Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Bebidas refrescantes, zumos y aguas: lo tradicional desilusiona y lo funcional gana adeptos

Léalo en 19 - 26 minutos
Léalo en 19 - 26 minutos

El enorme mercado de bebidas refrescantes, zumos y aguas envasadas muestra signos de madurez, por lo que las nuevas presentaciones con sabores atractivos, envases cómodos y prácticos y la focalización hacia segmentos de consumidores ávidos por obtener productos con propiedades funcionales, está haciendo que las presentaciones tradicionales se estanquen o pierdan cuota paulatinamente

Las bebidas refrescantes totalizaron en 2008 un total de 5.040 millones de litros producidos, un 1,5% más que en el periodo anterior, a falta de datos de 2009 que la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (Anfabra) presenta a mediados de cada año. La tendencia sin embargo, como confirmará más adelante esta asociación, tiende a la baja. La presencia de estas bebidas como parte de la dieta de los españoles, las particularidades climatológicas del país y el continuo lanzamiento de nuevos sabores, formatos y promociones permiten al sector mantener los niveles de ventas con el paso del tiempo. El cambio en las exigencias de los consumidores, que están prefiriendo cada vez más las variedades con menos azúcares y calorías, así como mezclas de sabores y la adición de ingredientes funcionales, contribuyen al trasvase de un segmento a otro. Es por ello que las categorías light tienen crecimientos superiores, según los datos analizados por las consultoras.
No obstante esta creciente preferencia por sabores novedosos, en parte apoyada por la creciente heterogeneidad de los consumidores, los refrescos de cola siguen acaparando el 56% de las ventas totales, seguidos por los de naranja (12%), los de limón (6,5%) y las gaseosas (5%), aunque estas variedades ya tradicionales han perdido un 2% de cuota en el último año computado. Las bebidas para deportistas acapararon un 4% de las ventas y han ralentizado sus crecimientos; las bebidas a base de té (3%), lima-limón (3%) y las tónicas (2%), muestran comportamientos similares a los de periodos anteriores. Las bebidas de frutas sin gas están también copando cuotas interesantes de mercado y han mostrado crecimientos en la gran distribución superiores al 20%.
Según confirma Ana Escudero, secretaria general de Anfabra, “el sector de las bebidas refrescantes ha seguido apostando en 2009 por la diversidad de productos ante la actual situación de crisis internacional, que está teniendo efectos en el consumo, incluidas las compras de alimentos y bebidas. Los refrescos no han sido ajenos a esto, por lo que en 2009 se estima que habrá un descenso del consumo que ronda el 5%. Esta cifra está estrechamente asociada con la caída en más de un 10% en hostelería, clave para las bebidas refrescantes en España, ya que hacia él se dirige el 32% de la producción”.

La hostelería arrastra la caída del consumo
Es mucha la importancia de los bares, restaurantes y cafeterías para el sector. “Así lo corroboran los estudios de hábitos de consumo que elaboramos periódicamente desde Anfabra, según los cuales, ‘el 75% de los españoles prefiere beber refrescos fuera de casa y en compañía de amigos o familiares’. Pero la coyuntura económica ha hecho que se modifiquen las costumbres de los consumidores, que ahora hacen más vida social en sus propias casas”.
Pese a este freno, el balance anual se ha visto compensado por el alza en los establecimientos de alimentación y por las altas temperaturas registradas durante los meses de verano y otoño, lo que favorece un mayor consumo de bebidas. “No olvidemos que dos de las cualidades más apreciadas de las bebidas refrescantes son su capacidad de hidratar y calmar la sed, y su presencia en los momentos de ocio y en las relaciones sociales”.

La producción crece más en las variedades light
En cuanto a la evolución de las distintas categorías y sabores, la tendencia que se observa en los últimos años es el aumento de la variedad de productos y, entre ellos, especialmente de refrescos light, que ya alcanzan más de la cuarta parte de la producción total. El éxito de estos refrescos se debe a que han conseguido mantener un buen sabor sin calorías, ya que todos están entre 0 y 7 por 100 ml. “Otra de las tendencias que se observa es el crecimiento de la demanda de bebidas sin gas”.
Se aprecia también un constante aumento en la diversidad de bebidas refrescantes con más valores funcionales, incluyendo distintos ingredientes como zumos, vitaminas, minerales, etc. Y parece que la tendencia va a continuar, ya que los expertos mundiales siguen pronosticando un incremento en la oferta de bebidas refrescantes con más valores añadidos.
“Si analizamos la evolución de las distintas categorías de producto y sabores en 2009, vemos que aquellas que habían experimentado mayores crecimientos en los últimos años son las que más han notado el efecto de la crisis y han visto frenado este ascenso”, explicó Ana Escudero. Es el caso de las bebidas energéticas, o el de algunas variedades sin gas que habían crecido mucho en los últimos años, como es el caso de las bebidas para deportistas o isotónicas, las de té, las que mezclan distintos sabores, etc. En cambio, los más tradicionales, como la cola, naranja o limón que, si bien siguen liderando la producción, en los últimos años habían experimentado un estancamiento e incluso retroceso frente al constante incremento de la variedad de productos. Pero en 2009 se han mantenido en volúmenes similares a años anteriores”, confirmó.

Las marcas blancas arañan más cuotas
En todas las categorías de refrescos, las marcas del distribuidor siguen copando cuotas de mercado en volumen y en valor, con crecimiento de dos dígitos, en detrimento de segundas y terceras enseñas, principalmente. Por fabricantes, The Coca-Cola Company alcanzó los 1.222,4 millones de l (-1,8%) y 1.203,8 millones de euros (+1,7%); las también llamadas marcas blancas alcanzaron los 491,4 millones de l (+22,1%) y 164,1 millones de euros (+24,7%); Pepsico cayó a 184,7 millones de l (-4,3%) y 148 millones de euros (-1,7%); Schweppes también mermó en volumen hasta los 147,5 millones de l (-1,3%) y 127,1 millones de euros (+2,6%); Red Bull cayó notablemente a 6,4 millones de l (-9,7%) y 29,8 millones de euros (-9,2%); y el resto de fabricantes aglutinó 20,6 millones de l (-22,2%) y 14,3 millones de euros (-17,8%).
En la categoría de colas regulares, Coca-Cola alcanzó el 82,3% del total en volumen y el 89,9% en valor, seguida por las MDD (9,6% y 3,7%, respectivamente), que mostraron crecimiento del 45% en sus ventas. En la categoría de colas ligeras, Coca Cola Light sumó el 45,2% en volumen y el 51,4% en valor, seguida por Coca-Cola Zero (31,8% y 35,6%) y las MDD, con 12,1% y 3,5%, si bien estas últimas aumentaron sus ventas un 37,9% en volumen y un 42,9% en valor. En la categoría de bebidas de fruta con gas, Fanta controla el 43,5% de las ventas en volumen y el 51,4% en valor. Las marcas blancas tienen el 26,7% y 15,3%, respectivamente, si bien sus crecimientos interanuales son del 26%. En el caso de las gaseosas, las marcas de la distribución acaparan el 66,1% en volumen y el 43,1% en valor, seguidas por La Casera, con cuotas del 29,4% y 50,5%, respectivamente.

Estructura empresarial
Según Mercasa, el mercado de bebidas refrescantes está en manos de pocos grupos empresariales, filiales de compañías multinacionales. Son en total 230 empresas fabricantes y embotelladoras de refrescos, que dan empleo a 13.000 personas.
Dado el crecimiento de las marcas del distribuidor, así como la madurez del mercado, estas empresas realizan un esfuerzo importante de promoción y presentación de nuevas ofertas. Se estima que, cada año, salen al mercado 80 nuevas bebidas, principalmente en las postrimerías de la primavera, buscando afianzar algunas de ellas a lo largo de todo el periodo.

El consumo en hogares permanece estable

Según el Panel de Consumo del MARM, en 2008 los hogares españoles consumieron 1.898,6 millones de litros de refrescos y gaseosas, para un promedio per cápita de 42,2 litros y 33,6 euros de gasto. De este total, las bebidas refrescantes sumaron 37,51 l (18,94 l de refrescos de cola y 6,85 l de naranja). Dichos consumos fueron más elevados en hogares de clase media y alta, aquellos con niños de 6 a 15 años y en aquellos en los cuales el responsable de hacer la compra es una persona menor de 35 años.
Los hogares formados por dos personas muestran consumos más elevados, que se reduce en la medida en que aumenta el número de individuos bajo un mismo techo. Por censo, aquellos municipios en los que viven entre 2.000 y 10.000 habitantes acogen los mayores consumos, mientras que aquellos con menos de 2.000 personas en el padrón muestran menos preferencia. Por comunidades autónomas, Andalucía y Canarias registran los mayores índices de consumo de refrescos mientras que en el extremo contrario están Navarra y La Rioja.
En la restauración comercial, las ventas de bebidas refrescantes fueron de 1.121,7 millones de litros y 1.981,5 millones de euros, de los cuales un 47% se realizó en restaurantes comerciales, cafeterías y bares. Los restaurantes independientes aglutinaron un 19%, el ocio nocturno un 12% y los hoteles un 5%.

Crecen los zumos no refrigerados
La producción de zumos y néctares en España alcanzó los 1.900 millones de litros, con un crecimiento de 3,7% con respecto a 2007. De este total, los primeros representaron un 62% en volumen y un 58,7% en valor, mientras que los néctares alcanzaron un 3,5%% y un 36,%, respectivamente. Los smoothies están a mucha distancia, con apenas cuotas de un 0,5% y un 2,9%, si bien sus ventas siguen en ascenso.
De estos totales, los de naranja representaron el 25% de las ventas, seguidos por los zumos de piña (21,7%), melocotón (18,6%); las variedades light (18%) y los de uva y mostos (1,9%). El resto de presentaciones totalizó 14,9%. Aproximadamente un 60% de los zumos expendidos en la gran distribución proceden de concentrados, si bien este porcentaje disminuye año a año.
Las marcas del distribuidor dominan ampliamente las ventas de zumos en la gran distribución. En el caso de los comercializados a temperatura ambiente, las ventas superaron los 345,6 millones de l (+13,6%) y 245,8 millones de euros (+14%), mientras que Don Simón sumó 52,7 millones de l (+3,4%) y 49,5 millones de euros (-5,3%). En cuanto a los refrigerados, las marcas blancas contabilizaron 21,3 millones de l (+7,4%) y 30,4 millones de euros (+5,3%). Pascual está a continuación, con 4,8 millones de l (-8,5%) y 11 millones de euros (-8,2%). En ambos segmentos, las MDD superan cómodamente el 60% de las ventas en volumen y en un 50% en valor.

Concentración empresarial
El crecimiento de las marcas blancas, estima Mercasa, está poniendo en apuros a algunos operadores del sector, que encuentran dificultades de financiación y pérdida de cuotas de mercado, lo que ha provocado la desaparición de algunos de ellos. Esto está dejando en manos de pocos grupos la gran mayoría de las ventas. Actualmente, las marcas blancas representan el 64% de todas las ventas en volumen y el 51% en valor.
La principal empresa fabricante de zumos tiene una producción de 450 millones de litros (de los cuales el 40% comercializa con marca propia) y ventas de 250 millones de euros. La siguiente empresa produce 160 millones de l (90% con marca propia) y 97 millones de euros. Y el tercer operador manufactura un volumen de 80 millones de l y 125 millones de euros.
Las inversiones del sector en los últimos dos años superaron los 100 millones de euros, tendentes a modernizar líneas de producción y maquinarias destinadas a producir zumos de alta gama (aquellos no procedentes de concentrados).

Aguas envasadas, en descenso
Según la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas -que agrupa a 91 empresas españolas distribuidas por las 17 comunidades autónomas-, el mercado de aguas tradicionalmente viene presentando un crecimiento constante, lo cual refleja la confianza que deposita el consumidor en nuestro producto. No tienen aún cifras del año 2009, pero sí aportan los datos del 2008: por tipos de aguas, el 95,68% de la producción corresponde a las minerales naturales; el 2,5% a las de manantial y el resto a las potables preparadas. Las aguas sin gas representaron el 96,35% de la producción, mientras que las aguas con gas acapararon el 3,65% restante.
“La evolución del sector ha venido siendo constante en mayor o menor medida a lo largo de los últimos años. Actualmente, existe una amplia oferta de aguas envasadas en el mercado que consideramos muy positiva, ya que entendemos que es consecuencia del interés del consumidor por un producto tan saludable como es el agua mineral natural”.
Confirman que para el año 2010, el reto es continuar trabajando por un crecimiento constante y confiamos en que el consumidor siga valorando la presencia de esta bebida en su cesta de la compra.

Más I+D+i
El sector de las aguas envasadas realiza un importante esfuerzo en adoptar la mejor tecnología, dirigida exclusivamente a mantener inalterable la personalidad de las aguas minerales naturales y de manantial durante todo el proceso industrial, es decir, en preservar su composición y su pureza original.
Además, el sector de las aguas envasadas cuenta, desde mayo de 2004, con el apoyo del CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, Laboratorio del Ebro) como centro tecnológico de referencia. Este laboratorio, reconocido por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) proporciona soporte analítico y técnico avanzado a Aneabe, tanto en proyectos de I+D+i como en foros nacionales e internacionales, y constituye un aliado en la mejora continua de la calidad y seguridad alimentaria de procesos y productos.
“En cuanto a los envases que utilizamos, el vidrio y el PET, nuestro sector sigue innovando para que sigan siendo envases que continúen protegiendo la calidad de nuestro producto. En el caso del PET, se trabaja además en la reducción del peso del mismo sin que esto suponga un riesgo para la seguridad del producto. De esta forma, en los últimos 10 años hemos conseguido reducir el envase en más de un 40%. Por otro lado, cabe destacar que el 100% de nuestros envases son reciclables y que el sector de las aguas envasadas es uno de los pocos de la industria alimentaria que utiliza envases reutilizables”.

Descenso en las ventas
De acuerdo con lo expresado en un informe de reciente data, realizado por la consultora DBK, durante el año 2008 la producción de agua envasada en España se situó en 5.562 millones de litros, con un descenso del 1,7%, inferior al registrado en 2007, año en el que cayó un 2,2%. En 2008 se registró también una caída en el valor de mercado de este líquido, rompiendo así un ciclo ininterrumpido de crecimientos interanuales, al alcanzar los 1.225 millones de euros (-2,4%). A falta de datos de 2009, que todavía no están consolidados, se cree que este ritmo descendente se mantendrá.
Además, debido a las inversiones realizadas en años anteriores, que dieron como resultado un actual exceso de capacidad productiva, es posible que existan procesos de reestructuración de la oferta, cierre de líneas de producción y concentraciones empresariales. Igualmente, se está realizando una adecuación de la oferta a las exigencias de un mercado que busca, sobre todo, formatos más cómodos y manejables, sin dejar a un lado las necesidades específicas de determinados segmentos de consumidores, como es el caso de aguas saborizadas, aguas con extractos naturales e, incluso, ingredientes funcionales.
Mercasa destaca esto último al mencionar productos con aloe vera, vitamina G (riboflavina o también B2), o con hierbas como la melisa, manzanilla, tila y otros extractos. La venta de agua mediante grandes formatos (botellas de 20 litros para su uso en comedores, oficinas y hospitales) supone ventas de más de 220 millones de litros.
Esta situación está haciendo que las cerca de 100 empresas que laboran en este sector estén perdiendo progresivamente rentabilidad, la cual se puede acentuar en un momento como el actual, de caída en el consumo, intensificación de la competencia en precios y el aumento de los costes energéticos y de transporte, así como de los envases de plástico, muy dependientes de los precios del petróleo.
Entre los motivos que arguye la consultora para explicar dicho descenso están las caídas en las ventas en el canal de hostelería y restauración, un menor gasto por familia y el aumento de la cuota de mercado de las marcas del distribuidor, que son las grandes ganadoras. De acuerdo con los datos del TAM del 27 de diciembre 2009 de la consultora IRI, las ventas de aguas envasadas totalizaron 3.306,5 millones de litros (+1%) y 749 millones de euros (-2,2%). Dentro de estos totales, las aguas sin gas sumaron 3.238,6 millones de l (+1%) y 707,4 millones de euros (-2,4%), mientras que las gasificadas totalizaron 67,8 millones de l (+0,2%) y 41,5 millones de euros (+2,1%).

Un sector industrial concentrado
Según DBK, Cataluña (25%), Canarias (15%) y la Comunidad Valenciana (10%) son las comunidades en las que residen la mayor cantidad de empresas envasadoras de agua. Este sector muestra una gran concentración empresarial, pues los cinco primeros operadores en términos de ventas del mercado interno (Aguas Font Vella y Lanjarón, Grupo Vichy Catalán, Nestlé Waters, Agua Mineral San Benedetto y Aguas Minerales Pascual aglutinan una cuota del 51,8, que asciende al 65,8% si se reúne a las 10 primeras empresas. Junto a ellas operan un amplio número de empresas de pequeña y mediana dimensión, de capital español y alcance regional o local.

El consumo es estacional y determinado por la región
Según Mercasa, con datos del MARM, el consumo de aguas envasadas durante el año 2008 ascendió a 3.445,1 millones de l, de los cuales el 68,8% se realizó en hogares y el restante en la restauración comercial y colectiva. Per cápita, el consumo ascendió a 52,7 litros y 11,3 euros, de los cuales más del 92% correspondió a aguas sin gas. Dicha ingesta es mayor en hogares con ingresos elevados, sin niños y en donde la persona encargada de hacer la compra no trabaja. Igualmente, en aquellas residencias en las que la persona encargada de adquirir alimentos es mayor a 65 años, el consumo aumenta.
Los consumidores que residen en núcleos de población con censos de entre 10.000 y 100.000 habitantes cuentan con los mayores índices de consumo de aguas envasadas. Por comunidades autónomas, aquellas que disponen de plantas desaladoras como principal fuente de agua corriente, como es el caso de Canarias y Baleares, registran los mayores consumos. En el caso contrario están Madrid y Navarra.

Comercio exterior
Las importaciones y exportaciones de aguas envasadas no suelen ser importantes en términos cuantitativos, debido a que los gastos de transporte y almacenamiento son muy elevados con respecto al precio base del producto. Mercasa cifra en 0,5% el porcentaje de agua destinada a la exportación y en un 1% el que se importa con respecto a la demanda.
Dentro de estos movimientos se encuentran las llamadas aguas premium, con precios elevados y prestigio internacional. Este mercado es bien aprovechado por productores de aguas de algunos países, como Francia, Bélgica e Irlanda. El 40% del agua envasada en este segundo país se destina a los mercados externos.

El futuro pasa por lo funcional
Según un informe de la consultora Euromonitor, la saturación en las marcas de bebidas refrescantes, aguas y zumos han definido radicalmente las cuotas de mercado. Esto ha hecho que los consumidores busquen con más frecuencia productos que tengan valor añadido, y son capaces de pagar más por ellos. Estos artículos son, por lo general, aquellos que ofrecen sabores únicos e ingredientes añadidos.
Las bebidas con propiedades saludables están formando su propio nicho de mercado. Las energéticas y rehidratantes, por ejemplo, están siendo solicitadas por el público con edades superiores a los 14 años, especialmente cuando la marca tiene un perfil social atractivo. En el caso de aquellos países en los cuales la población joven no crece con velocidad, los productores están fijándose en nichos de mercado preocupados por la salud cardiovascular, digestiva, inmunológica, etc. Esto hace que aquellos productos “antienvejecimiento” o destinados a personas de la tercera edad sean bien recibidos, por cuanto existe la necesidad y el interés de obtener estos beneficios por parte de las bebidas que se toman todos los días.
De hecho, en los actuales momentos los consumidores de mayor edad están siendo focalizados con más frecuencia, especialmente en mercados saturados. Esto no solamente se puede lograr mediante estrategias de marketing, sino también con nuevos envases, colores y sabores específicos, y lanzamientos dirigidos exclusivamente a un grupo de personas en franco crecimiento.

Publicado en el número 68 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas