Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Trasladamos las investigaciones al diseño de eficaces alimentos funcionales”

Léalo en 18 - 24 minutos
Léalo en 18 - 24 minutos

Juan Lorente, director general de Nutrafur-Furfural Español, que cumple este año su cincuenta aniversario, nos detalla en esta entrevista el devenir de una empresa que se ha reconvertido en la última década, centrando su actividad en la obtención de compuestos bioactivos a partir de materias primas vegetales. Una empresa inquieta que ha sabido buscar nuevas oportunidades de éxito

Nutrafur-Furfural Español cumple 50 años de trayectoria empresarial, ¿qué acontecimientos destacaría como más reseñables en la evolución de su compañía?
-Furfural Español nace en el año 1958 basada en el aprovechamiento de la cáscara de almendra para la obtención de furfural, aldehído procedente de la hidrólisis de polisacáridos y destinado fundamentalmente a la industria petroquímica para la purificación de los aceites lubricantes. Posteriormente, la actividad de la compañía se dirigió hacia la obtención de moléculas derivadas del propio furfural, cuyo destino fue el área de alimentación animal y veterinaria, y de una cierta gama de productos de química fina con destino a la obtención de intermedios para la industria farmacéutica. Finalmente, desde hace ahora diez años, y ante una necesidad evidente de transformación de los objetivos de la compañía, se define la creación del concepto y la línea Nutrafur, basada en la obtención de compuestos bioactivos a partir de materias primas vegetales y cuyos destinos son las industrias alimentaria, nutracéutica, cosmética y farmacéutica. Para ello, fue necesario una reconversión de la empresa a todos los niveles, comenzando por la creación y potenciación de un nuevo departamento de I+D+i para el desarrollo del proyecto y un nuevo departamento comercial para introducirnos en nuevos mercados. Nutrafur constituye en la actualidad la línea de actividad más importante de nuestra compañía, generando más del 80% del negocio de la empresa.
A esta introducción se suma Juan Martínez, gerente financiero y accionista de la compañía que añade lo siguiente.
Desde sus comienzos, el proyecto de la empresa, tanto para su dirección como para los accionistas fundadores fue muy ilusionante. Durante estos 50 años, la empresa no ha dejado de crecer y asumir retos. Independientemente, siempre se ha mantenido una gran inquietud por la búsqueda de otras oportunidades de actividad y negocio distintas a la de sus orígenes, y así, a iniciativa de la dirección y al apoyo continuo de los accionistas, junto con el gran prestigio que con el tiempo ha ido ganando la sociedad, lo que facilita una buena disposición financiera, se han ido acometiendo diversos proyectos que, en mayor o menor medida, han ido supliendo o compensando, las pérdidas de negocio de su actividad original. Fruto de esta inquietud empresarial surge el proyecto Nutrafur, con el que todos confiamos se alcancen grandes crecimientos y muy diversas oportunidades de negocio.

Nos gustaría que nos realizara un balance económico del pasado ejercicio.
-La compañía ha mostrado durante los últimos años un desarrollo exponencial en su evolución, basado fundamentalmente en el desarrollo de Nutrafur, con cifras anuales de crecimiento en torno al 20-25% anual, pasando desde un punto cero en el año 2000 hasta alcanzar los 7 millones de euros en 2007. El presente 2008 pretende ser más un año de consolidación, acometiendo inversiones que así lo posibiliten, y mostrará un crecimiento cercano al 15% de las ventas sobre el año anterior. Nuestros mayores esfuerzos se dirigen ahora a conseguir la consolidación de varios proyectos importantes, que deben suponer para la empresa un crecimiento mucho más significativo hacia el año 2010.

¿Qué nos puede decir de la actividad exportadora?
-Desde el inicio de la actividad de Nutrafur, y dadas las especiales características de los productos fabricados, la exportación ha constituido la principal fuente de salida de los mismos. Hasta el año 2007, la exportación a diversos mercados internacionales representaba más del 80% de las ventas de Nutrafur, siendo sus principales mercados: Europa (Holanda, Alemania, Inglaterra, Dinamarca, Italia, entre otros), EE UU, Brasil y, de manera muy significativa, Japón que, además, muestra probablemente la mayor velocidad de expansión. Los años 2007 y 2008 han supuesto el intento de ampliación del mercado nacional, principalmente en el sector de la alimentación, a través del incremento de las ventas de ingredientes activos (antioxidantes) y/o funcionales. Nuestro objetivo es conseguir que el mercado español crezca hasta representar al menos el 30% de nuestras ventas.

¿Qué últimas noticias ha protagonizado la empresa?
-La obtención de la certificación “orgánica” o “ecológica” para nuestros antioxidantes de romero ha sido muy importante en el desarrollo de la comercialización de este producto en el sector alimentario.
Por otra parte, la obtención de la certificación Halal para la práctica totalidad de nuestra producción de extractos naturales y flavonoides, certificación que, tras la obtención hace unos años de la acreditación Kosher, nos permite aumentar aún más el mercado accesible para nuestros productos.
Otro aspecto a destacar es el registro de varias patentes a nivel europeo y mundial, referidas a diversos productos y aplicaciones, que van desde un antiinflamatorio natural de naturaleza flavonoide hasta el diseño de nuevos ingredientes funcionales basados en combinaciones de extractos vegetales con eficacia contrastada para la prevención de diversos trastornos cardiovasculares. Finalmente, el lanzamiento de nuestra nueva línea de extractos de romero, Nutrox, específicamente diseñada para la industria alimentaria.

¿Cuáles son los planes a corto, medio y largo plazo de la empresa? ¿Puede avanzarnos algún proyecto de futuro?
-Tal y como he dicho antes, 2008 debe suponer para Nutrafur un año de consolidación y esfuerzo de cara a lo que esperamos sea una mayor expansión hacia el año 2010. La terminación de las obras de construcción y puesta a punto de nuestra nueva planta de extracción y procesado supone duplicar nuestra capacidad productiva y constituye un ambicioso reto clave para nuestro crecimiento futuro. Por otro lado, iniciamos la fabricación de varios nuevos extractos, lejos de lo que son calidades “commodity”, que creemos serán muy importantes en cuanto a nivel de ventas en los próximos años. Asimismo, respecto a nuestra principal línea de trabajo, la producción de extractos de romero, tenemos el objetivo, por un lado, de ampliar nuestras ventas en alimentación gracias a la nueva línea Nutrox y, por otro, aumentar nuestra presencia en el sector nutracéutico, principalmente en EE UU. Finalmente, es para nosotros un objetivo muy importante la ampliación y consolidación de nuestra presencia en el mercado japonés, tanto a través del desarrollo de algunos nuevos productos, como de incrementar nuestro número de clientes en sectores específicos.

¿Cuál es la capacidad productiva de la compañía y su nivel tecnológico?
-Actualmente, la capacidad productiva de Nutrafur se sitúa en torno a las cien toneladas de diversos extractos botánicos, flavonoides y polifenoles, lo que supone un procesado de cerca de 2.000 toneladas de diferentes materias primas vegetales. La puesta en marcha de nuestra nueva planta de producción supondrá, como ya he adelantado, la duplicación de dicha capacidad productiva. Esperamos alcanzar dicha capacidad de manera progresiva en el plazo de 2-3 años. Nutrafur cuenta con la suficiente capacidad tecnológica para diseñar sus procesos de fabricación, desde el proceso químico-físico en sí mismo, como incluso a nivel ingeniería, en el diseño, construcción y puesta a punto de sus equipos de producción. La construcción de la nueva planta de producción es el mejor ejemplo de esta capacidad tecnológica propia. Es este un buen momento para puntualizar que en una plantilla cercana a las 70 personas, Nutrafur cuenta con 15 titulados, entre doctores, ingenieros, químicos y biólogos.

¿Para que sectores trabajan? ¿Cuál tiene mayor incidencia?
-Los sectores de mercado a los que van dirigidos nuestros productos son diversos, principalmente: alimentación, nutracéutica, cosmética y farmacia. Inicialmente, nuestras primeras actuaciones se centraron en el área nutracéutica e incluso en la, modernamente llamada, cosmecéutica. Sin embargo, el aumento en los últimos años de las ventas de antioxidantes naturales ha hecho que, actualmente, el sector de mayor incidencia para nosotros sea el de la alimentación.

¿Cuál es la principal oferta de productos de la compañía? ¿Cuáles de ellos han tenido un comportamiento más dinámico en el mercado alimentario?
-Aunque Nutrafur procesa cerca de una treintena de diferentes materias primas vegetales, nuestras principales líneas de producción se centran en tres familias definidas, el olivo, los cítricos y, sobre todo, el romero. De cada una de ellas, Nutrafur es capaz de obtener decenas de productos diferentes, en un esfuerzo por ofrecer al cliente soluciones concretas para necesidades específicas. Los productos de olivo, aunque están empezando a introducirse en el sector alimentario, encuentran su campo de aplicación más importante en la nutracéutica y cosmecéutica, en mercados como EE UU y, sobre todo, Japón. Los extractos y flavonoides cítricos, que se constituyen en los productos de origen natural claves en el control de trastornos cardiovasculares, centran sus mercados en nutracéutica y farmacia y, obviamente, los extractos de romero son los que muestran, sin duda, una mayor inmersión y dinamismo en el campo de la alimentación. Es aquí, precisamente, donde resulta fundamental una creatividad e innovación continuas, dado que la industria alimentaria exige auténticas soluciones a sus problemas, tanto en la obtención de nuevos ingredientes eficaces, seguros desde el punto de vista toxicológico y con un perfil organoléptico adecuado.

¿Qué protagonismo tiene el departamento de I+D+i? ¿Qué líneas de investigación están desarrollando actualmente?
-Para una empresa con una amplia experiencia en producción industrial, pero que se sumerge de lleno un mercado tan heterogéneo y complejo como es el de los productos de origen natural, extractos botánicos, entre otros, disponer de un sólido departamento de I+D+i resulta, no solo necesario, sino fundamental y, en nuestro caso, se constituye en el pilar básico de nuestro crecimiento y solidez como empresa. Pero, además, debo resaltar que nuestro departamento de I+D+i no solo trabaja en el diseño de nuevos productos y procesos de producción, sino en la investigación de sus propiedades, tanto a nivel de su aplicación como ingredientes activos en el sector de la alimentación, como en lo referente a su capacidad farmacológica como agentes preventivos y/o terapéuticos en el tratamiento de diversas patologías. En los últimos años, Nutrafur ha desarrollado cerca de una veintena de proyectos de investigación financiados por diversos organismos oficiales tanto nacionales como europeos, y su equipo técnico ha publicado más de una treintena de artículos científicos en revistas internacionales. Actualmente, las principales líneas de investigación que se están llevando a cabo son: el diseño y desarrollo de aplicaciones específicas en el sector de la alimentación de los extractos de romero de nuestra gama Nutrox; la obtención de formulaciones concretas capaces de reducir de forma eficaz la oxidación del LDL y, por ende, los problemas de ateroesclerosis; la obtención de una estructura flavonoide de alta pureza con capacidad para incidir en el tratamiento de problemas de agregación plaquetaria indeseable (trombosis, isquemias) y la investigación de nuevos compuestos y/o combinaciones de ellos para el tratamiento preventivo de trastornos neurodegenerativos (alzheimer, párkinson). Nuestro objetivo es trasladar los resultados de estas investigaciones, no solo al campo nutracéutico y/o farmacéutico, sino al diseño de nuevos y eficaces alimentos funcionales.

¿Cuáles han sido los últimos desarrollos de la compañía en la industria alimentaria? Háblenos de aplicaciones concretas.
-Tal y como he comentado anteriormente, los extractos de romero constituyen, dentro de nuestra gama de productos, el principal grupo de productos con destino a la industria alimentaria. Nutrafur fabricó en 2007 más de una treintena de diferentes extractos de romero, satisfaciendo de este modo necesidades específicas de nuestros clientes: aspecto, actividad antioxidante, actividad bacteriostática, sabor, aroma, color, solubilidad, etc. La gama Nutrox, que ya hemos mencionado, supone una consolidación tecnológica de este tipo de extractos y amplía aún más las posibilidades de aplicación de los mismos en este complejo sector. Algunos otros extractos de nuestras líneas de producto comienzan a abrirse paso en el sector de la alimentación funcional, manzanilla, melisa, tila y, sobre todo, olivo, a través de la obtención de extractos ricos en hidroxitirosol, principal compuesto responsable de las propiedades saludables del olivo en nuestra dieta mediterránea. Nuestras más recientes aportaciones se centran también en la obtención de extractos botánicos completamente solubles en agua con destino a la industria de bebidas, que creemos es un sector en continuo desarrollo.

¿Tienen previsto ampliar su portafolio de productos?
-En lo referente a las familias de materias primas vegetales que ya trabajamos, resulta casi constante la presentación de nuevos productos diseñados en función de los criterios y objetivos mencionados en la pregunta anterior. Si nos referimos a la inclusión en nuestras líneas de producto de nuevos extractos procedentes de nuevas materias primas, podemos adelantar que sí y, guardando la prudencia necesaria al respecto, que supongo me perdonará, nuestra intención es presentar el próximo año cuatro nuevos productos procedentes todos ellos de materias primas que son en sí mismos alimentos o base de alimentos, lo cual confiere a los correspondientes extractos una mayor posibilidad para introducirse en ciertos mercados, como el alemán, en los que este hecho resulta fundamental.

Nos gustaría conocer su opinión del sector de ingredientes alimentarios. ¿Cuáles son sus principales problemáticas y retos?
-Es evidente que debemos distinguir entre ingredientes alimentarios, con una función definida en el alimento al que se incorporan e ingredientes funcionales, que pretenden reclamar una determinada potencialidad respecto al estado saludable del consumidor. Si nos referimos al primer grupo, nos encontramos actualmente con el cada vez más creciente interés del consumidor por el uso de compuestos de origen natural, empleados en general como preservantes, ya sea como antioxidantes o como antimicrobianos. La introducción de productos de origen natural en un mercado dominado por los compuestos inorgánicos y de síntesis requiere un enorme esfuerzo y una sólida investigación aplicada, cargada, no solo de buenas teorías, sino de un pragmatismo impecable, a través del cual dichos productos ofrezcan soluciones realmente eficaces, tanto desde el punto de vista técnico como económico.

¿Cuál es su opinión del sector de ingredientes funcionales? ¿Existe una clara evidencia científica en todos los funcionales lanzados al mercado?
El sector de los denominados alimentos funcionales pretende, desde hace unos años, convertirse en un sustituto atrayente de lo que en un principio supuso la denominada nutracéutica. El uso de sustancias de origen natural con determinados efectos beneficiosos para la salud se situaba cerca de la mentalidad farmacéutica, y esto parecía, en un buen número de sectores de la población, no ser atractivo. La inclusión de estos ingredientes funcionales en diversos tipos de alimentos parece constituir una forma más atractiva, sencilla, directa de introducirlos en la cadena alimentaria. Es obvio que estas características generan, al mismo tiempo, un atractivo comercial, que tiene como resultado la aparición de un buen número de nuevos productos y de nuevos consumidores. El principal problema, y a la vez reto, para los alimentos funcionales es sencillo y muy complicado a la vez: demostrar realmente su eficacia. Muchos de los compuestos, extractos, sustancias, que ahora se incluyen en los alimentos funcionales, ya habían demostrado como nutracéuticos una eficacia contrastada, una calidad adecuada con una dosis correcta y suficiente eran, y son aún, el soporte de dicha eficacia. Sin embargo, cuando esos mismos activos quieren incluirse en un alimento funcional, ya sea sólido o líquido, la industria y el marketing tropiezan con varios obstáculos: ¿puede adicionarse el activo al alimento? ¿Qué cantidad debe incluirse en el alimento para ser realmente eficaz? ¿Qué cantidad debe incluirse en el alimento para no alterar las propiedades organolépticas/sensoriales del mismo? ¿Coincide esta cantidad con la eficaz? ¿Es muy inferior?, pero, además, ¿debe adecuarse la cantidad de activo incluida en el alimento al coste necesario o admisible del mismo, o a la eficacia real? ¿Existe realmente un equilibrio correcto que preserve el concepto de alimento saludable? El trabajo es arduo, tanto en la búsqueda de ingredientes adecuados, como en la necesaria tecnología para su incorporación.

¿Qué valoración nos puede ofrecer con respecto al nuevo reglamento sobre declaraciones nutricionales?
-Aún es pronto para opinar sobre este tema, ya que no se trata tanto del hecho de que se haya decidido, de forma teórica, controlar y restringir el uso de estas declaraciones, sino de cual será el resultado final, las condiciones de la nueva normativa y las medidas de control y reglamentos que deberán desarrollarse para su implantación. Ya sabemos que son miles las alegaciones que hemos presentado los países de la comunidad europea y que el trabajo será enorme y complejo. Será difícil discernir entre bibliografía suficiente y eficacia justificada. De cualquier forma, para Nutrafur, como fabricante de ingredientes bioactivos susceptibles de ser empleados en alimentos funcionales, cualquier incremento en las exigencias reglamentarias para la incorporación de estos ingredientes y la demostración de su eficacia, resulta interesante. La filosofía de nuestra compañía es la de desarrollar compuestos bien definidos químicamente, caracterizar sus activos y propiedades, incluyendo un buen número de estudios y publicaciones científicas, para establecer así una correcta relación entre el producto y su capacidad para ser saludable.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 59

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas