Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Conservas vegetales: los congelados sacan provecho de la crisis

Léalo en 19 - 25 minutos
Léalo en 19 - 25 minutos

El descenso en el consumo de conservas vegetales está siendo acorde con el resto de las categorías alimentarias, si bien aquellos productos congelados muestran un mejor comportamiento y un ritmo de ventas al extranjero mucho mayor que sus pares envasados. La concentración empresarial sigue su curso y las marcas del distribuidor, aunque han detenido su ascenso, dominan las ventas en el libreservicio

El sector de conservas vegetales español sigue luchando contra las importaciones provenientes de terceros países, apelando a la diferenciación y a la concentración empresarial. Esto está teniendo como resultado la progresiva desaparición de operadores de pequeño y mediano tamaño, que son absorbidos por otras empresas que, a su vez, intentan ampliar su oferta de productos abriéndose camino en el área de los platos preparados, o bien satisfaciendo las demandas de la gran distribución convirtiéndose en proveedores de sus marcas propias. A esto hay que agregar las estrategias de algunos operadores de instalar plantas de producción en países productores, como Perú, México y China, para garantizar así el abastecimiento a mejores precios en los mercados españoles y evitar que otras enseñas puedan ir acaparando su cuota de participación en las ventas totales. La hegemonía de las marcas del distribuidor sigue presente, si bien estas últimas han visto aminorar sus crecimientos en los últimos datos de mercado registrados. En los actuales momentos, las marcas blancas representan un 55,2% del mercado en volumen y un 46,4% en valor, mientras que la primera empresa marquista posee el 13,9% y el 20,3%, respectivamente, de cuota. De acuerdo con los datos de Mercasa, durante 2008 la producción de conservas vegetales alcanzó el equivalente a 179 millones de envases de un kilo, a los que también se debe añadir otros 200 millones de envases de frutas en conserva. España es, después de Francia y Holanda, el principal productor de vegetales envasados de la Unión Europea, por delante de Bélgica, Reino Unido y Alemania. En el caso de las frutas, Grecia es el principal productor europeo, seguido por España. El melocotón es la principal fruta envasada en nuestro país, con 127 millones de botes. Le sigue a continuación la mandarina satsuma, con 37 millones; las peras, con 15,3 millones; los albaricoques, con 11,6 millones; y las cerezas, con 5,5 millones de latas. Además de la competencia externa, los productores de estas conservas han tenido que enfrentar el enfriamiento en el consumo y el incremento de algunos costes de producción, como es el caso de los envases de hojalata, que durante 2008 aumentaron un 30%, si bien se espera que por los efectos de la crisis económica -y el abaratamiento de algunas materias primas- se haya podido revertir esa tendencia.
Si en 2008 la atonía marcaba el desenvolvimiento del sector, con un descenso en algunas de las conservas más clásicas (espárragos, guisantes, champiñones y alcachofas), según los datos de ventas recogidos por las consultoras, como se verá más adelante, algunos de estos productos están cambiando sus tendencias, en parte debido al abaratamiento de los costes de transporte, lo cual está redundando -si bien parcialmente- en un incremento en las ventas en volumen.
El panorama, no obstante, sigue siendo complicado y los crecimientos vegetativos del mercado español no pueden ser sustituidos por las exportaciones, debido a la competencia en el extranjero con otros operadores de distintas nacionalidades.

Caen las ventas en valor
Los datos del TAM de finales de septiembre 2009 de la consultora Nielsen, que registra las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados, las ventas de conservas vegetales totalizaron casi 179.000 toneladas por un valor de 548,6 millones de euros (-1,5%).
El ‘tomate al natural’ lidera las ventas en volumen, con 73.285,6 t (+2,1%) y 71,8 millones de euros (+18,9%); los ‘espárragos’ alcanzaron las 19.493,4 t (+10,7%) y 135,5 millones de euros (-8,3%); los ‘pimientos’ sumaron 12.776,7 t (+3,8%) y 64,1 millones de euros (+1,1%); los ‘guisantes’ cayeron a 7.646,6 t (-2,2%) y 21,9 millones de euros (+3,5%); las ‘judías verdes’ perdieron cuota hasta las 7.538,4 t (-5,3%) y 18,6 millones de euros (-2,7%); las ‘alcachofas’ mermaron hasta las 6.072 t (-5%) y 38,3 millones de euros (-3,9%); las ‘setas variadas’ totalizaron 10.369 t (-4,1%) y 47,7 millones de euros (-1,8%); el ‘maíz’ alcanzó 19.138,8 t (-3,8%) y 62,5 millones de euros (-4,3%); y el resto de variedades totalizó 23.103,7 t (-4%) y 86,6 millones de euros (-3,6%).
La consultora TNS cifra el mercado de conservas vegetales en el TAM del segundo trimestre 2009 en 212.364 t (+0,9%) y 515,6 millones de euros (+1,9%), con 15,4 millones de compradores, un gasto medio de 33,38 euros, una frecuencia de 12,2 días al mes y un gasto por día de 2,73 euros. El de vegetales congelados alcanzó las 165.779 t (-2,1%) y 295,5 millones de euros (-4%), 12,9 millones de compradores, un gasto medio de 22,81 euros, una frecuencia de compra de 7,1 días por mes y un gasto por día de 3,2 euros.
Según los datos de la consultora IRI, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados y dotados de escáner, las ventas de las principales variedades de vegetales en conserva, en el TAM del 6 de septiembre de 2009, perdieron cuota ligeramente hasta alcanzar las 85.883,9 toneladas (-5,7%) y 143,8 millones de euros (-3,5%). El ‘maíz en grano’ es el más importante de los productos comercializados, al sumar un total de 33.601,1 t (-3%) y 62,5 millones de euros (-2,4%). Le siguen las ‘judías’, con 16.927,9 t (-14,2%) y 19,3 millones de euros (-8,2%); los ‘guisantes’ quedaron en 14.752,7 (-1,1%) y 23,3 millones de euros (+3,4%); la ‘zanahoria’ sumó 3.959,3 t (-3,7%) y 6 millones de euros (-5,1%); la ‘soja’, 3.446,8 t (-12,8%) y 8,4 millones de euros (-16,3%); la ‘remolacha’, 2.694,5 t (+6,5%) y 4,2 millones de euros (+6,3%); el ‘apio’ cayó a 906,2 t (-7,9%) y 1,4 millones de euros (-5,2%); el ‘maíz en mazorca’,  382,1 t (-7,9%) y 1,4 millones de euros (-6,4%); y las mezclas, 9.212,8 t (-5,9%) y 17 millones de euros (-5,1%).
La categoría de tomate en conserva mostró un comportamiento positivo en este último TAM, al totalizar 77.779,1 t (+0,6%) y 78,2 millones de euros (+16,4%). En ella, el segmento triturado quedó en 58.231 t (+0,8%) y 55,9 millones de euros (+16,2%); el entero mermó hasta las 13.824,6 t (-2%) y 13,8 millones de euros (+10,9%); y el troceado aumentó a 5.723,4 t (+5,9%) y 8,5 millones de euros (+27,6%).

Crecen las ventas de espárragos blancos

Los ‘espárragos en conserva’ mostraron un incremento interesante en volumen, el cual debe haberse debido a la progresiva disminución en su precio de venta. De esta forma, sus ventas alcanzaron las 26.379,2 toneladas (+7,1%) y 139,1 millones de euros (-10,6%). De este total, los ‘verdes’ mostraron el peor comportamiento al totalizar 1.074,1 t (-14%) y 6,3 millones de euros (-15,2%); los ‘blancos enteros’ crecieron a 21.330 t (+7,9%) y 106,9 millones de euros (-11,6%); y los ‘blancos en yemas y tallos’ sumaron 3.975,1 t (+10%) y 25,8 millones de euros (-4,6%).
Las ‘alcachofas y otras conservas vegetales’ no mostraron un buen comportamiento, pues disminuyeron sus ventas a 39.606,7 t (-4,8%) y 120,5 millones de euros (-4,4%). Las primeras quedaron en 9.463 t (-4,6%) y 39,1 millones de euros (-4%). El segmento de ‘otras conservas vegetales’ también perdió cuota al finalizar en 30.143,6 t (-4,9%) y 81,4 millones de euros (-4,7%).
En este apartado, el subsegmento ‘palmitos’ cayó a 1.254 t (-7,5%) y 8,7 millones de euros (-9,3%); las ‘remolachas’ sumaron 2.017,4 t (+7,5%) y 4,2 millones de euros (+6,9%); las ‘patatas’ se estancaron en 1.371,1 t (-0,9%) y 3 millones de euros (+5,3%); los ‘brotes de soja’ mermaron a 2.679,6 t (-13,8%) y 9,3 millones de euros (-16,4%); la ‘mezcla de verduras’ en conserva totalizó 7.025,8 t (-1,4%) y 16,9 millones de euros (-1%); la ‘col y coliflor’ quedó en 511,1 t (-9%) y 1,2 millones de euros (-9%); la ‘zanahoria’ perdió cuota hasta las 4.550,2 t (-11,2%) y 7,8 millones de euros (-7,4%); el ‘ajo’ también disminuyó a 1.303,2 t (-7%) y 6,5 millones de euros (-2,5%).
Las ‘borrajas’ sumaron 355,9 t (-9,2%) y 1,1 millones de euros (-3%); las ‘acelgas’ quedaron en 2.404,4 t (-4,7%) y 4,3 millones de euros (-4,4%); el ‘cardo’ totalizó 2.321 t (-1,5%) y 5,1 millones de euros (-1,1%); la ‘cebolla’ registró 400,2 t (-1,4%) y 1,6 millones de euros (+6%); el ‘puerro’ disminuyó notablemente hasta las 199,4 t (-28,4%) y 682.823 euros (-14,8%); las ‘habas’ aumentaron a 1.034,6 t (+17,6%) y 4,3 millones de euros (+2,8%); y el resto de las presentaciones aglutinaron 2.713,9 t (-7,1%) y 6,2 millones de euros (-6,1%).
Con respecto a los ‘pimientos en lata’, las ventas se han mantenido estables, con un ligero decremento en los precios. Así, las cifras de este TAM totalizaron 14.160,2 t (sin variación porcentual) y 60,8 millones de euros (-2,5%). La variedad ‘pimiento de piquillo’ aumentó a 9.274,3 t (+3,7%) y 39,4 millones de euros (-0,8%); los ‘pimientos morrones’ subieron notablemente hasta las 1.766,9 t (+22,8%) y 7,1 millones de euros (+14,2%); y el resto de variedades perdió peso hasta las 3.118,9 t (-17,7%) y 14,2 millones de euros (-13,1%).
Dentro de los ‘pimientos de piquillo’, aquellos al natural aumentaron a 5.027,5 t (+7,2%) y 22,6 millones de euros (+1,9%); los contentivos de aditivos se estancaron en 4.246,7 t (-0,1%) y 16,8 millones de euros (-4,3%). En el caso de los ‘pimientos morrones’, la variedad al natural sumó 1.363,9 t (+20,3%) y 5,3 millones de euros (+11%); la presentación con aditivos creció exponencialmente hasta las 402,9 t (+31,8%) y 1,8 millones de euros (+24,4%).
En la categoría de ‘setas y champiñones’ el panorama es similar, con descensos ligeros tanto en volumen como en valor. Los totales fueron de 17.567,1 t (-1,6%) y 47,2 millones de euros (-2,1%). En el caso de los ‘champiñones’, las ventas fueron de 15.281,1 t (+0,7%) y 39,3 millones de euros (sin variación porcentual); los ‘rovellones y níscalos’ perdieron peso hasta las 684,3 t (-24,5) y 2,6 millones de euros (-19,1%); y el resto de variedades quedaron en 1.601,6 t (-10,4%) y 5,2 millones de euros (-6,6%).

Las marcas blancas se estancan
En el caso de los vegetales en conserva, las marcas del distribuidor representan más de la mitad de las ventas totales en volumen, si bien su crecimiento se ha visto detenido, al totalizar 49.936,4 t (-0,2%) y 71,1 millones de euros (+3,3%). El primer fabricante privado es Bonduelle, con 10.405,4 t (-17,2%) y 25,9 millones de euros (-13,3%); Conservas El Cidacos está a continuación, con 7.853,1 t (+20,5%) y 14,7 millones de euros (+35%); Pilssbury Ibérica mermó también sus ventas hasta las 4.618 t (-25,6%) y 11,8 millones de euros (-23,8%); Conservas Manero perdió cuota hasta las 3.1437,1 t (-28,6%) y 3,6 millones de euros (-26,5%); Conservas Martínez disminuyó a 2.912 t (-19,8%) y 3,4 millones de euros (-24,5%); Conservas Gvtarra quedó en 1.069,3 t (-9,1%) y 2,6 millones de euros (-8%); Pelli se mantuvo en 802,3 t (+0,1%) y 1.049,8 millones de euros (sin variación porcentual); Conservas Helios mermó hasta 401 t (-1%) y 983.208 euros (-10,8%); Alsur bajó a 374,2 t (-23,8%) y 423.568 euros (-15,7%); y el resto de los fabricantes totalizó 4.364,6 t (-8,3%) y 7,9 millones de euros (-10,1%).

Vegetales congelados
El sector fabricante de vegetales congelados, según Mercasa, no mostró un gran dinamismo durante el año 2008. Sin embargo, según palabras de Álvaro Aguilar, secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (Asevec), se espera que en 2009 el sector haya podido aumentar un 6% la producción total. Entre los factores que se consideran claves para este auge está la creciente preferencia de los consumidores por preparar alimentos en casa, la amplia variedad en la oferta de productos, el lanzamiento de nuevas presentaciones mucho más fáciles de manipular y el incremento en las ventas de las marcas del distribuidor.
Asevec cifra en 496.842 toneladas la producción total realizada en España. Destacan el brócoli, con 86.151 t; los guisantes, con 76.683 t; los pimientos, con 50.893 t; las judías verdes planas, con 36.961 t; las espinacas, con 31.490 t; las judías redondas, con 26.285; las zanahorias, con 23.228 t; las patatas no prefritas, con 20.694 t; las cebollas, con 18.590 t; el maíz, con 15.918 t; y los calabacines, con 14.817 t. En el caso de las ventas de estos alimentos en la gran distribución, las cifras han mostrado resultados variables, si bien en líneas generales los porcentajes de venta en volumen se han mantenido bastante estables, según el TAM de finales de septiembre de IRI.
La ‘mezcla de verdura y hortaliza’ congelada alcanzó las 25.299,3 t (+2,2%) y 37,7 millones de euros (-3,6%). En este segmento, la ‘menestra’ quedó en 12.169,8 t (-1,8%) y 22,8 millones de euros (-4,3%); y la ‘ensaladilla’ aumentó a 13.129,4 t (+6,3%) y 14,8 millones de euros (-2,4%).
El segmento de ‘judías, guisantes y espinacas’ creció de forma ligera hasta las 52.090,5 t (+0,9%) y 79 millones de euros (-1,2%). En este apartado, las primeras quedaron en 22.632,8 t (+1%) y 30,6 millones de euros (-3,1%); los ‘guisantes’ crecieron a 18.536,7 t (+1,8%) y 30,5 millones de euros (+0,1%); y las ‘espinacas’ registraron 10.920,9 t (-0,8%) y 17,8 millones de euros (-0,1%). El segmento de ‘otras verduras congeladas’ aumentó significativamente en volumen, al alcanzar las 20.180 t (+5,7%) y 63,1 millones de euros (+1,4%). En ella, ‘la coliflor y la col’ se estancaron en 2.107,5 t (-0,1%) y 3,6 millones de euros (-5,1%); el ‘brécol y el brócoli’ sumaron 1.307,7 t (+14,9%) y 2,4 millones de euros (+5,4%); el ‘maíz’ quedó en 659,2 t (+8,5%) y 1,3 millones de euros (+10,8%); los ‘condimentos vegetales’ aumentaron notablemente hasta las 2.397,3 t (+39,1%) y 7,8 millones de euros (+20,2%); las ‘legumbres’ sumaron 1.862,7 t (+4,5%) y 3,9 millones de euros (+8,2%); las ‘acelgas’ totalizaron 1.643,5 t (+4,3%) y 2,9 millones de euros (+4,2%); las ‘alcachofas’ alcanzaron las 1.347,5 t (+11,1%) y 8,1 millones de euros (+9,3%); las ‘habas’ representaron 2.176,9 t (+4,3%) y 9,6 millones de euros (-6,1%); las ‘mezclas de verduras y lotes’ cayeron hasta las 3.322 t (-6,6%) y 10,3 millones de euros (-11,6%); y el resto de presentaciones totalizó 3.355,4 t (+2) y 12,7 millones de euros (+2,9%).
En el segmento de ‘patatas congeladas’, las ventas alcanzaron 48.452,5 t (+1,5%) y 57,9 millones de euros (-5,1%). Las ‘alargadas’ crecieron ligeramente hasta las 44.370,8 t (+2,6%) y 49,4 millones de euros (-4%); las ‘cuadradas’ cayeron a 846,4 t (-9,8%) y 2,3 millones de euros (-15,6%); y las ‘patatas con formas’ mermaron a 3.235,3 t (-8,9%) y 6,2 millones de euros (-8,8%).

Estructura empresarial
En el caso de las conservas vegetales, la estructura del sector sigue siendo muy atomizada, aunque existen diversos operadores de gran tamaño y que cuentan con importantes estrategias de comercialización a escala internacional, en el que se encuentran algunas compañías multinacionales. La progresiva desaparición de muchas marcas de alcance regional viene motivada por la estandarización del libreservicio, las marcas del distribuidor y las dificultades derivadas de la comercialización a gran escala.
En el caso de los fabricantes de vegetales congelados, el escaso dinamismo del sector, de acuerdo con Mercasa, está motivando la concentración empresarial. Una parte importante de la cuota total pertenece a grandes grupos empresariales. Una de las salidas que han encontrado ante el avance de las marcas blancas ha sido la diversificación de su oferta, abriendo líneas de productos en los platos preparados y precocinados. De esta manera, pueden ofrecer productos con valor añadido y diferenciarse de la competencia.

Las exportaciones se mantienen estables
En 2008, las exportaciones de conservas vegetales alcanzaron las 440.000 toneladas, mostrando un descenso de apenas un 0,6%. De este total, las conservas de tomate acapararon la gran mayoría, con 330.000 t expendidas a los mercados externos. La alcachofa, uno de los vegetales más exportados, vio caer un 32% sus ventas en volumen quedando en 30.500 t. Estados Unidos es el principal destino de estos lotes.
En el caso de las frutas en conserva, las ventas al exterior ascendieron ese año a 160.000 t, con casi ninguna variación numérica. Los melocotones son la principal partida de exportación, con algo más de 50.000 t, seguida por las mandarinas (27.000 t). En cuanto a las importaciones, éstas se han mantenido en torno a las 150.000 t, siendo el principal producto los espárragos, que aumentaron un 50% su entrada al país hasta alcanzar las 55.000 t. Los pimientos procedentes de Perú aumentaron también su cuota en algo más de un 30%. En el caso de los vegetales congelados, las cifras de Asevec calculan que, en 2008, se vendieron en los mercados externos más de 228.000 t -si bien Mercasa cifra este dato en 336.500 t- por un valor de 320 millones de euros. Los incrementos interanuales han sido del 18,6% en volumen y el 25,3% en valor. Según esta asociación, el brócoli es el principal producto, con 72.659 t, seguido por los pimientos (40.320 t), los guisantes (17.238 t) y los calabacines (10.675 t). La Unión Europea es el principal destino de estas partidas, aunque son cada vez más los países receptores de los congelados españoles, con todo y que el contexto internacional no ha sido nada sencillo para las empresas (debido a la aparición de nuevos competidores y la fortaleza de la moneda única).
En el caso de las importaciones, éstas totalizaron (según Asevec) 58.874 t, teniendo como principales productos las judías verdes redondas (8.978 t), las zanahorias (8.453 t), los guisantes (7.137 t), los champiñones (4.201 t), los pimientos (3.323 t) y las espinacas (1.894 t). Según Mercasa, la entrada de vegetales congelados a España sumó más de 227.000 t, un 7,4% más que en 2007, por un valor de 193 millones de euros. Esta cifra incluye espárragos y patatas prefritas (más del 65% de estas patatas consumidas en España son importadas).

El consumo ha permanecido estable
Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, el consumo de frutas y hortalizas transformadas, en el TAM de septiembre 2009 fue de 597,7 millones de kilos (+0,4%) y 1.229,7 millones de euros (+0,9%), con un consumo por persona de 13,1 kilos. A este total se le debe añadir el consumo en la restauración comercial (unos 110 millones de k) y el institucional. El consumo más notable está asociado a frutas y hortalizas envasadas, con 10,1 kilos por persona, mientras que aquellas presentaciones congeladas alcanzaron los 3,22 k consumidos. Por tipos, el tomate es el principal, con 4,8 k.
Según los análisis de mercado realizados por el MARM, los hogares de clase media y media alta son los que más consumen este tipo de productos, mientras que aquellos de clase baja muestran menores registros. Aquellas viviendas sin hijos tienen una mayor preferencia por este tipo de vegetales que los hogares con hijos menores de 6 años. Si la persona encargada de hacer las compras de alimentación en un hogar no trabaja, el consumo de frutas y hortalizas transformadas es superior.
Aquellos hogares unipersonales están en la cúspide del consumo de estos alimentos, cuyo índice va descendiendo a medida que aumenta el número de personas en el hogar. Igualmente, el consumo disminuye en la medida en que el municipio de residencia tiene un padrón poblacional menor.
Por comunidades autónomas, son Cantabria y Madrid las que mayores consumos manifiestan, mientras que en el extremo opuesto están La Rioja y Galicia. Por canales de distribución, el 64% de las ventas de verduras y frutas transformadas se realizaron en supermercados, seguido por los hipermercados (22%), establecimientos especializados (8%), venta a domicilio (2%) y otras formas comerciales (4%).

Los vegetales envasados en Europa

Según los datos de la consultora Datamonitor, el comportamiento de los mercados de siete de las principales economías de la Unión Europea durante 2009 fue el siguiente: Italia, con 1.414,2 millones de k (+1%) y 1.614,4 millones de euros (+1%); Francia, con 952 millones de k (+3%) y 1.569,2 millones de euros (+4%); Reino Unido, con 778 millones de k (+4%) y 1.682,1 millones de euros (+5%); Alemania, con 777,4 millones de k (sin variación porcentual) y 1.589,1 millones de euros (+1%); España, con 266,9 millones de k (+3%) y 641,9 millones de euros (+7%); Países Bajos, con 153,5 millones de k (sin variación porcentual) y 209,4 millones de euros (+1%); y Portugal, con 75,2 millones de k (+1%) y 140,1 millones de euros (-1%).
Euromonitor ofrece datos de conservas vegetales en valor, cuyas cifras no concuerdan con los ofrecidos anteriormente, por incluir categorías distintas en sus registros. En Francia el volumen de negocios en 2009 fue de 1.158,3 millones de euros; España totalizó 1.125,7 millones; Alemania quedó en 400,1 millones; Reino Unido alcanzó los 263,7 millones; e Italia sumó 140,1 millones de euros.

 

Publicado en el número 67 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas