Arranca el proyecto Mild-Dry de nueva tecnología para deshidratación de alimentos

El Proyecto Mild-Dry, financiado por la UE, para el desarrollo de una tecnología alternativa en la deshidratación de alimentos sensibles al calor, combinando los beneficios de los dos métodos eficaces de secado, microondas y vacío, ha dado comienzo este mes de octubre. La investigación se presentó a finales de de septiembre de 2012, en Dublín (Irlanda), en las instalaciones de la empresa española de diseño de soluciones avanzadas de I+D e ingeniería, Iris, coordinadora del proyecto, en el que participa un consorcio formado por nueve socios de cinco países de la UE y un país asociado: University College Dublin (UCD), de Irlanda; Lebensmittelversuchsanstalt, de Austria; Fullwell Mill Limited, de Reino Unido; Tuerkiye suéter Te Gida Sanayicileri Voz Uereticileri Birligi Dernegi, de Turquía; FreshSeal Limited, de Reino Unido; Makina Sanayi Ve Gokser Ticaret Limited Sirketi, de Turquía, Evaluación Technologique Ingenieurie et Aplicaciones SA (Ètia), de Francia; The Food Machinery, de Reino Unido, e Iris, de España.
Durante dos años, el proyecto de I+D trabajará en una solución a los productos delicados a la deshidratación, como la uva, los arándanos, los plátanos, los tomates, las zanahorias, el ajo, el kiwi, la manzana o la pera, entre otros, mediante la combinación de la técnica de microondas con el secado al vacío (MWVD), para ofrecer una opción rápida para el sector de alimentos deshidratados, que mejorará la calidad del producto en comparación con los métodos de secado convencionales actuales. Como ejemplo, los resultados de los ensayos de laboratorio utilizando la técnica MWVD llegarán a reducir el tiempo de secado de las zanahorias a dos horas, frente a las ocho necesarias mediante el secado convencional con aire caliente. Esta tecnología será asequible, robusta y fácil de mantener, y más económica en cuanto a gasto energético que sistemas como el secado por aire cliente o la liofilización, lo que le hace especialmente atractiva para las pymes, que pueden de este modo aumentar su competitividad.
Además de en las frutas, el sistema será aplicable en todo tipo de alimentos deshidratados, logrando una mejor conservación de sus propiedades nutritivas y organolépticas. Los productos como hierbas, especias, mariscos, ajo, jengibre, cebolla y camarones están formados por tejidos celulares que contienen poros llenos de gas que tienden a colapsar cuando se somete a deshidratación. Este colapso es más notable con la exposición prolongada a elevadas temperaturas de secado, como los utilizados en el secado por convección. Por ello, los resultados de la aplicación de aire caliente de secado son una degradación sustancial en los atributos de calidad, como el color, nutrientes y sabor, y también reduce la densidad aparente y la capacidad de deshidratación. También, los cambios químicos que causan la pérdida de sabor y nutrientes se producen durante el secado por convección.
Frente a ello, la coordinadora del proyecto, la doctora Adriana Delgado, del área de Tecnología Alimentaria de Iris, destaca los valores de la tecnología investigada por el proyecto Mild-Dry: “las ventajas de estos dos métodos eficaces de secado, secado por microondas (MW), en particular calentamiento variable frecuencia de microondas, y el secado al vacío (VD), se combinan para tomar la mayor ventaja de cada técnica: velocidad en el caso del MW y la preservación de la calidad en el caso de VD”. A lo que añade que “las pymes europeas dedicadas al secado contarán con un método de secado asequible que permitirá superar las limitaciones de costes que las pymes no pueden darse el lujo de operar, como la liofilización”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario