Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Aguas envasadas, el mercado sigue bajando

Léalo en 23 - 31 minutos
Léalo en 23 - 31 minutos

Los nuevos hábitos de consumo, unido a las campañas de promoción de la industria, hicieron que el mercado de aguas envasadas en España creciera de forma muy importante durante más de quince años hasta alcanzar su punto culminante en 2006, cuando se comercializaron 5.765 millones de litros. Desde entonces, el sector viene registrando un lento pero constante descenso de sus ventas que, con la coyuntura actual, es muy poco probable que recupere niveles similares, al menos a corto plazo. En paralelo, las marcas de la distribución siguen ganando terreno

El mercado de aguas envasadas ha seguido durante el pasado año las mismas pautas de ejercicios anteriores. El consumo en la alimentación se ha resentido ligeramente, mientras en horeca ha sido muy acusado. En un sector muy atomizado, los pequeños y medianos envasadores resisten con grandes esfuerzos, y con algunas bajas, los ataques de todos aquellos operadores que pueden permitirse realizar promociones muy agresivas aún a costa de su cuenta de resultados.
Esta guerra de precios que vive el sector, debido al exceso de oferta cuando además baja la demanda, no ha afectado sólo a las segundas marcas sino que ha repercutido también en el negocio de las principales enseñas que se han visto forzadas a entrar en la dinámica de las promociones. Con todo, algunos de los grandes operadores tantean el terreno para proseguir con sus planes de expansión, ya que no quieren dejar escapar la oportunidad de reforzar su presencia en la región donde más agua envasada se consume, el arco mediterráneo.
La Asociación Española de Aguas Envasadas (Aneabe) estableció el mercado de aguas envasadas en 2010 en 5.165 millones de litros, con un descenso del 4,4% respecto a los 5.400 millones del año anterior. En el periodo comprendido entre 2008 y 2010 la caída ha sido del 7,2%.
El valor de esa producción se mantiene en torno a los 1.000 millones de euros.  Según la Federación Europea de Aguas Envasadas (EFBW), España se sitúa como cuarto país de la UE en términos de producción de agua mineral, por detrás de Alemania (unos 13.000 millones), Italia (algo más de 11.300)  y Francia (supera los 8.000 millones), y tercero en consumo, tras Italia y Alemania. La producción europea de aguas envasadas ronda los 45.100 millones de litros.
Mandan las aguas minerales naturales
Por tipos de aguas envasadas, el 96,04% de la producción en 2010 correspondió a las aguas minerales naturales, el 2,1% a las de manantial, y el resto, a las potables preparadas. Al contrario de lo que sucede en los demás países de Europa, las aguas sin gas representan el 96,7% de la producción, mientras que las aguas con gas acaparan el 3,3% restante. Este volumen total de agua envasada para su consumo apenas supone el 0,02% de los recursos hídricos subterráneos de España. De los aproximadamente 2.000 manantiales que existen en España, se explotan tan sólo unos 130.
La industria de aguas minerales agrupa a alrededor de un centenar de empresas, repartidas por las 17 comunidades autónomas, dando empleo directo a unas 5.000 personas, e indirecto a decenas de miles más. Suelen estar implantadas en zonas por lo general poco industrializadas y económicamente deprimidas, por lo que su establecimiento colabora en el restablecimiento del reequilibrio económico.
El sector empresarial español de aguas envasadas presenta un elevado grado de atomización, junto a un exceso de capacidad productiva motivado, en parte, por la irrupción de un gran número de nuevos operadores en la época en la que el consumo no dejaba de crecer y el agua envasada se presentaba, a priori, como un buen negocio. En el mismo conviven una serie de grandes empresas que controlan fundamentalmente las ventas en la distribución moderna, con fuerte presencia de capital extranjero,  junto a un importante número de pequeños envasadores con una clara incidencia regional o local. Estos últimos están sufriendo la dura competencia que plantean los grandes grupos para ampliar su cuota de mercado, situación que ha llevado al cierre a no pocos operadores. 
Más consumo en el hogar
Según los datos recogidos en el Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), el consumo total de aguas envasadas en España ascendió a 3.311 millones de litros (-5%), valorados en 847 millones de euros (-10%).
Por tipos, las aguas sin gas sumaron 3.204 millones de litros y 775 millones de euros, mientras las carbonatadas totalizaron 107 millones de litros y 72 millones de euros. En el hogar se consumieron 2.362 millones de litros de agua sin gas por importe de 474 millones de euros, y 69 millones de litros y 32 millones de euros de agua con gas.
En términos per cápita, se llegó a 51,3 litros de consumo (97% sin gas)  y 11 euros de gasto (95% no carbonatada). En hostelería, restauración y colectividades se bebieron 842 millones de litros (301 millones de euros) de agua sin gas y 38 millones de litros (40 millones de euros) de agua carbonatada. En total, el consumo per cápita de agua en España se situaría en torno a los 115 litros. Esto supone aproximadamente casi la mitad de las bebidas analcohólicas que cada persona toma anualmente y que se sitúa en unos 250 litros.
El consumo de agua embotellada por zonas geográficas está condicionado, en parte, por el mayor o menor nivel de renta pero fundamentalmente por la calidad y la dureza del agua potable que sale del grifo, lo que hace que el consumidor se decante por la embotellada, que en cualquier caso es apta para el consumo, y por otros factores como el turismo. Los mayores consumos se dan en Baleares (más de 260 litros por persona), Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, Castilla-La Mancha, Murcia y Aragón.
La producción anual de envases que se destinan al envasado de aguas se aproxima a los 4.400 millones. El PET sigue siendo el material más utilizado para el agua con el 88% del total, seguido a mucha distancia por el vidrio (7%) y el polietileno (4,4%). Un 72% del agua que se vende en nuestro país se comercializa en botellas o en envases de hasta dos litros, mientras que las garrafas representan el restante 28%. Las botellas de 1,5 litros constituyen la presentación más habitual, con una cuota de ventas que ronda el 45% del total en volumen.
El plástico es el material más empleado para el envasado de agua, siendo reciclables el cien por cien de los envases utilizados por la industria, que además ha reducido en más de un 45% el peso de cada envase en los últimos 10 años. En este sentido, conviene también resaltar que si bien en lo referido a los tipos de envases en el mercado español hay ahora una gran diversidad, todavía está lejos de lo que sucede en otros países donde es más patente la línea de innovación que llevan las empresas, combinando la funcionalidad y el diseño.
En lo que se refiere al mercado exterior, dadas las dificultades que supone su transporte, en medios del sector se estima que apenas el 0,5% de la producción española se exporta, mientras las importaciones suponen el 1% de las demandas totales del mercado interior.
Algunas empresas tratan de romper esta inercia, así por ejemplo, Solán de Cabras se ha marcado como objetivo aprovechar el hueco que tiene en su capacidad de producción para salir fuera de nuestras fronteras donde espera llegar a obtener el 10% de su facturación. Su intención es que en un plazo de cinco años Solán esté presente en ciudades como Shanghai, Los Ángeles, Nueva York, Berlín o Londres, como inicio de una estrategia que tiene como objetivo lograr una buena presencia en China, Estados Unidos, Alemania o Inglaterra. 

Las MDD dominan el mercado
Los datos recogidos por la consultora SymphonyIRI, que analiza la distribución moderna, correspondientes al TAM de febrero de 2011, también registra un descenso en el mercado que aguas que cifra en 3.259 millones de litros (-1,1%) y 714 millones de euros (-4,6%). Las aguas sin gas totalizaron 3.194 millones de litros (-1%) y 673 millones de euros (-4,6%), mientras las aguas carbonatadas sumaron 65 millones de litros (-6,1%) y 41 millones de euros (-4,7%). Como sucede en otros muchos sectores de la alimentación, las marcas de la distribución también dominan el mercado de aguas envasadas. En concreto, absorbieron el 33% del volumen (1.075 millones de litros) y el 22% del valor (154 millones de euros), debido, fundamentalmente, a la importante presencia en el segmento de aguas sin gas ya que en el de las no carbonatadas su participación apenas llega al 10% del volumen y al 5% del valor total.
La marca líder, Font Vella (Aguas Font Vella y Lanjaron-Danone), tiene una participación del 9,3% del volumen y del 13% del valor. Le siguen en valor dos de las enseñas que más han crecido en el último año, Bezoya (Aguas Minerales Pascual) con el 8,8% y Aquarel (Nestlé) con el 7,6%. Después aparecen Solán de Cabras (5,8%); Lanjarón con el 5,7%; Font Natura (Agua Mineral San Benedetto) con el 2,8% y Agua de Cortes (Agua de Cortes) con el 2%. 
En lo que se refiere a los establecimientos preferidos para la compra de agua envasada, el primer lugar corresponde a los supermercados grandes (1.001 a 2.500 m2) que controlan el 49,3% de las ventas de agua con gas y el 33% de las no carbonatadas. Le sigue el supermercado mediano (401 a 1.000 m2) con el 25% y 26%, respectivamente.
Tres son las principales áreas geográficas donde más agua envasada se consume. La centro-este que concentra el 24% del volumen de agua sin gas y el 22% de la carbonatada, la noreste con el 19% de la sin gas y el 27% de la gaseada y la sur también con el 19% de las no gaseadas y el 14% de la que tienen carbónico.

Apuesta por la innovación

Ofrecer productos innovadores a un consumidor cada vez más exigente es una de las opciones para mejorar la posición en un mercado tan competitivo con el de las aguas envasadas, en el que están presentes también los dos grandes grupos de refrescos, Grupo Pepsico (más de 10 millones de litros de agua preparada Aquafina) y Coca Cola con Aquabona (unos 200 millones de litros anuales). Esta última lanzó la botella compact de 2,5 litros que encaja en la puerta de la nevera, es apilable y no rueda. La marca está actualizando su imagen en los envases de PET, y posteriormente lo hará también en los de vidrio y su referencia de agua de noche Moonlight.
En la línea de satisfacer al consumidor con nuevas presentaciones y capacidades trabaja también Font Vella, líder del mercado, con su nueva garrafa ecoligera de 6,25 litros, con un 25% de plástico reciclado elaborada con un 22% menos de plástico por cada litro de agua, que sustituyó a los formatos de 6 y 8 litros. Por su parte, Aguas de Fuensanta lanzó un nuevo diseño de la botella de 50 centilitros de cristal retornable, y  Fonteide ofrece un dispensador que se adapta a sus garrafas de 5 y 8 litros para servir la cantidad exacta que se desee en cada momento.
Mientras, Solán de Cabras ha empezado a envasar su agua en un nuevo formato en PET con el que la empresa ha relanzado su botella azul y ha empezado a comercializarla en supermercados e hipermercados en formatos de litro y medio, el nuevo de 750 mililitros (con etiquetado bilingüe inglés-castellano y braille) y de 500 mililitros. Además, la empresa ha protagonizado una de las noticias del año en el sector tras pasar a manos del Grupo Mahou-San Miguel, en una operación en la que no se incluyó el balneario pero sí el refresco vitaminado Bisolán y los zumos Solán de Cabras y Fruta Esencial, hasta ahora en manos de la división de aguas y zumos de Osborne.
El grupo cervecero refuerza de esta manera su posición en el sector español de bebidas con la incorporación de nuevos productos, incluyendo unos 180 millones de litros de agua. El grupo ya comercializaba otras dos enseñas de agua, Sierra Natura y Sierras de Jaén.
La filial de otra cervecera, Aguas de Cabreiroá, controlada por la gallega Hijos de Rivera, también ha apostado por reforzar su gama Premium. En este caso con el lanzamiento de Cabreiroá Magma, una referencia que contiene unas finas burbujas formadas al filtrarse el agua con el gas de combustión del magma subterráneo y que se recoge de noche a unos 3.000 metros de profundidad. Se trata de un producto Premium que presenta en envase de aluminio de 500 mililitros cuya opacidad la protege de cualquier interacción con la luz. Las cualidades organolépticas de esta bebida, a la que la empresa califica como agua de aguja, la hacen adecuada para combinar con la alta gastronomía o como ingrediente para cócteles.  Además, la cervecera gallega ha ampliado al 100% su participación en la también envasadora Agua de Cuevas tras adquirir el 20% que controlaba Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa). Una parte de la producción de Agua de Cuevas se envasa con Maxi Crown, un tapón abre fácil que facilita el autoconsumo y garantiza la calidad del agua en sus envases de medio litro, con y sin gas. La también cervecera Damm incluye en su actividad una importante división de aguas integrada por Gestión Fuente Liviana, Aguas de San Martín de Veri y Aguas de El Run, y ha anunciado su intención de reforzar su presencia en la costa levantina.


Presentaciones para todos los gustos

Por su parte, Lanjarón ha presentado una nueva botella de vidrio con un diseño exclusivo e innovador en formato cilíndrico de 50 centilitros, retornable, y especialmente pensada para horeca. También con destino a ese mismo canal, Mineraqua ha lanzado una nueva botella de vidrio no retornable para su marca Peñaclara, con nuevas referencias: 0,33 litros sin gas y 0,50 litros con gas. Mientras, Aquadeus, empresa integrada en el grupo alimentario Fuertes, completó su portafolio con una botella de 1,25 litros con gas, y una referencia Premium de 1,5 litros cuyo envase incorpora en el cierre la tecnología de termo sellado para garantizar que no ha sido abierta con anterioridad.
Este mismo año, Nestlé Waters ha completado la renovación de los envases más pequeños de su familia (0,33 litros y 0,5 litros), tanto de Aquarel como de Viladrau, con el objetivo de lograr referencias más atractivas y competitivas. El nuevo formato de 0,33 centilitros con diseño más ergonómico consigue reducir hasta un 10% de plástico, mientras que la bajada para el envase de medio litro llega hasta el 25%. También Aguas de San Martín de Veri utiliza hasta un 25% de plástico reciclado en la fabricación de botellas de 1,5 litros que la ley permite.
Al mismo tiempo, Evian (Grupo Danone) una de las marcas de importación con más presencia en el mercado español, también apostó por la innovación. Así, inició la comercialización de la nueva eco-botella Evian de 1,5 l, el formato más popular de la marca, con un diseño aún más sostenible. Y es que la botella está hecha con menos plástico que su predecesora y además durante este 2011 un 50% del material utilizado para hacerla será plástico reciclado. Con ello, se reducirá la huella de carbono del envase en más de un 30%.
Además, a finales de 2010 amplió su catálogo con una edición limitada de su botella de 75 centilitros ideada para la ocasión por el creador japonés Issey Miyake. Esta reconocida marca a nivel internacional ofrece también un nuevo servicio para personalizar su botella a través de la página web: www.myevian.com. El consumidor podrá elegir el mensaje y el diseño y la compañía la lleva a casa a un precio de 5 euros. Va dirigido a todas aquellas personas que quieran darle un toque especial a su aniversario, que buscan un elemento exclusivo para su boda o que quieren sorprender a uno de sus clientes. Sólo hay que entrar en la página web y personalizar una botella a nuestro gusto.
Una de las últimas marcas internacionales que se ha incorporado al mercado español es la noruega Isklar que ha empezado a ser comercializada en Canarias por la envasadora Aguas de Vilaflor que también cuenta con la marca Fuentalta. Se trata de un agua mineral natural que brota en uno de los mayores glaciares de Noruega con más de 6.000 años de vida.
En este mercado de aguas de importación, y en especial de aguas Premium está presente Global Premium Brands, empresa que incluye en su catálogo, entre otras, marcas como Voss, también procedente de acuíferos noruegos y extraída a más de 200 metros de profundidad, la canadiense 10 tbc, también procedente de glaciar, la japonesa Finé o la inglesa Hildon, basa en sodio y elevados niveles de calcio.

Agua también en cartón y grandes formatos

Un envase aún más ecológico y en un formato inédito hasta ahora en España para el envasado de agua. Ésa es la apuesta que ha desarrollado Agua Palentina con el lanzamiento de su marca Fuentes de Lebanza envasada en bag in box. Se trata de una presentación inédita en nuestro país para esta bebida, si se ha utilizado para vino o concentrados, que sin embargo es comercializado en otros países europeos como Noruega, Reino Unido o Francia.
El bag in box está formado por una caja de cartón con un dosificador y una bolsa de plástico que contiene el agua mineral al vacío, lo que le permite conservar el agua con todas las cualidades que tenía en el momento del envasado. Además, a medida que se vacía la bolsa se contrae aislando el producto de la luz e impidiendo el contacto del producto con el aire. La bolsa, cerrada y hermética, es de un material plástico formado por una bolsa interior de polietileno (material flexible que le confiere la propiedad de contraerse) y una bolsa exterior multicapa que le confiere distintas propiedades: resistencia a golpes, resistencias térmicas para transporte, etc.
El envase está dotado de un grifo giratorio con una válvula totalmente hermética que se encuentra en el interior sin instalar. De esa forma no puede ser accionada de manera accidental, ni sufrir daños durante el transporte o almacenamiento. Cuenta con diferentes formatos con capacidad para 3, 5, 8, 10, 15, y 20 litros.
Este nuevo formato puede entrar en competencia con los dispensadores o botellas de agua de gran formato que ya están presentes en numerosas oficinas y establecimientos públicos, y que han alcanzado una importante implantación. Se considera que se encuentran en actividad unos 300.000 dispensadores de agua de este tipo, lo que supondría unas ventas de más de 220 millones de litros. Son varias las empresas especializadas en el envasado y comercialización de estas presentaciones.
Así, Viva Aqua Service Spain comercializa agua potable preparada en dispensadores de policarbonato de 18,9 litros, la misma presentación que ofrece Aguas Minerales Pascual (Agua Pascual Nature) o Eden Springs España, filial de la israelí del mismo nombre que comercializa en Europa unos 450 millones de litros al año.  Por su parte, Sociedad Española para Máquinas de Agua Envasada Acquajet tiene unas 44.000 fuentes instaladas en Cataluña, Extremadura, Madrid, y Comunidad Murciana y Andalucía, a través de las que comercializa unos 40 millones de litros al año, mientras Cia. De Aguas Belnature mueve unos 600.000 bidones en cada ejercicio.
También bidones, entre otros formatos, ofrece Aquadeus, filial para el negocio de aguas envasadas del murciano Grupo Fuertes (Elpozo Alimentación), en su nuevo servicio a domicilio en Murcia, Alicante y Albacete. La empresa, que comercializa más de 130 millones de litros al año, ofrece, a través de un servicio comercial externo a la misma, hasta once referencias diferentes incluyendo estos grandes formatos para dispensadores de su agua mineral natural. Para realizar el pedido basta con marcar un número de teléfono o enviar un email.

Especializarse e invertir
Junto a las innovaciones en cuanto a sabores y presentaciones, el sector de agua envasada asiste a un auge de la presencia de las marcas de la distribución en los lineales. Ello lleva consigo que algunas empresas opten por concentrarse en esta actividad a la hora de seguir adelante con su actividad.
Una de ellas es el grupo que encabeza Fontaga y formado también por Font Agudes, Fuente Arevalillo, Font Teix y Manantiales de León. Interproveedor de Mercadona, en conjunto envasa más de 260 millones de litros. También abastecen a los supermercados de la cadena valenciana empresas como Agua de Cortes, Agua de Bronchales y Aguamur, mientras ha salido de los mismos Explotaciones Internacionales Acuíferas, compañía que ha anunciado un desembolso de 26 millones de euros en la construcción de una tercera planta.
Por su parte, Agua Mineral Font Teca comercializa la práctica totalidad de su producción, unos 180 millones de litros anuales, en los supermercados Lidl, Aguasana lo hace en los supermercados Froiz. Mientras,  Aigua de Benassal obtiene el 40% de sus ingresos con la venta de agua con las enseñas de Carrefour, El Corte Inglés y Consum, y Agua de Valtorre vende el 50% de su producción (65 millones de litros) con MDD, y ha ampliado su gama con bebidas isotónicas y refrescos de té.
Además, Valtorre, a través de su filial Agua de Beteta explota un nuevo manantial tras invertir 20 millones de euros. Un desembolso algo menor han realizado Agua Mineral San Benedetto (4 millones de euros) y Nestlé Waters España (3 millones) para mejorar su plantas de embotellado.
Por su parte, Fontvella mantiene en cartera su proyecto de Villena (Alicante), mientras Aguas Minerales Pascual, que comercializa unos 500 millones de litros anuales, de los que algo menos de la mitad corresponde a la marca Pascual Nature (sobre todo en canales alternativos a la distribución organizada) y el resto a Bezoya, que ha optado por centrar todos sus esfuerzos en esta última enseña tras el cierre de la planta ubicada en Graus (Huesca) ante la imposibilidad de hacerse un hueco en el nordeste peninsular.

Nueva normativa para el sector
El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado mes de enero dos Reales Decretos por los que se regula la explotación y comercialización de aguas minerales naturales y aguas de manantial envasadas para consumo humano, así como el proceso de elaboración y comercialización de aguas preparadas envasadas para consumo humano. Estas dos disposiciones obedecen a la conveniencia de separar en dos normas independientes la regulación de las aguas minerales naturales y aguas de manantial, por un lado, y de las aguas preparadas, por otro, debido a las diferencias existentes en relación a los criterios exigidos a estos dos grupos de aguas, en aras de una mayor seguridad jurídica y en consonancia con la regulación comunitaria. Hasta ahora esta normativa se contenía en una única disposición, que regulaba el proceso de elaboración, circulación y comercio de aguas de bebida envasadas.
De acuerdo con la normativa vigente, las aguas que actualmente se envasan para consumo humano son las aguas minerales naturales, las de manantial, las preparadas y las de consumo público envasadas. Lo ahora aprobado define lo que se entiende por agua minerales naturales y aguas de manantial y por aguas preparadas para el consumo humano. Además, fijan las normas de captación, manipulación, circulación, comercialización y, en general, la ordenación jurídica de tales productos. Igualmente, se actualiza la normativa vigente aplicando la nueva legislación comunitaria en materia de higiene de los alimentos y de los materiales de contacto.
Con estos reales decretos se garantiza el derecho de información del consumidor respecto de la calidad y origen del agua, a fin de no inducirle a error entre las aguas preparadas envasadas para consumo humano y las aguas minerales y de manantial. Igualmente se establecen unas condiciones de etiquetado que incluyen información acerca del origen del agua. En todo caso, el objetivo último de esta normativa es garantizar la seguridad alimentaria de las aguas de bebida envasadas. Además, se consigue simplificar la legislación de las aguas de bebida envasadas, facilitando su aplicación por el sector productor y el control oficial por parte de las autoridades competentes con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas