Arias Cañete destaca la exportación e innovación como fortalezas del sector alimentario

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y  el presidente de Mercasa, Eduardo Ameijide, han presentado, en Madrid, la edición correspondiente a 2012 del Informe sobre Producción, Industria, Distribución y Consumo de Alimentación en España, que Mercasa realiza con carácter anual desde 1998. El libro agrupa toda la información estadística y documental disponible y más actualizada sobre todos los eslabones de la cadena alimentaria, con la colaboración del Magrama, así como de las Consejerías de Agricultura de las Comunidades Autónomas, la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y las diferentes asociaciones sectoriales que la componen, y los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas, etc.
El informe refleja que las ventas netas de productos de la industria alimentaria ascendieron a 83.773 millones de euros durante 2011, registrando un incremento del 1,8%.  Descontando la inflación, es decir en euros constantes, la producción del sector se redujo un -0,7% frente al descenso del -2,5% experimentado en 2010. Por segmentos, en comparación con el año anterior han ganado peso relativo en el total de la producción sectorial los subsectores de pan, galletas, productos de panadería y pastelería; frutas y hortalizas transformadas; grasas y aceites, y cárnicas. Por el contrario han disminuido su participación los segmentos de lácteos; aguas minerales y bebidas analcohólicas; molinería, almidones y productos amiláceos; bebidas alcohólicas, y azúcar, cacao y chocolate.
Respecto al tejido empresarial, la industria alimentaria española contaba en 2011 con 29.334 empresas, un 3% menos que en 2010, si bien el descenso ha sido menor que en el conjunto de la industria, cuya contracción ha sido del 4,5%. Por su parte, el volumen de empleo aumentó un 0,4% en el sector, hasta los 446.300 trabajadores, el 2,5% del empleo total de España. A tenor de estos datos, el Informe de Mercasa concluye que la industria alimentaria española se presenta como un sector sólido, incluso ante una situación generalizada de recesión como la acontecida durante los últimos ejercicios, y ha tenido un comportamiento menos desfavorable que el conjunto de la economía y que el sector industrial español.
En términos de consumo, el gasto de los hogares españoles en alimentación y bebidas, ascendió en 2011 a 67.520 millones de euros, con un incremento del 0,6% sobre 2010. Los productos más demandados son las carnes, que suponen el 23% del gasto; patatas, frutas y hortalizas frescas (16,8%); pescados (13,3%), leche y derivados lácteos (12%), y pan (5,8%).
Durante su intervención, el ministro, ha destacado que “la capacidad del sector agroalimentario para abastecer al mercado interior y de suministrar nuestros productos y elaboraciones a los mercados europeos e internacionales, constituyen fortalezas de primer orden”. Asimismo ha puesto de relieve la importancia del sector que, en todas sus fases (producción, transformación, comercialización y distribución) representa el 7,8% del PIB nacional y genera 1,8 millones de puestos de trabajo, lo que supone el 10,3% del empleo en toda España. Arias Cañete ha subrayado el papel internacional de la actividad agroalimentaria, señalando que  “hemos incrementado de forma significativa el comercio exterior agroalimentario, que constituye hoy un factor de equilibrio indispensable para la balanza comercial española”. En 2011, se realizaron exportaciones por valor de 27.900 millones de euros, lo que representa el 13% del total de exportaciones de bienes de España, alcanzando un superávit comercial de 5.500 millones de euros.
El titular de Agricultura ha reconocido, sin embargo que el sector presenta “debilidades comunes a las del resto de agriculturas europeas y mundiales, como el deterioro de los precios percibidos por los productores y los crecientes desequilibrios en las cadenas de valor”, ante lo cual ha hecho mención de las leyes de integración cooperativa y de medidas para la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria, “con las que el Gobierno se anticipa a aportar soluciones a las relaciones entre los operadores”, destacando al respecto el proyecto de ley de mejora de la cadena.
En su discurso, Arias Cañete ha afirmado su convencimiento de que “el conocimiento es fuente de riqueza, por lo que estamos trabajando en un Programa Nacional de Innovación e Investigación del Sector Agroalimentario Español”,  cuyo siguiente paso será facilitar el acceso, “en las mejores condiciones”, al presupuesto de 4.500 millones de euros previsto en el nuevo Programa Marco de la Unión Europea (Horizonte 2000). También entre los proyectos en marcha en su Gabinete, ha vuelto a incidir en la importancia de la internacionalización, que “se presenta como un elemento fundamental de competitividad”, y para lograrlo “está ya en marcha la elaboración de las líneas estratégicas de un Plan específico”, donde “el papel de la Administración se va a centrar en la definición clara de prioridades por países y sectores, la coherencia y sinergias entre los organismos competentes, desarrollando instrumentos para mejorar la coordinación”. Para todo ello “es imprescindible mayor consenso entre operadores y administraciones” en todas estas actuaciones legislativas y de planificación,  ha concluido el ministro.
Por su parte, el presidente de Mercasa, Eduardo Ameijide, ha anunciado la puesta en marcha de la iniciativa Mercaorigen, que se iniciará con una experiencia piloto en Mercamadrid y cuyo objetivo es que los 23 mercados mayoristas que operan en España comercialicen toda la oferta nacional de alimentos y bebidas con denominación de origen, para en una segunda fase impulsar tiendas detallistas en régimen de franquicia con estos productos. Un tercer paso será la internacionalización del proyecto de tiendas bajo la Marca España, que se conviertan en “la mejor plataforma de promoción de los productos gourmet españoles”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario