Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

”I+D+i es una pieza clave dentro de la estrategia de la compañía”

Léalo en 8 - 10 minutos
Léalo en 8 - 10 minutos

EPSA Aditivos Alimentarios es una empresa familiar dedicada a la fabricación, importación y distribución de aditivos e ingredientes alimentarios. Francisco Carbonell, director comercial de la compañía desde el pasado mes de abril, cuenta en esta entrevista cómo ha evolucionado la empresa para adaptarse a una industria alimentaria cada vez más exigente y estricta

Llevan casi 30 años ofreciendo sus servicios a la industria alimentaria. ¿Cómo ha sido la evolución de la compañía?
-La compañía ha ido evolucionando desde una ilusión a una industria consolidada en el sector de aditivos. Nosotros empezamos con saborizantes de sabor a anchoa, complejos y aditivos en el sector de la aceituna de mesa, y hoy en día trabajamos en todos los sectores relacionados con la alimentación humana con un alto nivel de profesionalización y especialización.
 Hemos crecido en recursos, laboratorio de I+D, control de calidad, trazabilidad de producto completa, manipulación de productos, zonas de fabricación aisladas, etc. Asimismo, hemos crecido en la capacitación de nuestro personal técnico y comercial, tenemos licenciados en Químicas, doctores, tecnólogos de Alimentos, enólogos, licenciados en Farmacia, etc.
 Otra evolución importante en estos 30 años ha sido la propia de la industria alimentaria, con mayor seguridad en la misma, mayores requerimientos en la documentación, análisis, certificados, etc. En definitiva, podemos decir que han sido 30 años de crecimiento y desarrollo continuo y que esperamos seguir en esta línea en el futuro.

¿Qué destacaría como hecho más importante en estos años?

-Pienso que el hecho más importante dentro de la evolución de la compañía y que cabe destacar es el que le da y le dará a la empresa esa ventaja competitiva que todo el mundo busca, es la capacitación y el saber hacer de las personas que componen el equipo de EPSA.
Este factor es, con mucho, el que dota actualmente a la compañía de unas capacidades que nos permiten afrontar los retos presentes y futuros, dando a nuestros clientes el asesoramiento y el nivel de servicio que ellos necesitan para poder competir en el mercado de hoy en día. Tenemos que tener en cuenta que EPSA es una empresa familiar pero que ha sabido profesionalizarse y, de hecho, la mayoría de los puestos directivos son ocupados por personas ajenas a la familia.
Por parte del mercado alimentario, cabe destacar el aumento que ha tenido en tamaño y oferta de productos y la mayor exigencia en calidad y seguridad que nos obliga con los proveedores a mantener una línea de constante mejora.

¿Cuáles fueron los resultados del pasado ejercicio 2010? ¿Qué expectativas tienen para el presente 2011?
-Nuestros resultados en el ejercicio 2010 son unos resultados en la línea de crecimiento que hemos mantenido en los últimos 10 años. Hemos ido creciendo de forma paulatina y constante. Esto nos ha permitido ir consolidando los equipos, mantener una estructura creciente y desarrollar relaciones con los clientes y proveedores de largo plazo y gran confianza mutua. Nuestra previsión para el presente ejercicio es seguir manteniendo esta línea de crecimiento, si bien es verdad, que el mercado nacional está cada vez más complicado debido a la situación de precios que existe actualmente.

¿Cuáles han sido las principales innovaciones que han desarrollado en el último año?
En el capítulo de innovaciones en este ejercicio pasado, podemos destacar las inversiones en nuevas instalaciones productivas, adelantándonos una vez más a las exigencias de nuestros clientes. Hemos incorporado algunas empresas representadas de primer nivel, aumentando de esta manera nuestro portafolio de producto y ofreciendo una gama más amplia y equilibrada a nuestro cliente. En cuanto a productos, hemos sacado al mercado nuevas mezclas de edulcorantes no calóricos.

¿Cuál es el modo de trabajar de su departamento I+D+i y qué importancia le otorgan en la empresa?
-El departamento de I+D+i es una pieza clave dentro de la estrategia que sigue actualmente la compañía. Esta función, hoy en día, nos permite garantizar un desarrollo en la línea de colaboración conjunta y constante con el cliente, pudiendo implantar y desarrollar con ellos toda la gama de productos con la que trabajamos. Este departamento se ocupa tanto de los desarrollos de formulados propios de la compañía como de trabajar en estrecha colaboración con nuestros clientes para sus nuevos productos. El know-how que se acumula en esta responsabilidad permitirá a la compañía posicionarse en el mercado como un aliado estratégico de nuestros clientes que los haga mucho más competitivos y fuertes en el mercado.

¿Tienen presencia fuera de España? ¿Cómo funcionan sus productos fuera de nuestras fronteras?
-Nuestra presencia en el exterior es significativa en algunos países de nuestro entorno. Precisamente en estos momentos estamos trabajando en un proyecto de internacionalización de la empresa que nos permitirá situarnos en países en los que nuestra implantación todavía es pequeña pero que tienen un gran potencial para nuestros productos. Tenemos una cierta experiencia en el ámbito de la exportación y hemos trabajado con bastantes países. Esto nos ha permitido conocer diferentes mercados, problemáticas y situaciones y toda esa experiencia es la que te permite planificar un crecimiento hacia el sector internacional con una sólida base y con garantías de obtener los rendimientos deseados.

¿Qué diferencias destacaría entre los diferentes mercados en los que trabajan?
-Cada mercado con los que trabajamos habitualmente afronta una serie de retos distintos. En este aspecto podemos señalar que existen países con distinto grado de madurez dentro de su sector agroalimentario y por lo tanto con distinto grado de exigencia, aunque en todos se exigen unas condiciones de seguridad alimentaria cada vez más fuertes. Existen países con requerimientos específicos marcados por sus tradiciones culturales y religiosas. También existen claras diferencias en países que están atravesando momentos difíciles de mercado marcados por una gravedad extrema debido a la crisis que se vive en sus respectivos países.

¿Destacaría algún proyecto que tengan pensado realizar a corto, medio o largo plazo?
-Creo que uno de los grandes proyectos y retos que tenemos en los próximos años es el de desarrollar una estructura que nos permita afrontar los cambios que se avecinan en el mundo de la industria alimentaria. Este desarrollo nos posicionará como uno de los agentes importantes en los nuevos mercados y nos diferenciará de la competencia haciendo que nuestra oferta de productos y servicios sea más atractiva a nuestro clientes. Nuestras líneas de trabajo se articulan alrededor de los tres ejes que ya han salido en esta entrevista: internacionalización, I+D+i, profesionalización y especialización constante de nuestro personal.

¿Podría darnos su opinión sobre el papel que tendrán los alimentos funcionales en el futuro de la industria alimentaria? ¿Son una moda pasajera o algo definitivo?
-En todo lanzamiento de nuevos productos existe una parte muy importante que se explica desde el punto de vista de la moda. En el caso de los alimentos funcionales cabe recordar que son alimentos pensados y destinados para ayudar específicamente a una determinada función o con una determinada función. Los alimentos funcionales tienen su nicho de mercado y son muy necesarios para el desarrollo de la industria y por el bien de la sociedad que los consumirá y consume. Por lo tanto, creo que los alimentos funcionales irán tomando su puesto dentro de la oferta que la industria alimentaria ofrece al mercado y que esta posición será fruto de la utilidad de los mismos y que el efecto moda tendrá menos peso en su desarrollo.

Publicado en el número 77 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas