Culmina la primera fase del proyecto Blowpet

Aimplas, Instituto Tecnológico del Plástico, ha desarrollado durante este año primera fase del proyecto Blowpet, cuyo cometido es valorar las diferencias entre el procesado del PET virgen y el PET reciclado mediante inyección-soplado, con el objetivo de evaluar la idoneidad del uso de material reciclado como alternativa al material virgen en la fabricación de envases plásticos para bebidas. La utilización del PET reciclado, con un coste del 50% del PET virgen, puede suponer un importante ahorro de costes para las empresas transformadoras, ya que es posible reducir el coste final del envase, dado que el material puede llegar a constituir la mitad del coste del envase, en el caso del embotellado de agua mineral.

El proyecto Blowpet se centra en el PET y en el proceso de inyección-soplado, dado que éste es uno de los materiales más usados en el sector del envase, puesto que es el más empleado para las botellas de bebidas  y tiene un uso creciente en otros tipos de envases como barquetas, etiquetas, blísteres, etc., lo que se traduce en un gran volumen de residuos de PET que las empresas pueden aprovechar para generar nuevos productos.

Blowpet, proyecto enmarcado en la convocatoria Desarrollo Estratégico del Impiva y cofinanciado por los Fondos Feder, dentro del Programa Operativo Feder de la Comunitat Valenciana 2007-2013, busca definir un método que permita relacionar propiedades reológicas de los materiales con su comportamiento durante su procesado, con la finalidad de minimizar los tiempos de ajuste y las piezas desechadas durante el proceso de fabricación. De este modo, se pretende incrementar la competitividad de la industria del material reciclado plástico, principalmente en el sector del envase. Además, gracias a este nuevo método se conseguirá dotar de una segunda vida al material PET, transformándolo en un producto con valor añadido, muy superior al que puede tener una fibra textil para relleno, que es uno de los destinos más habituales del PET recuperado.

Según ha declarado Carolina Losada, investigadora principal del proyecto, “hasta el momento se han realizado pruebas en preformas -paso previo a la botella- y los resultados han sido muy positivos, ya que se espera obtener un producto final que además de cumplir los requisitos establecidos tendrá un precio más competitivo” .

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario