CNTA aborda los retos futuros en seguridad alimentaria y nutrición

La modificación del Reglamento europeo (R. 1924/2006)  que regula y modifica la lista de declaraciones nutricionales que se pueden utilizar a la hora de etiquetar y promocionar productos alimentarios e uno de los retos a los que se enfrenta el sector alimentario en materia de seguridad y nutrición, entre otros cambios que se vienen produciendo, tanto por la globalización de los mercados, como por la demanda de un consumidor que una alimentación que asegura su salud y bienestar. Para abordar los efectos de estos cambios y dar respuestas en materia de riesgos alimentarios; declaraciones nutricionales y propiedades científicas, sistemas de autocontrol, etc., el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, CNTA,organiza el 28 de noviembre en su sede de San Adrián (Navarra) la Jornada “Seguridad alimentaria y nutrición: retos de cara al futuro”.
En el encuentro participarán representantes de los principales organismos nacionales e internacionales en materia de Nutrición y Seguridad Alimentaria como la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), la Global Food Safety Initiative (GFSI) y la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, junto a los que intervendrán reconocidos investigadores en nutrición y seguridad alimentaria como Andreu Palou Oliver  y expertos internacionales que plantearán hacia dónde deberán dirigir las empresas agroalimentarias sus esfuerzos de cara al futuro a la hora de desarrollar y evolucionar los sistemas de gestión de la calidad y seguridad alimentaria. El programa se completará con las experiencias de Danone y Unilever Food España, dos empresas que ya trabajan con declaraciones de salud en sus productos.
La Jornada tiene, además, una segunda parte, al día siguiente, 29 de noviembre, que abordará la situación actual de los probióticos y prebióticos en el mercado alimentario europeo. En este encuentro, a través de ejemplos de experiencias empresariales como los de Chr.Hansen, Ordesa o Danone, se pretende aportar a las empresas alimentarias las pautas para conferir aptitudes probióticas o prebióticas a un alimento, así como informar sobre la situación del mercado y las dificultades económicas, legales y comerciales con las que se encuentran productos tan conocidos como Actimel o los preparados probióticos Blevit.

Noticias relacionadas

Deja un comentario