Bonduelle lanza la gama Natur+

Fruto de cuatro años de investigación, el Grupo Bonduelle ha desarrollado un sistema de envasado al vacío capaz de conservar las propiedades químicas y organolépticas de los alimentos, con el que ha lanzado la primera línea de verduras frescas envasadas al vacío Natur+. La compañía ha presentado bajo esta marca una completa gama con 8 variedades: zanahorias, patatas, champiñones (enteros y laminados), habas, judías verdes (finas y planas) y guisantes.
Natur+  se elabora a partir de un proceso exclusivo y controlado, que permite conservar los nutrientes y las vitaminas. Se inicia con la selección de la verdura fresca durante el periodo natural de recolecta, en su momento óptimo de maduración, para su posterior preparación y limpieza, tras lo que las verduras se cocinan al vapor, lo que supone una rápida subida de la temperatura con vaporización del líquido, con tres veces menos de agua que en la conserva clásica. Por último, se hace el vacío, se aspira el aire de la lata y se sella térmicamente. 
El desarrollo de Natur+, ha requerido la instalación de una nueva línea de producción, así como la utilización de envases específicos resistentes al proceso de envasado al vacío, y la implementación de un nuevo sistema de fabricación con diferentes niveles de limpieza, cocción y enfriamiento.
Los españoles consumen al año 3,9 millones de toneladas de verdura fresca, 153.001
toneladas de verdura congelada y 359.211 toneladas de verdura en conserva. El objetivo de Bonduelle con esta nueva gama es “potenciar el consumo de verdura entre la población española”, al tiempo que persigue “situar la conserva en el lugar que le corresponde, sacándola del fondo del armario, señalan fuentes de la empresa, que considera que “hasta ahora, se recurría a las conservas de verdura por varios factores: disponibilidad, rapidez de uso, fácil almacenaje y cómoda apertura”, a lo que ahora con Natur+ se suma la ventaja de sus “infinitas posibilidades culinarias, puesto que al llevar muy poco agua, las verduras mantienen intacto el color, el sabor, el olor y la textura del primer día”.
En su defensa de las verduras envasadas al vacío, Bonduelle aporta las conclusiones del Instituto Científico de Investigación Agrónoma (INRA), según el cual no es cierto que  pierdan sus nutrientes y vitaminas, sino al contrario: “el almacenamiento de los productos frescos, por causas logísticas, conlleva mayores pérdidas de nutrientes que los congelados o envasados, porque estos últimos son recolectados en el momento óptimo de madurez y estabilizados rápidamente”.  En cambio, “los productos frescos suelen recogerse antes de su maduración, lo cual puede resultar perjudicial tanto para las cualidades organolépticas como para algunas cualidades nutricionales. Por otro lado, los tratamientos que se aplican para la conservación de la verdura fresca son limitados: se suelen controlar las condiciones del entorno (temperaturas, oxigeno, y gas carbónico para disminuir la humedad) y se utilizan tratamientos químicos con el objetivo prorrogar el tiempo de almacenamiento (fungicidas, insecticidas, antigerminantes etc.)”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario