Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Codificación y etiquetaje, infinitas soluciones para la industria más exigente

Léalo en 34 - 45 minutos
Léalo en 34 - 45 minutos

Las altas exigencias de la industria alimentaria han convertido esta actividad en un verdadero campo de pruebas para los nuevos desarrollos de equipos y soluciones de codificación, marcaje y etiquetaje.  Velocidad, fiabilidad y calidad son aspectos que priman en una demanda a la que se suman tendencias de innovación en el diseño que permitan mayor y más atractiva visibilidad y más capacidad informativa

La importancia del etiquetado en los productos alimenticios es un hecho innegable dado que cumplen una múltiple funcionalidad: como vehículo de información al consumidor; como embajador del producto en el punto de venta, otorgándole una imagen de marca, y como herramienta de confirmación de la seguridad alimentaria. Y para cumplir con todo ello y adaptarse a las cambiantes necesidades que marcan tanto las tendencias como las normas legales, los proveedores de equipos y materiales de codificación, marcaje y etiquetaje muestran una continuada actividad innovadora que dé respuesta a estas exigencias.
En su papel comunicador, el hecho más destacable que ha protagonizado el sector del etiquetado es la reciente aprobación del Reglamento (UE) 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, que se publicó en el DOUE el 22 de noviembre de 2011, que culmina un largo debate sobre la información en contenido, modo y forma  que deben incluir en su etiquetado los productos alimenticios y sobre cuyas claves incluimos en un destacado de este informe un extracto elaborado por ainia centro tecnológico, así como un artículo técnico de Andrés Gavilán (G.B Consulting) que profundizará sobre esta normativa en el próximo número de Tecnifood.

Demanda de calidad en trazabilidad y servicio
La nueva normativa, lógicamente incidirá en las demandas de la industria alimentaria en cuanto a codificación, marcaje y etiquetaje. Hasta el momento, las exigencias en esta materia abarcan aspectos como trazabilidad, sostenibilidad, innovación, calidad de servicio, fiabilidad y un servicio técnico disponible. Como destacan desde Markem-Imaje, la industria pide al proveedor de este sector, “más que un producto, una cadena de servicios y atención al cliente: un socio de confianza”.
Otras necesidades detectadas en el mercado son “calidad a precios económicos. Y además, en cuanto a comunicaciones, los sistemas deben ser user friendly”, señalan desde Allen Coding System.
Por su parte, fuentes de Zetes Multicom valoran que, en el etiquetaje, “pasados los años de crecimiento debido a las normativas de trazabilidad alimentaria que fueron seguidas y extendidas a otras industrias, el mercado está en una situación estable. Sin embargo, tras la necesidad de identificación unitaria para obtener la máxima visibilidad y trazabilidad, se abre una nueva oportunidad”.
Para ilustrar un ejemplo de la importancia de la trazabilidad, cabe recordar los efectos del brote de E. coli en Alemania, que situaron a la industria alimentaria en el centro de atención. Una de las principales ventajas de la trazabilidad es la capacidad para aislar e identificar rápidamente el foco de contaminación y, a su vez, poder hacer una retirada selectiva. De esta forma, se evita dañar la reputación de todo el sector, que los productos alimentarios estén bajo sospecha y las consiguientes pérdidas económicas que conllevan. Actualmente, no existe legislación alguna que exija a las empresas alimentarias introducir sistemas internos de trazabilidad, sin embargo, los reguladores coinciden en que estos sistemas ahorrarían costes en cuanto al tiempo necesario para realizar una retirada, así como evitar trastornos innecesarios de mayor alcance. Zetes propone “utilizar soluciones típicas del sector farmacéutico para que la industria alimentaria se beneficie de la experiencia adquirida”.
Según su experiencia, en la actualidad, “aunque muchos fabricantes de alimentos han introducido algunas funciones de trazabilidad, en general, sólo hacen un seguimiento de los números de lote”. A ese nivel, el problema es que no es posible realizar una retirada rápida de producto, porque los lotes se refieren a los centros de producción e incluyen cientos de envases unitarios, por lo que resulta difícil aislar incidencias. Es importante seguir y localizar los artículos a un nivel superior, saber qué podría afectarles a lo largo de toda la cadena de suministro. Para lograrlo es necesario realizar la localización de envases unitarios. Pero “la identificación de producto unitario puede suponer un reto para fabricantes y distribuidores, debido a su tamaño o forma reducidos. Al utilizar las soluciones desarrolladas para el sector farmacéutico se puede incluso etiquetar los pepinos uno a uno”, destaca esta firma.
En opinión de Domino Spain, las principales demandas de la industria alimentaria en codificación, marcaje y etiquetaje se dirigen, por un lado, hacia la fiabilidad de codificación e impresión, “puesto que una línea de envasado o un planta de procesamiento de alimentos puede paralizarse si la codificación falla”. Para cumplir con esa fiabilidad, los equipos deben resistir ambientes y atmósferas muy agresivas, como pueden ser las de las plantas de embotellado de bebidas azucaradas, con una alta humedad y partículas en suspensión que obligan al diseño de equipos estancos.
No menos importante, es la calidad de esa codificación ya que ésta se aplica en productos destinados al consumo humano, con unas condiciones de elaboración y procesamiento muy estrictas en cuanto a normativa sanitaria y de trazabilidad.
También desde Toshiba TEC Europe Retail Information Systems citan como demandas destacadas en este mercado, una correcta trazabilidad de los productos para asegurar su perfecto estado y maximizar la seguridad alimentaria. Y por otra parte, optimización de los procesos y minimización de errores. “Cualquier tecnología que afecte a estos parámetros será bien acogida. Se requiere que el método de codificación empleado sea eficiente, fiable, estándar y fácilmente integrable en su sistema”.
Por su parte, en Belgraf señalan que “nuestros clientes nos demandan sobre todo sistemas lo más libres posible de mantenimiento, para evitar paradas innecesarias en la producción. También tienen en cuenta la limpieza del sistema en el entorno de trabajo”.

Elección del sistema
Los métodos de codificación, marcaje y etiquetaje actualmente más empleados en la industria alimentaria son la tecnología inkjet, la transferencia térmica (TTO) y el láser.
Las soluciones inkjet (basadas en inyectores de tinta) para usos industriales, tienen como principal ventaja, su flexibilidad de uso, al poder imprimir sobre  gran cantidad de materiales, desde papel hasta plástico, vidrio, cerámica o metal. Además, no requiere herramientas intermedias, ni contacto entre el sustrato y el cabezal de impresión.
La alta velocidad, calidad de imagen y elevada capacidad de texto, así como la posibilidad de codificar tanto en estático como en dinámico y  de codificar en 2D y en código de barras son, por su parte, las ventajas más destacables del sistema de impresión láser.
También los sistemas de codificación térmicos permiten imprimir sobre diferentes sustratos fijos o dinámicos. La codificación mediante tecnologías térmicas, puede ser térmica directa cuando la utilización de las etiquetas es temporal o por transferencia térmica para etiquetas de mayor duración o que requieren una resistencia especial a agentes que puedan deteriorarlas, como pueden ser los roces, la luz o el frío. Normalmente, la información va impresa en una etiqueta adhesiva y utiliza códigos de barras para poder capturar la información de trazabilidad con dispositivos de lectura manual o automáticos, también es posible usar etiquetas RFiD de forma que se puede aumentar la automatización de la captura de la información ya que se pueden leer más elementos en menos tiempo y prácticamente sin intervención por parte del usuario.
Conociendo sus diferentes ventajas, cada empresa debe elegir entre un sistema u otro, en función de las necesidades concretas de la línea de producción en la que se vaya a emplear el sistema de codificación y marcaje. Si bien, según reconocen algunos operadores, la elección “es compleja, mientras que en unas empresas se tiende a sustituir el inkjet por etiquetado (por ejemplo, sobre cajas de vino), en otras se está sustituyendo el inkjet por láser, por ejemplo, para marcar lote, fecha, caducidad… sobre distintos tipos de etiqueta, caso de las contraetiquetas del vino, refrescos, estuchados, etc.”
En cualquier caso, en muchas empresas, según el soporte a marcar, disponen de varios de estos sistemas en la misma línea de producción.
Asimismo hay que tener en cuenta el avance de las tecnologías de identificación como el código de barras, el reconocimiento de voz, la impresión, la RFID, tarjetas inteligentes, biometría, etc. En Zetes, compañía con más de 15 años de experiencia en la implantación de soluciones basadas en RFID, destacan los beneficios de esta tecnología “en los casos donde ésta es aplicable, cuando su coste se justifica, por razones como la capacidad de lectura sin necesidad de visibilidad directa. En algunos procesos, la RFID está sustituyendo al código de barras desde el punto de vista operativo pero este último prevalece como medio de back up, para posibles lecturas manuales en caso de error del tag, del mismo modo que los códigos numéricos suelen acompañar a los códigos de barras. Los últimos proyectos realizados por Zetes combinan la RFID con otras tecnologías de identificación, siendo sistemas complementarios”.

Tendencias y soluciones
A la vista de las crecientes necesidades de los fabricantes del sector alimentario, los proveedores de equipos de codificación, marcaje y etiquetado centran su labor en desarrollar nuevas soluciones que ayuden a sus clientes en su innovación. Estos proveedores son conscientes de que el sector alimentario es uno de los más innovadores y consideran que las líneas de envasado en la industria de bebidas son las más exigentes de toda la industria en general, por lo que es este sector el que está imponiendo muchos cambios tecnológicos y de diseño en los equipos de codificación, a los que se les pide principalmente una gran velocidad, fiabilidad y calidad de marcaje. Hasta tal punto son elevadas estas exigencias en la industria alimentaria, que ésta se ha convertido en un auténtico “campo de pruebas” para la actividad de la codificación y marcaje, pues los equipos que sean capaces de adaptarse a sus necesidades, podrán superar cualquier exigencia de otro sector.
En esta dirección, fuentes de Markem-Imaje señalan que “el sector de alimentación y bebidas está en constante evolución y sus demandas retroalimentan nuestras investigaciones. Nuestras innovaciones van a la par de las exigencias del mercado, la legislación y de nuestros clientes, en un proceso constante y dinámico”.
Respecto a las líneas en las que está trabajando la oferta, bajo la consideración de que la tendencia del sector es orientarse a la creación de productos más sostenibles y que ofrezcan una relación coste/beneficio cada vez más rentable, “nuestras investigaciones van en la búsqueda de soluciones que aborden principalmente estos dos aspectos, y las respuestas pueden resumirse en algunas palabras clave. En cuanto a sostenibilidad, constantemente mejoramos nuestros codificadores para que nuestros clientes obtengan los mejores resultados del mercado gastando menos recursos: consumibles, agua, energía, aire, etc. Adicionalmente, tanto las máquinas como los consumibles son cada vez más ecológicos: tintas Mek free, ribbons más rendidores, máquinas hechas de material reciclable, etc.”.
En los aspectos relativos a mejorar la relación coste/beneficio, para la empresa “esto significa emplear siempre la tecnología más avanzada, para poder garantizar resultados de máxima calidad, tiempo de disponibilidad superior y una vida útil más larga y fructífera de nuestros productos. Todo esto lo respaldamos con una red de servicios, asesoría y garantías que hacen que la inversión hecha en un equipo Markem-Imaje sea la que a largo plazo arroja un coste total inferior proporcionando un servicio superior”.
En momentos de dificultades económicas como el actual, las empresas también tienen en cuenta en sus desarrollos los elementos que propicien al cliente un ahorro de costes. Tal es la perspectiva de Zetes, que afirma que “en tiempos de crisis, las inversiones van siempre orientadas a la obtención de resultados tangibles. Nuestra empresa juega un papel importante en ello, pues nuestras soluciones de trazabilidad reducen costes, minimizan errores y aumentan la productividad a lo largo de toda la cadena de suministro. El tener una visibilidad completa en toda la cadena elimina muchos costes asociados al exceso de abastecimiento, a los errores de stock y de envío, a la merma o pérdida desconocida, por ejemplo, las áreas más problemáticas que las empresas deben tener bajo control siempre”.
También de cara a propiciar al cliente este ahorro de costes, en Toshiba “hemos lanzado una serie de impresoras de máximas prestaciones y mínimo consumo eléctrico. Este proceso no ha hecho más que comenzar, ya que iremos sacando nuevos modelos en los próximos meses. También con el lanzamiento de las impresoras de doble cara vamos a permitir al cliente reducir sus procesos de etiquetado, aumentando la fiabilidad y reduciendo el hardware necesario para ello”. Respecto a las cintas de impresión “estamos lanzando nuevas calidades para diferentes materiales incluyendo calidades ecológicas que no llevan en su composición determinados solventes perjudiciales para el medio ambiente”.
Por su parte, para atender a las tendencias actuales de demanda en Belgraf Ibérica “estamos haciendo hincapié en la automatización del dispensado de etiquetas, por ejemplo. Hasta hace poco, este proceso interesaba a nuestros clientes del sector de la automoción, como fábricas de automóvil e ingenierías. A día de hoy, otros sectores como el alimentario están buscando también esa rentabilidad en los procesos intermedios, aspirando a su automatización sin manipulación”.
Lo que los proveedores tienen claro es que los equipos de codificación deben añadir valor a los procesos de sus clientes. “Así lo hemos reflejado como propósito de nuestra tecnología i-Tech”, apuntan desde Dominó, lo que se traduce en “liberar tiempo de sus recursos, aumentando sus ingresos, y reducir al mínimo el mantenimiento de los equipos o el uso de consumibles y por tanto reducir los costes. Todo ello, eso sí, sin reducir la calidad de impresión y la fiabilidad. Esa es la línea en la que nuestros equipos de técnicos e ingenieros están trabajando”.
Otro aspecto que las empresas han de tener muy presente en sus desarrollos es “la legislación que atañe a nuestros clientes y a sus sectores, y en especial la dedicada a la trazabilidad de los productos. Por ejemplo, la necesidad del código 2D Datamatrix, obligatorio en países como Francia o Turquía”, añaden.
La influencia de las nuevas normativas en materia de etiquetado en las empresas proveedoras es variable y depende del alcance de las modificaciones requeridas en el software de impresión del cliente. Lo más habitual son los cambios legislativos que afectan a la información de texto a imprimir que son realizadas por el propio fabricante. En cambio, en las ocasiones que afecta, por ejemplo, a la codificación del código de barras, sí es necesaria una modificación a nivel de plantillas internas dentro del software del cliente.
En cualquier caso, es esencial que los equipos ayuden a la industria a cumplir de manera eficaz con cada nueva normativa en materia de trazabilidad o identificación de productos que les afecta. “Markem-Imaje pone a disposición de sus clientes todos los certificados y fichas pertinentes en materia de seguridad o que atañen a una determinada normativa o registro, que los clientes pueden requerir para sus auditorías o controles de calidad. Tales como el Registro Sanitario, Certificado Reach. Certificado CEE, Normativa FDA, etc.”

Innovación para las nuevas demandas
Con esta filosofía de dar el mejor servicio a sus clientes, las compañías muestran una continua actividad innovadora. “Nuestras investigaciones están orientadas a mejorar constantemente nuestros productos”, señalan en Markem-Imaje, firma que en 2011 realizó una renovación completa de algunas de sus principales gamas de codificadores, empezando con sus tecnologías estrella: el inkjet y la transferencia térmica. En el caso del inkjet, se ha renovado la gama 9000 con la nueva 9232, con acceso instantáneo al índice de disponibilidad de la impresora que propicia un ahorro de costes, al reducir el consumo de aditivo por debajo de los 2,5 ml/h, y son más respetuosas con el medio ambiente, utilizando nuevas tintas multiuso sin centona ni MEK, a precios competitivos. En transferencia térmica, lanzaron el modelo SmartDate X40, que proporcionan hasta un 20 % de ahorro de cinta y aseguran, empleando sus estándares, hasta 40 Km o un año, sin ningún punto defectuoso, entre sus ventajas. Además, a lo largo del año han presentado la codificadora láser 7031 HD y la 2200 Pallet, que renueva la gama de etiquetaje Print & Apply y ofrece una amplia gama de aplicadores intercambiables, intervenciones del operador optimizadas y un elevado índice de aplicaciones. Adicionalmente, “junto con los codificadores y sistemas de impresión, hemos creado un nuevo concepto de servicio global y compromiso hacia al cliente que acompaña cada una de las nuevas impresoras”.
La compañía ofrece respuestas para todos los segmentos de la industria alimentaria, desde productos frescos, cárnicos, hortofrutícolas, lácteos, a productos de confitería, enlatados, bebidas, etc., contando entre sus clientes a multinacionales como Nestlé, Coca Cola Company, Kraft Foods, Danone, Schweppes, PepsiCo, Campbell Soup, Heineken, entre otras, así como marcas más locales, por ejemplo Pastas Gallo o Casa Taradellas. La empresa destaca como una de sus fortalezas que cada uno de sus codificadores se adapta a un sector en especial, y a una etapa en la producción, sea para codificar envases unitarios (yogures, latas, botellas, postres, etc.) hasta cajas, cartones o palés enteros. Además, estos codificadores, sean inkjet, láser o de transferencia térmica “ayudan a todas las empresas de esta industria a cumplir con las normativas de trazabilidad legalmente exigidas”.
De cara a 2012, Markem-Imaje anuncia que “seguiremos introduciendo nuevos productos en el mercado, que incorporan las últimas tendencias en tecnología, diseño y están avaladas por el compromiso global que ofrecemos a nuestros clientes al momento de adquirir un codificador Markem-Imaje: máximo rendimiento a coste operacional reducido a largo plazo, respeto al medio ambiente y sostenibilidad, asistencia técnica, etc.”
La compañía Productos Técnicos y Maquinaria (PTM) ha mostrado una intensa actividad innovadora en los últimos meses, figurando entre sus desarrollos recientes la máquina aplicadora de sleeves SLM. Un equipo de colocación de etiquetas retráctiles para altas cadencias de producción, hasta 400 envases por minuto; en combinación con túneles de retracción y un resultado final de alta calidad. La principal ventaja del sistema para la aplicación de sleeves es la garantía de una presentación de producto perfecta e impactante.
La firma también ha dirigido sus investigaciones hacia el segmento de impresión de etiquetas retráctiles sleeves, así como en el servicio  de retracción y manipulación de sleeves, mediante aplicación y retracción de sleeves impresos para decoración integral de envases, promociones, packs dobles, regalos, etc. 
Otra de las novedades de PTM ha sido su  Máquina Selladora de Opérculos, sistema que precinta los envases con una lámina, sin contacto alguno con el producto, conservando íntegras las propiedades del envasado. El sellado por inducción es una solución innovadora, cuyo material permite la estanqueidad del envase protegiendo el producto  de la humedad u olores agresivos exteriores. Las láminas pueden ser de fácil apertura o bien de alta resistencia, debiendo ser perforadas. También se pueden imprimir.
Por último, la firma destaca entre sus innovaciones el Papel Engomado-Precinto Ecológico. Se trata de un método económico y fiable para el cierre de cajas, paquetes o bolsas. Este sistema de cierre es de máxima seguridad, ya que no es posible abrir una caja cerrada con papel engomado sin tener una evidencia de su apertura. Además, es un precinto ecológico, puesto que los materiales utilizados son 100 % naturales (sin plásticos ni productos químicos, tan sólo papel y cola amilácea).
Por su parte, la compañía Zetes ha centrado su actividad innovadora en los últimos meses en el desarrollo de la solución de serialización e identificación Datamatrix, que asegura una aplicación precisa de los códigos Datamatrix, ya sea directamente en el envase (codificación o marcaje) o a través de etiquetas impresas en tiempo real. La solución también ofrece la serialización, es decir, la aplicación de un código aleatorio y único sobre cada producto, así como el sellado de garantía y el etiquetado con etiquetas preimpresas. Esta solución ha sido diseñada para integrarse en líneas de producción de alta velocidad, garantizando un marcaje, inspección y almacenamiento de datos seguro de hasta 500 productos/envases por minuto.
Asimismo, en 2011,  la empresa presentó una renovada gama de soluciones print & apply acorde con la evolución de las necesidades de la industria en cuanto a trazabilidad, regulaciones sectoriales, recomendaciones de AECOC y exigencias de grandes superficies o clientes para el etiquetado de cualquier envase o agrupación de producto. La nueva gama, con tecnología patentada, se divide en sistemas estandarizados y numerados según su función: el modelo MD1000, es el sistema de dispensación de etiquetas preimpresas; el MD3000 y el MD4000 son sistemas para la impresión y aplicación de etiquetas en tiempo real sobre cajas, sea cual sea su tamaño y ubicación de la etiqueta; los sistemas MD5000 y MD6000 son los adecuados para el etiquetado de palés, con la posibilidad de imprimir y aplicar hasta cuatro etiquetas por palé, con o sin parada, y cumpliendo siempre con la normativa GS1-128. Los equipos de etiquetado basados en el marcaje Datamatrix y la serialización, citados anteriormente, se engloban en la gama MD9000. Pero la oferta de soluciones de etiquetado y trazabilidad de Zetes, no sólo se componen de los equipos y los paquetes software estándar, a éstos se une la conexión a sistemas desatendidos de captura de datos para verificar, dar altas de producción o trazar el recorrido de los productos a lo largo de la cadena de suministro.
Zetes dispone de dos centros de fabricación, uno en Barcelona, que atiende al sur de Europa, y otro en Bélgica, para el norte de Europa. La compañía, que cuenta entre sus  clientes a fimas como Van Diermen, Kellogg, Servair, Socigeste, Azucarera Ebro, Campofrío, Norbega y Seachill, entre otros, considera que las tendencias más destacadas para la industria alimentaria son las soluciones para la trazabilidad unitaria para conseguir el 100 % de seguridad. En las mismas, se genera y se aplica, en tiempo real, un número de serie único en forma de código de barras, ya sea a la unidad o al envase. El sector alimentario ha comenzado a utilizar códigos de nueva generación, como Databar o Datamatrix, porque son más pequeños y tienen mayor capacidad para almacenar información detallada. Tras el etiquetado, los códigos se leen en las distintas etapas de la cadena de suministro, se capturan los datos originales y se añade nueva información para mejorar el seguimiento y control. Por ejemplo, datos sobre la gestión de la cadena de frío, las condiciones medioambientales externas y los posibles riesgos de contaminación durante el transporte. Actualmente, una alternativa al etiquetado consiste en el uso de cajas de plástico reutilizables, marcadas con un identificador generado de manera aleatoria y almacenado en un tag RFID. Este método puede ser más fácil y más económico que la serialización de producto unitario porque solo es necesario invertir en una etiqueta RFID reutilizable.
En el caso de Allen Coding Systems, el lanzamiento más destacado ha sido la impresora de transferencia térmica 53XL, que proporciona un gran rendimiento a un precio muy asequible. Se trata de un equipo de alto rendimiento, suficientemente versátil como para imprimir texto fijo y variable, datos y gráficos, e ideal para reproducir códigos de barras, tiempo de conservación, fechas límite de venta, números de lote, precios, códigos fuente y mucho más. La robusta 53XL80 es un modelo de dos componentes que ahorra espacio y puede integrarse fácilmente en una amplia gama de equipos instalados tales como sistemas de conformado-llenado-sellado verticales y horizontales, etiquetadoras primarias, termoconformadoras y equipos de sobreenvoltura, y tiene la capacidad de codificar tanto códigos de fecha juliana como códigos DataMatrix 2D. Por otra parte, las inversiones más destacadas de la firma en el último año se han destinado a la instalación de software para mercados asiáticos.
En materia de innovación, durante los últimos meses Domino se ha volcado en una nueva tecnología que ha revolucionado el mundo de la codificación/identificación denominada i-Tech intelligent Technology, cuyas  principales características son que permite una mayor productividad y un ahorro considerable de costes. Esta tecnología se está aplicando a los equipos de codificación y marcaje de Domino, ya sean por impresión inkjet, láser o por transferencia térmica y con ella, se ha presentado la nueva codificadora de impresión inkjet A320i, dotada con la tecnología i-Tech, caracterizada por mejoras que simplifican su uso y mantenimiento y que cuenta con el revolucionario Qube, un sistema que contiene las tintas y filtros del equipo y que permite su cambio por cualquier operario en menos de 10 minutos.
En el campo de codificadores primarios de tecnología láser, se ha presentado la Serie D, unos equipos compactos y flexibles, diseñados para adaptarse a los espacios más reducidos, conservando un alto rendimiento y potencia gracias a la tecnología de escáner i-Tech para cumplir con los requisitos más complejos de codificación. Por último, también se ha lanzado la Serie V de codificadores por transferencia térmica, que ofrecen mejor calidad de impresión, rentabilidad y menores costes de funcionamiento en comparación con codificadores por contacto y que cuenta con el sistema de ribbon i-Tech por el que el equipo puede ahorrar hasta un 60 % de ribbon por impresión manteniendo la misma calidad. Además, gracias a la tecnología de brazos oscilantes i-Tech, los cuales mantienen una tensión constante en la cinta del ribbon, se aumenta el tiempo de actividad del equipo, evitando la rotura de la cinta.
En el caso de Toshiba, el desarrollo más destacado en el último año ha sido la nueva impresora Toshiba B-EX4, de altas prestaciones técnicas y con un precio muy competitivo.  Este modelo es el primero de una nueva serie de impresoras Toshiba caracterizadas por una máxima velocidad de impresión y procesamiento incluso reduciendo el consumo eléctrico (dispone de certificado New Energy Star), bajo mantenimiento y/o su disponibilidad de ahorrador de ribbon. También cabe destacar la impresora de doble cara Toshiba DB-EA4D, creada para revolucionar el proceso de impresión actual en algunos sectores y conseguir la máxima efectividad, con el mínimo coste tanto para el cliente como para el planeta, ya que al utilizar ambas caras de la etiqueta no genera los residuos típicos de las soluciones estándar de etiquetado.

Última innovación en etiquetas
Conscientes del importante papel de la etiqueta, como vehículo de información y tarjeta de presentación de los productos a los que acompañan, el mercado de las etiquetas ha experimentado una enorme evolución en su diseño para ofrecer las más innovadoras soluciones. Así, existen etiquetas que permiten la impresión de textos en braille y otras etiquetas especiales, como las translúcidas, que se aplican a envases con contenidos transparentes y permiten ver la impresión del dorso a través del contenido, mientras en la cara externa se mantiene la información tradicional; las etiquetas adhesivas sin apariencia, que ofrecen una apariencia de serigrafiado; etiquetas con hologramas; etiquetas texturizadas, para aportar apariencia de diferentes materiales, como tela, madera, etc; etiquetas desplegables, para incluir informaciones adicionales, como pueden ser recetas de cocina; etiquetas aromáticas, etiquetas inteligentes termosensibles, que permiten conocer si se ha respetado la cadena de frío, etc.
Asimismo, se están llevando a cabo diferentes proyectos de investigación para crear etiquetas inteligentes, como el proyecto MIPFOOD del Ministerio de Ciencia e Innovación  para el desarrollo de etiquetas inteligentes que detecten de forma rápida y económica la presencia de contaminantes durante el proceso de envasado, o el proyecto ROPAS, financiado por la Comisión Europea a través del VII Programa Marco, en el que colabora Itene, centrado en dotar de nuevas aplicaciones inteligentes a un material basado en fibras, mediante la incorporación de un novedoso sensor inalámbrico que pueda imprimirse mediante técnicas de impresión de alta calidad y de bajo coste, cuyo objetivo es indagar en nuevas aplicaciones de este “papel inteligente” como, por ejemplo, en el desarrollo de etiquetas inteligentes antifalsificación. Otro ejemplo reciente ha sido el logro de un grupo de científicos de la Universidad de Granada (UGR) que han diseñado un nuevo material, basado en nanotecnología, que conforma una tela, denominada NanoTiss, que servirá para fabricar etiquetas inteligentes para los alimentos envasados. Estas etiquetas podrían leerse con la cámara de un teléfono móvil e indicar al consumidor la calidad del almacenamiento, si se ha roto el envase o si ha sufrido algún deterioro.

Nuevas soluciones de IPE
La compañía IPE Innovaciones Para Etiquetajes ofrece diferentes soluciones en etiquetas y packaging para cada uno de los segmentos de la industria alimentaria, ya que cuenta con una gran variedad de aplicaciones en etiquetas, que pueden ser combinados con diferentes materiales: soportes, adhesivos y tintas, y al mismo tiempo emplear diferentes tecnologías de impresión. Esto crea un amplio abanico de posibilidades en etiquetas, que combinan funcionalidad y diseño de manera que el resultado final son productos que destacan en el lineal de venta. Algunos de las etiquetas más demandas en el sector de alimentación y bebida son:
-Las etiquetas Booklet. Una solución perfecta para incrementar el espacio de información, muy utilizado para indicaciones de uso, instrucciones y contenido en varios idiomas, cupones de descuentos, promoción de productos, etc. Ideal en el sector de alimentación para colocar recetas de cocina e indicar los múltiples usos que se le puede dar al producto. Las etiquetas Booklet se adaptan a cualquier tipo de envase, de manera que se puede abrir y cerrar fácilmente, para ser consultada, las veces que se desee.
-Etiquetas con collarín, idóneas para colocar en envases que disponen de cuello para llevar etiquetas colgantes como: aceite, vinagre, salsas, bebidas etc. Estas etiquetas pueden imprimirse en cualquier formato de troquelado, en varios materiales y en diferentes tecnologías de impresión.
-Las etiquetas transparentes. Muy utilizadas en el sector de alimentación  para productos como salsas, bebidas, mermeladas, etc., integrando el contenido del producto al diseño del packaging. Además, con las etiquetas transparentes se logra la claridad de la impresión realizada directamente a una botella o envase, sin comprometer ni el diseño ni la calidad de la impresión, a un precio inferior a la serigrafía convencional y con el consiguiente ahorro en stocks en el caso de utilizar envases diferentes.
-Etiquetas retráctiles Sleeves. El sleeve decorativo es muy adecuado para la decoración integral del envase, ya que se ajusta a la forma y tamaño de cualquier recipiente, puede aplicarse en una parte del contenedor, como la del hombro, medio cuerpo o en el cuerpo entero del recipiente. El sleeve da una imagen moderna al producto que se utiliza cada vez más para salsas, bebidas, conservas, confitería, etc. Asimismo, el sleeve promocional permite la agrupación de varios productos en un solo sleeve, permitiendo  cubrir completa o parcialmente la agrupación, adaptándose a cualquier forma y tamaño de envase. Adicionalmente, proporciona más espacio de comunicación y diseño, con una impresión en colores llamativos y en diferentes acabados. Son numerosas las aplicaciones del sleeve como herramienta promocional de producto y marca: dos por uno, packs dobles, grupajes, regalos promocionales, etc.
Durante este año, el departamento de I+D+i de IPE Innovaciones Para Etiquetajes ha desarrollado nuevos recursos en impresión de etiquetas, en base a la combinación de diferentes tecnologías de impresión en una misma etiqueta, logrando nuevos relieves, texturas, materiales y aplicaciones tecnológicas para etiquetas.
Una de estas innovaciones son las  Etiquetas con Stamping + Alto Relieve, con las que se consigue un espectacular efecto metálico con texturas y sensaciones al tacto y a la vista, debido al gran volumen que crea el alto relieve en el stamping. Puede ser aplicado a letras o formas para generar un impacto visual o punto de atención en la etiqueta.
Otro lanzamiento destacado son las Etiquetas con Micro Stamping, con las que la firma da un paso más, en el desarrollo de aplicaciones con stamping, ya que el delicado relieve que se hace en la superficie metalizada crea elegantes y finos diseños, que resultan atractivos a la vista y al tacto, así como tan variados como el cliente solicite.
Las Etiquetas con Pigmentos Ópticos son otras de sus novedades en los últimos meses. La impresión de etiquetas con pigmentos ópticos, tiene como principal característica su capacidad de reflejar la luz, creando impresionantes destellos que potencian el color y realzan la etiqueta. La etiqueta fabricada por la empresa para promocionar este tipo de pigmento fue premiada este año, en el concurso Finat Label Competition.
También en los últimos meses, IPE ha presentado en el mercado sus Etiquetas Interactivas, que utilizan la tecnología de reconocimiento de imágenes a través de una cámara para identificar en tiempo real cualquier tipo de objeto: fotos, logos, dibujos, rostros, códigos bidi, QR, códigos de barras. Las posibilidades que se pueden desarrollar con las etiquetas interactivas son infinitas: un producto cuya etiqueta muestre el logo de la empresa en 3D, una imagen en la etiqueta vinculada a vídeos de recetas, instrucciones de uso o demostración de producto, un rostro cuya etiqueta lo relacione a un spot publicitario, un dibujo de un paisaje vinculado a un tour turístico, concursos, promociones, etc.
Por último, cabe destacar su lanzamiento del Sleeve Plata Metálico, en plata o en oro, ideal para productos que quieran generar un gran impacto visual en el lineal de venta, ya que su particular efecto espejo genera un aspecto diferenciador.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.79 (enero/febrero 2012).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas