Altaquímica toma la distribución de Bressmer en España y Portugal

La compañía distribuidora de materias primas e ingredientes para las industrias alimentaria y farmacéutica, Altaquímica, ha sumado a su cartera la distribución exclusiva para España y Portugal de la compañía alemana Bressmer, fabricante de aceites y grasas en polvo. La gama de productos que representará Altaquímica en el mercado ibérico está integrada por: aceite de semillas; aloe vera; aceite de albaricoque; aceite de semilla de algodón; aceite de semilla de borraja; CLA; aceite de cardo; aceite de pescado 18/12 (18% de EPA / DHA 12%); aceite de pescado 50-18/2 (mínimo 50% de contenido de aceite; aceite de pescado 4000; aceite de semilla de cáñamo; aceite de coco; aceite de krill; aceite de semilla de calabaza; aceite de salmón; ácido linoleico; MCT (triglicéridos de cadena media); aceite de onagra; aceite de oliva; omega 3; aceite de palma; oleína de palma; aceite de colza; aceite de soja; aceite de girasol; aceite de semilla de uva, y aceite de germen de trigo, todos ellos en polvo.

Bressmer prima la calidad en la elaboración de su amplia gama de productos, respaldada desde 2007 por la certificación International Food Standard (IFS), en su nivel más alto.

Esta incorporación enriquecerá el catálogo que Altaquímica ofrece a sus clientes con nuevas soluciones que facilitarán sus formulaciones, ya que según destaca Joaquín Monleón, director comercial de la empresa, “las grasas microencapsuladas brindan una alternativa tecnológica para incorporar aceites y grasas saludables a mezclas alimentarias, ya sea en la fabricación de sopas, purés y complementos nutricionales, como también para la alimentación clínica”.

La microencapsulación es una técnica que se aplica para preservar y proteger ingredientes creando micropartículas que envuelven materiales sólidos, líquidos o gaseosos. Ésta es una herramienta útil para incorporar aceites y grasas altamente saludables como el aceite de oliva virgen extra o aceites ricos en ácidos grasos poliinsaturados como omega 3 y 6, en mezclas alimentarias sólidas, sin perder los beneficiosos efectos cardiovasculares e inmunológicos para el organismo que tienen en su estado líquido. Una importante ventaja, según destacan desde Altaquímica es que “las grasas microencapsuladas superan el proceso de digestión y se absorben en igual medida que los homólogos líquidos y por tanto los beneficios que aportan las grasas buenas al organismo no se pierden en el proceso de transformación”.

Además de conservar los beneficios saludables de los aceites y grasas, “no debemos olvidar las ventajas tecnológicas de esta técnica. Con la obtención de aceites y grasas en estado sólido, se ve favorecida la manipulación de éstos y permite su aplicación en mezclas sólidas, cosa que no es posible en su estado original”.

Asimismo, la microencapsulación permite enmascarar los sabores desagradables de algunos aceites, protege la grasa de la humedad, de procesos oxidativos, de metales etc., aportando estabilidad a las grasas y alargando de forma considerable su vida útil que, en algunos casos, se ve aumentada hasta 20 veces.

“Todas estas ventajas comportan una reducción de costes para el sector alimentario y por ello los aceites y grasas en polvo son la mejor opción tecnológica en mezclas sólidas que existe actualmente en el mercado. Todo ventajas, cero inconvenientes”, concluye Monleón.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario