”Somos la única conservera que en estos momentos se preocupa por la alimentación infantil”

Guadalupe Murillo, directora general de Pescamar, explica en esta entrevista las acciones que está tomando esta empresa conservera para ampliar su gama de productos, atender nichos de mercado específicos -como es el caso del consumidor infantil- y garantizar, mediante la I+D+i, su presencia en los mercados internacionales y nacionales

¿Cuáles son las características que definen a sus Conservas?
-La calidad es lo que define por encima de todo a las conservas Pescamar. La compañía mima el producto desde el comienzo, y ese trato se traslada a todo el proceso productivo. Recientemente, en un estudio llevado a cabo en 1.000 consumidores, éstos han destacado el sabor como la característica más valorada de nuestras conservas. Producimos calidad y nuestros consumidores lo valoran.

¿Qué líneas de fabricación tienen en funcionamiento actualmente?
-Contamos con dos unidades productivas, en Poio (Pontevedra) y en Chile. Estas unidades de producción tienen una capacidad de atender las demandas just in time. En Poio fabricamos atún, atún claro, bonito, caballa, pulpo, calamares, bacalao, etc., y en Chile mariscos como almejas, navajas, navajuelas, cangrejo, mejillón congelado, etc. Esta capacidad de adaptación de las líneas de producción nos permite una gran flexibilidad a la hora de abastecer a los distintos clientes en todo el mundo. El hecho de ser fabricantes nos otorga un control total de la calidad de nuestros productos.

¿Qué les diferencia de la competencia?
-Pescamar continúa creciendo desde el año de su creación, en 1961. Con casi 50 años a nuestras espaldas, la marca ha conseguido un buen posicionamiento en la mente de sus consumidores. El sabor y la calidad son los distintivos de la compañía, así como la capacidad de adaptación productiva que nos permite ofrecer un buen servicio. Todos los agentes de la empresa están implicados en conocer a nuestros clientes y en satisfacer sus necesidades, por eso la innovación y la búsqueda de nuevos nichos de mercado son objetivos principales para nosotros.


¿Cuál ha sido el comportamiento de las ventas en 2008 y qué perspectivas tienen para 2009?

-Aunque la coyuntura económica global no acompaña, lo cierto es que hemos obtenido buenos resultados en el ejercicio anterior, y mantenemos las previsiones de crecimiento para este año 2009. La competencia es más dura cada día; aun así con trabajo y esfuerzo, Pescamar consigue estar cada vez presente en un mayor número de países y aumentar el volumen en los clientes nacionales.

¿Qué están haciendo para salir fortalecidos?
-Dicen que las situaciones difíciles ayudan a agudizar el ingenio, y así lo creemos. El día a día en el mercado de las conservas de pescado es muy duro, la investigación y la innovación son las herramientas para diferenciarnos de la competencia. La búsqueda de nuevos nichos de mercado es imprescindible para salir fortalecidos. Estas herramientas, así como un cuidado excelente en nuestra producción, son garantía de una máxima calidad para nuestros consumidores.

¿Dónde tienen ubicadas las plantas de producción y cual es su capacidad productiva?
-La compañía tiene plantas productivas en Poio y Chile, una lomera en las Islas Azores y dos barcos atuneros en Madeira. Procesamos casi  7.000 toneladas de pescado y marisco al año. Con esta capacidad, tanto las posibilidades de abastecer a distintos mercados como las posibilidades de crecimiento son enormes. El pasado año, hemos comenzado con una planta de mejillón congelado en Chile, que está funcionando muy bien.

Nos gustaría conocer su visión sobre el estado del sector de conservas en España en la actualidad.
-El sector de las conservas está pasando por momentos de reajuste. Hoy en día es necesario estar muy pendientes del mercado, tener mucha agilidad para adaptarse rápidamente a situaciones de cambio constante y trabajar más duro que nunca. El sector conservero está muy atomizado, la competencia es severa y además nos encontramos con las marcas de distribuidor que amenazan a las marcas propias. Desde Pescamar apostamos siempre por nuestra marca, defendiendo la calidad y ofreciendo un excelente servicio a nuestros clientes, tanto nacionales como internacionales.

¿En qué medida les afecta a ustedes la competencia de productos procedentes de Asia y África?
-Como le he comentado anteriormente, la competencia es constante, no solamente procedente de África y Asia. El atún procedente de países como Ecuador ha conseguido que muchas conserveras entren en una guerra de precios que no es buena para nadie. Eso lo tenemos claro, nunca vamos a arriesgar un ápice de nuestra calidad y ofrecer un producto peor, pues es el compromiso que siempre hemos asumido con nuestros clientes y lo seguimos manteniendo. Nuestra posición en países del norte de África, como Marruecos y Argelia, es excelente, debido en gran medida a la garantía de calidad que acompaña a la marca.

¿Qué debería hacer el sector conservero español para contrarrestar los efectos de la crisis?
-Estos momentos ponen a prueba al sector en su conjunto. Es muy importante la unidad del sector y entre las distintas empresas. La orientación al cliente es la clave, las empresas que atiendan las demandas de los consumidores saldrán fortalecidas de la crisis. Hay que buscar continuamente nichos de mercado que no han sido atendidos. La apuesta por la innovación,  la marca propia y la expansión internacional son imprescindibles para garantizar el futuro del sector.
¿Cuáles son las investigaciones más importantes en I+D+i que haya realizado su empresa?
-El compromiso de adaptación al cliente nos lleva a innovar en ese sentido. En Pescamar somos conscientes de la importancia de la alimentación infantil y, en este sentido, hemos estado trabajando en el último año. Hemos estudiado las necesidades de las familias, de un producto saludable y fácil de preparar. Hemos hablado con los más pequeños de la casa para conocer su paladar, qué es lo que les gusta y lo que no. Todo un trabajo de campo y de distintas pruebas de producto ha dado lugar al nacimiento de Pescamar Kids, la línea de destinada al público infantil. El primer producto es atún con salsa de tomate, a los niños les encanta. Una línea divertida con un packaging nuevo y atractivo, y con un sabor pensado para los más pequeños. Ofrecemos la mejor manera de que los niños coman pescado de una forma práctica y divertida.

¿Hacia qué temas están dirigiendo sus esfuerzos de I+D+i hoy en día?
-En la actualidad, la compañía dirige sus esfuerzos hacia dos líneas concretas de I+D+i. Por una parte, la alimentación infantil: somos la única conservera que en estos momentos se preocupa por la alimentación infantil. Una dieta saludable y la introducción del pescado en la dieta de los más pequeños es garantía de un correcto desarrollo. En nuestra empresa apostamos por ello y es el eje de nuestra innovación.
Por otro lado, la innovación y el desarrollo de la compañía busca constantemente profundizar en los aspectos cualitativos de nuestras conservas, en la línea de garantizar la máxima calidad en nuestros productos, de ahí que la gama Gourmet Pescamar vea la luz en los próximos meses.

¿Qué novedades han presentado recientemente?

-Estamos muy orgullosos de que ahora mismo está saliendo al mercado Atún con Tomate Pescamar Kids para niños. El proyecto ha costado mucho esfuerzo por parte de todos, hemos contado con la colaboración de la administración pública y de numerosos colegios, que lo han visto como una posibilidad de iniciar a los más pequeños en la senda de comer pescado. Ha merecido la pena, ya que la acogida por parte de los niños es fantástica. Hemos conseguido un producto sabroso y sano para los pequeños y práctico para las madres.

¿En qué medida los caladeros mundiales están siendo afectados por la sobrepesca?
-Los problemas de sobrepesca son muy serios. La FAO señala que el 80% de los stocks pesqueros de todo el mundo están sobreexplotados, agotados o no admiten ninguna expansión de la actividad pesquera. La pesca de países como Japón, cuyo consumo de pescado es el mayor del mundo, deja sin alimento a especies como los atunes. El equilibrio del ecosistema marino es frágil, tanto empresas como organismos debemos estar concienciados de que las medidas de control en la explotación marina deben mantenerse y respetarse.

¿Desde cuándo está su empresa presente en los mercados internacionales? ¿Están satisfechos con los resultados?

-La internacionalización siempre ha sido un objetivo para nosotros. Desde sus primeros años, la compañía comenzó a exportar a Europa y el Norte de Europa. Ahora mismo, estamos presentes en más de 30 países de todo el mundo, logrando una posición privilegiada en muchos de ellos. Esta es la línea que queremos seguir: promocionar nuestra marca de calidad por todo el mundo y garantizar el mejor producto a nuestros consumidores.

Noticias relacionadas

Deja un comentario