Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Tecnópole es el resultado de innovación + emprendimiento”

Léalo en 10 - 13 minutos
Léalo en 10 - 13 minutos

Luisa Pena, nueva directora del Parque Tecnolóxico de Galicia, Tecnópole, explica el desarrollo de este centro de investigación e incubadora de empresas de tecnología en los últimos años, los apoyos que recibe de centros públicos y privados, y confirma la apuesta de numerosas empresas agroalimentarias de la región por la I+D+i. El objetivo inmediato: doblar su superficie y servicios

Háganos por favor una presentación del Parque Tecnolóxico de Galicia. Historia, motivos por el cual fue creado y cómo está organizado.
-El Parque Tecnolóxico de Galicia, conocido como Tecnópole, fue inaugurado el 10 de octubre de 1992 y comenzó a desarrollar su actividad en marzo de 1993. La iniciativa de su creación partió de la Xunta de Galicia, que contó con el apoyo, entre otros, de las tres universidades gallegas, la Diputación de Ourense y los ayuntamientos de Ourense y San Cibrao das Viñas, a los que recientemente, tras una operación de ampliación de capital, se han unido las dos cajas de ahorros gallegas, Caixanova y Caixa Galicia, como accionistas.
Su puesta en marcha se debió a la necesidad de crear un entorno de referencia en Galicia dirigido a acoger, apoyar y potenciar iniciativas empresariales de marcado carácter innovador y que apostasen por la tecnología, la investigación y el desarrollo como ejes de su actividad.
De las 55 hectáreas que ocupa actualmente el recinto, 24 están destinadas a parcelas en las que están instaladas empresas y centros tecnológicos. Las 31 restantes están ocupadas, además de por el Centro de Empresas e Innovación (sede de la sociedad gestora y de la incubadora principal de empresas del Parque), por aparcamientos, zonas verdes, zonas deportivas y accesos, viales y un helipuerto, principalmente.

¿Cuál fue la filosofía para crear este Parque Tecnológico?
-La filosofía de Tecnópole se resume en la ecuación innovación + emprendimiento. Las empresas y centros tecnológicos que desarrollan su actividad aquí cuentan con infraestructuras de soporte de alta calidad y servicios de elevado valor añadido dotados con las últimas tecnologías. Estas prestaciones, coordinadas por la sociedad gestora de la entidad, posicionan al Parque Tecnolóxico como un entorno de excelencia único en Galicia en el que se apoya firmemente la innovación, fomentando la transferencia de conocimiento y de tecnología y favoreciendo la creación y el crecimiento de empresas.
Además de los servicios que presta en el marco de su recinto, Tecnópole colabora en proyectos de ámbito autonómico, estatal y europeo. Pero, además, es una entidad de referencia para la Xunta de Galicia en materia de innovación.
Su función trasciende la prestación de servicios a las empresas y centros instalados en su recinto con la coordinación de proyectos enmarcados en la vertebración de todo el Sistema de Innovación de Galicia. Es el caso de la futura Red de Parques Científico-Tecnológicos de Galicia, de la Red de Antenas de I+D o de la Red de Agentes Privados de Innovación (Capita).

¿Cuáles son sus desafíos más importantes como nueva directora?

-Hay pocas cosas que me plantee en términos personales, ya que en Tecnópole trabajamos siempre como un equipo, donde todos compartimos los logros y también los fracasos. Nuestros principales retos son culminar la ampliación del Parque Tecnolóxico de Galicia, que supondrá llevar la superficie actual a cerca del doble; continuar con la prestación de servicios avanzados a las empresas y ejecutar proyectos que contribuyan a la mejora de la competitividad de la empresa gallega y a su desarrollo tecnológico.
Mi desafío personal, ahora que aumentan mis responsabilidades con este nuevo cargo –y que además estoy esperando mi primer hijo–, es no olvidar aplicarme a mí misma el compromiso que tiene esta empresa con la responsabilidad social corporativa y la conciliación de la vida familiar y laboral.

¿A cuánto asciende la subvención que reciben de la Xunta de Galicia?
-La subvención de la Xunta de Galicia para la financiación de la gestión corriente se mantuvo en 2008 en 800.000 euros, lo que supuso una distribución de los ingresos totales en la que los servicios prestados y los proyectos pesaron un 52% y la subvención un 39%, correspondiendo el 9% restante a conceptos financieros. Debido a la evolución en la autonomía financiera de Tecnópole, la cuantía de la subvención del Gobierno gallego para gastos corrientes se redujo en 2009 hasta los 700.000 euros.

¿Qué medidas o planes están llevando a cabo para autofinanciarse?
-Tecnópole alcanzó en 2008 el objetivo marcado para conseguir superar la barrera del 50% en autonomía financiera. El aumento de los ingresos conseguidos por servicios, alquileres y proyectos, junto con la mejora continua del control en los gastos corrientes, no sólo permitió reducir por tercer año consecutivo el ratio de subvenciones sobre ingresos, sino a alcanzar el hito de que más de la mitad de los ingresos procedan de la facturación y de la realización de proyectos.
La implicación de la sociedad gestora en proyectos europeos y nacionales le hace conseguir una autonomía financiera de la Xunta de Galicia cada vez mayor. El capítulo de gastos de gestión corriente financiado por el gobierno autonómico se viene reduciendo en los últimos años, y esta tendencia hacia la autonomía financiera se va consolidando año a año.

El parque está conformado por empresas con diferentes ámbitos de acción. ¿Cómo se compaginan estas actividades? ¿Existen sinergias entre ellas?
-Todas las empresas que cuentan con centros de actividad en Tecnópole han tenido que acreditar una labor intensiva de I+D+I, de manera que la producción solamente está permitida cuando está vinculada a iniciativas científico-tecnológicas. Esa es, independientemente del sector de actividad concreto de cada uno, la característica común a todos los agentes que desarrollan su actividad aquí.
El perfil de las empresas ubicadas en el Parque Tecnolóxico de Galicia se completa con un elevado nivel de colaboración con la universidad y centros tecnológicos, de hecho contamos con seis en nuestras instalaciones; capacidad de atracción de otras empresas de alta tecnología; personal altamente cualificado; potencial científico, técnico e innovador; y elevadas perspectivas de viabilidad técnica y económica.
Tradicionalmente, el sector de actividad dominante en el tejido empresarial de Tecnópole ha sido el de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Gracias a la incorporación de servicios e infraestructuras de soporte, las energías renovables y la biotecnología se han ido equiparando al anterior, configurando así estos tres ámbitos el mapa de especialización principal del Parque.
A estos sectores se suman el aeronáutico, el de la automoción, el de la electrónica, el textil, el de la ingeniería, el agroalimentario, el medioambiental, el de la rehabilitación del patrimonio, el audiovisual, el de las artes gráficas y el médico-sanitario.

¿Cuáles son las empresas del área alimentaria que cohabitan en el Parque Tecnológico y a cuáles subsectores pertenecen?
-Tecnópole acoge la planta de I+D+i del grupo agroalimentario más representativo de Galicia, Coren, que ha instalado aquí también su Centro Tecnológico de Incubación. En nuestras incubadoras están consolidando su actividad empresas como Agroamb, dedicada a la gestión de los residuos orgánicos generados en la industria agroalimentaria; Nutri Up, centrada en los alimentos funcionales; y Raisin D’Or, centrada en la comercialización de vino desalcoholizado enriquecido con polifenoles.
A la labor de las empresas en este ámbito hay que sumar la del Centro Tecnolóxico da Carne, que desarrolla servicios y proyectos relacionados con la seguridad y la calidad alimentaria para empresas de toda Galicia.

¿En qué estado se encuentran las investigaciones sobre biotecnología en Galicia?
-El sector de la biotecnología es estratégico en Galicia y ha venido consolidando su capacidad para generar valor y buenas oportunidades de negocio a través de iniciativas de I+D+i muy interesantes. En Tecnópole, hemos estado muy atentos a esta evolución y, prueba de ello, es la reciente puesta en marcha de una Lanzadera de Empresas Biotecnológicas en uno de nuestros edificios, en la que, además de espacio para iniciar su actividad, los emprendedores cuentan con un laboratorio de 310 metros cuadrados equipado con las más modernas infraestructuras científico-tecnológicas. Además, recientemente ha abierto sus puertas aquí el Centro de Innovación, Transferencia e Investigación (CITI), de la Universidad de Vigo, que cuenta con laboratorios específicos de biotecnología agroalimentaria, toxicología y seguridad alimentaria y medioambiental.

¿Cuál ha sido el apoyo institucional a dichas iniciativas?
-La Xunta de Galicia ha apoyado económicamente estas iniciativas y, además, le da soporte a la Plataforma de Biotecnoloxía de Galicia y a la Plataforma Tecnolóxica Agroalimentaria Galega, formadas por todo tipo de agentes del Sistema Galego de I+D+i (centros tecnológicos, empresas, etc.). Por otra parte, a través del Plan Galego de I+D+i, está apoyando proyectos relacionados con esta área de grupos de investigación de las tres universidades gallegas; de organismos públicos de investigación como la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia; y de entidades del CSIC radicadas en Galicia, como la Misión Biolóxica de Galicia, entre otros.

Publicado en el número 67 de la revista Tecnifood.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas