Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Antioxidantes, triunfo de lo natural

Léalo en 41 - 55 minutos
Léalo en 41 - 55 minutos

El mercado de antioxidantes ha hecho frente a la crisis mediante una labor continuada de I+D+i, encaminada especialmente a satisfacer con innovadores desarrollos la creciente demanda de sustancias que contribuyan a lograr alimentos con un etiquetado limpio

The antioxidant market has faced the crisis with continuous R+D+i work particularly aimed at using innovative developments to satisfy the growing demand for substances that help achieve foods with clean labelling

Le marché des antioxydants a fait face à la crise au moyen d’un travail continu de R+D+i, destiné essentiellement à satisfaire au moyen de développements innovateurs la demande croissante de substances contribuant à obtenir des aliments dotés d’un étiquetage propre

En una sociedad cada vez más consciente de la importancia de seguir unos hábitos saludables, la palabra “antioxidante” ha cobrado una especial relevancia, de modo que el consumidor busca cada vez más incluir en su dieta alimentos ricos en antioxidantes. Estas moléculas son capaces de retardar las reacciones de oxidación que pueden producir radicales libres, que contribuyen a la destrucción celular. Es por ello, que una dieta rica en antioxidantes, como polifenoles o tioles, previene el estrés oxidativo, asociado a las enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas.
De igual modo, la industria alimentaria, ve en estas sustancias, un elemento esencial para alargar la vida de los productos elaborados, tanto como para incrementar sus propiedades saludables.
En este ámbito, los antioxidantes podrían definirse como aquellas sustancias naturales o sintéticas que añadidas a los alimentos prolongan la frescura de los mismos, manteniendo su aspecto,  sabor y olor característico en condiciones idóneas, durante un largo período de tiempo, mediante mecanismos de inhibición de la oxidación de los algunos componentes susceptibles contenidos en los productos alimenticios, tales como: aceites, grasas y aceites esenciales.
En definitiva, según la consideración de Andrés Gavilán, presidente de AFCA (Asociación española de fabricantes y comercializadores de aditivos y complementos alimentarios), son los principales protectores de la calidad sensorial (índice organoléptico) y de la calidad técnica (índice fisico-químico) de los alimentos, que ayudan a mantener la calidad, la estabilidad y la durabilidad.
Están constituidos por aditivos naturales o sintéticos y por sustancias naturales, capaces de prolongar la vida útil del alimento a nivel sensorial, retrasando, previniendo o inhibiendo los fenómenos adversos que reducen la vida media sensorial de un alimento.

 

Mecanismo de protección y ventajas
En base a la estructura química molecular que poseen, aplicados a unas dosis mínimas establecidas por la legislación alimentaria vigente, impiden entre otras funciones tecnológicas, actuando sobre los “dobles enlaces o insaturaciones” (simbolizado así: >C = C< de las moléculas), que poseen algunos componentes del alimento:
. La aparición de rancidez.
. El desarrollo de óxidos.
. La formación de peróxidos.
. La formación de radicales libres.
. Otras acciones negativas similares perjudiciales para la frescura del alimento.
Entre las  ventajas adicionales que aporta el uso de los antioxidantes en los alimentos, cabe destacar su capacidad de evitar la pérdida de valor nutricional de las vitaminas y minerales contenidos en el alimento, que por su naturaleza y composición química son susceptibles de ser  oxidados. Por un lado, las vitaminas, al ser ricas en la presencia de dobles enlaces, también denominados  enlaces alquínicos y, por otra, los minerales, al existir algunos tipos de elementos químicos con “carácter reductor” (ávidos de atrapar oxígeno).
En cuanto a los efectos tecnológicos globales que imparten los antioxidantes en los alimentos cabe destacar los siguientes:
 . Eliminar el enranciamiento de los alimentos ricos en aceites y grasas o bien que contienen ingredientes que poseen insaturaciones, evitando la formación de óxidos y peróxidos.
. Mejorar el aspecto genuino de los alimentos.
. Evitar la aparición de malos olores, sabores y sedimentos en los alimentos de origen vegetal y de origen animal.
.  Evitar la aparición de decoloraciones parciales o totales de los alimentos.
.  Evitar la aparición de sedimentos en los alimentos líquidos.
. Suprimir la formación de radicales libres (en los bioantioxidantes del tipo carotenoides, xantofilas y antocianinas)
.  Incrementar la vida útil de los alimentos, manteniendo la frescura de los mismos.
.  Hacer más atractivos los alimentos, al mejorar su aspecto, color, olor y sabor.
.  Mejorar la estabilidad de los alimentos de origen vegetal y de origen animal.
.  Prolongar la vida útil de los alimentos de origen vegetal y de origen animal.

Antioxidantes autorizados en los alimentos
Existen dos grandes grupos de antioxidantes permitidos para uso alimentario, los reconocidos como tales y los alternativos, que no están considerados como tales:

A) Antioxidantes oficialmente reconocidos como tales:
 I) Antioxidantes naturales
. Ácido L-Ascórbico (Vitamina C) y Ascorbatos
. Alfa-dl-Tocoferol(Vitamina E) y Tocoferoles
. Extracto de romero
 II) Antioxidantes sintéticos
   . Galatos
  . Derivados bencénicos (BHT y BHA)
   . THBQ
   . Ácido eritórbico y eritorbatos

B) Antioxidantes alternativos, no reconocidos oficialmente como tales:
I) Sinérgicos de antioxidantes
.  Sinérgicos orgánicos
   .. Ácido cítrico y citratos
   .. Vitamina B2 (riboflavina)
   .  Sinérgicos inorgánicos
   .. Zinc
   .. Manganeso
   .. Selenio
II)Bioantioxidantes
– Vitaminas
. Vitamina A (trans-retinol)
. Vitamina C (ácido L- ascórbico)
. Vitamina E (ácido alfa-dl-tocoferol)
. Tocotrienoles
–  Carotenos
. Beta-caroteno
. Annato, bixina y norbixina
. Capsantina
. Licopeno
– Derivados
. Fitoenos y fitofluenos
–  Xantofilas
. Luteína
. Cantaxantina
. Zeaxantina
. Astaxantina
– Antocianinas
. Cianidina
. Delfinidina
. Europinidina
. Luteolidina
. Pelargonidina
. Malvidina
. Peonidina
. Petunidina
. Rosinidina
Otros bioantioxidantes
.  Xantonas
.  Ubiquinona
.  Flavonoles
.  Flavanoles
.  Flavonas
.  Flavanonas
.  Catequinas

Las oxidaciones, deterioran de manera importante las cualidades sensoriales del alimento, la composición química, propiedades físico-químicas del propio alimento,  la estabilidad y vida media del alimento.
Los efectos oxidativos se deben a la presencia de ciertos componentes como son los aceites, grasas, aceites esenciales (que aportan el aroma/sabor genuino de los alimentos), ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6. También pueden causar anomalías algunas sustancias tales como los terpenos y sesquiterpenos y otros tipos de derivados terpénicos, por la existencia de dobles enlaces en las citadas moléculas.
Las oxidaciones que puede evitar el empleo de los antioxidantes son de diferentes tipos:
– Auto-oxidaciones: formación de radicales libres
– Oxidaciones metálicas: quelatación
– Foto-oxidación: radiaciones
– Oxidación biológica: inhibición enzimática y/o biológica

Antioxidantes utilizados para proteger los alimentos
El futuro Reglamento (CE)1333/2008 y la actual Directiva 95/2/CE y sus posteriores enmiendas, fijan un grupo de antioxidantes permitidos como aditivos antioxidantes en los alimentos, que citamos a continuación:

A) Antioxidantes naturales
– Ácido L-ascórbico y ascorbatos:
. E300.- Ácido L-ascórbico (Vitamina C)
. E301.- Ascorbato sódico
. E302.- Ascorbato cálcico
. E304.- Ésteres de ácidos grasos del ácido ascórbico
Las aplicaciones de este tipo de antioxidantes son principalmente, para preservar de la oxidación de alimentos de origen vegetal (ácido ascórbico y ascorbatos, para conservas vegetales, cereales, bebidas refrescantes, productos de bollería, confitería y repostería, cervezas, vinos y mostos, y zumos y aceites de semillas -palmitato de ascorbilo-) y alimentos de origen animal (productos cárnicos y aceites y grasas animales (el palmitato de ascorbilo). También para la protección de leches parcialmente o totalmente deshidratadas, según la Directiva 76/118/CE. Se emplean, asimismo, en frutas, legumbres y hortalizas no elaboradas, congeladas y ultracongeladas y frutas, legumbres, hortalizas no elaboradas, envasadas y refrigeradas, listas para el consumo, así como patatas envasadas peladas y sin elaborar; en frutas , hortalizas y conservas; en preparados envasados de carne picada fresca; en pan elaborado exclusivamente con harina de trigo, agua, levadura o fermentos y sal; en pastas alimenticias frescas; en pain courant français; en cerveza; en foie gras, foie gras entier y blocs de foie gras; en gehakt (un tipo de carne picada); y en aceites y grasas sin emulsionar de origen vegetal y de origen animal (excepto aceites vírgenes y aceite de oliva), destinadas específicamente a cocciones y/o frituras o a la preparación de salsas.
La dosis de empleo del acido L-ascórbico y ascorbatos ha de ser quantum satis, es decir, cantidad suficiente para producir los efectos antioxidantes en el alimento.

– Alfa-tocoferol y tocoferoles:
 .  E306.- Extracto de tocoferol
 .  E307.- Alfa-tocoferol (Vitamina E)
 .  E308.- Gamma-tocoferol
 .  E309.- Delta-tocoferol
Dado que son sustancias naturales lipófilas, su uso se destina mayoritariamente a los alimentos grasos (aceites y grasas de origen vegetal y/o animal). Su aplicación se extiende a aceites y grasas sin emulsionar de origen animal y vegetal (excepto aceites vírgenes y aceites de oliva); aceites y grasas sin emulsionar de origen vegetal y de origen animal (excepto aceites vírgenes y aceite de oliva), destinadas específicamente a cocciones y/o frituras o a la preparación de salsas, y aceite de oliva refinado (incluyendo el aceite de orujo de aceituna).
También en el caso del alfa-tocoferol y tocoferoles, la dosis de empleo es quantum satis.
– Extractos de romero (E392)
Este extracto vegetal ha sido uno de los más recientes en ser declarado como aditivo antioxidante tras un exhaustivo estudio. Este extracto bioaditivo, procedente de la planta rosmarinus officinalis, es rico en sustancias bioactivas antioxidantes, como el ácido rosmarínico y la carnosina, que contribuyen a evitar la oxidación de una gran cantidad de alimentos de origen animal y vegetal que contienen sustancia lábiles a la oxidación. Sus usos son muy extensos y su dosificación (expresada en mg/k en carnosol + ácido carnósico) varía según el campo de aplicación:
√ En aceites vegetales (excepto aceites vírgenes y aceites de oliva), grasas y ácidos grasos poliinsaturados, etc, la dosis de empleo es de 30 mg/.
√ En aceites de pescado y algas, la dosis es de 50 mg/k.
√ La dosificación será de 50 mg/k para su aplicación en: carne de vacuno y de ave de corral, grasa de cerdo y manteca de oveja y de cerdo; grasas y aceites para fabricación profesional de productos alimenticios con tratamiento térmico; aceites y grasas para freír, excluyendo el aceite de oliva y el aceite de orujo de oliva, y productos de aperitivo.
√ En salsas, la dosis de empleo se fija en 100 mg/k.
√ En bollería fina, se deben administrar  200 mg/k.
√ En complementos alimenticios tal como se definen en la Directiva 2002/46/CE, la dosis de empleo se sitúa en 400 mg/k.
√ En patatas dehidratadas, ovoproductos y chicles, la dosis se establece en 200 mg/k.
√ En leche en polvo para máquinas automáticas; especias y condimentos, y frutos de cáscara elaborados, se deben emplear  200 mg/k.
√ En sopas y caldos deshidratados, la dosificación se fija en 50 mg/k.
√ En carne deshidratada, la cantidad de aplicación es de 150 mg/k.
√ En productos cárnicos y pesqueros excepto la carne deshidratada y los embutidos secos, la dosis de empleo es de  150 mg/k.
√ En embutidos secos la dosificación se establece en 100 mg/k.
√ La dosis de empleo en aromatizantes se fija en 1.000 mg/k.
√ En leche en polvo para la elaboración de helado, la dosificación debe ser de 30 mg/k.

B) Antioxidantes sintéticos
. E310.- Galato de propilo
. E311.- Galato de octilo
. E312.- Galato de dodecilo
. E315.- Ácido eritórbico
. E316,- Eritorbato sódico
. E319.- TBHQ
. E320.- BHA
. E586.- 4-hexil-resorcinol
La normativa contempla la siguiente dosificación en el uso de este tipo de antioxidantes, en sus distintos campos de aplicación:
√ En aceites y grasas para la fabricación profesional de productos alimenticios tratados por el calor, la dosis de empleo es de 100 ppm (galatos, TBHQ, y BHA, por separado o combinados).
√ En aceites y grasas para freír, excepto el aceite de orujo de aceituna, aceite de pescado, tocino y grasas de vacuno, de ave y de ovino, se establece una dosificación de 100 ppm (BHA y TBHQ, expresados respecto del contenido de grasa)
√ En mezclas para pasteles, productos de aperitivo a base de cereales, leche en polvo para máquinas automáticas, sopas y caldos deshidratados, salsas, carne deshidratada, frutos secos transformados y cereales precocinados, se permite un uso de 200 ppm (galatos, TBHQ y BHA, por separado o combinados, expresado respecto del contenido en grasa).
√ En aderezos y condimentos, patatas deshidratadas, chicles y complementos alimenticios tal como se definen en la Directiva 2002/46/CE, la dosis de empleo es de 200 ppm (galatos y BHA, por separdo o combinados, respecto del contenido en grasa).
√ En aceites esenciales, crustáceos frescos congelados y ultracongelados, la cantidad que puede emplearse es de 25 ppm (galatos, TBHQ y BHA, por separado o combinados, respecto del contenido en grasa).
√ En aromatizantes distintos de los aceites esenciales, se dosificarán 1.000 ppm (galatos y BHA, por separado o combinados).
√ En productos cárnicos envasados y en conserva, la dosis de empleo es de 500 ppm (acido eritórbico y eritorbatos, expresados como ácido eritórbico).
√ En conservas y semiconservas de pescado y pescado de piel roja congelado y ultracongelado, la cantidad establecida es de 1.500 ppm (ácido eritórbico y eritorbatos, expresados como ácido eritórbico).
√ En crustáceos frescos congelados y ultracongelados, la dosis de empleo será de 2 ppm (4-hexilresorcinol, como residuos en las carnes de crustáceos).

Los sinérgicos de antioxidantes
Además de los antioxidantes reconocidos oficialmente como tales, existen otros elementos considerados sinérgicos de antioxidantes que son sustancias inorgánicas y orgánicas, que poseen unas estructuras químicas tales que les confieren la propiedad de potenciar el efecto antioxidante, lo que permite reducir la dosis empleo de los antioxidantes naturales o sintéticos, en especial en los alimentos ricos en aceites y/o grasas.
Dado que no se incluyen en la normativa sobre antioxidantes, las dosificaciones y tipos concretos de sinérgicos para cada aplicación no están establecidos de manera oficial. Su empleo se realizará siguiendo buenas prácticas de elaboración y serán un conocimiento rigurosos de la naturaleza, composición química y propiedades de los alimentos, los que determinen el uso de los sinérgicos de antioxidantes, que en cualquier caso no deberán exceder las dosis máximas de uso legisladas para el antioxidante equivalente.
En la práctica, entre los sinérgicos orgánicos más empleados, suelen utilizarse el ácido cítrico y citratos que además ejerce una acción quelatante, en la presencia de algunos metales que generan oxidaciones como el hierro y el manganeso.
En el caso de los sinérgicos inorgánicos, el más efectivo es el selenio, pero sus dosis, a pesar de ser un nutriente (tipo de los oligoelementos), debe usarse con cautela porque puede producir cambios de sabor. También cabe emplearse otro oligoelemento, el zinc, que a diferencia del selenio, proporciona menos alteraciones sensoriales, con dosis en ambos casos bajas.
El problema de la aparición de sabores u olores extraños inevitables, puede solucionarse utilizando los UMF (umbrella flavours), sustancias y preparados constituidos por sustancias en su mayoría naturales, que poseen la propiedad de eclipsar y enmascarar los malos sabores y olores provocados por algunas sustancias naturales y/o sintéticas, añadidas a los alimentos como los antioxidantes y los sinérgicos orgánicos de antioxidantes, sin modificar el valor nutricional de los alimentos.

Los bioantioxidantes
Constituidos por un grupo de ingredientes de origen natural, los bioantioxidantes están formados, en su mayoría, por vitaminas, colorantes y flavonoides, que son el futuro para la protección oxidativa de los alimentos, para actuar de manera conjunta, tanto para reducir los niveles de uso de los aditivos, como para mejorar la frescura, estabilidad y prolongar la vida útil de los alimentos.
De hecho, un buen número de los bioantioxidantes -salvo la vitamina C y los tocoferoles para los que ya está autorizados sus usos- están ya en la “lista de candidatos”, como son los carotenos y las xantofilas (que están permitidos ya como colorantes naturales por la Directiva 94/36/CE y el último Reglamento CE 1333/2008); la ubiquinona o coenzima Q10, y algunos flavonoides (quercetina).

Futuro de los antioxidantes

Los requisitos fundamentales que deben cumplir los antioxidantes para poder ser utilizados en los alimentos son, en primer lugar, ser inocuos y, por tanto, no producir alteraciones organolépticas, físico-químicas, ni microbiológicas en los alimentos, ni ceder toxinas, microorganismo patógenos, ni ningún tipo de residuos tóxicos, en las condiciones normales de empleo, lo  que se denomina justificación toxicológica.
Además han de haber demostrado que son necesarios para la protección oxidativa de determinados tipos de alimentos (necesidad tecnológica).
Estas sustancias también deben mostrar de manera clara, inequívoca y comprobable, que a las dosis mínimas de uso, imparten su efecto tecnológico (evitar fenómenos oxidativos).
Es necesario para su aplicación en alimentos que las moléculas de sustancias funcionales, en la forma química en la que se dosifiquen, garanticen una alta biodisponibilidad en el alimento (lo que se conoce como grado de biodisponibilidad alimentaria).
Asimismo los antioxidantes permitidos han de pasar una evaluación científica, lo que significa que, a través de los estudios realizados inicialmente por centros e instituciones científicas de acreditada solvencia y posteriormente por EFSA, se demuestre de manera fehaciente que, en efecto, en las condiciones y dosis de uso y aplicaciones a las que se destinen los antioxidantes, son eficaces y están carentes de toxicidad para el alimento y el consumidor final.
Respecto a las tendencias de utilización de los antioxidantes en la industria alimentaria, en opinión del experto Andrés Gavilán, el futuro de estas sustancias es “enormemente prometedor, ya que con la fuerte irrupción de los alimentos funcionales en el mercado alimentario, se incorporarán múltiples ingredientes funcionales con propiedades saludables, que contienen en muchos casos `estructuras químicas insaturadas’, sumamente lábiles y susceptibles de sufrir oxidaciones”.
Se espera un aumento de los bioantioxidantes en el escenario alimentario  y de los sinérgicos de antioxidantes, para reducir las dosis de empleo de los aditivos antioxidantes armonizando con ellos y para proporcionar las propiedades saludables aportadas sobre todo por los bioantioxidantes. 

Lo natural se impone por encima de la crisis
Los aditivos antioxidantes tienen un papel fundamental dentro de la industria alimentaria, no solo para que el producto final llegue lo más fresco posible, en un estado perfecto de conservación y con todas sus propiedades al consumidor final, sino que también protegen a los alimentos de la formación de productos tóxicos originados durante el proceso de autooxidación. Es por ello que, aunque las empresas proveedoras de antioxidantes observan que en general  ante la crisis, muchos proyectos de  I+D+i se han paralizado y las empresas no inician nuevos proyectos, el sector de estos aditivos sigue mostrando un comportamiento positivo, tanto por la necesidad de seguir empleando antioxidantes en la producción industrial de la mayoría de los alimentos, como por la creciente demanda de antioxidantes naturales.
Así, según explican desde Vitae Caps, “en general, una empresa que está consumiendo un antioxidante natural no cambia a un aditivo más barato, porque tendría que ser sintético y el uso de los mismos está muy limitado por la legislación europea. Lo más probable es que ocurra lo contrario, es decir, que se sustituya por un antioxidante o sinérgico natural más efectivo para optimizar el ratio coste-eficacia del mismo”.
Atendiendo esta demanda, durante 2011, Vitae Caps ha reforzado la promoción de sus principales productos, especialmente los esteroles vegetales (Vitasterol® S-80) y ha continuado promocionado los sistemas antioxidantes, para ofrecer a la industria alimentaria combinaciones sinérgicas a medida óptimas en términos de coste y eficacia. La empresa, que dirige principalmente sus productos a los segmentos de lácteos, aceites y grasas, bollería industrial, industria cárnica, embutidos y fiambres, salsas especiadas y snacks, entre otros, incide en que “actualmente existe una tendencia generalizada hacia el uso de antioxidantes naturales debido a la gran preocupación sobre la seguridad para la salud humana de los antioxidantes sintéticos. Esto ha propiciado la búsqueda por parte de la industria alimentaria de antioxidantes naturales, que sustituyan a los sintéticos y que les permitan tener una etiqueta limpia o verde. Además, no sólo se requiere que el antioxidante sea lo más natural posible, sino que también el envasado del alimento lo sea”.
Con este telón de fondo se ha intensificado la investigación sobre nuevos antioxidantes de origen natural. En materia de investigación, Vitae Caps se encuentra actualmente inmersa en dos proyectos de I+D+i del CDTI, relacionados con el sector animal. Además, la firma anuncia que va a aumentar en un 400 % la capacidad productiva de Vitasterol® S-80 esterified (fitoesteroles esterificados), “convirtiéndonos en el año 2012 en el mayor productor mundial en esta gama”.  Por otro lado,  durante 2011 “hemos estado trabajando para cambiar el nombre comercial de Vitae Caps, que pasará a ser Vitae Naturals a principios de 2012, para reflejar mejor nuestra visión y compromiso con los ingredientes naturales más puros que mejoren nuestra salud”.
Por su parte, la compañía Brenntag Química, compañía de referencia en el sector de especialidades químicas, con una cartera de más de 10.000 referencias, también destaca como principal tendencia en el sector de los antioxidantes, la naturalidad. Así señalan que “los antioxidantes son ingredientes que encajan perfectamente en la tendencia hacia productos naturales y con funcionalidad. Cada vez más el consumidor busca que aquello que ingiere le beneficie y los antioxidantes son el ingrediente perfecto para cubrir esa necesidad”. Es por ello que las principales innovaciones dentro de los antioxidantes se encaminan a “incorporarlos como productos naturales, como por ejemplo es el caso de los cranberries, que tienen un elevado contenido de antioxidantes de forma natural, de manera que tenemos un aporte de sabor y adicionalmente un beneficio funcional”. Este año, lo más destacable para Brenntag en este ámbito ha sido la incorporación a su catálogo de los cranberries (fruta deshidratada), “un producto natural y de alto valor añadido, que proporciona un excepcional sabor en múltiples aplicaciones”.
En cuanto a su valoración de la actual situación económica, fuentes de Brenntag, cuyos  clientes mas importantes se encuentran en los sectores de cárnicos, panificación y galletas y postres lácteos, opinan que “la crisis económica ha afectando no tanto a la demanda como al número de nuevos lanzamientos. Durante el 2010, los desarrollos se ralentizaron sustancialmente, pero en el segundo semestre de 2011 comienzan a recibirse peticiones de clientes para desarrollar nuevos productos”.
En respuesta a las demandas de una alimentación más natural y saludable, Danisco ha ampliado recientemente sus servicios en la red con la puesta en marcha de nueva guía online sobre alimentos más saludables, www.danisco.com/health, una potente herramienta que ofrece a los productores de alimentos un acceso rápido a un perfil más saludable para sus productos. Danisco incluye en su portafolio ingredientes antioxidantes que ayudan a prevenir la oxidación de aceites y grasas  y ayudan a incrmentar la vida útil de los alimentos y preservarlos de patógenos nocivos. La compañía produce tres tipos de antioxidantes: extractos naturales; ingredientes fenólicos, y vitaminas.
En opinión de Altaquímica, la evolución en este sector “la están dirigiendo las circunstancias y las tendencias del mercado. Es evidente la priorización de los componentes naturales ante los sintéticos. En los últimos meses, estamos presenciando una subida constante de las materias primas  en orígen. Sobre todo de los antioxidantes de procedencia natural”. Ante esta situación, “las innovaciones van encaminadas a optimizar nuestras formulaciones sinérgicas naturales y sintéticas con mezclas que minimizan las subidas de precios y mantienen la protección de los alimentos”. En cuanto a lanzamientos, “estamos suministrando los antioxidantes sinérgicos principalmente, con componentes naturales y libres de sustancias alérgenas lo que permite a nuestros clientes obtener una protección eficaz a sus productos y un etiquetado limpio de acuerdo con las necesidades del consumidor final”.
Para Altaquímica sus clientes principales en el sector de alimentación son las plantas de refinado, industriales de grasas y cualquier empresa que puede adicionar estos productos en sus procesos de elaboración. Actualmente, la compañía trabaja en la preparación de nuevas formulaciones alternativas naturales, con el objetivo de “mantener y mejorar la estabilidad de los productos intermedios y acabados”. Por otro lado, “estamos completando y actualizando la documentación técnica y de calidad con la información y certificaciones requeridas en cada sector industrial con cierto margen de antelación”.
Anvisa, compañía que emplea antioxidantes como  ingrediente en algunas de sus formulaciones, muy especialmente dirigidas a la industria cárnica y, que también los distribuye, también aprecia  que el mercado evoluciona hacia una alimentación más saludable, “sustituyendo aditivos sintéticos por productos naturales como puede ser el caso de los extractos de romero o de salvia con probados efectos antioxidantes. En este sentido, nuestros proveedores nos informan que se están realizando investigaciones con la finalidad de obtener nuevas sustancias vegetales con propiedades antioxidantes, a pesar que,  en general, las sustancias naturales a menudo presentan otras características menos deseables, ya que suelen tener un sabor propio fuerte y característico”. Estas mismas fuentes también llaman la atención sobre el hecho de que en la actualidad el empleo de antioxidantes naturales, tales como el ácido ascórbico (vitamina C) presente en muchos cítricos, o los tocoferoles, pertenecientes a la familia de la vitamina E utilizados en la conservación de grasas, “no puede ser totalmente satisfecho mediante fuentes naturales. En este sentido, hace tiempo que tanto el ácido ascórbico y los tocoferoles se producen artificialmente, no existiendo diferencias en su estructura ni en sus efectos”.
Teniendo en cuenta estos aspectos “en Anvisa, hemos ido desarrollando diferentes formulaciones para la elaboración de productos cárnicos, adaptadas a las nuevas tendencias”.
También desde Biosearch, cuyos principales mercados en alimentación son el lácteo y los segmentos de nutrición infantil y nutrición clínica, consideran que en el mercado actual hay una gran oportunidad para los antioxidantes naturales para sustituir a los sintéticos. En este marco, la firma presentó a principios de este año una nueva línea de antioxidantes a base de extractos de aceituna, ricos en polifenoles de este fruto (hidroxitirosol), que comercializa bajo la marca Hydroliv-E, con un contenido de 1,5  % de hidroxitirosol. La empresa, además, lanzará en breve nuevos concentrados sobre este extracto, con un 15 a 20 % de contenido en hidroxitirosol. Según fuentes de la firma “la EFSA ha aprobado recientemente  el claim sobre polifenoles de la aceituna, afirmando su valor en la protección  de la oxidación del LDL colesterol, lo que esperamos que estimulará la venta de este producto que, además, lanzamos a un precio muy competitivo”.
Entre los principales acontecimientos vividos por la compañía en los últimos meses, cabe destacar su inversión en varios proyectos de I+D, figurando como los de más relevancia, el Proyecto Pronaos, dirigido al desarrollo de una nueva generación de alimentos para el control de peso y prevención de la obesidad, y el Proyecto Higea (Herramientas para Investigar y Generar nuevas metodologías y tecnologías para la prevención de Enfermedades crónicas Alimentarias), que finalizó en diciembre de 2010.

Bienvenida al extracto de romero

En octubre del pasado año, se aprobaron las directivas 2010/67/EU y 2010/69/EU, que establecen respectivamente los criterios de pureza y el alcance del uso de antioxidante de extractos de romero. A partir de ese momento, el extracto de romero se incluyó en la legislación de la Unión Europea como aditivo, permitiendo a las empresas utilizar la etiqueta “antioxidante: extracto de romero”. Este hecho contribuyó a satisfacer la demanda creciente del consumidor de productos alimenticios naturales, sin aditivos químicos.
Son varias las compañías fabricantes y/o disribuidoras de ingredientes alimentarios que ofertan dentro sus catálogos antioxidantes a base de estos extractos.
Así, desde Hausmann destacan que existen numerosas plantas que contienen entre sus componentes, elementos con una alta capacidad antioxidante y eliminadora de radicales libres, como es el caso del romero y la salvia, que contienen los ácidos carnósico y rosmarínico. “Basándonos en nuestra experiencia en la fabricación de extractos de plantas para las industrias alimentaria, cosmética y farmacéutica, hemos desarrollado los extractos RMS que pueden emplearse como antioxidantes naturales”.  Esta línea incluye varias referencias, como la RMS extrabase 1100, en polvo, extracto de romero con una acción efectiva antioxidante-antienranciante, de estabilización de aceites con alto contenido de ácidos gasos, de protección del color y materiales aromáticos de los productos naturales, así como acción protectora de las contaminaciones bacterianas. Su uso está recomendado para la fabricación de aceites, grasas y lípidos alimenticios sensibles al enranciamiento y degradación;  en los preparados de especies, conservas de pescado y de carne, ahumados, mayonesas, salsas y sopas deshidratadas; en composiciones aromáticas y cosméticas; platos cocinados, embutidos, snacks y chicles, y en productos de carne, pescados y frutos secos.
La variedad RMS extrabase 1200, hidrosoluble presenta una acción efectiva antioxidante-antienranciante en aceites y grasas que se encuentren emulsionados en fases agua/aceite, así como la protección del color y materiales aromáticos de los productos naturales y una acción protectora de las contaminaciones bacterianas. Su empleo está recomendado en los preparados de especias, conservas de pescado y de carne, ahumados, mayonesas, salsas y sopas; composiciones aromáticas y cosméticas; platos cocinados, embutidos, snacks y chicles; elaborados de  carne, pescados y frutos secos, y zumos y bebidas refescantes.
Por su parte, el RMS extrabase 1300, liposoluble, es un extracto de romero y salvia, recomendado para su uso en la elaboración de  aceites, grasas y lípidos alimenticios sensibles al enranciamiento y degradación; en los preparados de especias, conservas de pescado y de carne, ahumados, mayonesas, salsas y sopas; en composiciones aromáticas y cosméticas; en platos cocinados, embutidos, snacks y chicles, y en elaborados cárnicos, pescados y frutos secos.
La compañía Naturex especializada en ingredientes naturales para la industria alimentaria, nutracéutica, farmacéutica y cosmética, incluye entre su catálogo de productos, antioxidantes basados en extractos de romero, por lo que la firma fue una de las primeras en manifestar su satisfacción ante la aprobación por parte de la Unión Europea de los extractos de romero como antioxidantes, en octubre 2010. Hecho que consideró “un paso importante para el mercado europeo de los extractos de romero, ya que ampliará considerablemente las oportunidades de negocio”. Naturex inició el proceso de registro de los extractos de romero como antioxidantes de alimentos en 1996. La confianza de la empresa en este ingrediente se basa en los resultados de los estudios toxicológicos, en los que invirtió con el apoyo otros dos productores, Raps y Robertet, y que concluyen que la actividad antioxidante de los extractos de romero se debe a su contenido en ácido carnósico y carnosol, sus principales compuestos solubles en aceite y que se encuentran en las hojas de romero.
Entre los acontecimientos recientes más destacables en la actividad de Naturex, cabe destacar la  obtención del certificado BRC en su nivel más alto para sus instalaciones industriales de New Jersey (EE UU). Esta planta se suma así a las otras del grupo con este sello, ubicadas en Birmingham (Reino Unido), Avignon (Francia), Bischofszell y Burgdorf (Suíza), lo que “reconoce la garantía de Naturex para suministrar a nuestros clientes con el más alto nivel de calidad y seguridad en nuestros ingredientes”.
Trades, compañía de referencia  en distribución de materias primas e ingredientes para la industria alimentaria,  incluye también en su oferta el extracto de romero, en el que destaca la forma especial de extracción (HPLC), que ofrece un alto rendimiento (40-50 % ácido carnósico), permitiendo menor dosificación para el mismo efecto antioxidante y evitando el fuerte olor del romero.
También dentro de su  cartera de antioxidantes naturales y sintéticos, incluye los  Tocoferoles: extractos base, antioxidante alimentario basado en el extracto de tocoferoles naturales (E-306) que ofrece soluciones a la degradación oxidativa de las grasas, así como la degradación estructural y funcional de los nutrientes presentes en todos los aceites, grasas y derivados tanto de origen animal como vegetal, y de aplicación en  preparados cárnicos y análogos, bollería, preparados en panificación, frutos secos, extrusionados, helados y derivados, productos cosméticos y dietéticos. Los Tocoferoles: mezclas sinérgicas, una mezcla líquida equilibrada de sustancias antioxidantes y conservantes con acción múltiple, basado en el extracto natural rico en tocoferoles, que permiten obtener actividad antioxidante y conservante en un mismo producto y de aplicación en preparados cárnicos y análogos, bollería, preparados en panificación, frutos secos, extrusionados, helados y derivados. Y el Licopeno 5 % en polvo, un pigmento vegetal, soluble en grasas, perteneciente a la familia de los carotenoides  y con efectos antioxidantes.
Univar Food Ingredients, distribuidora multinacional de ingredientes y aditivos, representa en España y Portugal a la empresa Kemin Food Technologies, expertos en la conservación y estabilidad de alimentos, a través de su gama de antioxidantes y antimicrobianos, con más de 50 años de experiencia y cuya línea de trabajo actual se   centra en desarrollar soluciones naturales que permitan fabricar alimentos más sanos y seguros. En esta dirección, su último desarrollo es la gama NaturFORT Natural Flavoring, una combinación única y natural de extracto de romero y extracto de té verde que supone un aroma natural con excelente actividad antioxidante, IP y libre de alérgenos, cuyos beneficios técnicos se basan en frenar la oxidación lipídica en carne fresca, proteger la pérdida de color en productos cárnicos, aumentar la vida útil de salsas y aderezos, así como su excelente eficacia debido a su nulo perfil de sabor, que permite una mayor dosificación para un mejor efecto. Según destacan fuentes de esta compañía, “la innovación continua es un punto clave en Kemin. Algunas de nuestras innovaciones más llamativas vienen de nuestro Specialty Crop Improvement Group en Kemin. Tenemos las ventaja única de disponer de un grupo especializado en el cultivo y crecimiento de especies botánicas que contienen principios activos para la conservación de alimentos. Esto se puede apreciar en nuestra línea de integración vertical de romero, en la que Kemin desarrolló una especie propia que maximiza el contenido en principios activos”.
Para ayudar a sus clientes a controlar el impacto de las subidas de precios, “estamos en permanente búsqueda de mejoras en nuestros procesos y productos. En Kemin hemos invertido también en un sofisticado sistema ERP para controlar los procesos y la logística: optimizamos los tamaños de lote, automatizamos equipos, tenemos capacidad de producción en varias regiones lo que nos da mucha flexibilidad, y nos permite cumplir con la demanda de nuestros clientes, asegurándoles un suministro consistente”.

Expansión internacional, en el punto de mira
Además de estar atentos a las nuevas necesidades del sector, para ofrecerles productos antioxidantes que den respuesta a  las crecientes demandas de seguridad alimentaria, sostenibilidad y etiquetados limpios, los operadores del sector se  muestran muy activos en cuanto a su expansión geográfica, aspecto primordial en un mundo cada vez más globalizado.
Así, en el caso de Disproquima, compañía que trabaja una amplia gama de  productos de aplicación universal: vitaminas, minerales, edulcorantes, fibras, aminoácidos, conservantes, etc., acaba de constituir en Alemania su nueva filial, Disproquima GmbH. Con esta nueva apertura, la empresa pone un pie en el centro de Europa para poder dar un mejor servicio a sus clientes y proveedores en esa zona. Las nuevas oficinas se encuentran cerca de la ciudad de Hamburgo, uno de los principales puertos de la Unión Europea.
La compañía, que en el sector alimentario tiene especial presencia en los sectores de bebidas refrescantes, confitería y helados, se distingue  por un amplio catálogo de ingredientes en el que destaca su gama de azúcares especiales. Sin embargo, Disproquima también incluye en su portafolio una variada oferta de antioxidantes, como son la luteína, licopeno, betacarotenos, tocoferoles y mixes tocoferoles.
También la internacionalización es uno de los objetivos en el punto de mira de  Epsa Aditivos Alimentarios que, con cerca de tres décadas de experiencia en el mercado de aditivos, tiene una solida implantación en España y concentra cerca del 10 % de su negocio en el exterior, con presencia en el norte de África, Europa y Sudamérica.  Según su director comercial, Francisco Carbonell, “en estos momentos estamos trabajando en un proyecto de internacionalización  de la empresa, que nos permitirá  situarnos en países en los que nuetra implantación todavía es pequeña pero que tienen un gran potencial para nuestros productos”. La compañía, que el pasado año realizó una importante inversión en la ampliación de sus instalaciones en Torrent (Valencia), incluye en su larga lista de productos, también los antioxidantes, especialmente los tocoferoles.

Innovación, la piedra angular
Dado que el sector alimentario ha dejado demostrada su gran agilidad innovadora en los últimos años, con una especial incidencia en productos funcionales y saludables, los proveedores de ingredientes y aditivos, entre ellos, los de antioxidantes para esta industria han tenido que mostrar tanta o más dedicación a la innovación, para cubrir las necesidades para el desarrollo de los nuevos alimentos y bebidas.
En este marco, Nutrafur, consciente de que las tendencias del mercado de alimentación y nutracéutica se enfocan en los productos funcionales, ha seguido apostando con nuevos desarrollos en el campo de los antioxidantes, como la nueva línea Nutra-T, antioxidantes funcionales naturales completamente solubles en agua, integrada por cinco productos: Olive-T, Ros-T, Cocoa-T, Citro-T y Cinax-T, siendo éste el de más reciente aparición, consistente en una formulación con extracto acuoso de alcachofa.
Cinax-T, contiene todas las propiedades coleréticas y diuréticas de la alcachofa, permitiendo una administración más fácil para el consumidor, al disolverse completamente en agua, también puede incluirse en otras matrices alimentarias, con un sabor muy agradable y saludable. Este antioxidante aporta 12 mg de polifenoles en una dosis de 5 g mezclados en 250 ml de líquido, cantidades que se engloban en los claims presentados a la EFSA con las siguientes alegaciones: favorece la eliminación renal de agua, se usa para el drenaje del organismo, estimula la función de eliminación en el organismo, contribuye a la funcionalidad de tracto urinario, etc.
En opinión de Monteloeder, las innovaciones en materia de antioxidantes “se dirigen a hacer que los ingredientes se puedan aplicar a la industria de alimentación sin alterar las propiedades organolépticas de los alimentos y al mismo tiempo aporten funcionalidad”. Atendiendo a estas premisas, la compañía ha presentado varias novedades en su cartera, como la gama Antiox Line, un amplio espectro de extractos de romero con gran poder antioxidante, bien con contenido en rosmarínico (soluble en agua, apto para bebidas) o terpenos (solubles en lípidos); NDN Echinacea, soluble en agua e indicada para bebidas que quieran aportar efecto inmuno-estimulante; Verbidermin, con propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, apto para bebidas, lácteos, etc.; Flavintea, té verde enriquecido en teaflavinas, que son unos compuestos con mayor poder antioxidante que los polífenoles del té; y NutroxSun, ingrediente con propiedades de protección solar y antioxidante. Además, la compañía suministra Naringina (reduce LDL colesterol), carotenoides, edulcorantes, aminoácidos, betaglucano, etc.
Por su parte, Biowellcome, que en el sector alimentario se dirige especialmente a  la industria cárnica, de grasas y colorantes,  considera que “existe una tendencia a establecer el extracto de tocoferoles como el antioxidante base de la mayor parte de la industria, y a formular complejos a medida sin sobrecoste que establezcan complementos  especialmente diseñados para cada caso concreto”. La compañía, que contempla inversiones en la mejora de instalaciones de laboratorio y ampliación del área de estudio y diseño de antioxidantes made-to-measure (personalizados a cada necesidad), destaca entre sus lanzamientos recientes, antioxidantes para cosmética y formulaciones bifásicas (hidrofásicas y lipófilas).
También, la compañía Vedeqsa, perteneciente al Grupo Lamirsa incluye como punto clave en su filosofía la innovación, para lo que “desarrollamos una importante actividad en I+D, lo que nos permite anticiparnos a las mismas con soluciones tecnológicas, adaptadas a cada sector de la industria alimentaria y cosmética”. La empresa cuenta en su portafolio con antioxidantes y modificadores organolépticos, que se emplean para evitar el enranciamiento y mantener o complementar las cualidades organolépticas de ciertos alimentos y bebidas, tales como color, aroma y sabor, que comercializan bajo la marca Lamy, una línea de mezclas de antioxidantes a base de tocoferoles naturales y extractos vegetales.
Asimismo, las investigaciones internacionales están proporcionando continuamente nuevas sustancias con capacidad antioxidante para su uso en el sector alimentario. Tal es el caso de la astaxantina natural, el más poderoso antioxidante hasta ahora descubierto, una enzima producida por una microalga y que se encuentra en especies que resisten condiciones extremas de la naturaleza, como los salmones que deben recorrer enormes distancia río arriba o los camarones en ambientes extremos con bajos niveles de oxígeno. Esta sustancia es 550 veces más potente que la vitamina E y 10 veces más que el betacaroteno.
Massó es el representante exclusivo para España y Portugal de Atacama Bionatural, una de las cinco firmas pioneras en el mundo en el desarrollo de la astaxantina. La compañía desarrolla un producto en polvo, y a partir de éste una oleorresina concentrada en astaxantina, que producen en Alemania mediante el proceso de extracción por CO2 supercrítico, una tecnología de reciente desarrollo que permite obtener un producto libre de todo residuo y 100 % natural.
Por lo que respecta a la compañía Zeus Química, que incluye varios productos antioxidantes en cartera,  mayoritariamente enfocados a productos tipo cápsulas y suplementos,  los conocidos  nutracéuticos, siendo sus principales productos los betacarotenos (que se utilizan en suplementos por sus beneficios en la piel, especialmente para protegerla de la radiación durante el verano), luteína y zeaxantina, que principalmente se combinan  en suplementos por sus beneficios en la visión. La firma tiene entre sus  clientes más importantes a fabricantes de cápsulas, especialmente de gelatina blanda puesto que la mayoría son en base aceite.  La principal novedad de Zeus Química en este segmento ha sido la presentación de estos mismos activos en nuevos formatos en polvo y/o granulados, solubles y/o dispersables en agua, “hecho que abre nuevas posibilidades de aplicación, también como colorantes naturales”, destacan fuentes de la firma.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.78 (noviembre/diciembre 2011).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas