Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Se incrementará la oferta de bebidas refrescantes con propiedades saludables”

Léalo en 11 - 14 minutos
Léalo en 11 - 14 minutos

Ana Escudero, directora general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas, Anfabra, explica en esta entrevista la importancia que tienen para este sector la innovación, el lanzamiento de nuevos productos y los planes de futuro, entre los que destacan la ampliación de la gama de sabores y la apuesta por bebidas con bajo contenido en calorías

Haga, por favor, una presentación de Anfabra. ¿Cuáles son las principales tareas de esta asociación?
Anfabra es la organización empresarial que representa a la industria española de las bebidas refrescantes. Entre nuestros objetivos está representar los intereses generales del sector y promover sus productos como una forma agradable y sana de saciar la sed. Además, como asociación que agrupa a empresas con un importante peso económico y social, a través de Anfabra se trabaja en la investigación y promoción de campañas divulgativas dirigidas a la población en general. Todo ello forma parte del compromiso social de nuestro sector.

Si bien Anfabra presenta datos anuales en junio, ¿tienen algunas cifras sobre el comportamiento en 2008?

-En Anfabra, como Asociación empresarial, lo que manejamos son datos de producción. A falta de tener los últimos, como tendencia se observa un incremento en la producción de bebidas sin gas, sin azúcar, y de nuevos sabores. España es un país líder en innovación y lanzamiento de nuevos productos, lo que ha permitido a la industria española gozar de estabilidad. En cualquier caso, como todo sector empresarial, también se ve influido por la situación económica y social, o por situaciones puntuales. Por ejemplo, cuando el verano presenta temperaturas suaves, puede repercutir en la demanda de bebidas para calmar la sed. No olvidemos que esta época es clave ya que aumentan las necesidades de hidratación y, además, hay más tiempo para las relaciones sociales, dos factores importantes que condicionan el consumo de refrescos.

¿Cuáles son las características principales del comercio exterior de bebidas refrescantes en España?
-La industria de las bebidas refrescantes es eminentemente nacional y tiene un importante peso en la economía española ya que genera, de forma directa e indirecta, más de 25.000 empleos en nuestro país. Del total de la producción, el 99% se destina al mercado nacional.

El consumo de bebidas refrescantes se está decantando hacia las variedades sin azúcar y hacia una mayor variedad de sabores. ¿A qué se debe?
-Existe una tendencia a cuidar la línea. Esto ha hecho que en los últimos años aumente la demanda de alimentos y bebidas light. La industria de las bebidas refrescantes tampoco ha sido ajena a esto. En el caso de los refrescos light,el éxito se debe a que se ha conseguido mantener un buen sabor sin apenas calorías, ya que aportan entre 0 y las 7 calorías por 100 ml. Por eso son una opción ideal para los que, en un momento dado, quieren cuidar la línea. También se detecta un incremento del número de consumidores que demandan probar nuevos sabores o que optan por un refresco distinto según el momento. Por eso, aunque los tradicionales sabores de cola o cítricos siguen liderando el mercado, los que crecen más proporcionalmente son los nuevos sabores.

¿Qué otras tendencias están percibiendo ustedes?

-La innovación y la variedad son claves para el sector. Junto con el hecho de que la industria se orienta a dar respuesta al consumidor, también es muy significativo que el propio consumidor es más innovador a la hora de disfrutar de los distintos refrescos, y en especial en la forma de servirlos, de presentarlos o de combinarlos con los distintos alimentos, etc. Ésta es una tendencia que ya se viene observando en otros países o en ciudades como Nueva York, y que permite disfrutar de los refrescos desde otra perspectiva como, por ejemplo, armonizar todos los aromas y propiedades de un refresco de cola con una suculenta carne, un limón con un pescado, o un elaborado postre con un refresco de naranja.

¿Cuáles son los principales retos de la industria fabricante de refrescos en este momento?
-Nuestro gran reto sigue siendo la innovación, que exige un equilibrio entre detectar las necesidades de los consumidores en cada momento y darles respuesta. Esto permite lanzar nuevos productos, adaptados a cada persona, su estilo de vida, gustos y necesidades. En la actualidad, existe un refresco para cada persona, para cada momento y lugar: una comida, una celebración, una fiesta, cuando se tiene que conducir, para no perder puntos del carné, en el trabajo, al estudiar, al practicar deporte, etc.

¿Cuáles son los efectos directos de la crisis actual en la industria y cómo se están empezando a sentir? ¿Le han informado los asociados de descensos en el consumo?
-El sector goza de estabilidad gracias a la variedad de productos y de situaciones de consumo, así como la diversidad de canales de distribución. En cualquier caso, como parte importante del tejido empresarial español, el sector también se ve afectado, de forma directa o indirecta, por la situación nacional e internacional. Los efectos de esta situación se están notando especialmente en hostelería, ya que en épocas de recesión la gente tiende a salir menos.

¿Se resentirán las ventas de refrescos de marca en beneficio de las marcas blancas? ¿Se han percibido cambios en las ventas?
-Dentro de la gran variedad de bebidas refrescantes, el consumidor de refrescos puede optar por distintas marcas, dependiendo de sus gustos, del tipo de bebida, de la situación, etc. Históricamente, el valor de muchas de las marcas de nuestro sector ha sido su capacidad de saber llegar al consumidor. Las distintas compañías han ido creando su propia imagen a partir de la creatividad, originalidad, aciertos a la hora de investigar, captar los gustos de los consumidores, lanzar y posicionar nuevos productos, etc. En este sentido, es previsible que el consumidor siga optando por aquellas bebidas que más le gusten y en función del momento o de las necesidades.

La concentración empresarial está a la orden del día, ¿cuales son los casos más significativos a nivel nacional?

-Las compañías dedicadas a la producción y comercialización de bebidas refrescantes en nuestro país tienen una larga trayectoria. La gran mayoría mantienen sus estructuras empresariales, aunque es cierto que cada vez más se tiende a diversificar la oferta de productos, apoyada, en algunas ocasiones, por la adquisición de otras marcas.

¿Cuáles son las últimas novedades legislativas, nacionales y europeas, que inciden directamente en esta industria?
-La  industria agroalimentaria, de la que forma parte la de las bebidas refrescantes, está entre las que mantienen controles más rigurosos de calidad y seguridad. Las autoridades europeas, a través de los comités científicos correspondientes, evalúan periódicamente los avances tecnológicos y científicos y también se revisa el marco legislativo. Una de las novedades en las que se viene tiempo trabajando y que afecta a toda la industria es el de las alegaciones nutricionales y de salud de los distintos productos. En nuestro caso, las bebidas refrescantes están pensadas para saciar la sed e hidratar con un buen sabor. En este sentido, la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) ha incluido recientemente a las bebidas refrescantes dentro del “grupo de alimentos con un papel importante en la dieta europea” por su capacidad de “hidratación”.

Existen en el mercado novedosos edulcorantes de origen natural, alto poder endulzante y bajo contenido calórico ¿Cuáles son los motivos por los que todavía no se usan de forma extensa en la industria de las bebidas refrescantes, que prefiere las alternativas sintéticas?
-La formulación de un producto es la que le da sus especiales cualidades organolépticas y de sabor. Cambiar cualquier ingrediente supone un cambio en estas propiedades. En el caso de los refrescos, ya se utilizan edulcorantes con buen sabor y sin apenas calorías (por eso muchos refrescos light tienen cero calorías). Además, con independencia de su origen, cualquier ingrediente debe seguir los criterios de calidad y seguridad que se aplican a todo alimento o bebida. Por eso, aunque se está trabajando en nuevas fórmulas de distinto origen, esto requiere tiempo ya que se siguen largos procesos de investigación y de aplicación para garantizar el mejor sabor y la máxima calidad y seguridad para el consumidor.

Existen pocos casos de bebidas refrescantes funcionales. ¿A qué se debe esto?

-Los consumidores valoran la calidad de los productos, sus valores añadidos, pero sin renunciar al placer de disfrutar del buen sabor de un refresco. En los últimos años, las bebidas para deportistas, las de té o las que no tienen calorías son las categorías que más están creciendo en todo el mundo. Y parece que la tendencia va a continuar, ya que los expertos mundiales siguen pronosticando un incremento en la oferta de bebidas refrescantes con valores funcionales.

Nos gustaría conocer las principales novedades tecnológicas (de producción, envasado, distribución) que han puesto en marcha la industria.
-La industria de las bebidas refrescantes es una de las más dinámicas a la hora de aplicar nuevas tecnologías a los procesos de investigación y producción de las distintas variedades. Esto es lo que permite a las empresas diversificar su oferta para adaptarse a las demandas de los consumidores. De hecho, la innovación y la variedad, con una media de más de 80 lanzamientos anuales, son las principales características de la evolución del sector en los últimos años. Esto implica una constante adaptación e inversión en nuevas tecnologías, ya que los distintos productos implican especificidades en su fabricación o envasado. Por ejemplo, no sigue el mismo proceso de elaboración un refresco con gas o sin él.

¿Cuáles son las perspectivas para el año 2009?
-El futuro pasa por seguir investigando y conectando con las demandas de cada grupo de consumidores, pero sin renunciar a aquellos valores comunes a todas las bebidas refrescantes, como su capacidad para hidratar -ya que todas tienen en su composición al menos un 90% de agua-, su buen sabor, su aporte de energía, su ausencia de alcohol, etc. Es previsible que en el futuro, se siga apostando por la variedad, por dar a cada consumidor lo que necesita en cada momento y situación. Además, se seguirá aumentando la variedad de refrescos light y lanzando productos con valores añadidos.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 62

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas