CNTA participa en tres proyectos para lograr bioplásticos y aditivos naturales a partir de residuos

Consciente de las oportunidades que presenta el aprovechamiento de los subproductos subproductos alimentarios para obtener de manera sostenible diversos compuestos, como colorantes, antioxidantes, compuestos microbianos, biopolímeros, etc., el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, CNTA, ha apostado firmemente por esta línea de investigación dentro de su nuevo Plan Estratégico de I+D+i, de modo que en estos momentos está inmerso en tres proyectos de investigación biotecnológica en los que se estudian los subproductos agroalimentarios como fuente de producción de bioplásticos y aditivos naturales con potencial aplicación en los sectores alimentario, cosmético y/o nutracético.
Los proyectos Carbio, Valbio y Transbio tienen como finalidad la obtención de ingredientes y compuestos bioactivos (CBA) a partir de fuentes naturales, mediante el uso de tecnologías de extracción GRAS (Generally Regarded as Safe), así como a través de técnicas de purificación y caracterización de dichos compuestos. Este último punto tiene especial importancia, ya que para demostrar la evidencia científica del papel sobre la salud de un ingrediente, es necesario abordar una correcta caracterización de los compuestos bioactivos que lo constituyen, según los requerimientos de la entidad de seguridad alimentaria europea, EFSA.
El Poryecto Valbio, subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad, está liderado por Iparlat y cuenta con la participación de CNTA junto a otros dos centro tecnológicos y tres empresas de los sectores agroindustrial y medioambiental. Su objetivo es definir y desarrollar la vía más adecuada, desde el punto de vista técnico y económico, para la valorización de residuos y subproductos hortofrutícolas nacionales, mediante la aplicación de tecnologías sostenibles que permitan la obtención de compuestos naturales viables como aditivos naturales con aplicación industrial en los mercados de la alimentación, cosmética, etc. Lo que según valoran fuentes de CNTA es “un reto ya que no existen en el mercado soluciones viables para la valorización de los subproductos hortofrutícolas que generen productos de alto valor añadido”.
Asimismo, CNTA se ha incorporado al Proyecto Carbio, aportando su know how en materia de procesos fermentativos, como línea que permite, por un lado, obtener nuevos productos y, por otro, optimizar o desarrollar nuevos iniciadores de fermentación para productos cárnicos o lácteos, entre otros. Este proyecto busca la valorización de los hidratos de carbono que contienen los restos procedentes de frutas y hortalizas y que actualmente son desechados, para obtener bioplásticos, mediante sistemas de producción económicamente viables y diseñados bajo criterios ambientales y sostenibles. Carbio está financiado en el marco del programa Eranet de investigación del 7º Programa Marco de la UE, y en él participa CNTA, desde 2011, como parte del consorcio liderado por Trasa, junto con las empresas las empresas Zorelor SA (España) y Wetlands Incubator SRL (Bélgica), y los centros tecnológicos Tecnalia (España) y IFA-Tulln (Austria). Las investigaciones ya han dado sus primeros frutos y sus resultados se están comenzando a poner práctica con el objetivo final de fabricar biofilms para su aplicación en alimentación.
Por último, aportando su conocimiento en procesos fermentativos, así como su capacidad tecnológica, ya que cuenta dentro de sus instalaciones con innovadoras tecnologías moleculares en el sector de la alimentación, como el DHPLC, CNTA participa  en el consorcio multidisciplinar del proyecto Transbio (financiado por la convocatoria KBBE 2011 del 7º Programa Marco), cuyo objetivo es la utilización de los subproductos de frutas y vegetales procedentes de las empresas de transformación, como materia prima para obtener productos biológicos como PHB, ácido succínico y enzimas para la industria de detergentes.

Noticias relacionadas

Deja un comentario