Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Andrés Benezet, director de I+D de Anvisa

Léalo en 18 - 23 minutos
Léalo en 18 - 23 minutos

Anvisa es un fabricante de mezclas de preparados y coadyuvantes tecnológicos para la industria alimentaria, con especial presencia en el sector cárnico, que tal como señala en esta entrevista su director de I+D, Andrés Benezet, “desde su creación, se ha caracterizado por un crecimiento progresivo, con ampliación constante, tanto de personal como de instalaciones y medios instrumentales, con el objetivo de poder ofrecer una respuesta adecuada a las necesidades cambiantes del mercado”


¿Cuáles han sido los hitos más importantes en la historia de la empresa?

-Anvisa nace Madrid en septiembre de 1978 con tres socios fundadores con una amplia experiencia técnica y profesional en el sector cárnico, al que actualmente van dirigidos más del 90 % de los elaborados de la compañía. Pronto sus instalaciones iniciales, se quedan insuficientes para el desarrollo de las actividades, y es en 1984 cuando se produce el traslado de las mismas al municipio madrileño de Arganda del Rey. En este mismo año comienzan mis relaciones laborales con la empresa, creándose por iniciativa del director general, el Departamento de Investigación y Control de Calidad, que conlleva la instalación de unos laboratorios tanto para el análisis físico-químico como microbiológico de materias primas y productos terminados, dando también servicio a nuestros clientes mediante las analíticas realizadas a sus productos. Asimismo, se crea un fondo documental enfocado a la industria alimentaria y muy especialmente al sector cárnico, A través de dicho departamento, se comienzan a actualizar, ordenar, y codificar los procedimientos y actividades de la empresa de acuerdo a las normas internacionales, lo que culmina en 1997, con la obtención de la Certificación del Sistema de Calidad bajo Norma EN-UNE:9001 en cuanto al diseño, la producción y la venta de coadyuvantes tecnológicos y especias alimentarias, con el número de registro ER 0552/1997. Dicho registro se mantiene en la actualidad, habiendo superado las correspondientes auditorías de renovación y adaptación a la norma actual EN-ISO 9001:2008.
A la filosofía de la empresa, que podríamos resumir en asumir los principios de la Gestión de la Calidad, como principios de gestión de Anvisa, atendiendo a la satisfacción del cliente, la satisfacción de los empleados y la utilización de la información en las decisiones, pronto nos impusimos unos nuevos retos. Todo ello, encaminado a  ser reconocidos como empresa líder tecnológico y comercial en el sector; introducirnos en nuevos sectores de la alimentación y disponer de un equipo técnico de ventas de reconocido prestigio.
En 1988 y tras una autoevaluación de la empresa, se puso de manifiesto la existencia de una gestión tradicional de los procesos, fragmentados en tres áreas de responsabilidad (Administración, Comercial y Técnica). Teniendo en cuenta nuestra visión de la empresa como líder tecnológico y considerando dos criterios de importancia, uno orientado al cliente y otro a la organización, la Dirección de Anvisa identificó y llegó a la conclusión de que de los procesos expuestos, los clave serían: I+D,  Ventas, Fabricación y Asistencia técnica al cliente. Así, se decidió integrar los procesos en un área técnica, con I+D y Fabricación bajo un mismo nivel de supervisión, lo que facilita la comprensión de “un solo proceso”, y otra área comercial, que aúna Ventas y Asistencia técnica al cliente. De este modo, bajo una supervisión única se aseguraba la satisfacción de nuestros clientes, como objetivo final, tanto a las necesidades relativas a nuestros preparados como al asesoramiento en cuanto a su utilización y otros temas como legislativos, pruebas, ensayos, etc.
A la vista del éxito obtenido con esta integración inicial, la Dirección de Anvisa optó por una segunda integración de procesos, unificando las áreas Técnica y Comercial bajo un mismo nivel de supervisión por la Dirección General, con una gestión integrada. Esta integración de los procesos supuso para Anvisa en el año 1998, la aceptación a la candidatura al Premio Principe Felipe de excelencia industrial.

¿Cuáles son las actuales dimensiones de la compañía?

-Nuestra sede, ubicada en Arganda del Rey, está constituida por dos naves conjuntas sin paramento separador con una superficie en torno a los 1.600 m2. Las instalaciones cuentan con laboratorios de histología, cromatografía y microbiología; biblioteca y oficinas, con una superficie de 250 metros cuadrados, en la entreplanta. En la planta baja se sitúa el laboratorio de físico-química de 70 metros cuadrados y un local destinado a planta piloto de 50 m2 para investigación y desarrollo de los productos elaborados. En la parte posterior, se dispone de un recinto de oficinas donde se sitúan los despachos de Administración y Dirección con una superficie de 250 metros cuadrados. Asimismo, y como ampliación de instalaciones, desde 2002 contamos con una nave unida a las anteriores con una superficie aproximada de 1.000 metros cuadrados que en su conjunto comportan una superficie total en torno a los 2.600 metros cuadrados. La zona de elaboración de productos ocupa una superficie aproximada de 700 metros cuadrados, en la que se encuentran instaladas cinco líneas de mezcla y dosificación con una capacidad productiva actual en torno a 4.000 t. El resto de la superficie está destinado a los almacenes de materia prima y producto terminado con una capacidad de almacenamiento en torno a los 300.000 kg, respectivamente.
Anvisa cuenta también con un almacén de distribución de productos en Salamanca, con una superficie de 200 metros cuadrados y una capacidad de almacenamiento de 50.000 kg.
En cuanto a los datos económicos referidos al ejercicio 2010, la firma resgistró unas ventas de 7,45 millones de euros, con unas exportaciones de 0,22 millones, principalmente dirigidas a los países del Este. Nuestra plantilla está integrada por 37 personas, con un perfil altamente cualificado, siendo más del 30 % del personal técnico, titulados superiores.

¿Qué principales gamas de productos integran su catálogo y a qué segmentos de la industria alimentaria se dirigen?
-Anvisa es fabricante de mezclas de ingredientes y coadyuvantes tecnológicos destinados a la industria alimentaria. Desarrolla una gran gama de preparados entre los que destacan los dirigidos a la industria cárnica, con formulaciones completas y perfectamente equilibradas para la elaboración de todo tipo de productos:  frescos, adobados, crudos curados, tratados por el calor y salazones cárnicas. Disponemos de una serie de formulaciones estándar y también colaboramos con nuestros clientes en la preparación de fórmulas a la medida. Asimismo, en los últimos años hemos desarrollado una serie de formulaciones destinadas al sector de los platos cocinados, tales como productos empanados, rebozados, salsas, y platos preparados cárnicos.

¿Qué características diferenciales tienen sus productos?
-En Anvisa, desde sus comienzos, hemos entendido que en el valor añadido de nuestros elaborados, además de los controles tanto de materias primas, homologación de proveedores y el conjunto de procesos mediante los cuales éstas se transforman en producto terminado, era imprescindible el contacto directo con nuestros clientes con el fin de aportarles la tecnología necesaria para el desarrollo de sus elaborados y aportando soluciones a problemas específicos. Por ello, siempre hemos ofrecido formulaciones personalizadas, y envasados específicos en función de las necesidades y medios tecnológicos de cada cliente.

¿Qué importancia tiene para Anvisa su departamento de I+D+i?
-El papel de la Dirección General ha sido un factor determinante en el proceso innovador de la empresa, proporcionando liderazgo y transfiriendo objetivos claros y visión de importancia del proyecto. El departamento de I+D ha sido una base fundamental en el desarrollo y evolución de la empresa, efectuando a través de sus laboratorios, el control de materias primas, productos terminados y apoyando a la red comercial en cuanto a las necesidades de sus clientes.
Este departamento participa en la gestión de la calidad siendo el representante de la Dirección General para la gestión del Sistema de Aseguramiento de la Calidad, con todas las funciones que ello conlleva. El departamento de I+D+i colabora en programas de investigación a nivel nacional y de la Unión Europea, al tiempo que está presente en los diferentes congresos y reuniones científicas del sector, habiendo presentando diversa comunicaciones, siempre dentro del tema alimentario, que posteriormente son publicadas en revistas especializadas. Además, profesionales del departamento, han actuado como profesores en cursos de contenido alimentario, patrocinados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), así como otros a nivel nacional. Cabe destacar que Anvisa colaboró, en octubre de 1999, en La Habana, en los encuentros Hispano Cubanos sobre el desarrollo del Cerdo Ibérico Criollo.

¿En qué desarrollos están trabajando actualmente?
-Considerando las tendencias en relación con los alimentos, que parecen apostar por el regreso a los productos “naturales” y “saludables” con menos grasas, sal y azúcar, en la actualidad estamos trabajando en el desarrollo de nuevas formulaciones para la elaboración de productos cárnicos con menos cantidad de cloruro sódico.
Para la elaboración de productos cárnicos bajos en contenido de grasa estamos estudiando diversos sustitutos de la misma como pueden ser las proteínas y/o los hidratos de carbono, en la elaboración de embutidos crudos curados. En cuanto al contenido de cloruro sódico, estamos desarrollando fórmulas alternativas en la elaboración de productos cárnicos tratados por el calor, sustituyendo parte de este compuesto por cloruro potásico y/o magnésico.

¿2011 ha sido un buen ejercicio para la innovación en Anvisa?
-Durante el ejercicio pasado, se han realizado un total de 73 desarrollos de formulaciones relacionados con la elaboración de productos cárnicos, de las cuales 42 han correspondido a nuevas formulaciones y el resto a modificaciones de adaptación de las ya existentes, cumpliéndose en este sentido los indicadores y objetivos de gestión establecidos por la empresa.

¿Cómo valora la evolución del sector de ingredientes a nivel general en el último año?
-El sector de ingredientes en la industria alimentaria ha crecido económicamente en este último año, probablemente debido al incremento de precios de las materias primas así como al aumento del coste de la energía. Asimismo, el desarrollo de nuevos productos en el sector alimentario, ha condicionado el uso de una gran gama de ingredientes para satisfacer estos requerimientos.
Existen en la actualidad una serie de tendencias que marcan el sector alimentario,  como son la demanda de productos más “simples” en cuanto a la reducción de ingredientes, más “naturales” en cuanto a la naturaleza de los mismos (colorantes, antioxidantes, aromas naturales) y más respetuosos con el medio ambiente, en detrimento de aditivos sintéticos como conservantes y edulcorantes.
Por otra parte la gran preocupación del consumidor por la salud, ha contribuido a la elaboración de productos bajos en grasa, sal, azúcar, etc, así como los denominados funcionales, que han marcado la demanda de gran cantidad de ingredientes tales como emulsificantes, hidrocoloides, edulcorantes, vitaminas, minerales, derivados de soja, ácidos grasos omega 3, 6, probióticos, prebióticos y procedentes de fuentes naturales.
En otro sentido, hay que tener presente el incremento que se ha producido en cuanto a la producción de alimentos libres de componentes alérgenos. El mayor crecimiento se ha observado en los alimentos libres de gluten y en derivados lácteos. Por último, existe una tendencia de futuro, para la elaboración de productos alimenticios que mejoren la salud.
El sector cárnico, al que nosotros fundamentalmente nos dirigimos, evoluciona adaptándose a las necesidades del mercado tales como el desarrollo de productos con bajo contenido en grasa, energía, sal, etc. y confeccionando nuevos formatos para el libre mercado, como es el caso de los productos loncheados. También evoluciona en busca de nuevos mercados en el exterior para garantizar su sostenibilidad.
Ante las dificultades que en el consumo han provocado los efectos de la crisis económica, muchas empresas del sector de alimentación han optado por la innovación como mejor opción para distinguirse de la competencia. Ello ha incidido en una mayor demanda de ingredientes: aromas, aditivos, coadyuvantes tecnológicos y enzimas alimentarios. En este contexto la actividad  de I+D+i del sector está atenuando el difícil momento económico y comercial, ya que se están desarrollando nuevos coadyuvantes tecnológicos. En consecuencia, el sector de preparados para la elaboración de productos cárnicos evoluciona paralelamente, desarrollando formulaciones adaptadas a dichos requerimientos.

En este escenario, ¿cuál ha sido la evolución de Anvisa en 2011?

-La actividad de I+D+i de Anvisa ha estado marcada por las nuevas exigencias legislativas que han entrado en vigor en los últimos meses, que han provocado el desarrollo de nuevas formulaciones y/o adaptación de las ya existentes, como ha sido el caso de:
La nueva regulación en el uso y declaración de ciertos colorantes (Reglamento CE 1333/2008), ha motivado la sustitución de colorantes sintéticos por otros de origen natural, dada la obligatoriedad de advertir en el etiquetado, en caso de utilizar ciertos colorantes artificiales, en concreto, amarillo anaranjado (E110), amarillo de quinoleína (E104), carnoisina (E122), rojo allura AC (E129), tartracina (E 102) y rojo cochinilla A (E 124), que “puede tener efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños”.
El Reglamento (CE) 1334/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos, aplicable desde el 20 de enero de 2011, según el cual la declaración de algunos extractos vegetales colorantes ha de ser tratada como ingredientes con características aromáticas.
El Reglamento 1334/2008, que sustituye la anterior Directiva 88/388/CE, incide especialmente en la clasificación de los aromas, su denominación y etiquetaje.
Por último la reciente aprobación del Reglamento (UE) 234/2011 de la Comisión, de ejecución del Reglamento (CE) 1331/2008 del Parlamento y del Consejo, por el que se establece un procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios, aplicable a partir del 11 de septiembre de 2011.
En cuanto a inversiones y nuevos mercados, la situación económica de carácter global que estamos viviendo en estos últimos años, no ha sido ajena en el proceso evolutivo de la empresa. El sector de las pymes, como es la nuestra, está severamente afectado por la actual crisis, lo que se constata en mayores dificultades para acceder al crédito, y con condiciones más exigentes. Por otra parte, se ha experimentado un aumento en el precio de las materias primas, lo que ha comportado que tanto los márgenes como la liquidez hayan dependido en gran medida de la capacidad para trasladar los aumentos de precio a nuestros clientes. En este marco, Anvisa, en el pasado ejercicio, ha optado más por la consolidación que por la ampliación, incrementando la fidelización de nuestros clientes, a través de nuestra asistencia técnica y mejora de servicios, lo que ha culminado en un aumento del grado de satisfacción de los mismos, obteniendo un indicador superior al 87 % de clientes muy satisfechos.

¿Cuáles han sido sus últimos lanzamientos y sus aplicaciones?
-Durante el pasado año, y atendiendo a una demanda de nuestros clientes, se han diseñado, desarrollado y validado diferentes formulaciones enfocadas a la elaboración de productos cárnicos sin componentes alérgenos (gluten, leche y derivados y soja esencialmente). Las principales ventajas han sido, sobre todo, el poder proporcionar una gama de elaborados cárnicos dirigidos a una población sensible a las intolerancias y alergias que estos ingredientes pueden causarle.

¿Qué importancia tiene la exportación para la compañía?
-No dejamos de considerar que la ampliación de mercados o la conquista de otros nuevos pueden incrementar los negocios de la empresa y en parte acelerar su evolución y crecimiento. La exportación, con éxito, acrecienta el negocio, establece nuevas vías comerciales y puede afianzar la prosperidad de la empresa adquiriendo un mayor prestigio e influencia.
No obstante y teniendo en cuenta nuestra visión comercial basada, no solamente en la fabricación de formulaciones para la elaboración de productos alimenticios, sino en la estrecha colaboración con nuestros clientes transmitiéndoles la tecnología necesaria y soluciones concretas para satisfacer sus necesidades y solucionar problemas, la decisión de la exportación implicaría, en la actualidad, un coste para la empresa en cuanto a investigación de mercados, recursos humanos para disponer de técnicos especializados en la elaboración de productos de los diferentes países, programas de capacitación, asimilación de nuevas tecnologías, adaptación de formulaciones y promoción internacional que en estos momentos, económicamente inciertos, nos impiden abordar estos proyectos.

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?
-Entendemos la gestión de la innovación cómo la organización y dirección de los recursos disponibles, tanto humanos como técnicos y económicos, con el fin de aumentar la creación de nuevos conocimientos, la generación de ideas que permitan obtener nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los ya existentes, y transferir esas mismas ideas a las fases de fabricación y comercialización  Cabe destacar que el concepto de innovación es un concepto amplio en el que cabría cualquier proceso, desde la innovación tecnológica a la innovación comercial pasando por la innovación organizativa.
Por ello hemos consideramos en la actualidad, interiorizar la innovación en su práctica de gestión, de forma sistematizada bajo normas internacionales en cuanto a terminología y definiciones, requisitos del sistema de gestión y sistema de vigilancia tecnológica de la I+D+i (UNE-166000, UNE-166002, UNE-166006), e integrarla dentro de nuestro Sistema de Calidad mediante acreditación a las normas de referencia.


Publicado en la revista Tecnifood núm.80 (marzo/abril 2012).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas