Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Acreditaciones de Calidad: la garantía de confianza exige más requisitos

Léalo en 20 - 26 minutos
Léalo en 20 - 26 minutos

Las normas de certificación de calidad han evolucionado y se han constituido como una condición ineludible que deben cumplir las empresas. Las ventajas de estas auditorías generan seguridad y calidad, garantizando la confianza del consumidor final. Sin embargo, las normas se van renovando con propuestas rigurosas, que las empresas deben enfrentar con revisiones y condiciones más exigentes de año en año

La acreditación de calidad es una herramienta establecida a escala internacional, para asegurar confianza con respecto a la actuación de un tipo de organizaciones muy determinado que se denominan, de manera general, Organismos de Evaluación de la Conformidad, y que abarcan a los Laboratorios de Ensayo, de Calibración, Entidades de Inspección, de Certificación y Verificadores Ambientales. Las directrices a seguir se basan en normas que establecen las condiciones y atributos que deben respetar las empresas para demostrar su eficiencia y transparencia.
En España, la marca ENAC (Entidad Nacional de Acreditación y Certificación) permite identificar claramente los ensayos, calibraciones y certificaciones acreditadas que cuentan con el respaldo de los Acuerdos Multilaterales de Reconocimiento suscritos por más de 50 países.
En el área de calidad, higiene y seguridad del producto de toda la industria alimentaria, se aplica el protocolo IFS que es un estándar para auditar a los proveedores con sello de la distribución o marca blanca que son de su propiedad. La versión food V5 se encarga de valorar los sectores alemanes, franceses e italianos de procesadoras de alimentos; y logística V1 fue diseñada para valorar el sector de transporte de alimentos.
La norma desarrollada e introducida por el British Retail Consortium (BRC) es la base común de minoristas y consumidores para la auditoría de las compañías proveedoras de productos alimentarios con marcas del detallista. La versión V5 certifica empresas procesadoras de alimentos y packaging V3, autoriza a fabricantes de material de embalaje para el mismo sector.
La norma ISO 22000 está destinada a desarrollar sistemas de gestión de seguridad alimentaria, con el fin conseguir una armonización entre los sistemas de gestión y, a la vez, ser una herramienta para lograr la mejora a lo largo de toda la cadena del suministro de los productos, de todas las organizaciones involucradas tanto directamente como indirectamente en el proceso.
Tanto la norma BRC como la IFS, se renuevan cada tres años. En la actualidad, IFS emitirá a lo largo del año 2009 una nueva norma para el sector cosmético y en el 2010 para el área de medioambiente.
Cada vez son más empresas que acceden a la certificación de sus sistemas de gestión de seguridad alimentaria impulsadas por la demanda del sector de la gran distribución. La empresa SGS International Certification Service ha observado que en los dos o tres últimos años, el número de certificados BRC e IFS se han duplicado, y se prevé una tendencia creciente para el año que viene. La actual situación de crisis, ha hecho crecer notablemente el consumo de productos de marca propia de la distribución, mientras que se espera  un retroceso en el ámbito de los productos certificados de calidad diferenciada, con unos precios más elevados.

Retos y problemáticas
En ocasiones, la falta de reconocimiento está ocasionando importantes problemas a las organizaciones que tienen que cumplir múltiples requisitos establecidos en cada una de las normas de certificación,  deban mantener sistemas de gestión en paralelo, con múltiples documentos y registros,  recibir un gran número de auditorías a  lo largo del año, con los siguientes inconvenientes de interrupciones en sus tareas habituales de producción y tienen que establecer planes de acciones correctoras para cada una de ellas.
En la actualidad, las exigencias de seguridad sanitaria y calidad son altas, las empresas de alimentación deben invertir en sus recursos continuamente, ya sean en infraestructuras (mejoras en suelos, techos, paredes o nuevas maquinarias) o recursos humanos (nuevas técnicas, nuevas normas, nueva legislación o nuevos productos).
Últimamente, las empresas pequeñas del sector de la alimentación protagonizan una fase de incorporación a la certificación de sistemas de gestión, debido a los requisitos demandados por las cadenas de distribución.
A juicio de la entidad Tüv Rheinard Ibérica el mayor reto del sector es garantizar la trazabilidad como requisito incuestionable en toda la cadena alimentaria, cuyo cumplimiento es obligatorio, pero que presenta una implantación desigual en el sector. En este ámbito, las instituciones de certificación deberían contribuir para que la opción sea voluntaria y se pueda consolidar como alternativa diferenciadora.
En el desarrollo de la trazabilidad es importante conseguir la implantación en todos los eslabones de la cadena alimentaria, hacer transparente el origen de las materias primas importadas, disponer de la información de las condiciones de cultivo agrarios, por ejemplo de especias o frutos secos, que en este y otros casos, dan origen recurrentemente a las alertas alimentarias.
Según Lloyds Register España, los retos y problemáticas del sector, “independientemente de la situación financiera actual, que afecta a todos los sectores si se tuviera que focalizar en algún elemento general, que afecte a todas las industrias de alimentación, se establecería en la mejora de la gestión del conocimiento sobre seguridad alimentaria por parte de los responsables de las empresas y en algunos casos la formación en este ámbito”. A su juicio, la tendencia en esa materia se inclina en la mejora de los programas que requieren del dominio por parte de quien los diseña, ejecuta y comprueba su eficacia.
A continuación, se menciona la actividad desarrollada por Certicar S.L, Lloyds Register España, Oliver Rodes, SGS International Certification Service, Tüv Süd Iberia y Tüv Rheinland Group, destacadas empresas que operan en el sector.

Certicar S.L
Esta empresa española se dedica a certificar productos agroalimentarios. Los sectores implicados en la certificación de productos de Certicar son los usuarios y consumidores, distribución comercial y establecimientos detallistas, fabricantes y productores y expertos en la evaluación de la conformidad de los productos.
Los productos que acredita son carne (vacuno, porcino, cabrito, cordero, pollo), productos cárnicos (jamón serrano, jamón ibérico, paleta ibérica y caña de lomo ibérico), alimentaria (leche y huevos). Además aplica normas BRC, EUREPGAP: Integrated Farm Assurance y UNE-EN-ISO 22.000:2005; y trabaja con sistemas de control de denominaciones de origen, entre otros.

Lloyds Register España
Los estándares sobre los cuales trabaja la entidad certificadora Lloyds Register España son establecidos por el Codex Alimentarius, tanto en sus principios generales como el cumplimiento de las directrices para el desarrollo, documentación e implantación de los sistemas y planes de análisis de peligros.
Desde el punto de vista de la certificación, tanto de sistemas de gestión como de producto, la única vía a seguir para Lloyds es la acreditación por parte de las entidades nacionales, en el caso de España, ENAC. La labor de esta institución es puramente técnica, ya que garantiza que las entidades acreditadas cumplan todos los requisitos establecidos en las normas (ISO 17021 ó EN 45011) en lo referente a organización, recursos, formación, entrenamiento, calificación de los auditores y que se dispone del soporte técnico necesario para llevar a cabo la acreditación.
En cuanto a las instituciones públicas relacionadas con la seguridad alimentaria, a través de la aplicación de los sistemas de control oficial, Lloyds afirma que no conoce que existan canales, incluso de comunicación, que permitan iniciar cooperaciones en este ámbito entre entidades de certificación y estas instituciones públicas, a nivel de enfoque y clarificación de términos.
Con respecto a las ventajas competitivas que Lloyds oferta en el sector, se destaca el uso de herramientas durante la auditoría que transmiten con claridad a los clientes la metodología utilizada, con el fin de encontrar soluciones sencillas, seguras y rápidas sobre problemas e inconsistencias detectadas durante la evaluación de los procesos, en especial los relacionados con la seguridad alimentaria.
Los sectores para los que la certificadora trabaja son todos en general, con una mayor implantación en la industria de transformación y una menor presencia en el sector de producción primaria y manipulación de producto fresco.
La implicación de la industria alimentaria en materia de certificación de calidad es importante dentro de LRQA, debido al número de certificaciones actuales existentes emitidas por todas las entidades de certificación que operan en España.
En el ámbito de las certificaciones de calidad de la industria alimentaria, Lloyds considera que han existido muchos cambios a lo largo de 2008. De todas las normas usadas en este ámbito, de la que más certificados  se han emitido ha sido de la ISO 9001. Además, durante 2008 se ha aprobado una nueva versión al igual que en BRC e IFS. Las nuevas versiones refuerzan aspectos esenciales existentes para la buena aplicación de las mismas que permiten aumentar su consistencia.
Con relación a la norma más joven en este campo, ISO 22000:2005, ha sido reforzada con la publicación del documento PAS 220, que describe los requisitos a cumplir por los programas de requisitos previos establecidos por las industrias fabricantes de productos alimenticios, lo cual reforzará el concepto de seguridad alimentaria a lo largo de la cadena de suministro de estos productos.

Oliver Rodes
El laboratorio Oliver Rodes trabaja para todo sector donde el agua es materia prima. Los conceptos sobre los que trabaja la institución de seguridad alimentaria son Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico, formación específica del sector del agua envasada, bebidas refrescantes y agua de consumo tanto a nivel de control como de higiene alimentaria para manipuladores de alimentos.También abarca trazabilidad del producto, la gestión de residuos y gestión de crisis
El sello de distinción de Oliver Rodes CSOR asegura la calidad higiénico-sanitaria del agua y de todas las áreas que están en contacto con la misma, ya sean depósitos, tuberías, almacenes, maquinaria o entorno.
Las normas con las que trabaja se basa en legislaciones que se aplican en el Reglamento Europeo 852/2004, Reales Decretos 1074/2002, 140/2003, 202/2000, decretos autonómicos de manipulación de alimentos y normas internas como la Asociación Europea de Coolers (EBWA).

SGS International Certification Services
Esta entidad hace un año que viene ejerciendo como Organismo de Control Independiente para la Lista Marco de establecimientos registrados para la exportación de carnes y productos cárnicos, de acuerdo al Real Decreto 265/2008, de 22 de febrero, distinción otorgada por Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino
La empresa SGS trabaja en la certificación de los sistemas de gestión de seguridad alimentaria, a nivel de todas las organizaciones que participan en la cadena de suministro de alimentos: producción primaria, transformación, logística, comercialización y servicios auxiliares a la industria alimentaria.
Los pasos a seguir especificados por la autoridad competente en esta materia (Comunidades Autónomas y Ministerio, según proceda) realizan la aprobación de las Entidades de Certificación para operar en el ámbito de competencia que les corresponde. Dicha aprobación está apoyada generalmente en la acreditación de la entidad de certificación conforme a la norma UNE – EN 45011:1198.
Las normas que habitualmente certifica SGS se pueden encuadrar en dos grandes grupos: en primera instancia, aquellos referidos a características específicas y diferenciadoras de los productos alimentarios: pliegos de condiciones de etiquetado facultativo de carne de vacuno, reglamento CE 543/2008 sobre aves de corral, marcas de garantía, vinos de la tierra y Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG). En segundo lugar, las relacionadas con los sistemas de gestión de seguridad alimentaría de las compañías: ISO 22000, Norma Mundial de Seguridad Alimentaría BRC, estándar IFS, estándar GLOBALGAP(norma voluntaria para el sector agrícolas), HACCP(Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos), entre otros.
En cuanto a novedades, SGS destaca que 2009 va a ser el año de la aplicación definitiva  de la Norma ISO 22000, con la publicación de la guía de los requisitos previos PAS 220:2008, y su reconocimiento por el GFSI (Global Food Safety Initiative).

TÜV Rheinland Group
Tüv Rheinland es una organización internacional de servicios técnicos de inspección, auditoría y certificación en los ámbitos de la calidad, la seguridad, la protección del medio ambiente y la innovación.
Los estándares con los cuales trabaja Tüv Rheinland conforman las principales normas internacionales en materia de seguridad alimentaria, en la evaluación de la conformidad de la calidad del producto sobre los principios generales de HACCP: requisitos de instalaciones y equipos, la limpieza, gestión de residuos, el control de plagas y los requisitos de transporte, la trazabilidad, OMG y alérgenos.
Tüv Rheinland, dispone de doble acreditación ENAC y su homóloga alemana DAR, trabaja con los estándares IFS, BRC o ISO 22000. 
Los sectores de la industria alimentaria con los que trabajan incluye actividades auxiliares como la fabricación de envases. Dentro de la industria alimentaria destaca el número de certificaciones emitidas en el sector bebidas y cárnicos.
La experiencia de la entidad en “el sector agroalimentario está altamente implicado con la certificación, con el fin de garantizar la calidad y seguridad de los productos que ofrece al consumidor. Por otra parte, las cadenas de distribución juegan un papel fundamental en la difusión de las certificaciones de seguridad alimentaria, ya que en muchos casos, dichas certificaciones son necesarias para poder suministrar a nivel nacional o internacional”.

TÜV SÜD Iberia S.L.U
Entre otros sistemas de gestión (calidad ambiental y seguridad laboral), Tüv Sud Iberia certifica sistemas de seguridad alimentaria, ha implantado el sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) y los requisitos previos de higiene marcados por el Codex Alimentario.
Tüv Sud certifica un amplio abanico de normas de seguridad alimentaria: para el sector primario: GlobalGap y QS para frutas y hortalizas; para el sector alimentos para animales: GMP+/PDV, FAMI-QS, QS (piensos), para el sector de procesado aplica: IFS v5, BRC v5, ISO 22000, APPCC, ISO 9001 + APPCC.
También abarca certificación de embalaje para alimentación BRC packaging, para el sector de transporte y distribución: IFS logística v1. Además de otras normas de sistema: ISO 9001 (calidad), 14001 (ambiental) y OSHAS (seguridad laboral).
La empresa destaca por el número de certificaciones que certifica, y, por otro lado, “la experiencia y conocimiento de los auditores en temas relacionados con sistemas de gestión y seguridad alimentaria”.
Tüv Sud trabaja para cualquier empresa de la cadena alimentaria, tienen clientes en el sector primario, en el sector del procesado, transporte y distribución, maquinaria, servicios de soporte y en cadenas de distribución.

Elisa Gredilla, responsable del sector Agroalimentario (ENAC)

“La acreditación es un pasaporte que facilita la exportación”

¿Cuál es el balance de acreditaciones en el año 2008?
-En 2008 se ha mantenido la misma tendencia que en años anteriores, produciéndose, no sólo un incremento, sino también una diversificación de actividad en la práctica totalidad de los sectores económicos con una repercusión directa en la seguridad y el bienestar de las personas, la calidad de los productos, servicios y la protección del medioambiente: industria, agricultura y alimentación, sanidad, medioambiente, fomento, y servicios.
El sector agroalimentario, en concreto, ha continuado siendo uno de los sectores con mayor actividad. En 2008, se han concedido numerosas acreditaciones tanto de laboratorios de análisis de productos agroalimentarios, con 22 nuevas acreditaciones, como de entidades de certificación de producto, con 7 nuevas acreditaciones, y de inspección, con 3 nuevas acreditaciones.
Así que, de 47 entidades de certificación de producto que actualmente cuentan con acreditación, 35 de ellas corresponden a entidades del ámbito alimentario, estando en proceso de acreditación 30 entidades más. En lo que se refiere a laboratorios de 588 laboratorios acreditados por ENAC, 221 de ellos tienen una acreditación en el ámbito alimentario, encontrándose en proceso de acreditación 57 nuevos laboratorios de análisis de productos agroalimentarios. Con respecto a entidades de inspección, se encuentran acreditadas tan solo 11 entidades, sin embargo están en proceso 17 entidades más.
En el pasado año, se han concedido las primeras acreditaciones a entidades de certificación de productos afectados por la Norma de Calidad del Ibérico y la primera acreditación para la certificación de fertilizantes. También es importante el inicio de las evaluaciones para la certificación de producción integrada, así como las solicitudes recibidas de entidades de inspección de establecimientos para ser inscritos en la Lista Marco para la exportación de carne y productos cárnicos.

¿Qué perspectivas tienen para este año?
-Por lo que se refiere a 2009, dado el elevado número de entidades en proceso de acreditación mencionado, las perspectivas son de incremento de actividad en el área agroalimentaria.
Además de las acreditaciones a nuevas entidades, también es importante en el área agroalimentaria las ampliaciones de las acreditaciones ya concedidas, en el caso de entidades de certificación de producto para nuevas esquemas de acreditación que surgen y en el caso de laboratorios para ampliar su cartera de ensayos.
Por ello, se prevé que cerca del 60% de las auditorias iniciales de entidades de certificación de producto y el 33% de las auditorías iniciales de laboratorios que realicen en 2009 corresponda esta área. También se espera un importante incremento en entidades de inspección.

¿Cuál es el estado de la acreditación en el sector agroalimentario con respecto a otros sectores?
En la actualidad, la evaluación de conformidad acreditada se aplica a una gran variedad de productos del sector, al requerirse su participación en numerosos esquemas de los ámbitos reglamentario (Control Oficial de Alimentos) y voluntario regulado (Denominaciones de Origen Protegidas, Indicaciones Geográficas Protegidas, las Especialidades Tradicionales Garantizadas, la Agricultura Ecológica e Integrada, Norma de Calidad del Ibérico, Etiquetado Facultativo de Vacuno, el de Aves de Corral, entre otros) y también en esquemas voluntarios (EUREP, BRC, IFS, marca “Controlado por FACE” para productos destinados a personas celíacas).

¿Qué tipo de acuerdos de reconocimiento existen a nivel europeo?
-La acreditación juega un papel fundamental en el comercio internacional, reduciendo los Obstáculos Técnicos (OTC) asociados a la exportación y evitando la repetición de los ensayos, certificaciones e inspecciones a las que deben someterse los productos para su comercialización en otros países.
ENAC ha establecido con los organismos homólogos de países pertenecientes a la Unión Europea diferentes Acuerdos Multilaterales de Reconocimiento –conocidos como MLA- que aseguran la equivalencia de sus sistemas de acreditación y, por tanto, garantizan la actividad de sus organizaciones acreditadas. Con ellos se promueve, a través de las fronteras, la confianza y aceptación de la información proporcionada por los organismos evaluadores de la conformidad acreditados, independientemente de su país de origen.
Se han establecido acuerdos similares con países externos a la UE y, actualmente entre los 50 países firmantes se encuentra la práctica totalidad de los miembros e la UE y EFTA así como USA, Canadá, Japón, China o Australia, entre otros.
Gracias a estos acuerdos, todas las empresas que deseen acceder con sus productos o servicios a mercados exteriores, si cuentan con el respaldo de la acreditación, cuentan con un “pasaporte” que facilita la exportación, distribución y comercialización de sus productos y servicios más allá de las fronteras y por encima de los OTC.
En 2008, todos estos acuerdos se han visto reforzados con la aprobación del Reglamento nº 765/2008 de la Comisión Europea, que por un lado regula la actividad de Acreditación tanto en los Estados Miembros como en la propia Unión Europea, así como la Vigilancia del Mercado y Control de los Productos que se introducen en el Mercado Comunitario y, por otro, establece un modelo de acreditación basado en la existencia de un único Organismo Nacional de Acreditación, designado por cada Estado Miembro, agrupados en una organización comunitaria -la European Co-operation for Accreditation (EA)- de la que la Entidad Nacional de Acreditación, ENAC, es el representante español.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 62

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas