudios de intervención nutricional en voluntarios. Las empresas integradas en el consorcio, que se dedican a la comercialización de productos elaborados, se centrarán especialmente en el diseño de nuevos alimentos empleando los nuevos ingredientes, identificados en fases anteriores del proyecto, y estudiando cómo las tecnologías del procesado de los alimentos pueden influir en los mecanismos que regulan el control de peso. Además, realizarán los estudios de intervención en voluntarios obesos y con sobrepeso para validar científicamente los resultados del proyecto.

¿Para qué fechas esperan ver los primeros resultados de este proyecto?
-El proyecto comenzó en el año 2008 y esperamos tener los primeros resultados en 2010, aunque el grueso de los mismos se verán en el año 2011 y 2012.

De entre las investigaciones que se están realizando actualmente, enmarcadas en Pronaos, ¿cuáles son las que se encuentran en un estado más avanzado y sobre qué aspectos tratan?
-Las fases más avanzadas del proyecto son las que corresponden precisamente al período de ejecución de los dos primeros años del proyecto. Concretamente, a la identificación de factores genéticos y biomarcadores relacionados con la obesidad que hemos empleado para el descubrimiento de nuevos ingredientes, que es la parte en la que estamos trabajando con mayor intensidad en estos momentos. Estamos usando procesos de cribado de alto rendimiento que nos está permitiendo seleccionar, entre miles de muestras, aquellos ingredientes que tienen más actividad frente a una determinada diana que hemos puesto a punto. Estos nuevos ingredientes se están validando en estudios con modelos animales de obesidad y ya estamos viendo resultados que, aunque preliminares, son muy alentadores.

¿Los nuevos ingredientes descubiertos que actúen contra la obesidad podrán ser utilizados libremente por las empresas participantes o habrá límites dentro de cada una de las áreas de investigación?
-Los ingredientes desarrollados serán propiedad de aquella o aquellas empresas que los desarrollen. Existe un acuerdo general, consensuado por todos los integrantes, que regula el modo en el que vamos a explotar los resultados, aunque evidentemente los ingredientes desarrollados se emplearán para la elaboración de nuevos alimentos por parte de las empresas integradas en Pronaos, con los acuerdos comerciales de explotación que ello suponga.

¿Qué tipo de propuestas tendientes a divulgar los riesgos que tiene la obesidad están planteadas en este proyecto y cómo van a llevarlas a cabo?
-El proyecto Pronaos cuenta con un comité científico que tiene dos misiones principales: una es la de evaluar y asesorar a los empresas durante todo el desarrollo de proyecto; la segunda es la de comunicar los resultados que se están obteniendo en cada momento y divulgar a la sociedad los riesgos asociados a la obesidad. El comité se reunirá dos veces al año y realizará en esos momentos las comunicaciones oportunas.

¿Se han adherido empresas o instituciones a este proyecto? ¿Existe una política de puertas abiertas en este sentido?

-La conformación de un proyecto CENIT, como Pronaos, hace que las empresas y grupos públicos de investigación que participen directa y activamente en el mismo sea cerrada desde la fecha de aprobación definitiva del consorcio. Podría haber alguna incorporación de algún nuevo miembro, pero debe ser bajo circunstancias excepcionales. Sí es posible, por el contrario, contar con instituciones que se sumen como observadoras.

Publicado en Tecnifood Nro. 63

Noticias relacionadas

Deja un comentario