AECOC realizó su VII congreso sobre Seguridad Alimentaria

Ayer se realizó en Madrid el VII Congreso AECOC de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que contó con la presencia de más de 150 directivos del sector, así como un nutrido panel de especialistas en la materia, que analizó los principales retos a los que las compañías se han de enfrentar en la actual coyuntura en materia de seguridad en la producción y manipulación de los alimentos.

Inaugurada por Roberto Sabrido, presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, quien afirmó que en los tiempos que corren las estrategias de seguridad alimentaria deben tratarse de forma globalizada, entre los temas más importantes que se tocaron durante el encuentro está la actitud del consumidor en tiempos de cambio. David Bosshart, director general del Gottlieb Duttweiler Institute, e Ismael Quintanilla, director de la Unidad de Investigación de Psicología y del Consumidor de la Universidad de Valencia, hablaron sobre las crisis alimentarias del futuro, el cambio en los patrones de consumo, la paradoja de que existen 800 millones de personas hambrientas y 1.100 millones de personas obesas y de que debe gestarse un cambio necesario para poder garantizar que, en el futuro, haya alimentos de calidad para todos. Y ese cambio debe gestarse mediante una vuelta a los orígenes.

Quintanilla, por su parte, explicó que la seguridad es una arquitectura mental y que valores como la individualidad, instrumentalización, inmediatez y sensualidad han desembocado en un nuevo consumidor que experimenta cierto aburrimiento, lo que le lleva a buscar nuevas alternativas.

Fernando Faces, profesor de Economía, habló sobre la seguridad alimentaria en un entorno de crisis económica, que no debe ser escatimada ni subestimada, por cuanto los consumidores necesitan poder confiar de los fabricantes (las marcas) hoy más que nunca. Por lo tanto, cualquier gestión tendente a reducir costes e ineficiencias en las empresas debe tener claro que cualquier acción que haga disminuir los sistemas de seguridad alimentaria puede ser percibido por los consumidores como un engaño.

Marcel Mengelers, directivo de la Agencia Holandesa de Seguridad Alimentaria, explicó la necesidad de detectar posibles riesgos lo más rápidamente posible y gestionarlos de forma “holística”: teniendo en cuenta a todos los agentes implicados en dicha seguridad, tanto de dentro como de fuera d ela cadena de suministro. Es por ello que Mengelers apoya un proyecto europeo de seguridad alimentaria basado en la confianza y el diálogo entre todos los agentes implicados, y propone, por tanto, el diseño conjunto de un proyecto común en cuya gestión cooperen todos los eslabones de la cadena.

Hubo casos concretos de gestión de calidad, ofrecidos por especialistas de empresas como el Grupo Sada, Compass Group, el gobierno de Aragón (en el caso específico de la Expo de Zaragoza de 2008), y del encargado de comunicaciones de la AESAN.

Y, finalmente, se llevó a cabo una mesa redonda, integrada por Domingo García Prieto (Campofrío), Javier Sabás (Coca-Cola) y Peter Overbosch (Metro Cash & Carry), en la que se dieron a conocer los retos cotidianos a los que se enfrentan estructuras empresariales globalizadas y sus recomendaciones para aquellas compañías que tratan de llevar a cabo estrategias de globalización.

Noticias relacionadas

Deja un comentario