Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Cañete asegura que ‘el modelo griego no se puede trasladar a España’

Léalo en 4 - 5 minutos
Léalo en 4 - 5 minutos

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha salido al paso ante las posibles dudas que ha suscitado el ejemplo griego que autoriza la comercialización de alimentos caducados a menor precio, subrayando que “en España los yogures ya no tienen fecha de caducidad sino que la fecha es de consumo preferente, como en el resto de países de la Unión Europea”, pero que “el modelo griego no se puede trasladar a España y el Gobierno español no tiene intención de cambiar esa legislación”. Así ha aclarado que, con la normativa actual, no está autorizada la comercialización de productos alimenticios que hayan rebasado la fecha de consumo preferente.

Arias Cañete ha realizado estas declaraciones durante la presentación de la campaña de Productos Lácteos Sostenibles, en la sede del Ministerio, en la que ha explicado que la exigencia de indicar la fecha de caducidad de los yogures, con el límite de los 28 días desde su fabricación exigida anteriormente para este producto, se derogó mediante Real Decreto que se publicó en el BOE el 29 de marzo del presente año. La nueva norma de calidad del yogur se encuentra actualmente en tramitación reglamentaria, ya ha sido notificada a la Unión Europea y el plazo para que la Comisión Europea y los Estados miembros presenten alegaciones vence el próximo 23 de octubre.

La campaña de Productos Lácteos Sostenibles es una iniciativa que acredita el origen español y la calidad de la leche y su comercialización en condiciones que  garantizan la sostenibilidad de un sector que supone el 15,72% del valor de la producción ganadera y, junto con los productos lácteos, representa el 10% de las ventas netas de la industria alimentaria y el 15,8% del gasto de consumo en los hogares españoles.

Según palabras de Arias Cañete, la cadena de valor del sector lácteo “arrastra importantes problemas estructurales” que afectan tanto a los ganaderos, como a la industria y la distribución, como es el hecho de que existen explotaciones de pequeño tamaño y poco integradas. En el ámbito de la industria y la distribución hay diferentes problemas, que parten del descenso del consumo y de la presión de los mercados exteriores, agravados en algunos casos por la utilización de la leche como producto reclamo, y que “acaban banalizando el producto lácteo”. Según el ministro, todos estos factores “reducen sustancialmente los márgenes de las industrias, lo que a su vez empuja a la baja de los precios de compra a los ganaderos”.

Para paliar esta situación, el Magrama ha puesto en marcha una serie de iniciativas específicas, desde comienzos del año pasado para dar apoyo al sector, entre las que destaca la aprobación del Real Decreto de desarrollo del “paquete lácteo”, que regula las organizaciones de productores y la obligatoriedad del contrato lácteo, o la firma del Convenio de Colaboración para la Implantación y Desarrollo de un Programa de Productos Lácteos Sostenibles

Mediante este programa, las empresas de la industria y la distribución se comprometen a utilizar leche cuya adquisición esté regulada mediante contratos de compra venta, con condiciones contractuales que garanticen la sostenibilidad de las explotaciones. También se comprometen a identificar el origen español de la leche envasada bajo el logo PLS y trabajar para mejorar la percepción de los productos lácteos, por el consumo, como productos de alto valor nutritivo y de calidad. Al programa ya se han adherido 24 empresas, 15 industrias lácteas y 9 empresas de la distribución.

 

Más información en la edición impresa de Tecnifood núm. 90 (noviembre/diciembre 2013)

 

Contenidos relacionados:

Yogures y derivados lácteos a la conquista de nuevos paladares

La industria alimentaria suscribe un convenio de colaboración con el Magrama

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas