Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Alimentos infantiles innovación, calidad y conveniencia

Léalo en 17 - 22 minutos
Léalo en 17 - 22 minutos

La demanda de alimentos infantiles en nuestro país ha venido registrando un crecimiento constante durante los últimos años, debido fundamentalmente al incremento de la población menor de 3 años. Las empresas que elaboran estos productos se caracterizan por un fuerte carácter innovador, orientado a lograr productos de mayor calidad, obtenidos, en su inmensa mayoría, a partir de las investigaciones realizadas por los propios fabricantes que destinan cuantiosas inversiones a través de sus departamentos de I+D+i. Estamos ante un sector marquista donde las multinacionales tienen un papel preponderante en un mercado donde empiezan a aparecer también alimentos ecológicos

Este periodo de bonanza que ha venido registrando el mercado de alimentos infantiles podría estar a punto de concluir ya que, tras un periodo de 10 años de continuo incremento, la natalidad se frenó el pasado. En 2009, el número de nacimientos bajó en España el 5% hasta los 492.931, frente a los 518.503 de 2008, mientras la tasa de natalidad descendió hasta los 10,7 nacidos por cada 1.000 habitantes, según los datos de la encuesta Movimiento Natural de la Población elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según la misma fuente, esta caída se debe a una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil y a una menor fecundidad, ya que, de hecho, el número medio de hijos por mujer bajó hasta 1,4 (1,5 en 2008). En el caso de las españolas, la tasa de fecundidad pasó de 1,4 a 1,3 y entre las extranjeras de 1,8 a 1,7. Factores como la disminución del número de inmigrantes, el aumento de la tasa de paro y las malas perspectivas económicas puede hacer que esta caída se acentúe en los próximos años.
A la espera de la evolución de la natalidad en el futuro inmediato, la realidad es que los datos recogidos por el INE sitúan en 2,4 millones el número de niños con edades comprendidas entre los 0 y los cuatro años, frente a los 2,3 millones del año anterior. Se trata de los potenciales consumidores de los alimentos infantiles cuya producción habría seguido creciendo en el último año. En base a los datos que maneja el sector, el consumo de alimentos infantiles habría mantenido durante 2009 su línea ascendente llegando a superar las 70.000 toneladas comercializadas, valoradas en cerca de 590 millones de euros, cifras que suponen incrementos de algo más del 3% en volumen y por encima del 7% en valor, respecto al año anterior. Alrededor del 21% del gasto medio por bebé se destina a la adquisición de alimentos. La leche infantil sigue siendo la reina indiscutible de la categoría, ya que no existen referencias que puedan sustituirlas, y las que registran unas mayores tasas de crecimiento con porcentajes cercanos al 10% tanto en volumen como en valor.
Durante los últimos años se han incrementado de manera significativa en nuestro país los niveles de consumo de alimentos infantiles y en la actualidad se encuentran en un nivel similar al del resto de los países europeos, con la excepción de los tarritos, cuyas ventas son sensiblemente inferiores a la media europea y presentan interesantes perspectivas de crecimiento debido a la reducción de la disponibilidad de tiempo para preparar la comida a los más pequeños y lo práctico que resultan estos productos en estos casos. Se considera que los consumos de leche infantil en España se encuentran en torno a los 30 kilos por niño y año, mientras que en el caso de las tarritos se llega a los 43 kilos y en el de las papillas se alcanzan los 35 kilos.

Dos canales para un mismo producto
La distribución comercial de los alimentos infantiles se realiza a través de dos canales claramente diferenciados. Si en un principio eran las farmacias las que acaparaban la totalidad de las ventas de estos productos, en los últimos años ha irrumpido con fuerza la distribución moderna arañando, año a año, cuota de mercado con unos precios muy competitivos. Se puede decir que en la actualidad, el libreservicio absorbe un porcentaje cercano al 70% del total de las ventas de alimentos infantiles en volumen, mientras que las farmacias representan algo más del 25%, correspondiendo el resto a las parafarmacias. Respecto al valor, esos porcentajes varían ya que las ventas del libreservicio representan algo más del 52% del total, seguido por las farmacias, en torno al 40-45% y las parafarmacias que suponen alrededor del 5%. La hegemonía de la distribución moderna en este sector se basa claramente en los tarritos ya que acaparan más del 80% de todas las ventas. Además, dominan también las ventas de papillas, con porcentajes en torno al 65% del total, mientras que en las leches infantiles suponen algo más del 45%. En este último caso, las farmacias mantienen una leve preponderancia, ya que su porcentaje de ventas se aproxima al 50%, mientras que las parafarmacias representan el 5% restante.

 

La leche líquida y los potitos los únicos que crecen
Según los datos recogidos por la consultora SymphonyIRI, que analiza las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados y dotados con escáner, correspondientes al TAM de abril de 2010, la leche infantil volvió a ser el alimento más adquirido en este tipo de establecimientos durante el último año. Las ventas ascendieron a 47.548 toneladas (+10,8%), valoradas en 125 millones de euros (+2,1%). El mayor volumen correspondió a la leche líquida con 42.466, 1 t (+12,2%) y 60,2 millones de euros (+12,7%), mientras la leche en polvo sumó 5.082 t (-0,1%) y 64,8 millones de euros (-6,1%). La mayor demanda dentro de la categoría de leche en polvo correspondió a la leche de continuación con 3.137,9 t (-4,2%) y 36,7 millones de euros (-12,3%), representando el 61,7% del volumen y el 56,6% del valor. Le sigue la leche de inicio con 1.594,1 t (+4,7%) y 23,3 millones de euros (+1,7%) que absorbieron el 31,4% del peso y el 35,9% del importe abonado. La oferta la completó la leche de crecimiento con 350 t (+19,8%) y 4,9 millones de euros (+13,9%).
Los potitos son, junto a las leches infantiles, las únicas categorías de alimentos infantiles que registraron crecimientos durante el periodo analizado. Las ventas de potitos alcanzaron un total de 28.987,3 t (+4,9%) y 122,1 millones de euros (+8,9%), con subidas en las tres categorías analizadas, base carne, frutas y postres y resto bases. Así, los tarros con base de carne sumaron 10.295 t (+5,6%) y 41,1 millones de euros (+3,6%). Representan el 35,5% del volumen y el 33,7% del valor total de los potitos vendidos. Por tipos de carne, los de base ternera alcanzaron los 4.239,1 t (+3,5%) y 16,1 millones de euros (+1,2%), los de ave totalizaron 5.139,3 t (+8,4%) y 21,5 millones de euros (+6,4%), mientras los del resto de carnes se mantuvieron prácticamente estables con 916,7 t (+0,1%) y 3,6 millones de euros. Los potitos con base frutas y postres sumaron 12.275 t (+1,5%) y 52,5 millones de euros, que supone el 42,3% del volumen y el 43% del valor de todos los tarros comercializados. El mayor volumen correspondió a los de base fruta con 10.341,6 t (+1,4%) y 41,5 millones de euros, mientras los postres sumaron 1.933,1 t (+2%) y 11 millones de euros (-1%). Por último, los englobados en la categoría de resto de bases sumaron 6.417 t (+10,8%) y 28,5 millones de euros (+9,4%). Destacan los que tienen como principal ingrediente el pescado con 3.126,4 t (+7%) y 13,1 millones de euros (+5,6%), que suponen el 48,7% del volumen y el 45,9% del valor, y los que se sustentan en la verdura con 2.576,8 t (+20,9%) y 11,8 millones de euros (+20,4%), que representan el 40,2% del peso y el 41,2% del importe abonado.
La tercera categoría de alimentos infantiles en importancia tanto en cantidad como en importe monetario es la de papillas para bebé. En el periodo analizado totalizaron 12.458,3 t y 55,2 millones de euros, con descensos del 7,2% en volumen y del 7,3% en valor, respecto al año anterior. Lideran el segmento las papillas en polvo con un total de 8.048 t (-4,6%) y 38,8 millones de euros (-5,1%). Representaron el 64,6% del volumen y el 70,3% del valor. El mayor peso correspondió a las papillas no lacteadas con 8.002,6 t (-5%) y 38,6 millones de euros (-5,4%), mientras las lacteadas, a pesar de los importantes aumentos registrados, apenas alcanzaron 45 t, valoradas en 201.882 euros. Por su parte, las papillas líquidas sumaron 4,4 millones de litros (-11,6%) y 16,4 millones de euros (-12,4%).
La última gama de alimentos infantiles analizada agrupa a los zumos y otros alimentos infantiles que vio descender sus ventas un 15% hasta los 623.897 litros por los que se abonaron 2,6 millones de euros (-20,6%). El segmento de mezcla de frutas sumó 592.736 litros (-13,8%) y 2,5 millones de euros (-19,4%), el 95% del volumen y del valor. Por lo que respecta al resto de alimentos, totalizaron 5.474 t (-0,1%) y 34 millones de euros (-3,8%). La mayor demanda correspondió a los yogures para bebés con 5.194,2 t (-2,7%) y 32,4 millones de euros (-3,9%), representando el 94,9% del volumen y el 95,2% del valor de la categoría. Se comercializaron también 102 t (+0,1%) de galletas, por importe de 907.099 euros (+5,7%), y 177 t (-27,5%) y 726.488 euros (-15,9%) de productos como infusiones o cacao.
Los supermercados grandes (superficie comprendida entre los 1.000 y los 2.500 metros cuadros) absorben la mayor parte de las ventas de alimentos infantiles que se realizan en la distribución en todas las categorías, tanto en volumen (41% de la leche infantil, el 39,7% de potitos, el 35,5% de papillas y el 39,8% de zumos y otros productos), como en valor (36,7% de leche, 39,9% potitos, 36,3% papillas y 40,2% zumos y otros). Después figuran los hipermercados que absorbieron el 31% de la leche, el 26,4% de potitos, el 32,4% de papillas y el 23,8% de zumos y otros, en peso, y el 35% de leche, el 27,3% de potitos, el 31,9% de papillas y el 23,5% de zumos y otros en lo referido al dinero abonado por su adquisición. Por áreas geográficas, la zona sur domina todas las categorías, papillas (27,2% volumen y 26,6% valor), potitos (34% y 33,7%), leche infantil (29,8% y 26%) y zumos y otros (25,9% y 25,8%). Le sigue la centro-este en papillas (15,6% en peso y 15,2% en importe), potitos (19,8% y 19,9%), leche infantil (20,9% y 18,6%) y zumos y otros (18,1% y 18,3%). En tercer lugar el área metropolitana de Madrid con el 13% del volumen y 13,2% del valor en papillas, el 11,4% y 11,5% en potitos, el 10,3% y 13,1% leche infantil y el 12,9% en peso y el 13,1% en euros de zumos y otros productos, respectivamente.

Grandes grupos y poco peso de las marcas de la distribución

La concentración y el dominio de grandes grupos multinacionales son los dos rasgos más característicos del sector empresarial dedicado a la alimentación infantil en España y, en general, en los países de nuestro entorno. Junto a estos grandes grupos aparecen también algunos especialistas con ofertas específicas con las que consiguen porcentajes de ventas significativos, y también empresas de sectores afines, como el lácteo, intentando arañar cuota de mercado. Se trata de un mercado donde la marca inspira confianza y en el que, hasta ahora, las enseñas de la distribución tienen escasa presencia con una participación inferior al 1%. Una constante de los dominadores de esta categoría es la apuesta permanente por la innovación, la diversificación de la oferta y los productos de conveniencia, buscando la diferenciación y tratando de ofrecer la mejor relación calidad-precio. Esto lleva a las empresas a lanzar nuevos productos al mercado de forma periódica alimentos seguros, prácticos y cómodos, con la salud (nutrición equilibrada) como factor de peso, donde los productos listos para tomar tendrán un amplio recorrido, y buscando nuevos momentos de consumo para hacer crecer el mercado.
Una de las empresas con mayor presencia en el mercado de alimentos infantiles, fundamentalmente en tarritos, Hero España, junto a Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), ha lanzado Hero Crecer Asturiana, una nueva leche de crecimiento, para niños a partir de 1 año, con un aporte de proteínas adecuado (13 vitaminas), prebióticos (efecto bífidus) y sin azúcares añadidos. Además, Hero ha ampliado su oferta con los tarritos Hero Merienda, para bebés a partir de seis meses, elaborados con 100% de frutas, galletas y vitamina C, y con Hero Recetas Caseras que recuperan todo el sabor de los platos de siempre como lentejas, cocido y guisos de pollo y de pescado. Tienen bajo contenido en grasa y sal y sin trocitos.
Otro de los operadores que también ocupa posición de liderazgo en este mercado, Nestlé, ha desarrollado el sistema “Naturnes”, una nueva generación de alimentos infantiles cuyos ingredientes son cocidos al vapor por separado, conservando las propiedades nutritivas de los ingredientes prácticamente intactas y obteniendo un sabor muy natural. Se trata de una línea que se presenta en un envase de boca ancha, ligero e irrompible, que se puede cerrar y volver a guardar en la nevera y con un film plástico para usarlo en el microondas. La gama incluye comidas completas, frutas, frutas con trocitos y cena. Por otra parte, ha lanzado los nuevos cereales infantiles Nestum Plus con el exclusivo probiótico BL y Prebio1, una combinación de fibras naturales que promueven el óptimo funcionamiento del sistema digestivo y ayudan a reforzar las defensas naturales del organismo.
La multinacional Danone también cuenta con una importante presencia en este mercado con sus marcas Milupa y Bledina. Recientemente ha lanzado al mercado Miluchef/Bledichef, una gama de recetas aptas para calentar en microondas presentada en una cazuela de 200 g, Milupa Petit, que aporta calcio a la dieta del bebé en tarrina de plástico de 6 unidades de 60 g, las recetas de Mamá de Milupa basadas en platos de la cocina mediterránea, y Frutapura, puré de fruta sin aditivos, conservantes ni azúcar añadido. La multinacional francesa cuenta en su catálogo de alimentos infantiles con la gama Nutricia Almiron, integrada en la multinacional francesa tras la adquisición del grupo Numico que le situó como segundo productor mundial de alimentos infantiles. Incluye leches, cereales, galletas e infusiones que en este caso comercializa, fundamentalmente, a través del canal farmacia.
También ha ampliado su oferta Puleva con Puleva Peques Papiya!, la primera papilla lista para tomar con cuchara para bebés a partir de 6 meses. Elaborada con cereales y leche de continuación y enriquecidas en calcio, hierro y vitaminas A, D, E, B2, facilitan su absorción intestinal. No necesita preparación, está lista para tomar, pudiéndose consumir a temperatura ambiente o calentar directamente en el microondas (45 segundos) y se presenta en tres variedades, cereales sin gluten, multicereales y multicereales con miel.

También productos ecológicos
La demanda de productos ecológicos se ha hecho un hueco también en la alimentación infantil. Así, podemos adquirir la gama Biobaby (leche, zumos, infusiones, galletas, menús y potitos) elaborada a partir de productos procedentes de la agricultura biológica, que se distribuye a través de una tienda online también en Europa y América. En libreservicio se ha abierto un hueco la marca Hipp Biológico. Una gama de productos de alimentación infantil elaborados por Hipp a partir de ingredientes procedentes de la agricultura y la ganadería biológica alemana, en la que viene trabajando desde 1956, y que incluye papillas, leches, tarritos y zumos.

Especialistas en farmacia
Si bien podemos decir que las empresas y marcas comentadas hasta ahora tienen en el canal de alimentación su principal mercado, existen otro buen número de operadores que optan decididamente por el canal farmacia. Entre éstos, se encuentra Laboratorios Ordesa que ha puesto en el mercado su nuevo complemento nutricional Symbioram. Combina en su composición prebióticos, como células vivas funcionales, y prebióticos, compuestos de origen vegetal que actúan como fibra alimentaria soluble, pudiendo ser utilizados como alimento por lactobacilos y bifidobacterias para su crecimiento y desarrollo. Incluye L- Glutamina, zinc y vitaminas del grupo B. Favorece la recuperación de una flora intestinal saludable tras procesos como diarreas, infecciones, tratamientos con antibióticos y trastornos de la alimentación, y ayuda a reforzar las defensas naturales del organismo. La compañía ocupa una posición muy destacada en España en los mercados de infusiones infantiles y de cereales/papillas infantiles, con la marca Blevit, y en el de leches infantiles con la marca Blemil. En esta última categoría ha lanzado Blemil plus 3 crecimiento con cereales que incorpora 8 variedades de cereales dextrinados asegurando el adecuado aporte de energía, proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Además, su contenido en cereales (28%) resulta una excelente fuente de energía y complementa el aporte de nutrientes.
Por su parte, Alter Farmacia ha presentado Nutriben Desayuno, nuevos cereales con leche y fruta, elaborados siguiendo la dieta mediterránea, para niños mayores de 12 meses, con un mayor contenido en calcio, hierro, vitaminas y minerales, y menor contenido de grasas. Mientras, Nutrición & Santé Iberia ha lanzado la papilla Sanutri Multicereales Fibra Plus, un nuevo producto con efecto bífidus para bebés a partir de los 6 meses. Está elaborada con cereales integrales, fructooligosacáridos y miel, y enriquecida con calcio, hierro, fósforo y 12 vitaminas y no necesita añadir azúcar. Favorece la función intestinal, siendo también indicada en casos de estreñimiento. Además, ha presentado la gama Natur, leches en polvo ideadas para que el bebé reciba el aporte necesario de nutrientes acorde con cada etapa de su desarrollo. Las dos presentaciones, Sanutri Natur 2 (leche de continuación) y Natur 3 (leche en polvo a partir del primer año) con hierro microencapsulado, incluyen una fórmula que garantiza una mayor absorción (un 40% más).
Por lo que se refiere al comercio exterior de alimentos infantiles, este era tradicionalmente favorable para nuestro país pero esa situación está cambiando. Durante 2008, últimos datos conocidos, las importaciones rondaron las 195.500 t (+10,5%), mientras las exportaciones se mantuvieron prácticamente estabilizadas en torno a 182.800 t. Fue el primer ejercicio del comercio exterior de alimentos infantiles con saldo negativo para España. Con todo, se trata de datos aproximados ya que estamos en un mercado liberalizado y donde operan grandes multinacionales con unidades de producción en numerosos países.

Publicado en el número 71 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas