Arias Cañete defiende el etiquetado voluntario con datos como frescura y origen

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha respondido en el Pleno del Senado a una pregunta del Grupo Vasco EAJ-PNV sobre la nueva propuesta comunitaria sobre etiquetado de las conservas de productos del mar, incidiendo en “la importancia del etiquetado voluntario para la puesta en valor de los productos con características especiales como la frescura o el origen geográfico”. A ello ha añadido que “el Gobierno considera que en el caso de productos preparados y conservas la zona de captura no debe ser exigida en el etiquetado de productos” ya que considera que este requisito resulta “extremadamente complicado” para ciertos productos preparados.
En concreto, ha puesto el ejemplo de productos como el surimi, en  cuya elaboración se utilizan diferentes especies y de diversas procedencias, “este requisito, de indicar la zona de captura, resulta extremadamente complicado”. De igual modo, ha citado el caso del atún, industria de alta importancia en la costa cantábrica y gallega, para la que supondría  de gran complejidad técnica y económica la obligación de especificar la zona de captura, dado que, por estrategia empresarial, los envases se encargan en cantidades para rentabilizar su utilización. Ya Anfaco-Cecopesca se pronunció en este sentido durante la IV Conferencia Mundial de las Conservas de Pescados y Mariscos, señalando que “en lo relativo a la información al consumidor para las conservas y preparados de pescados y mariscos se debe proporcionar aquella información que realmente le aporte valor por lo que no parece adecuado el tener que detallar en el etiquetado cuestiones como la zona FAO de captura, tal y como establecia el artículo 42.2 de la propuesta inicial de la OCM”.
Dicha propuesta inicial recogía que “es necesario que  los consumidores dispongan de  una información clara y completa  acerca de, entre otras cosas, el origen, el método y la fecha  de producción de  los productos para que puedan elegir con conocimiento de causa”. Sin embargo, tras tenerse en consideración la enmienda presentada por la eurodiputada gallega Carmen Fraga pidiendo la supresión de este punto, el Parlamento Europeo aprobó esta enmienda, bajo la consideración de que “es esencial que, dada la creciente variedad de productos de la pesca y de la acuicultura, se facilite a  los consumidores una información obligatoria mínima  acerca de las características principales  de los productos. Con objeto de fomentar la diferenciación de los productos, es necesario, asimismo, tener en cuenta la información adicional que puede proporcionarse con carácter voluntario”.
Sin embargo, para otros productos preparados el ministro ha puntualizado en el Pleno del Senado que sí es imprescindible indicar la información sobre el método de producción y la zona de captura. “No obstante, no hay que olvidar que el origen o procedencia puede indicarse de manera voluntaria con objeto, tanto de informar al consumidor, como de sumar valor añadido a la conserva”, señalando que ese es el caso de las conservas de Mejillón de Galicia, denominación que solo pueden obtener los productos que cumplan sus requisitos  o para las anchoas del Cantábrico sobre las que se trabaja para el reconocimiento de una Indicación Geográfica Protegida.
Arias Cañete ha vuelto a recordar que en el Consejo de Pesca de Luxemburgo, celebrado en junio, se alcanzó un acuerdo en el cual ya no estaban incluidos los requisitos de información obligatoria para los preparados y conservas tratados globalmente en el Reglamento de la OCM y que, paralelamente, el Parlamento Europeo debatió la propuesta de la Comisión votándose favorablemente sus enmiendas en el mes de septiembre, una de las cuales proponía la eliminación de los requisitos de información obligatoria para los preparados y conservas. Estas enmiendas deberán “ser aún consensuadas con el Consejo, con carácter previo a su aprobación definitiva”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario