Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Alimentos funcionales, un futuro muy presente

Léalo en 51 - 68 minutos
Léalo en 51 - 68 minutos

Andrés Gavilán, presidente de AFCA y experto en alimentos funcionales, colabora de forma muy especial en este informe, acercándonos a un tipo de alimentos que ofrecen un valor añadido a los consumidores, ávidos de forma cada vez más evidente de esta clase de productos. Gavilán dibuja con precisión las líneas de un sector en auge en el que deben ser tenidos en cuenta importantes factores como la seguridad alimentaria, la salud de los consumidores y las decisiones de la EFSA

Los alimentos funcionales ya no son los alimentos del futuro, ya no son ideas encerradas en un departamento de I+D+i, sino una realidad palpable y evidente. Son los productos alimenticios que mayor crecimiento están experimentando actualmente en el mercado de la alimentación y los que mayor lo tendrán en el futuro.
Los podríamos catalogar como los vehículos alimentarios capaces de aportar a los consumidores los nutrientes necesarios para una alimentación sana y equilibrada y, a la vez, conferirles propiedades saludables nutracéuticas y cosmecéuticas, para una alimentación más equilibrada, armónica, satisfactoria y conveniente.
No obstante es necesario tener siempre presente que los alimentos funcionales ni curan, ni tratan, ni previenen enfermedades o diferentes tipos de dolencias, labores que están encomendadas a los medicamentos en exclusiva.
Andrés Gavilán, presidente de AFCA (Asociación de Fabricantes de Aditivos y Complementos Alimentarios) y gerente de la empresa G.B Consulting, ha sido una de las principales fuentes consultadas para la realización de este informe.
Los apelativos que podríamos aplicarles serían, entre otros: reduce, mejora, incrementa, facilita, favorece y permite. Todos ellos se refieren a las propiedades saludables, que potencialmente pueden conferir los alimentos funcionales en base a los tipos y dosis de uso de los ingredientes con efectos beneficiosos contenidos en dichos alimentos. El consumo de los alimentos funcionales, deberá compaginarse con:
4Una dieta sana, es decir, compuesta de alimentos que no perjudiquen la salud del consumidor, por ejemplo, para un diabético una dieta sana, significa que no contenga azúcares; para un celíaco que no contengan alimentos con gluten; para un hipertenso que no exista en el alimento un alto contenido en sodio y para un obeso que sea baja en grasas.
-Una dieta equilibrada, es decir, aquella que conste de la presencia armónica y compensada de proteínas, lípidos, carbohidratos, fibra y sodio, fundamentalmente en dosis equilibradas.
-Una dieta variada que supone el consumo alternante de frutas, verduras, legumbres, pan, cereales y productos de origen animal como leche, huevos, carnes, pescado y mariscos, en dosis equilibradas a lo largo de la semana.
-Ejercicio físico continuo, pero adaptado en tipo e intensidad a la edad y situación física de cada consumidor específico. 
Los efectos beneficiosos se instalan en un conjunto de mejoras que se resumen en las siguientes facetas (según estipulan los artículo 13º y 14º del Reglamento Europeo(CE)1924/2006):
Artº 13º
-Mejoras fisiológicas (crecimiento, desarrollo y funciones corporales).
-Mejoras  psicológicas.
-Mejoras comportamentales.
-Reducción de la sensación de hambre.
-Aumento del apetito.  
-Reducción del aporte energético a la dieta. 
-Disminución del peso corporal.
Artº 14º
-Reducción del riesgo de padecimiento de enfermedades.
-Mejoras en el desarrollo y la salud de los niños.

Mucho más que un alimento
No existe una definición oficial concreta para los alimentos funcionales, pero bien podríamos definirlos como “aquellos alimentos que consumidos diariamente y con regularidad a unas dosis preestablecidas, proporcionan efectos saludables que van desde la regulación del metabolismo de las proteínas, los lípidos y los carbohidratos a mejoras diversas del organismo humano, incluyendo la disminución del riesgo de patologías y la mejora en el caso de los niños de su desarrollo y su salud”.
En pocas palabras, son algo más que un alimento, porque alimentan y además aportan otros efectos saludables para el organismo humano. De ahí, que en ocasiones se les denomine alimentos nutracéuticos (mejora básica de aspectos nutricionales) o alimentos cosmecéuticos (mejora de aspectos cosméticos en ojos, piel o cabello).
Los efectos beneficiosos que aportan los alimentos funcionales se deben a la presencia intencional de sustancias con propiedades saludables. Un buen número de alimentos contienen ingredientes con propiedades beneficiosas (leche, carnes, huevos, frutas, verduras, cereales), pero en concentraciones inferiores a las que son precisas para aportar unos efectos saludables.
Los criterios que se adoptan para permitir el uso de ingredientes saludables y para elaborar los alimentos funcionales son básicamente dos, los perfiles nutricionales y la guía elaborada por EFSA, para poder hacer alegaciones funcionales.
Los perfiles nutricionales se hallan en curso de estudio y debate para su adopción, ya que extraer criterios científicos armónicos y representativos de seguridad, para determinar las dietas en la actual Unión Europea, que cuenta con 27 países, es una tarea muy compleja.
Los aspectos que se tendrán en cuenta, relativos al perfil nutricional, conforme al Reglamento(CE)1924/2006 serán: 
-Las cantidades de determinados nutrientes y otras sustancias contenidas en los alimentos como, por ejemplo, grasas, ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, azúcares y sal o sodio.
-La función e importancia de los alimentos (o de las categorías de alimentos) en la dieta de la población en general o, en su caso, de determinados grupos sometidos a riesgo, incluidos los niños.
-La composición nutricional global de los alimentos y la presencia de nutrientes cuyo efecto en la salud haya sido reconocido científicamente.
Los perfiles nutricionales se basarán en conocimientos científicos sobre dietas y nutrición, así como sobre su relación con la salud. Al establecer los perfiles nutricionales, la Comisión pedirá a la Autoridad que le facilite, dentro de un plazo de 12 meses, el asesoramiento científico pertinente, centrado, en particular, en los siguientes elementos:
-Si deben establecerse perfiles para los alimentos en general o para determinadas categorías de alimentos.
-La gama y el equilibrio de nutrientes que deben tomarse en consideración.
-La elección de la cantidad de referencia/base para los perfiles.
-La propuesta de cálculo de los perfiles.
-El ensayo del sistema propuesto.
Al establecer los perfiles nutricionales, la Comisión consultará a las partes interesadas, en particular los responsables de empresas alimentarias y las asociaciones de consumidores.
Los perfiles nutricionales y sus condiciones de utilización se actualizarán a fin de tener en cuenta los progresos científicos pertinentes.
Al margen de lo expuesto anteriormente, podrán efectuarse, sin hacer referencia a un perfil para el nutriente o los nutrientes específicos sobre los que se haya efectuado la declaración, declaraciones nutricionales relativas a la reducción de grasas, ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, azúcares y sal o sodio, siempre que se ajusten a las condiciones establecidas en el  Reglamento (CE)1924/2006.

Evaluación de la eficacia funcional
Para que un determinado tipo de ingrediente funcional (nutricional o saludable) pueda ser autorizado para su empleo en los alimentos y para que se etiqueten una serie de alegaciones de los beneficios aportables, el ingrediente debe ser sometido obligatoriamente a una serie de estudios científicos (in vitro, in vivo) en hospitales, clínicas, centros de investigación y cualquier entidad autorizada y acreditada para la evaluación de la eficacia, que demuestre de manera inequívoca la aptitud del ingrediente funcional para determinadas aplicaciones.
El procedimiento más utilizado es el consistente en ensayos doble-ciego randomizados, siendo el más eficaz, seguro, representativo y fiable el que se realiza en la modalidad in vivo.
Existen un buen número de instituciones científicas y hospitales capacitados para efectuar el estudio de los efectos saludables, correlacionados con ciertos alimentos que contienen ingredientes funcionales. 
Sólo si se demuestran de manera fehaciente e inequívoca los efectos beneficiosos, estos ingredientes podrán ser adicionados en los productos alimenticios y en consecuencia poder declarar en la etiqueta las propiedades saludables, salvo que exista alguna disposición oficial específica, que no permita el empleo de un ingrediente concreto.
Clasificados y evaluados los ingredientes funcionales para utilizarlos de manera positiva en los alimentos, resulta indispensable conocer los tipos de alimentos funcionales existentes resultantes de la adición de los ingredientes funcionales.
Para que se puedan declarar los efectos beneficiosos que aportan los alimentos funcionales antes de ser comercializados, éstos deben cumplir una serie de requisitos:
-Que la declaración no sea falsa, ambigua o engañosa.
-Que no de lugar a dudas sobre la seguridad y/o la adecuación nutricional de otros alimentos.
-Que no aliente o apruebe el consumo excesivo de un alimento.
-Que no afirme, sugiera o de a entender que una dieta equilibrada y variada  no puede proporcionar cantidades adecuadas de nutrientes. Podrán adoptarse excepciones para los nutrientes que no puedan obtenerse en cantidades suficientes mediante una dieta equilibrada y variada, inclusive las condiciones para su aplicación, de conformidad con el procedimiento contemplado en el Reglamento(CE)1924/2006, teniendo en cuenta las condiciones especiales vigentes en los Estados miembros.
-Que no se refiera a cambios en las funciones corporales que pudieran crear alarma en el consumidor o explotar su miedo, tanto textualmente como a través de representaciones pictóricas, gráficas o simbólicas.
-Haber demostrado que la presencia, ausencia o contenido reducido en un alimento o una categoría de alimentos de un nutriente u otra sustancia respecto del cual se efectúa la declaración, posee un efecto nutricional o fisiológico benéfico, establecido mediante datos científicos generalmente aceptados.
-Que la cantidad del producto que cabe razonablemente esperar que se consuma proporciona una cantidad significativa del nutriente u otra sustancia a que hace referencia la declaración, tal como se define en la legislación comunitaria o en los casos en que no existan normas al respecto, una cantidad significativa que produzca el efecto nutricional o fisiológico declarado, establecido mediante datos científicos generalmente aceptados.
-Que se reúnen las condiciones específicas establecidas por el Reglamento(CE)1924/2006.
Asimismo, el nutriente u otra sustancia acerca del cual se efectúa la declaración debe estar contenido en el producto final en una cantidad significativa tal como se define en la legislación comunitaria. En los casos en que no existan normas al respecto, deben estar contenidos en una cantidad que produzca el efecto nutricional o fisiológico declarado, establecido mediante datos científicos generalmente aceptados. Si no está presente en una cantidad reducida que produzca el efecto nutricional o fisiológico declarado, será establecido mediante datos científicos generalmente aceptados.
También cabe destacar que, para que los ingredientes funcionales aporten efectos beneficiosos, éstos deben hallarse en dosis mínimas adecuadas, que científicamente haya sido demostrado que imparten efectos saludables mediante un estudio riguroso y solvente llevado cabo por una Institución o Centro Científico que esté debidamente acreditado.

Los ingredientes nutricionales
Este grupo de ingredientes beneficiosos son los encargados de la regulación metabólica en el organismo humano de los prótidos, los lípidos y los glúcidos. Están constituidos por vitaminas (liposolubles e hidrosolubles) y minerales (macroelementos y oligoelementos). Todos ellos están regulados por la Directiva Europea 2008/100/CE, que establece los CDR (Cantidades Diarias Recomendables), para producir de manera efectiva demostrable, efectos saludables en los alimentos.
Además, existen otro tipo de ingredientes con diferentes propiedades saludables. Este grupo de sustancias está formado por ingredientes funcionales simples o mezclados y también por extractos y preparados funcionales, procedentes de alimentos naturales generalmente de origen vegetal. Entre ellos destacamos los siguientes:
-Polifenoles: flavonas, flavanonas, flavonoles, flavanoles, catequinas.
-Estilbenos: resveratrol.
-Fitoquímicos: fitoesteroles, tocotrienoles, policosanoles, nanocosanoles.
-Fitoestrógenos: iso-flavonas (daizeína, genisteína).
-AGPI-CL (PUFA-ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga):  omega 3 y omega 6.
-Pseudo-vitaminas: inositol, colina, L-carnitina.
-Prebióticos: fibras naturales, almidón resistente, inulina, fructo-oligosacáridos, galacto-oligosacáridos, xilo-oligosacáridos, beta-glucanos, biopolímeros (gomas naturales), pectinas.
-Probióticos: Bifidobacterias, Lacto-bacillus, Bacillus esporogenes.
-Carbohidratos especiales: trehalosa, eritritol, iso-malt, iso-maltulosa, xilitol.
-Vigorizantes/tonificantes: taurina, cafeína, teína, teofilina, teobromina, ginsenósidos, esquizandrina, eleuterósidos.
-Docosanoles.
-Esfingolípidos (esfingosina, esfingomielina).
-Lignanos.
-Taninos (punicalagina).
-Colorantes naturales: beta-caroteno, astaxantina, curcumina, clorofila, licopeno, luteína, antocianinas.
-Enzimas: S.O.D (superoxodismutasa), GPO (glutationperoxidasa), bromelina, tripsina, papaína, asparaginasa.
-Microorganismos marinos y fluviales saludables: algas (espirulina, dunaliella salina, klamath, ascophillum nodosum, lithotamnium calcareum).
-Hongos (maitake, shitake, pleuorotus ostreatus).
-Nanoingredientes.

Clasificados en base a sus beneficios
Podemos agrupar los alimentos funcionales, en base a los efectos beneficiosos que aportan a los consumidores, en dos tipos bien diferenciados: SIN o CON.

Alimentos Funcionales–SIN o Alimentos Funcionales.
Son aquellos alimentos que se destinan normalmente a una alimentación especial para colectivos de riesgo (obesos, diabéticos, celíacos, hipertensos, etc.) en los que de manera intencional se reducen las concentraciones de algunos componentes, que son negativos para la alimentación de personas que padecen algún tipo de dolencia y/o de intolerancia a ciertas sustancias que se encuentran en los alimentos, como por ejemplo las grasas excesivas, azúcares, gluten, sodio, colesterol, etc. 
Para conocer con mayor detalle los tipos de alegaciones/declaraciones aplicables a los Alimentos Funcionales-SIN, veamos la relación de frases adoptables en función del tipo de supresión de algunos componentes específicos, basados en la Directiva de Etiquetado Nutricional de los Alimentos (DIR/2800/100/CE) y el Anexo del Reglamento(CE)1924/2006:

BAJO VALOR ENERGÉTICO
Solamente podrá declararse que un alimento posee un bajo valor energético, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 40 kcal (170 kJ) por 100 g en el caso de los sólidos o más de 20 kcal (80 kJ) por 100 ml en el caso de los líquidos. Para los edulcorantes de mesa se aplicará un límite de 4 kcal (17 kJ) por porción, con propiedades edulcorantes equivalentes a 6 g de sacarosa (una cucharadita de sacarosa aproximadamente).

VALOR ENERGÉTICO REDUCIDO
Solamente podrá declararse que un alimento posee un valor energético reducido, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el valor energético se reduce, como mínimo, en un 30%, con una indicación de la característica o características que provocan la reducción del valor energético total del alimento.

SIN APORTE ENERGÉTICO
Tan sólo podrá declararse que un alimento carece de aporte energético, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 4 kcal (17 kJ) por 100 ml.
Para los edulcorantes de mesa se aplicará un límite de 0,4 kcal (1,7 kJ) por porción, con propiedades edulcorantes equivalentes a 6 g de sacarosa (una cucharadita de sacarosa aproximadamente).

BAJO CONTENIDO DE GRASA
Podrá declararse que un alimento posee un bajo contenido de grasa, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 3 g de grasa por 100 g en el caso de los sólidos o 1,5 g de grasa por 100 ml en el caso de los líquidos (1,8 g de grasa por 100 ml para la leche semidesnatada).

SIN GRASA
Solamente podrá declararse que un alimento no contiene grasa, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,5 g de grasa por 100 g o 100 ml. No obstante, se prohibirán las declaraciones expresadas como «X % sin grasa».

BAJO CONTENIDO DE GRASAS SATURADAS
Se podrá declarar que un alimento posee un bajo contenido de grasas saturadas, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si la suma de ácidos grasos saturados y de ácidos grasos trans en el producto no es superior a 1,5 g por 100 g para los productos sólidos y a 0,75 g por 100 ml para los productos líquidos, y en cualquier caso la suma de ácidos grasos saturados y de ácidos grasos trans no deberá aportar más del 10 % del valor energético.

SIN GRASAS SATURADAS
Tan sólo podrá declararse que un alimento no contiene grasas saturadas, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si la suma de grasas saturadas y de ácidos grasos trans no es superior a 0,1 g por 100 g o 100 ml.

BAJO CONTENIDO DE AZÚCAR
Solamente podrá declararse que un alimento posee un bajo contenido de azúcar, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 5 g de azúcar por 100 g en el caso de los sólidos o 2,5 g de azúcar por 100 ml en el caso de los líquidos.

SIN AZÚCAR
Solamente podrá declararse que un alimento no contiene azúcar, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,5 g de azúcar por 100 g o 100 ml.

SIN AZÚCARES AÑADIDOS
Solamente podrá declararse que no se han añadido azúcares a un alimento, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si no se ha añadido al producto ningún monosacárido ni disacárido, ni ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes. Si los azúcares están naturalmente presentes en los alimentos, en el etiquetado deberá figurar asimismo la siguiente indicación: «contiene azúcares naturalmente presentes».

BAJO CONTENIDO DE SODIO/SAL
Solamente podrá declararse que un alimento posee un bajo contenido de sodio/sal, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,12 g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100 g o por 100 ml. Por lo que respecta a las aguas distintas de las aguas minerales naturales cuya composición se ajuste a las disposiciones de la Directiva 80/777/CEE, este valor no deberá ser superior a 2 mg de sodio por 100 ml.

MUY BAJO CONTENIDO DE SODIO/SAL
Solamente podrá declararse que un alimento posee un contenido muy bajo de sodio/sal, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,04 g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100 g o por 100 ml. Esta declaración no se utilizará para las aguas minerales naturales y otras aguas.

SIN SODIO O SIN SAL
Solamente podrá declararse que un alimento no contiene sodio o sal, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,005 g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100 g.

CONTENIDO REDUCIDO DE (SEGUIDO DEL NOMBRE DEL NUTRIENTE)
Solamente podrá declararse que se ha reducido el contenido de uno o más nutrientes, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si la reducción del contenido es de, como mínimo el 30% en comparación con un producto similar, excepto para micronutrientes, en los que será admisible una diferencia del 10% en los valores de referencia establecidos en la Directiva 2800/100/CEE del Consejo, así como para el sodio, o el valor equivalente para la sal, en que será admisible una diferencia del 25%.

LIGHT/LITE (LIGERO)
Las declaraciones en las que se afirme que un producto es light o lite (ligero), y cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, deberán cumplir las mismas condiciones que las establecidas para el término «contenido reducido». Asimismo, la declaración deberá estar acompañada por una indicación de la característica o características que hacen que el alimento sea considerado light o ligero.
Las presentes definiciones están en período de revisión por la Comisión Europea, para adaptarse a los avances tecnológicos en materia de alimentación, por lo que en un futuro alguna de ellas podrán sufrir alguna modificación.

Alimentos funcionales–CON o Alimentos funcionales-PLUS(+)
Son aquellos alimentos a los que de manera intencional se les adicionan ciertos ingredientes funcionales en las dosis adecuadas, empleando buenas prácticas de elaboración con el propósito de proporcionar una serie de efectos beneficiosos (nutricionales y/o saludables y/o hedonísticos) en los consumidores.
En consecuencia tendremos tres tipos de Alimentos Funcionales-CON o Alimentos Funcionales-PLUS:
. Alimentos-(+) formados por ingredientes nutricionales.
. Alimentos-(+) formados por ingredientes saludables.
. Alimentos-(+) formados por ingredientes hedonísticos.
Y por supuesto, los Alimentos Funcionales Global-CON (mediante la mezcla de varios de los ingredientes funcionales).

Los alimentos bióticos y la biodisponibilidad

Desde el punto de vista biótico de los alimentos funcionales, es interesante y muy útil, introducir el concepto de Alimentos Bióticos.
Son los alimentos que contienen sustancias bioactivas o ingredientes funcionales específicos que poseen actividad biótica saludable en el organismo humano. Se clasifican en tres grupos:
A) Los Alimentos Prebióticos.
Son aquellos alimentos que contienen en dosis equilibradas ingredientes que no son digeridos por el organismo humano en base a su estructura y composición química, que actúan en el tracto entérico del colon favoreciendo y estimulando la formación de bacterias bifidogénicas, la eliminación de gérmenes patógenos (Escherichia coli, Clostridium perfringens, Estreptococcus, Stapphylococcus y otros gérmenes patógenos) y la generación de ácidos orgánicos de cadena lineal corta (ácido acético, ácido butírico, ácído propiónico), lo que favorece en conjunto la salud intestinal al reducir el pH.
Algunos ejemplos de algunos ingredientes prebióticos son la fibra natural soluble e insoluble, la inulina, F.O.S (fructo-oligosacáridos), G.O.S (galato-oligosacáridos), X.O.S.(xilo-oligosacáridos), beta-glucanos, pectinas.
B) Los Alimentos Probióticos.
Son aquellos alimentos que contienen en dosis convenientes ingredientes formados por microorganismos beneficiosos: Bifidobacterias, Clostridium butiricum, Saccharomyces boulardi, Lactobacillus, Bacillus esporogenes, etc., que mejoran el crecimiento y desarrollo de la flora microbiana intestinal; equilibran y armonizan la flora microbiana intestinal y ejercen efectos saludables al organismo humano.
C) Los Alimentos Simbióticos.
Son aquellos alimentos que formulados mediante una mezcla equilibrada de ingredientes prebióticos y probióticos producen un equilibrio y armonía integral beneficiosa en el tracto intestinal del organismo humano.
Bien  podríamos denominarlos como los “alimentos funcionales perfectos”, por los elevados beneficios que producen siempre que se dosifiquen a un nivel adecuado y queden probadas científicamente sus propiedades beneficiosas. 

Biodisponibilidad y aprovechamiento orgánico
La biodisponibilidad se puede definir como el factor biótico, que expresa el grado de absorción de un ingrediente funcional y su posterior aprovechamiento orgánico.
Se trata pues de dotar a un alimento funcional, de ingredientes con propiedades saludables con la máxima biodisponibilidad posible.
En líneas generales, las sustancias inorgánicas en forma de sales (cloruros, sulfatos, nitratos, carbonatos, fosfatos), óxidos e hidróxidos poseen una baja biodisponibilidad.
La mayor biodisponibilidad la aportan las moléculas orgánicas basadas en gluconatos, inosinatos, bis-glicinatos, pidolinatos, etc. Con este tipo de compuestos se pueden alcanzar biodisponibilidades en ingredientes funcionales superiores al 30%. Adicionalmente, conviene tener en consideración una serie de requisitos para conseguir el máximo aprovechamiento de los ingredientes funcionales:
-Tipo de molécula/s del ingrediente funcional.
-La naturaleza del alimento (vegetal, animal o mixto).
-Tipo de tratamiento al que se somete el alimento (térmico, congelación).
-Miscibilidad del ingrediente con el alimento.
-Modo de incorporación del ingrediente al alimento.
-Sistema de fabricación del alimento.
-Caracteres físicos del alimento (densidad, viscosidad).
-Caracteres químicos del alimento glúcidos, proteínas, grasas, agua, fibra).
-Caracteres microbiológicos (flora microbiana propia del alimento).

¿Qué futuro les aguarda a los alimentos funcionales?
Dado que en gran medida el éxito de los alimentos funcionales reside en el número y variedad de efectos saludables que es capaz de producir, en función de la dosis y tipos de ingredientes funcionales contenidos en los alimentos, la clave es la aprobación por la EFSA de las propuestas de efectos saludables presentados por las empresas alimentarias implicadas.
Por el momento, se están evaluando las más de 8.000 declaraciones enviadas por las empresas, alcanzándose un promedio aproximado de un 20% de autorizaciones frente a un 80% de declaraciones rechazadas.
Las causas principales del elevado nivel de rechazo en materia de “ingredientes con otras propiedades saludables”, según el Panel NDA de EFSA, se hallan en una insuficiente aportación tanto de datos técnicos, como de evidencias y estudios científicos, que acrediten con rigor y solvencia “los efectos saludables”, carencia en algunos casos de experimentos in vivo, falta de transparencia de la utilidad y aplicaciones de las sustancias funcionales, etc.
Por el contrario, cuando se trata de ingredientes nutricionales (vitaminas y minerales), el nivel de aprobación es del 75% y el de rechazo de 25%.
Se espera que en el presente año 2011 se concluya el estudio de la gran mayoría de alegaciones saludables, pero probablemente después de junio de 2011.
Posteriormente se publicarían las ansiadas Listas Comunitarias de Ingredientes Funcionales, dosis mínimas y máximas de uso, condiciones de aplicación en los alimentos y relación de alegaciones permitidas según el Reglamento(CE)1925/2006.
Los alimentos funcionales tienen un futuro magnífico, una vez que se clarifiquen los problemas surgidos de la evaluación por la EFSA de las “alegaciones de propiedades saludables”, superando los obstáculos técnicos y legales, que impiden su autorización para la comercialización.
El advenimiento de la nanotecnología  y los nanoingredientes, junto a los futuros novel foods/novel ingredients en vías adelantadas de modificar su actual legislación, contribuirán a incrementar las posibilidades de elaboración de alimentos funcionales de alta calidad, estabilidad, seguridad y durabilidad, dotadas de una polifucionalidad excelentes, con grandes posibilidades de complacer a los paladares y gustos más exigentes de los consumidores.

Las empresas apuestan por la innovación
Las empresas del sector son conscientes de que la mala situación económica ha condicionado y condicionará en cierto modo su actividad; sin embargo, la mayor parte ha decidido seguir apostando por la innovación. Un esfuerzo en inversiones en I+D+i puede resultar muy beneficioso a medio y largo plazo. Además, el avance de la marca blanca hace que sea aún más importante la diferenciación en un mercado cada vez más competitivo.
Muchas de estas compañías coinciden en que el sector de los alimentos funcionales es uno de los más prometedores y dinámicos de la industria alimentaria. El aumento en la preocupación de los consumidores por lo saludable es lo más destacable y posiblemente el eje central en el que todos los operadores se apoyan en estos momentos.
La compañía Premium Ingredients ofrece soluciones texturizantes basadas en mezclas de hidrocoloides, proteínas, emulsionantes y otros ingredientes que permitan reducir el coste de producción a sus clientes, o bien les ayuden a lanzar nuevos productos. Además de vender sus  propias mezclas, la empresa también es distribuidor de CP Kelco en España, que trabaja de forma muy intensa en el estudio las correlaciones entre la textura proporcionada a la comida por sus hidrocoloides, y las propiedades sensoriales tales como cuerpo, gusto y sensación en boca, en aplicaciones como yogures, bebidas, etc.
Premium Ingredients opera en las industrias de queso procesado, bebidas lácteas, postres lácteos, bebidas de frutas, cremas para montar, salsas, cárnica, y en cualquier otro tipo de industria que necesite texturización. La innovación y el desarrollo son vitales para la empresa, que ya va por su quinto proyecto CDTI y actualmente trabaja en el desarrollo de aplicaciones para ciertas fibras insolubles especiales y para fructanos con propiedades prebióticas y a la vez texturizantes.
Según comentan fuentes de la compañía, “invertimos continuamente en equipos a escala piloto e instrumentos de laboratorio. Las inversiones previstas para este año consisten en una nueva línea para producción de todo tipo de quesos procesados, incluyendo procesos UHT, en una ampliación de  nuestra planta piloto para industria cárnica y en un horno continuo para producción de pizzas”.
Respecto al comportamiento que ha tenido el mercado en el último ejercicio y las expectativas que tienen para el actual, destacan que “el sector alimentario ha sufrido por la presión sobre los precios de las cadenas de distribución y el fuerte crecimiento de las marcas blancas. Como consecuencia, las empresas que producen específicamente para esas marcas blancas han funcionado bien, mientras que otras muchas empresas han sufrido fuertes reducciones en sus ventas y en sus márgenes. De cara a 2011, aunque la cuota de mercado de las marcas blancas pueda tener un ligero crecimiento, pensamos que  no crecerá al nivel alcanzado durante los dos últimos años”.
La compañía considera que el Reglamento de Declaraciones Nutricionales y Alegaciones de Salud es “demasiado restrictivo, o en cualquier caso, admitiendo que merece la pena que ese tipo de declaraciones sea riguroso y los beneficios para la salud deban ser debidamente probados, pensamos que los procedimientos necesarios para lograr esas aprobaciones son demasiado complicados, largos y costosos. Es difícil aceptar que este tipo de homologaciones deban pasar  por análisis clínicos asimilables a los necesarios para aprobar un nuevo medicamento”.
Asimismo, estas mismas fuentes destacan que “la consecuencia es que sólo empresas muy poderosas pueden tener alguna posibilidad de obtener nuevas alegaciones, y aún así los diversos fracasos obtenidos por líderes en el sector lácteo son elementos desmotivadores para cualquiera que quiera presentar una alegación. Desgraciadamente, no parece que esto vaya a cambiar próximamente ya que incluso la FDA americana se está planteando alinearse con las directrices de la EFSA”.
Respecto al momento que atraviesa el sector, desde Premium Ingredients son optimistas y piensan que seguirá creciendo “aunque en estos momentos de crisis, ese crecimiento se vea fuertemente ralentizado. Un elemento decisivo en ese crecimiento sería la aprobación de un mayor número de health claims por parte de la EFSA. Esas aprobaciones probablemente darían un fuerte impulso a toda la industria alimentaria. Sin ellas, el potencial crecimiento de este tipo de productos queda seriamente mermado”.
Otra de las empresas que apuesta firmemente por la innovación es Plantextrakt, unidad de negocio de extractos de Martin Bauer Group y pionera en la producción de extractos botánicos y de tés de alta calidad. El equipo de especialistas y científicos cualificados lleva años trabajando, en colaboración de Universidades e Institutos de Innovación, en el desarrollo de productos con funcionalidad probada, entre los que desatacan alegaciones como: relax, memoria, energía y antioxidante.
El Grupo opera en múltiples sectores como los de bebidas, lácteos, dietéticos, infusiones, vending y confitería. Además, se ha consolidado en el mercado de la salud, conveniencia y bienestar con nuevos conceptos para funcionales. 
En cuanto a las inversiones realizadas recientemente, destaca una nueva tecnología de extracción líquida, especialmente cuidadosa, que mantiene el carácter original de la infusión y que supone una intensa experiencia de sabor. Estos nuevos extractos son ideales para aplicaciones en bebidas y se denominanstrong tea infusion. “Al igual que muchas empresas, son conscientes de que el auge de las marcas blancas está impactando en el mercado y en el sector productivo, que se ha volcado en low-cost, un hecho que se reflejará en la reducción de lanzamientos de nuevos productos a lo largo de este año.
En lo que se refiere al Reglamento de Declaraciones Nutricionales y Alegaciones de Salud, desde Plantextrakt, José Antonio Baceiredo afirma que tienen “cierta preocupación” porque temen que la EFSA deniegue la mayoría de las alegaciones.
Por otro lado, la empresa Trades trabaja con muy variados ingredientes funcionales como los beta-glucanos de la cebada y el calcio lácteo Trucal Opra.
La compañía representa a numerosas empresas del sector como Dipasa, Original Chia, Suwelack, Taura, Primex, Obermeilen, Hlr Praline, Hochdorf, Tournay, Lallemand o Glanbia Nutritionals. Fuentes de la empresa declaran estar “satisfechos con los resultados de 2010” y que han experimentado “un ligero crecimiento respecto al año anterior”.
Trades opera en sectores como el de pastelería, panificación, dulces, caramelos o cárnicos, entre otros. En cuanto al Reglamento que tanto preocupa al sector, destacan que “la modificación afecta a la utilización de declaraciones relacionadas con los ácidos grasos omega 3, grasas monoinsaturadas, grasas poliinsaturadas y grasas insaturadas. Sin embargo, la Comisión se muestra reacia a añadir nuevas declaraciones nutricionales, lo que plantea muchas dudas y temores a la industria alimentaria que, en gran medida, sigue utilizando declaraciones que querría ver incluidas en el anexo del Reglamento de Declaraciones y no lo están”.
Josep Baiges, director de Alimentación en Brenntag Iberia, explica que el portafolio de ingredientes que ofrecen es muy amplio y abarca fibras, proteínas vegetales, derivados de la celulosa y edulcorantes bajos en calorías. “En cuanto a las alegaciones, distribuimos aplicaciones para productos bajos en grasas, azúcar, calorías, así como ingredientes para reducción de sal en los alimentos”, destaca.
Algunas de las representadas de la compañía son Dow, Purac, Tate&Lyle y Sensus, y distribuyen a todos los sectores de la industria alimentaria, especialmente el cárnico, panificación, lácteos y dietética, entre otros.
Para la empresa, el comportamiento del sector ha sido favorable, percibiéndose una cierta recuperación tras la caída del consumo que se produjo en 2009. En 2011 esperan “estabilidad y que continúe la tendencia de recuperación, con un ligero incremento respecto a 2010, debido básicamente al incremento de las inversiones de los clientes en nuevos proyectos”.
Baiges comenta que son partidarios de un Reglamento en el que se especifiquen los contenidos y propiedades de los ingredientes, así como los beneficios de los mismos para la salud de los consumidores, pero “sin perder de vista un escenario en el que los costes de la materia prima y de producción/fabricación son elementos clave a la hora de desarrollar un producto e incorporar un ingrediente a un alimento. Es decir, se ha de valorar el aspecto nutricional y funcional pero también el coste”.
Desde Brenntag son conscientes de que las propiedades funcionales y nutricionales de los alimentos tienen una importancia creciente para el consumidor, pero también el coste es importante, “por lo que es fundamental que se mantenga una relación coherente entre las propiedades que el producto ofrece y su precio”, finaliza Baiges. 
La compañía Innovafood apuesta cada año por aumentar su portafolio para incrementar su oferta y servicio al mercado. Desde sus inicios, representa al fabricante belga Cosucra, que este año presenta como novedad los fructoligosacáridos en la versión líquida. A las aplicaciones habituales de las fibras solubles, se le añaden ahora mejoras a nivel de textura, solubilidad y estabilidad de la solución. También existe una gran demanda de la proteína aislada de guisante (Pisane), puesto que por su alto contenido en proteína y su exclusividad en materia de aminoácidos, surgen cada día nuevos desarrollos que apuestan por ella, con la ventaja de carecer de alérgenos. Precisamente Pisane celebra este año su 20 aniversario.
Con respecto a Prova, otra de las reprentada de Innovafood, aunque de un modo más concreto, este año va a seguir aumentando la demanda de aromas naturales y extractos, así como mejorar costes en productos con alto contenido en cacao y café dada la situación tan crítica que están teniendo estas materias primas. Los aromas de chocolate y cafés aportan además de soluciones organolépticas, ventajas económicas importantes.
Por último, respecto a Novastell, su tercera representada, aseguran que tratará de ir consolidando el mercado de lecitinas y fosfolípidos, ya que estos ingredientes aportan ya en sí, una gran funcionalidad y valor añadido a aquellos productos que los contienen.
Oriol Viladevall, gerente de Innovafood, afirma que “el futuro de los ingredientes, aunque algo incierto como la situación económica que atravesamos, está lleno de nuevas oportunidades. Son estos momentos los que más demuestran aquellas empresas que han apostado de manera racional por la innovación y el desarrollo”.
La principal novedad que ha presentado la compañía Indena en los últimos meses ha sido Meriva, un complejo a base de curcumina con fosfatidilcolina de soja que se emplea para mitigar el dolor y aumentar la movilidad de personas que padecen osteoartritis.
Los resultados de un exhaustivo estudio realizado sobre el uso de Meriva sugieren una menor necesidad de tratamientos físicos y los costes de hospitalización para los pacientes que han sido tratados con el complejo de la curcumina.
Vitae Caps es otra de las compañías que cree que el Reglamento de Declaraciones Nutricionales y Alegaciones de Salud “va a limitar y ralentizar el crecimiento del mercado debido a los requerimientos científicos exigidos para demostrar la validez de las declaraciones”. A pesar de todo, su portafolio no deja de crecer y está formado por una amplia oferta de ingredientes funcionales:
4Vitapherole®: vitamina E de origen natural (alfa tocoferol, alfa tocoferil acetato y mezcla de tocoferoles). La vitamina E natural es un antioxidante, cuya función es la prevención de la propagación de la oxidación de los lípidos.  La actividad biológica de la vitamina E natural es mayor que la de la vitamina E sintética, ya que para conseguir los mismos efectos se necesita una mayor cantidad de ésta última.
4Vitasterol®: fitoesteroles y fitoesteroles ester provenientes tanto de la soja como del pino. Es un producto natural y vegetal que reduce los niveles de colesterol y los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.
Vitae Caps tiene autorización de la UE en todas las categorías aprobadas bajo la legislación EC 258/97. Los fitoesteroles han sido uno de los primeros productos que ha logrado obtener la aprobación de Declaración Nutricional bajo el art. 14 de la Regulación Europea 1924/2006. Productos como margarinas, mayonesas, aliños, y productos diarios como la leche, yogur o el queso con fitoesteroles añadidos podrían incluir en sus etiquetas: “se ha demostrado que los fitoesteroles reducen el colesterol. El colesterol alto es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades coronarias”.
-Vitavonoide: isoflavonas de soja. Las isoflavonas son fitonutrientes naturales procedentes, principalmente, de la soja. Son muy parecidas en estructura a los estrógenos humanos. Las isoflavonas de soja tienen tres compuestos activos: genisteína, daidzeína y gliceteína, siendo las más beneficiosas la genisteína y la daidzeína. Los beneficios principales para la salud son los siguientes:
-Reducción de los síntomas de la menopausia, tales como sofocos y vasomotores, y de la pérdida de la densidad ósea en mujeres.
-Reducción del riesgo de sufrir ciertas enfermedades hormonales y cardiovasculares, a través de los efectos beneficiosos de los estrógenos en la elasticidad vascular y a la reducción de los niveles de colesterol. 
-Propiedades antioxidantes.
Vitae Caps ofrece Vitavonoide® en diferentes formas para adecuarse a las necesidades de sus clientes (agliconas y glucósidos). La gama de isoflavonas de Vitae Caps es producida bajo los estándares de ISO9001 y de la legislación alimenticia aplicable.
-Vitaslim®: ácido conjugado linoleico (CLA). El CLA es un ácido graso producido por animales rumiantes, por lo que puede encontrarse, de forma natural, en productos tales como la leche, productos lácteos y la carne de ternera.
-Luteína. Es una carotenoide que se encuentra en vegetales de hoja verde como, por ejemplo, las espinacas, por lo que está presente en nuestra dieta diaria,
-Sistemas antioxidantes: formulaciones antioxidantes a medida. El principal objetivo de Vitae Caps es maximizar la eficacia en la prevención de la oxidación y por esta razón desarrolla una gama de antioxidantes sinérgicos que consisten en antioxidantes primarios y secundarios con agentes quelantes para evitar la oxidación en la industria alimentaria.
Vitae Caps opera principalmente en la industria láctea, aceitera, confitería, oleorresinas, panadería, dietética, nutraceútica, emulsionantes y conservantes, entre otros. La empresa está inmersa “en la implantación de un sistema ERP y se están realizando numerosas mejoras en las instalaciones para lograr aumentar la capacidad productiva, así como diversas inversiones para adaptar la planta a las condiciones GMP del sector farmacéutico. Por último, hasta este año 2011 Vitae Caps continuará en dos proyectos de I+D+i del CDTI, relacionados con el sector animal”, comentan fuentes de la empresa.

La fuerza de los probióticos
Chr. Hansen ofrece probióticos y fitonutrientes con estudios clínicos documentados. Entre los probióticos tienen cepas propias como BB-12, LA-5 y L. casei 431 y en los fitonutrientes cuentan con la gama NutriPhy. También disponen de una gama de antioxidantes naturales, provenientes de frutas como polifenoles o carotenoides. 
La compañía opera en diversos sectores de la industria alimentaria y destina una parte importante de su facturación a la investigación. En la actualidad entre los principales proyectos de investigación se encuentran estudios con probióticos y colorantes naturales sobre sus características para mejorar la salud.
Durante la feria HiE celebrada el pasado mes de noviembre en Madrid, Chr. Hansen recibió el premio al rendimiento deportivo otorgado por la cepa PCC que está clínicamente documentada, ya que ha demostrado que su consumo a través de nutrición deportiva reduce la enfermedad en los atletas después del entrenamiento. Otros estudios recientes realizados con sus cepas BB-12“ y L.casei 431“ han demostrado que complementos dietéticos que contienen estas cepas podrían aumentar la resistencia del organismo frente a la gripe o los resfriados.
Además, otro estudio realizado en bebés entre los 2 y los 8 meses a los que se les administró la cepa BB-12“, demostró una reducción en la aparición de infecciones respiratorias. 
Para Chr. Hansen en España, 2010 ha sido un año excelente, con importantes incrementos en ventas tanto en cultivos y enzimas como en colorantes. Respecto al Reglamento de Declaraciones Nutricionales, afirman que “es muy conveniente que exista una regulación sobre lo que se puede declarar  acerca de las alegaciones de salud. Chr. Hansen dedica un importante porcentaje de sus ganancias  a la investigación y a demostrar que las cepas probióticas que tiene  están bien documentadas y cumplen con las alegaciones que declaran”.
Por otra parte, Monteloeder, que espera que 2011 suponga mayores inversiones, apuesta cada vez más por sus propios desarrollos, así ahora dispone de los siguientes ingredientes funcionales:
PLX®: disminuye el daño muscular y articular que conlleva la práctica de un ejercicio físico intenso, por lo que se recomienda para personas que realicen deporte de forma regular. PLX® está indicado además, para personas con molestias articulares debido a que ayuda a mantener la salud y flexibilidad de las articulaciones. Es un ingrediente funcional natural, desarrollado para ser usado en alimentación, bebidas y en complementos alimenticios.
Cithesol. Es una fórmula soluble en agua que contiene bioflavonoides cítricos, fundamentalmente hesperidina, y fibra para la fortificación de bebidas. Cithesol C protege la vitamina C de la degradación y es ideal para bebidas.
Flavintea™: Es un té verde enriquecido en teaflavinas, 100% soluble en agua, por lo que es ideal para incorporar a bebidas. Flavintea™ ha sido específicamente desarrollado por Monteloeder y posee una capacidad antioxidante superior al té verde 70% polifenoles.
RebASweet Stevia™. Se trata de extracto de stevia con un contenido mínimo en Rebaudoside A del 97% y que cumple las especificaciones técnicas establecidas por la JECFA. El poder edulcorante es unas 200 veces superior al del azúcar, es 100% natural, no aporta calorías y es estable a altas temperaturas. Es ideal para incorporar a bebidas, bollería y otras aplicaciones.
Silymarin soluble en agua. Es un extracto de cardo mariano que al ser soluble en agua tiene una mayor biodisponibilidad y se puede incorporar en bebidas. El extracto de cardo mariano es un conocido protector hepático además de un gran antioxidante. Hay numerosos estudios de eficacia y de toxicidad hechos al respecto de este ingrediente.
-Línea Oleurolive Plus de extractos de hoja de olivo. Monteloeder es una de las empresas líderes mundiales en productos a partir de la hoja de olivo.
-Extracto de romero. Es una calidad que alcanza un contenido en rosmarínico del 20% y que es completamente soluble en agua.
-NutroxSun®. Es un complejo rico en compuestos polifenólicos especialmente dirigidos hacia la actividad fotoprotectora. Estudios in vitro e in vivo han demostrado que NutroxSun® posee propiedades fotoprotectoras.
Por su parte, Disproquima comerciliza vitaminas y mixes vitamínicos, minerales quelados, aloe vera en distintas formas y una amplia gama de edulcorantes intensos y carga para la sustitución de azúcares y también de grasas. Por otro lado, están promocionando la stevia como edulcorante natural y el Neotame como edulcorante intenso para la sustitución  azúcar, así como la optimización de costes.
Como distribuidores de DSM NP, están introduciendo el Fruitflow que recibió el premio a la innovación la pasada edición de la feria HiE que tuvo lugar en Madrid. Asimismo, Disproquima representa a otras compañías como Danisco, Hayashibara y a Nutrasweet.
 Actualmente, la compañía está presente en todos los sectores alimentarios, principalmente en confitería; heladería; panificación y galletas; bebidas refrescantes; conservas y zumos; dietética y otros sectores como aromas, mezclas y mejorantes para panificación.
Las inversiones de la compañía se dedican “a la formación de la fuerza de ventas, ya que al no fabricar, nuestro valor añadido es el conocimiento y posibilidades de los productos que comercializamos para poder ofrecer y adaptarlos a las necesidades de nuestros clientes”, afirma Javier Jiménez, director de la división de Alimentación Dietética.
 Jiménez también destaca que “2010 ha sido un año en general positivo y en algunos sectores en concreto hemos notado una cierta desaceleración en el desarrollo de nuevos proyectos. También podemos constatar como las marcas líderes está padeciendo la actual situación económica. El 2011 se plantea incierto, la subida general de las materias primas y la situación global nos hacen ver un año difícil”. 
Respecto a la situación que atraviesa el sector en estos momentos, Jiménez apunta que “la gran preocupación y esfuerzo de la mayoría de los departamentos  de I+D+ i  es mejorar productos en paralelo con los costes de producción y lo cierto es que los ingredientes funcionales no suelen cumplir con la segunda premisa, pero en cualquier caso, hay una tendencia en mi opinión buena hacia productos naturales, eliminar la E de las etiquetas, etc. Esto augura que en cuanto cambie la tendencia actual se animará la demanda de dichos ingredientes”.
Los ingredientes funcionales de Beneo proceden de las raíces de achicoria, el azúcar de remolacha, el arroz y el trigo y proporcionan ventajas nutricionales, técnicas y para la salud. Miren Iturbe, sales manager de la compañía, destaca que ésta “facilita el desarrollo de productos que apoyan el control del peso, la salud digestiva, ósea y dental y que aportan energía para el rendimiento mental y físico. Los ingredientes de Beneo mejoran también el sabor y textura de los productos. Y permiten la sustitución de azúcares y grasas y el enriquecimiento de productos con fibra y proteínas y por lo tanto aumentar los valores nutricionales de los productos”.
La inulina y la oligofructosa de la empresa – fibras prebióticas activas procedentes de la raíz de achicoria-, promueven una flora intestinal equilibrada y la absorción de minerales. El sustituto del azúcar, Isomalt, es no cariogénico y bajo en calorías, además de ser el único derivado directo del azúcar y el ingrediente número uno en los caramelos sin azúcar.
La isomaltulosa es un carbohidrato totalmente digerible y de bajo índice glucémico que proporciona energía prolongada en forma de glucosa. Los derivados del arroz de Beneo incluyen ingredientes naturales y ecológicos como harinas, almidones, salvado, jarabes, proteínas y concentrados.
Por otra parte, el gluten de trigo Vital mejora el volumen, la estabilidad y la textura de los productos horneados y puede también ser usado como fuente de proteína para hacer alguna alegación nutricional de contenido. 
La compañía opera en sectores como el de los lácteos, confitería, panadería, cereales, alimentos para bebés, bebidas, etc. Iturbe destaca que “nos consideramos pioneros en las inversiones en I + D.  Beneo y sus unidades de negocio han invertido en investigación en nutrición durante más de 20 años y está trabajando estrechamente con los principales expertos en sus campos. Nuestro compromiso con una base científica sólida está, entre otros, demostrado por el hecho de que nuestra inversión en I + D (porcentaje del volumen de negocio) es 10 veces superior a la del promedio de la industria alimentaria europea. Nuestro compromiso se refleja también en la fundación del Beneo Institute, creado para dar apoyo en cuestiones nutricionales, científicas y de regulación a sus socios de la industria durante el desarrollo de productos más equilibrados y saludables”.

Todos pendientes de las decisiones de la EFSA
Miren Iturbe también explica la postura de Beneo respecto al Reglamento de Declaraciones Nutricionales y Alegaciones de Salud diciendo que “nuestra empresa reconoce el valor que tiene la idea original de proteger e informar a los consumidores. Como pioneros en la inversión en I + D, creemos firmemente en el valor de las alegaciones científicamente fundamentadas, que sean fáciles de entender por los consumidores y no induzcan a error. La tasa de rechazo (83%) muestra, sin embargo, que la EFSA adopta un enfoque que aún no se conoce”.
“Los “ganadores” a día de hoy son las vitaminas y los minerales. Éstos fueron aceptados por la EFSA sobre la base de conocimiento de libros de texto, es decir, se asumió un consenso científico establecido para la sustanciación, y no fueron sometidos a un proceso de evaluación detallada. Si nos fijamos en el resto de las alegaciones, sólo una pequeña minoría obtuvo un dictamen positivo”.
Iturbe añade además que “si se entra en detalles y se analizan los tres lotes de dictámenes de la EFSA, uno se da cuenta de que, en esencia, se aprueban alegaciones de tipo medicinal, ingredientes bioactivos con parámetros clínicos. Aunque, por supuesto, es importante que este tipo de alegaciones se puedan hacer en Europa, existe una preocupación creciente sobre el hecho de que una parte sustancial de los resultados de la investigación en nutrición y de los conceptos nutricionales que apoyan un estilo de vida saludable que se han establecido en las últimas décadas no cuadran con este enfoque medicinal. En consecuencia, el consumidor no tendrá la oportunidad de beneficiarse de esta investigación sobre nutrición de alta calidad, ya que no se puede comunicar. Esta es nuestra principal preocupación”.
Por último, Miren Iturbe valora el estado del sector de ingredientes y comenta que están observando un creciente interés de los consumidores por un estilo de vida sano y equilibrado, impulsado no sólo por el propio bienestar, sino también por el número cada vez mayor de enfermedades, en parte causadas por una alimentación no adecuada. Esta tendencia va de la mano de un interés creciente por temas relacionados con la alimentación tales como “salud digestiva”, “salud de los huesos”, “energía y rendimiento”, y “control del peso”. Por otra parte, tendencias recientes, tales como “libre de” o “natural” apoyan la demanda de una alimentación sana y beneficiosa.
“Aunque la situación de la reglamentación en la industria alimentaria europea parece ser más compleja y exigente, creemos que los ingredientes funcionales en particular serán útiles para el desarrollo de productos innovadores, atendiendo así a las demandas de los consumidores antes mencionadas, a la vez que se mejorarán los sabores y las texturas. Por otra parte, vemos la innovación como clave para la industria alimentaria. Durante el proceso de desarrollo de nuevos productos, Beneo ofrece servicios de apoyo tales como su conocimiento en aplicación y tecnología, la comprensión del mercado y del consumidor, los conocimientos sobre las alegaciones de salud y las cuestiones reglamentarias, así como el desarrollo de conceptos”, comenta.

Aumento de lanzamientos contra la crisis
Como hemos visto, la mayor parte de las compañías del sector han apostado por ampliar sus carteras de productos con el fin de vencer la crisis, ofreciendo nuevos productos a los consumidores. Otra destacada empresa del sector, Altaquímica, tiene un amplio portafolio compuesto por numerosos productos:
-Naturales: arroces y legumbres deshidratados precocidos. Vegetales deshidratados: tomate (licopeno), zanahoria y espinaca, brécol, ajo etc. Frutas deshidratadas ricas en vitamina C e infusionadas con efectos antioxidantes como los arándanos rojos y azules. También cuenta con otros productos deshidratados ricos en resveratrol como la piel de uva y el vino tinto.
-Ácidos grasos poliinsaturados con contenido en omega 3 y omega 6 como el ácido linoleico.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas