Aromas: El sector estrenó nuevo Reglamento comunitario

A pesar de la actual coyuntura económica, el sector fabricante y comercializador de aromas para la industria alimentaria está pasando por un buen momento. El nuevo marco legal, y sus inversiones en I+D+i, así como un mejor comportamiento de las exportaciones, están aportando cada vez más productos y soluciones adecuadas a las nuevas exigencias de los más diversos sectores alimentarios y de sus clientes

La función de una sustancia aromatizante en un alimento es capital, ya que proporciona al consumidor los atributos para valorar la calidad y la aceptabilidad de un producto alimenticio: su sabor (dulce, amargo, salado, ácido, umami), su regusto y olor (que implica su intensidad y persistencia, su tonalidad cítrica, especiada, floral, frutal, herbácea, amaderada o balsámica). La selección y adquisición de un alimento dado dependerá del nivel y grado de satisfacción percibidos por la persona tras evaluarlo de esta manera.
Porque, según muestran multitud de estudios y consideraciones estadísticas, el consumo de un alimento viene directamente relacionado por estos dos atributos, que cooperan y propician su venta y buena aceptación. Un olor/sabor agradable puede favorecer la elección, independientemente de su composición química, valor nutricional y propiedades funcionales.
De acuerdo con los expertos consultados para la realización de este dossier, el sector de aromas en España goza de una salud excelente. “Pensemos que la gran mayoría de los alimentos transformados existentes, ya sean de origen vegetal, animal o mixto, poseen, en mayor o menor concentración, aromas o sustancias aromatizantes que les confieren las pecualiaridades propias. O dicho en otras palabras, los aromas son los verdaderos finger prints (o huellas digitales definitorias) de los alimentos que, junto a los aditivos alimentarios (colorantes y edulcorantes), proporcionan las señas de identidad que caracterizan y tipifican un producto específico, mediante el aspecto, olor y sabor, junto al color y sabor de los aditivos”, aseguró Andrés Gavilán, presidente de la Asociación de Fabricantes de Complementos Alimentarios, AFCA, que incluye entre sus asociados a seis de las más importantes empresas de aromas del país.
Dado su peso específico dentro de las industrias alimentaria, cosmética y farmacéutica, todas las empresas de aromas tienen un clara y bien definida vocación exportadora, “poseen equipos técnico-comerciales bien adiestrados y con experiencia adecuada, preparados para ofrecer con garantía productos aromáticos innovadores muy competitivos en su relación calidad/precio. El mercado africano (en especial Marruecos, Argelia, Túnez, Senegal, Nigeria, Guinea y Gabón) es uno de los más activos e interesantes, sin olvidar por supuesto el mercado europeo, a pesar de contar con algunas dificultades, propias de un ‘mercado maduro’, en el que deben competir con las empresas de aromas más importantes del mundo, muchas de ellas europeas, y también contar como escenario para la exportación el continente latinoamericano (Colombia, Ecuador, Venezuela, Argentina, Brasil, Uruguay, son algunos de los destinos preferenciales)”, confirman desde AFCA.
La capacidad de exportación de las empresas de aromas españolas ha contribuido a equilibrar la situación económica del sector, mejorando notablemente la cuenta de resultados.
La actual apuesta de aumentar el ritmo de exportaciones, como medida para paliar la situación económica española actual y mundial, imprimiendo un carácter innovador, “son buenas medicinas para superar con éxito las dificultades económicas generales del mercado y afrontar con garantías el futuro del sector”.

Nuevo Reglamento 1334/2008
Publicado el 16 de diciembre pasado, el nuevo Reglamento sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos, por el que se modifican el Reglamento (CEE) 1601/91 del Consejo, los Reglamentos (CE) 2232/96 y (CE)  110/2008 y la Directiva 2000/13/CE, establece normas sobre los aromas y los ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos, a fin de asegurar el funcionamiento eficaz del mercado interior y, al mismo tiempo, garantizar un nivel elevado de protección de la salud humana y un alto nivel de protección de los consumidores, incluida la defensa de los intereses de estos últimos y de las prácticas leales de comercio de productos alimenticios, teniendo en cuenta, cuando proceda, el cuidado del medio ambiente.
Esta norma legal, que entró en vigor a comienzos de año, pero que será aplicable totalmente a partir del 20 de enero de 2011, incidirá en los aromas utilizados o destinados a ser utilizados en los alimentos, sin perjuicio de las disposiciones más específicas que establece el Reglamento (CE) 2065/2003; los ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes; los alimentos que contienen aromas y los ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes; los materiales de base utilizados para los aromas y para los ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes.
No se aplicará, sin embargo, a las sustancias que tengan exclusivamente un sabor dulce, ácido o salado; a los alimentos crudos; a los alimentos no compuestos y las mezclas tales como especias o hierbas frescas, secas o congeladas, las mezclas de té y las mezclas para infusiones como tales, siempre y cuando no se hayan utilizado como ingredientes alimentarios.
Uno de los aspectos más importantes de este documento versa sobre las disposiciones procedimentales y aplicación, en que se indican (artículo 19) los informes que deben presentar los operadores de empresas alimentarias. Allí se establece que todo productor o usuario, o el representante de dicho productor o usuario, de una sustancia aromatizante deberá informar, a petición de la Comisión, de la cantidad de sustancia añadida a los alimentos en la Comunidad en un periodo de doce meses.
La información facilitada en este contexto recibirá un trato confidencial en la medida en que la misma no se requiera para la determinación de la seguridad.
En el caso de los aromas ya autorizados conforme al Reglamento, que se elaboren con métodos de producción o materias primas significativamente diferentes de los incluidos en la determinación de riesgo de la autoridad, el productor o usuario, si procede, presentará a la Comisión, antes de comercializar el aroma, los datos necesarios para que pueda efectuar una evaluación del mismo, atendiendo al nuevo método de producción o a las características modificadas.
Además, el productor o usuario de aromas o materiales de base informará inmediatamente a la Comisión de cualquier dato científico o técnico nuevo que haya llegado a su conocimiento y al que tenga acceso, y que pueda afectar a la determinación de la seguridad de la sustancia aromatizante.
Por lo tanto, los Estados miembros se dotarán de sistemas que permitan hacer un seguimiento del consumo y el uso de los aromas incluidos en la lista comunitaria, y del consumo de las sustancias enumeradas en el Anexo III (ver recuadro adjunto) desde una perspectiva basada en el riesgo, e informarán a la Comisión y a la Autoridad de sus resultados con una periodicidad adecuada.

Alcance del Reglamento 1334/2008
Según expusieron desde la Asociación Mediterránea de Aromas y Fragancias (AMAF), que agrupa a 19 empresas del sector con unas ventas conjuntas que alcanzan los 200 millones de euros, la mayor novedad legislativa es el Reglamento CE  1334/2008 sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos.
“Este Reglamento presenta algunas novedades que están obligando a nuestras industrias a la adecuación de las composiciones aromatizantes a las nuevas reglas, especialmente en lo que hace referencia a los aromas naturales; también implica estar pendiente de las decisiones que están tomando los distintos grupos de evaluación (88 en total) de las sustancias aromatizantes para disponer, en el momento de su obligado cumplimiento, de toda la información necesaria para ofrecer a los productores de alimentos los aromas adaptados a la nueva reglamentación”, aseguran en AMAF.
Esta asociación, que actualmente está constituida por empresas españolas -pero que está abierta a poder admitir socios de otros países de la cuenca mediterránea e, incluso, de Hispanoamérica-, tiene informados a sus miembros (mediante su departamento de asesoría) de todas aquellas modificaciones legislativas que constantemente se producen, no sólo en aromas sino en todas las áreas que, de una forma directa o indirecta, influyen en sus investigaciones.
Como ejemplo de ello, citan algunas de las que últimamente han entrado en vigor:
• Aprobación de criterios específicos de pureza para colorantes y edulcorantes utilizados en los productos alimenticios, y para aditivos alimentarios diferentes de colorantes y edulcorantes.
• El nuevo etiquetado de productos alimenticios apropiados para personas con intolerancia al gluten.
• Nuevos ingredientes alimentarios.
• La legislación sobre los disolventes de extracción utilizados en la fabricación de productos.
• Normas UNE sobre aceites esenciales y su toma de muestra.
• Legislación relativa a productos alimenticios destinados a una alimentación especial.
• La relativa a la utilización confinada de microorganismos modificados genéticamente
Según AFCA, este nuevo instrumento legal afectará a los alimentos funcionales con propiedades aromatizantes, que contienen nutrientes u otras sustancias con propiedades saludables capaces de impartir efectos beneficiosos.
“Los efectos principales proporcionados por los aromas son de tipo hedonístico. Es decir, mejora los aspectos sensoriales: aspecto, olor, sabor, textura. Pero dicho tipo de efectos positivos no están incluidos en el Reglamento Europeo (CE) 1924/2006 de declaraciones de propiedades nutricionales y de otros efectos saludables”.
Para aquellos tipos de alimentos con propiedades aromatizantes, AFCA diseñó una guía interna para facilitar la preparación de los dossiers destinados a presentar alegaciones nutricionales o de otras propiedades saludables, basada en la normativa europea emitida por EFSA.
“Todo ello con vistas a facilitar la competitividad de las empresas, incrementar su capacidad innovadora, orientando sus acciones a dotar sus aromas y aditivos alimentarios para que cumplan con el índice ODA (originalidad + distinguibilidad + aplicabilidad), y así poder fidelizar a los consumidores de productos aromatizados”.

A la espera de la Lista Comunitaria de Ingredientes

El sector fabricante y distribuidor de aromas estuvo varios años esperando la aprobación del nuevo ordenamiento legal, destinado a ponerlo al día y tomar en cuenta, esta vez sí, los avances científicos que han marcado a uno de los sectores más pujantes de la industria alimentaria. La publicación del Reglamento CE 1334/2008, servirá ahora como marco de acción y delimitará el ámbito de actuación del sector aromático.
La lista comunitaria de ingredientes, actualmente en preparación, bordará la nueva normativa legal en preparación y promulgación, e impactará positivamente en el desarrollo de la industria alimentaria. Dicha lista definirá las normas de incorporación de los ingredientes y dosis de uso, describirá las normas de utlización de los mismos, agrupará los tipos de sustancias que quedarían exentas de cualquier reglamentación respectiva y establecerá las normas de etiquetado para cada uno de estos ingredientes.
Este nuevo reglamento ha sido bien recibido por las empresas del sector, de acuerdo con la opinión de las principales asociaciones sectoriales consultadas para la realización de este dossier. Sin embargo, la coyuntura económica actual se ha sumado a los desafíos ya conocidos, por lo que, tal y como ocurre en otros sectores productivos, la palabra “crisis” significará para los fabricantes de aromas un problema y una oportunidad al mismo tiempo.
Porque son muchos los temas en los cuales ocuparse, prueba del dinamismo que se percibe en el sector, y de los retos a los que deben enfrentarse.
Las empresas de aromas participan hoy día en un mercado amplio, y gran parte de su producción está destinada a las exportaciones a naciones de varios continentes. Esto obliga a los servicios de asesoría de las diferentes asociaciones que las agrupan, a disponer de canales de información legislativa en todos aquellos países a los que se exporta.

A la espera del año 2010
“La crisis económica que se está viviendo ha provocado una ralentización del mercado interior, que se conseguirá revertir con mucha investigación y exportación. El volumen de negocio no se ha visto tan afectado como en otros sectores, como la construcción y el del automóvil; sin embargo, el incremento de trabajo para las marcas de la distribución está ocasionando una reducción de los márgenes”, estiman en AMAF. Sus empresas asociadas esperan que, para 2010, el consumo se estabilice y puedan así empezar la recuperación del mismo para finales de ese año.
“Las perspectivas del año próximo, superados los primeros impactos de la crisis económica, van a suponer una tendencia al aumento de los aromas, pero, eso sí, adaptados a nuevos perfiles y exigencias del mercado, nuevos tipos de sabores y olores, más naturales, más exóticos, más sofisticados, que convivirán con los sabores/olores tradicionales más conocidos y aceptados por los consumidores. Ello irá unido a un incremento de los extractos de frutas, plantas y hierbas con propiedades funcionales saludables”, garantiza Gavilán.
La adaptación a una legislación cada vez más exigente, que desembocará en la puesta en vigor de los Reglamentos (CE) 1333 (aditivos alimentarios) y 1334 (sustancias aromáticas y alimentos con propiedades aromatizantes), harán que, con este nuevo escenario, desaparezcan las actuales categorías de aromas artificiales y aromas idéntico-naturales, quedando tan solo la expresión aromas, a la que se podrá añadir la denominación natural, siempre que al menos el 95% del producto aromático provenga de una fuente exenta de manipulación artificial. “Se han eliminado algunas sustancias aromatizantes por razones toxicológicas, si bien la gran mayoría continuará pudiéndose emplear en diferentes dosis”, informan desde AFCA.

Un mercado cada vez más exigente
Dado el carácter esencial y fundamental de los aromas en los alimentos, como elemento que más demanda el consumidor (ya que es asociado con la calidad y funcionalidad, junto a sus propiedades nutritivas y funcionales), la mayor exigencia del mercado es la de solicitar aromas más naturales, de alta pureza química y biológica, más refrescantes, agradables, estables, seguros y fiables. “Las empresas del sector alimentario requieren aromas de mayor calidad, más originales, totalmente diferentes de los actuales para diseñar productos más innovadores, claramente distintos de los existentes”, explican en AFCA.
Para AMAF, la presión sobre los precios, especialmente en aquellos productos destinados a las marcas del distribuidor, así como la preferencia por ingredientes naturales, son las principales exigencias de la industria alimentaria, para lo cual el sector de aromas debe prepararse para satisfacerlas de la mejor forma posible.
Además, el principal reto es poder asumir una legislación cada vez más burocratizada, tanto a nivel comercial como industrial, aportando pocas soluciones al consumidor y al fabricante. “Uno de los principales retos de fabricar en España es la poca protección que reciben las industrias por parte de las distintas administraciones, tanto a nivel autonómico como central, y las trabas burocráticas que se ponen a la agilidad de nuestras fábricas”, estiman desde esta asociación.

Novedades legislativas y otras iniciativas
En un sector que está inmerso en una constante innovación, como es el alimentario, las legislaciones van dando paso a nuevas normativas que buscan afinar aún más la seguridad alimentaria y garantizar a los consumidores unos alimentos acordes con sus necesidades y deseos.
Según AFCA, la mayor novedad consiste en la selección y evaluación toxicológica de más de 2.800 sustancias aromáticas por parte de EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria), pertenecientes a 48 familias de sustancias (aldehídos, cetonas, ésteres, alcoholes, aminas, lactonas, terpenos, etc.), con vistas a su aprobación para que figure en la futura Lista Comunitaria de Sustancias Aromáticas. Tras estas evaluaciones, se han suprimido algunas sustancias aromatizantes.
Además, se han publicado diversas Decisiones Europeas, para incorporar o modificar sustancias aromatizantes o bien para suprimir algunos aromatizantes, tal como el 2-metil.1,3-dieno.
Lo más urgente a nivel europeo ha sido el Reglamento Europeo (CE) 627/2006 sobre los aromas de humo, que modificó el Reglamento (CE) 2065/2003, para el que EFSA ha sugerido que las empresas fabricantes de aromas de humo proporcionen datos técnicos adicionales, incluyendo usos habituales, dosis de empleo y campo de aplicación, para así poder realizar la evaluación toxicológica de los mismos.
“En los próximos meses del presente año se irán completando las evaluaciones de los distintos tipos de aromatizantes. Posteriormente, en enero de 2010 entrará en vigor el reglamento europeo de aromatizantes y sustancias con propiedades aromatizantes, así como las listas comunitarias europeas de aromas”, confirman desde AFCA.
Las listas de los aromatizantes aprobados figurarán con las siglas FL (del inglés flavour), seguido por un número de orden en función de la familia de productos químicos a la que pertenezca; también aparecerá una lista de plantas prohibidas, otra de sustancias bioactivas procedentes de algunos extractos de plantas (pulegona, quassia, cumarina, etc.), entre otras informaciones adicionales. 
 
Un mayor esfuerzo en I+D+i
De acuerdo con lo expresado por AMAF, los principales esfuerzos de investigación son desarrollar aromas con la mayor cantidad de productos naturales, sin menoscabo de la creatividad y adaptación al mercado nacional de productos exitosos en otras latitudes.
“Podemos decir que el constante desarrollo de la industria alimentaria, tanto a nivel nacional como internacional, lleva a nuestras industrias a ser las que en mayor proporción están constantemente aplicando los mayores esfuerzos en I+D+I, dedicando un departamento completo únicamente a la creación y desarrollo de nuevos aromas”.
Para AFCA, este es -con mucho- el capítulo más importante en el sector de aromas.  “El esfuerzo en I+D+i es fundamental para un crecimiento sostenible del sector de aditivos alimentarios y aromas, y lograr con ello una mejora permanente de los alimentos, que repercute de manera directa, y una fidelización de los consumidores”.
“De hecho, un elevado porcentaje de nuestros asociados ha optado por aplicar de manera efectiva y decidida una política de I+D+i, como medida imprescindible para superar la crisis económica generalizada, sobrepasar los obstáculos comerciales, dinamizando el consumo y animando a los consumidores, mediante la oferta de productos de mayor innovación, más convenientes y más saludables. Para conseguirlo han incorporado nuevas técnicas de investigación analítica, procesos tecnológicos mejorados para la extracción y desarrollo de nuevos aromatizantes, novedosos procedimientos de estabilización de aromatizantes e incorporación de nuevas moléculas y principios activos procedentes de alimentos de origen vegetal y animal”.
“Los consumidores exigen alimentos de mayor calidad, más atractivos, más agradables, con mejor sabor y olor; más seguros, más fiables y duraderos, y, en el caso de los alimentos funcionales aromatizados, que sean más saludables, nutritivos y con una respuesta común: alimentos que contengan aromas y aditivos alimentarios más innovadores, que sean más consistentes y que posean mejores prestaciones, todo ello se alcanzará con la aplicación de un PSIDI (Programa Sostenible de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica)”, asegura Gavilán.
Entre otras líneas del conocimiento, se investigan y extraen nuevas sustancias aromatizantes de las superfrutas (mangostan, granada, aronia, cactus), plantas, hierbas, algas (espirulina, klamath, laurencia viridis, dunaliella salina, sargassum vulgare, etc.), hongos y alimentos marinos (sobre todo procedentes del fitoplancton, que contienen principios sápidos y aromáticos novedosos muy activos, con propiedades funcionales y con nuevos sabores, olores y texturas) y también microcrustáceos.

La industria de aromas es un ejemplo de dinamismo
Para conocer con mayor precisión las últimas novedades en aromas que ofrecen las principales empresas fabricantes y distribuidoras del sector, Tecnifood ha recogido su opinión y novedades para la realización de este dossier.
Alfred L. Wolff ofrece ingredientes naturales y produce materias de marca propia para la industria alimenticia. Su catálogo para el sector aromático es el siguiente: extracto de regaliz, miel convencional y bio/orgánica y mezclas de miel hechas a medida por esta empresa para sus clientes industriales; goma arábiga como agente de encapsulación de aromas en polvo y estabilizador de emulsiones aromáticas.
Esta empresa importa las materias primas de los países de origen, desarrolla sus productos especiales según las tendencias del mercado alimentario y produce sus ingredientes de marca en sus unidades de producción en Alemania y al extranjero.
Entre sus novedades destaca el extracto de regaliz en forma líquida, un agente aromático sin adición de aditivos totalmente natural, de fácil manipulación sin tratamiento previo, no tiene polvos pegadizos y con aromas según el origen de las raíces. A demanda, la empresa puede proporcionar este extracto líquido mezclado con otros ingredientes. Entre sus aplicaciones industriales están los sectores de confitería, aromas alimentarios en general, bebidas y licores, salsas o medicinas naturales contra los trastornos gastrointestinales.
Altaquímica tiene en su catálogo una amplia gama de aromatizaciones para una multitud de aplicaciones, entre las que destacan: aromas naturales (extractos de carne, fruta, pescado, marisco, setas, vainilla, vegetales, vinos, café, chocolate); oleorresinas de especias (pimentón, orégano, albahaca, comino); aromas natural-idénticos, artificiales y microencapsulados; y aromatizaciones para el sector industrial salado.
“A través de nuestro cliente final (fabricante del producto acabado), o por colaboraciones con compañías aromistas, ofrecemos, entre otros, ingredientes naturales -vegetales deshidratados y liofilizados, frutas deshidratadas y liofilizadas, quesos puros en polvo, extractos naturales dulces y salados- que incorporan en sus productos o procesos con la ventaja de su declaración como componente natural. Hemos incorporado una gama de marinados exóticos (masala, tikka, provence, mexican, finas hierbas) que combinan el aspecto aromático con el visual al incorporar vegetales deshidratados que están teniendo un gran éxito en nuestro mercado”, afirma la empresa.
En cuanto a los retos actuales, el sector sigue siendo dinámico y de continua evolución. “El mercado demanda productos naturales y, sobre todo, saludables, pero también productos razonables en precio. Hay que adaptar la calidad como valor añadido a la exigencia del cliente, teniendo en cuenta las circunstancias del momento actual”.
Es por ello que, como novedades, destacan la incorporación de una nueva gama de extractos naturales para suministro industrial de su representada y fabricante de extractos de vainilla Nielsen Massey. Se trata de una selección de sabores clásicos de alta calidad (chocolate, café, almendra, limón, naranja, agua de rosas, menta y mandarina) con diversas aplicaciones, principalmente en el sector dulce. Son idóneos en la elaboración de helados, alimentación infantil, galletas, pastelería, snacks y frutos secos, entre otros”.
Sensient, representada en España por Brenntag, tiene una amplia gama de aromas, taylor made y deshidratados, para los sectores de alimentación, bebidas, bollería, lácteos y confitería.
Cosmos Aromas y Sabores tiene más de 2.500 referencias de productos destinados a los sectores de bebidas, licorería, heladería, derivados del vino, lácteos, derivados del cacao, confitería y pastelería.
Esta empresa ofrece soluciones técnicas a la medida de las peticiones de sus clientes, y apelan a la I+D+i para estar al tanto de las nuevas tendencias del mercado y poder, con ello, fabricar productos que estén acordes con los nuevos requerimientos legales.
Crop Ibérica ofrece aromas naturales idénticos, aromas naturales, FTNF y extractos vegetales. Considera que la industria alimentaria utiliza habitualmente los primeros por razones más que todo económicas y por su dosis, que es inferior. Sin embargo, como las tendencias actuales piden ingredientes naturales, tienen en su catálogo también estos productos.
Con aromas destinados a los sectores de confitería, lácteos, horneados y saborizantes, Eurofragance lanzó recientemente una línea de aromas florales, con combinaciones a base de rosa, jazmín, lavanda o lilas. Consideran que la tendencia actual es reinventar los sabores creando combinaciones que tienen una buena recepción por parte de los fabricantes de caramelos.
En el caso de los lácteos, ofrecen sabores de chocolate, vainillas, mixtos de frutas. Para bollería y galletas tienen aromas de licorería, notas de anís o naranja, así como sabores frutales para mezclar con los aromas tradicionales.
En el campo de los saborizantes, cuentan con productos para pescados procesados (anchoas, sucedáneos de cangrejo, surimi y reconstituidos), salsas y sopas con aromas multiculturales, ingredientes especiales para platos preparados y marinados.
Hausmann Aromatic muestra una amplia gama de productos para los sectores de bebidas refrescantes, licores, helados y lácteos, conservas y precocinados, horneados y preparados farmacéuticos.
Para cada uno de éstos ofrece extractos concentrados específicos, destilados, infusiones vegetales, jugos, aromas y bases hidrosolubles, aceites esenciales, pastaromas frutales, bases de sabor biotecnológicas, aromas resistentes al arrastre del vapor y estables a altas temperaturas, y otras composiciones con perfil aromático idéntico al natural.
Iberchem Aromas produce una amplia oferta de aromas que se agrupan en cinco unidades básicas de negocio: dulce, salado, lácteos, bebidas y usos especiales (farmacia, tabacos, higiene bucal, etc.).
Esta empresa desarrolla una oferta de sabores, entre los que destacan los frutales (desde los clásicos fresa, plátano o melocotón a frutas recientemente descubiertas, como es el caso del açaí en la selva amazónica o aromas asiáticos, como el durian, el lychee o el jackfruit, hasta cítricos, silvestres y tropicales). Posee, además, combinaciones de aromas frutales entre sí, con notas balsámicas, cremas y otros; aromas de frutos secos, cremas, florales, de vegetales, de especias, hierbas y plantas; aromas de mantequilla y ghee para uso en el sector de grasas comestibles; aromas de queso, carne, pescado, salsas y aderezos. Esta compañía, desde el punto de vista físico, trabaja también con los aromas líquidos, en polvo (microencapsulados y adsorbatos), emulsiones y otros.
En cuanto a los esfuerzos de investigación y desarrollo, “la política de nuestra empresa es la inversión constante en I+D+i. Por ello, este año tenemos una partida muy importante destinada a la adquisición de nuevos equipos analíticos, cromatógrafos de gases (GC), cromatógrafos para líquidos (HPLC) y espectrómetros de masas (MS). Igualmente estamos profundizando en el campo de la extracción de volátiles a partir de alimentos, utilizando técnicas como la microextracción en fase sólida, complementarias a las clásicas extracciones con solventes y destilaciones. Tenemos también prevista la adquisición de un nuevo equipo para ampliar nuestra capacidad de producción en reacciones de Maillard, utilizadas mayoritariamente en los aromas para salados”, asegura su portavoz.
“Nuestra empresa pretende, por un lado, satisfacer las demandas de una industria cada vez más exigente en temas de seguridad alimentaria, y, por el otro, atender las necesidades del mercado de conseguir productos cada vez más ‘naturales’ a nivel de composición y, por tanto, de etiquetado. Otro reto permanente es competir en todos los mercados con grandes compañías multinacionales de un tamaño mayor que el nuestro”.
Esta es la razón por la cual, con el fin de atender las necesidades de un mercado cada vez más exigente, además de toda la gama de sabores clásicos de uso en la mayoría de los sectores, están  desarrollando aromas naturales a base de moléculas naturales y FTNF; aromas especiales que puedan ser como enmascarantes, reforzadores y sustitutos; y aromas étnicos procedentes de Asia, Sudamérica, Oriente Medio. 
Para ofrecer un mejor servicio a sus clientes, constituyeron  recientemente Iberchem Aromas, una empresa independiente dentro del Grupo Iberchem, que ahora gestiona todo el negocio de aromas alimentarios del grupo (que estaba anteriormente en manos de la División de Aromas de Iberchem). Y, además, abrieron una filial en México (Iberchem México) como centro de distribución, pero con la idea de comenzar a fabricar localmente en 2010. Tienen también previsto abrir una nueva filial en Europa próximamente, además de ampliar la capacidad productiva de aromas salados en la planta que poseen en Alhama de Murcia.
Con respecto a las nuevas legislaciones, consideran que el nuevo Reglamento supone cambios más o menos drásticos a nivel de declaración de sustancias y denominaciones con respecto a la anterior, lo cual implica para las empresas los lógicos problemas de adaptación. “No obstante y según nuestro punto de vista, la nueva reglamentación de aromas es positiva y pensamos que en un par de años se conseguirá la armonización en todos los países miembros de la CEE en lo que se refiere a moléculas permitidas, sus limitaciones de uso, etc. Quizás sea un poco más complicada a efectos de registros de nuevas moléculas aromáticas, pero en general la vemos correcta”, confirmaron.
Innovaciones Aromáticas IGH tiene un catálogo extenso de productos para los sectores de bebidas refrescantes, lácteos, pastelería y confitería, preparados cárnicos, platos precocinados y aperitivos.
Destacan sus aromas de aceites esenciales, en pasta, extractos, emulsionados, aromas solubles, zumos de frutas concentrados, preparados funcionales, para aspersión en seco, sabores para jamones, bacon, chorizo, salchichas, especias, bases para verduras, mariscos, setas, quesos, salsas para aliño y barbacoa.
Innovafood representa desde 2005 a la empresa francesa Prova, que inició su actividad como fabricante de extractos de vainilla. Posteriormente, fue desarrollando la tecnología de extracción hacia sabores de cacao y cafés. “Se da la circunstancia de que estas tres notas (vainillas, cacao y café) son muy complejas, dada la enorme cantidad de sustancias que influyen en el sabor final, y Prova es una de las pocas firmas que dispone de una gama completa y de mucha calidad. El hecho de que algunos fabricantes importantes de aromas sean clientes lo demuestra”·, asegura un portavoz de Innovafood.
También ha desarrollado una cuarta gama, que se trata de aromas complementarios, como son los frutos secos, notas lácticas como el caramelo, mantequilla, notas alcohólicas como el ron, así como productos del mundo de la confitería muy relacionados (tiramisú y crema catalana), sin dejar a un lado la nueva gama de aromas de té.
El pasado año, la empresa inauguró un nuevo edificio situado en Montreuil (donde posee las oficinas centrales), dedicado exclusivamente a laboratorios, tanto de control de calidad como la nueva planta piloto y laboratorio de aplicaciones y también una nueva fábrica de envasado de aromas exclusivamente para el food service.
“Por lo que respecta a la nueva legislación podemos comentar que, aunque en algunos casos es muy restrictiva, de manera general beneficia a nuestra representada puesto que su principal actividad es la fabricación de extractos naturales, y éstos serán los que ocupen un lugar en las etiquetas de los productos de calidad. En España ya hay algunas empresas importantes del sector de confitería que están apostando por esta gama de extractos, y están dejando de usar aromas natural idénticos o artificiales”, aseguran.
La oferta de aromas de Metarom Ibérica es muy amplia, pues dispone de todo tipo de productos para la industria alimentaria. Esta empresa ha realizado una inversión en I+D+i de 35.000 euros, destinada a la mejora en el departamento de aplicación y en la estabilidad de los aromas soportados.
Esta empresa cree que uno de los retos del sector es adaptarse a la demanda creciente de aromas destinados a las marcas del distribuidor y a la tendencia del mercado hacia ingredientes naturales. En cuanto a la nueva legislación sobre aromas, creen que “se trata de una actualización necesaria, derivada de los cambios en la legislación alimentaria que se han producido en los últimos años”.
Pharmafoods tiene un amplio catálogo de aromas naturales y naturales idénticos, entre los que destacan aceites vegetales, extractos de frutas en polvo, y vegetales, carotenoides, zumos de fruta en polvo, frutos secos y preparados para los sectores de pastelería y confitería, bollería industrial, aperitivos, derivados lácteos, platos preparados, salsas y aliños  y especias.
Plantextrakt desarrolla extractos vegetales naturales de plantas como el té, el rooibos o la melisa. Entre sus aplicaciones destaca su uso para los sectores lácteos y de bebidas, aunque también son ideales para productos nutracéuticos.
Productos Aditivos dispone de un amplio abanico de sabores para los diferentes sectores de la industria alimentaria. “Nuestra oferta de aromas se presenta en diferentes formas dependiendo de la aplicación, bien sea como líquidos, pasta, polvo, spraydried, etc. Pueden ser tanto naturales como idénticos al natural o artificiales. Nuestro servicio taylor made no ofrece solamente un producto a medida a cada cliente sino que va más allá aportando nuevas ideas a sus proyectos. Nuestros aromistas crean y seleccionan los aromas pensando en la aplicación final y, en muchas ocasiones, se nos solicita el poder enmascarar sabores no deseados (off tastes) que vienen conferidos por la propia composición del producto final o por los principios activos que puedan contener”, confirma esta empresa.
“Por nuestros conocimientos y amplia experiencia en el mundo de edulcorantes (que data del 1929), y nuestra labor en el campo de premixes de vitaminas y minerales, estamos desarrollando y poniendo al servicio de nuestros clientes una solución global con un nuevo concepto, denominado Polimix, donde ofrecemos la posibilidad de tener un producto libre de azúcar, aromatizado y funcional. En otras ocasiones, dependiendo de la aplicación, puede contener azúcar como en el caso de las bebidas isotónicas, deportivas y energéticas de carbohidratos, etc.”. Esta empresa ha lanzado recientemente aromas con contenido de zumo para diferentes sectores, como confitería, bebidas y helados.
Ravetllat Aromatics cuenta con una amplia gama de aromas naturales y sintéticos, líquidos o en polvo, para las industrias de alimentación (confitería, pastelería, industria farmacéutica, higiene bucal, cárnicos, encurtidos y conservas). Para estar a tono con las crecientes necesidades de nuevos ingredientes y productos, esta empresa trabaja para ampliar las aplicaciones en productos acabados de los aromas que constituyen su aromateca. Para ello, se ha dotado de nuevas maquinarias para la fabricación de artículos alimenticios a pequeña escala.
Esta empresa considera que la industria aromática tiene que aprovechar más que nunca su alta tecnología y sus pocas limitaciones para innovar y diferenciarse de sus competidores, dándole a los productos finales su propia identidad. Esta es la razón por la cual continúa trabajando en el desarrollo de una nueva línea de aromas naturales, porque el público sigue viendo en los productos naturales una imagen de calidad y salud.
Ravetllat también desarrolla nuevos aromas con nuevas notas organolépticas, gustos y sabores. “Es importante adaptarse a las innovaciones que pone en marcha la industria alimentaria, con el fin de luchar contra los efectos de la crisis económica que estamos atravesando”, aseguraron sus portavoces.
En cuanto a la nueva legislación recién aprobada, consideran que aún quedan meses para que las empresas la apliquen totalmente. “Cuando lo hagan, este reglamento clarificará las clases de las distintas materias primas que se podrán utilizar, dará al consumidor una mayor información del producto y garantizará seguridad e inocuidad”.
Taberner se especializa en preparados para la elaboración de productos cárnicos, haciendo énfasis en especias, hierbas aromáticas y deshidratados.
Entre su amplia gama de productos para la industria, Trades cuenta con vegetales al natural esterilizados, humo líquido natural (obtenido de humo genuino purificado), mezclas de especias (curry, barbacoa, hierbas provenzanas, etc), salas marinadas (a base de agua, aceite o emulsionadas, listas para ser aplicadas), salsas de la gama Marifix (con trocitos de verdura y variados sabores: vegetales asados, setas, Provenza, Toscana, Milán); sazonadores cárnicos; extractos de vegetales y especias y aliños para ensaladas.

 

Anexo III del Reglamento CE 1334/2008

En este anexo están incluidas todas aquellas sustancias cuyo uso está prohibido o limitado en los alimentos, de acuerdo con lo acordado por el Reglamento CE 1334/2008.
Su parte A indica aquellas sustancias que no deben añadirse como tales a los alimentos: ácido agárico; aloína; capsaicina; 1,2-benzopirona, cumarina; hipericina; beta azarona; 1-alil-4-metoxibenceno, estragol; ácido cianhídrico; mentofurano; 4-alil-1,2-dimetoxibenceno, metileugenol; pulegona; cuasina; 1-alil-3,4-metilenodioxibenceno, safrol; teucrina A; y tuyona (alfa y beta).
Su parte B indica los contenidos máximos de determinadas sustancias, presentes de manera natural en los aromas y en los ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes, en algunos alimentos compuestos, tal como se consumen, a los que se añaden aromas o ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes.
· Beta azarona (en bebidas alcohólicas)
· 1-alil-4-metoxibenceno, estragol (en productos lácteos; frutas y verduras transformadas, incluidas setas y hongos, raíces, tubérculos, legumbres y frutos secos; productos a base de pescado; bebidas no alcohólicas).
· Ácido cianhídrico (turrón, mazapán y sus sucedáneos o productos similares; conservas de frutas con hueso; bebidas alcohólicas).
· Mentofurano (productos de confitería que contienen menta, excepto las micropastillas para refrescar el aliento; micropastillas para refrescar el aliento, goma de mascar; bebidas alcohólicas a base de menta).
· 4-alil-1,2-dimetoxibenceno, metileugenol (productos lácteos; preparaciones a base de carne y productos cárnicos, incluidas las aves de corral y la caza; preparaciones y productos a base de pescado; sopas y salsas; aperitivos listos para el consumo; bebidas no alcohólicas).
· Pulegona (productos de confitería que contienen menta, excepto las micropastillas para refrescar el aliento; micropastillas para refrescar el aliento; goma de mascar; bebidas no alcohólicas a base de menta; bebidas alcohólicas a base de menta)
· Cuasina (bebidas no alcohólicas; productos de panadería; bebidas alcohólicas).
· 1-alil-3,4-metilenodioxibenceno, safrol (preparaciones a base de carne y productos cárnicos, incluidas las aves de corral y la caza; preparaciones y productos a base de pescado; sopas y salsas; bebidas no alcohólicas).
· Teucrina A (bebida espirituosa de sabor amargo o bitter; licores con sabor amargo; otras bebidas alcohólicas).
· Tuyona (alfa y beta) (bebidas alcohólicas, excepto las elaboradas a partir de la especie Artemisia; bebidas alcohólicas elaboradas a partir de la especie Artemisia 35; bebidas no alcohólicas elaboradas a partir de la especie Artemisia).
· Cumarina (productos de panadería tradicional o de temporada en cuyo etiquetado se mencione la canela; cereales para el desayuno, incluido el muesli; productos de panadería fina, con excepción de los productos de panadería tradicional o de temporada en cuyo etiquetado se mencione la canela; postres).

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario