Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Dossier especial cervezas, a la caña también le afecta la crisis

Léalo en 27 - 36 minutos
Léalo en 27 - 36 minutos

La actual situación económica también ha llegado al mercado español de cerveza. Durante el pasado año el consumo per cápita descendió un 5% hasta los 48 litros, bajada que se ha producido tanto en el canal de hostelería, que supone el 66% de las ventas, como en el hogar, que había registrado subidas en los dos años anteriores. Para tratar de recuperar la senda del crecimiento, que empezó a caer en 2006, las empresas apuestan por nuevas presentaciones, con más volumen sin aumentar el precio, nuevos envases y más innovación en tecnología para llegar a un consumidor cada vez más exigente

El mercado de la cerveza en España no pasa por sus mejores momentos. Ni la repercusión del incremento del turismo ni la celebración del Campeonato Mundial de fútbol, en el que España se proclamó campeón, consiguieron frenar el descenso del consumo de cerveza en nuestro país durante el año pasado. Según recoge el “Informe Socioeconómico del Sector de la Cerveza en España 2010”, presentado por el MARM y Cerveceros de España, en 2010 el consumo de cerveza fue de 48,3 l per cápita, un 4,7%  inferior al del año anterior.
El entorno en el que más se ha notado esta bajada, el tercero consecutivo y marcado sin duda por la crisis económica, ha sido en los establecimientos de hostelería, donde se produce el 66% del consumo total de esta bebida, en los que descendió un 5,9%. En este canal, la cerveza se toma generalmente con algo de comer, siendo la bebida elegida por el 97%  de los consumidores para acompañar las tapas, según el estudio elaborado por el MARM. Por su parte, el consumo en el hogar también ha descendido, concretamente un 1,9%, rompiendo el incremento que se venía observando en los dos ejercicios anteriores. No obstante, el hogar viene arañando cuota a la hostelería ya que en los diez últimos años ha pasado a suponer el 34% del total, mientras en 2001 esa participación era de solo el 24%.
Los datos recogidos por las consultoras que estudian este mercado también constatan ese descenso. Así, SymphonyIRI, que analiza la distribución moderna, cifra el total en 1.173 millones de litros (ligeramente inferior a la del año anterior) y 1.390 millones de euros (-1%), en su TAM de abril de 2011. La categoría de nacional con alcohol supone el 77% del volumen (900 millones de litros) y el 71% del valor (987 millones de euros), Le siguen las cervezas sin alcohol con el 14,9% en litros (175 millones) y el 14,8% de los euros (206 millones). Las especialidades supusieron el 4,4% de los litros (51 millones) y el 6,9% del importe (96 millones de euros) y las de importación el 4% (102 millones de litros) y 7,3% del valor (102 millones de euros).
Por su parte Nielsen, en su informe actualizado a abril de 2011, sitúa un volumen de 1.078 millones de litros, con descensos en todas las categorías excepto las especialidades (+8,4%), y 1.299 millones de euros (-0,3%). El mayor importe correspondió a la rubia standard corriente y especial (71,3%), seguida de sin alcohol (15%), Premium internacional (7,7%) y especialidades (6,2%). Mientras, Kantar WorldPanel rebaja mucho más el mercado hasta los 737 millones de litros (-3,6%) y 873 millones de euros (-4,9%), en su TAM 4 de 2011. El gasto medio fue de 62,2 euros y las mayores compras se registraron en supermercados (49%). Las cervezas suponen el 12,3% del volumen y el 18,1% del valor del mercado de bebidas.
En este contexto, el consumo español de cerveza se encuentra muy lejos de que se registra en otros países europeos. En concreto, ocupa el quinto lugar por detrás de países como la República Checa, Alemania o Austria donde se superan holgadamente los 100 litros por habitante y año.  Donde sí logra una posición de liderazgo es en el segmento de cerveza sin alcohol. España sigue siendo el primer país productor y consumidor de este tipo de cerveza de la Unión Europea, ya que supuso el 13% del consumo total. Representa alrededor del 20% de toda la cerveza consumida en el hogar y alrededor del 9% de la que se toma en hostelería. España duplica en el consumo de esta variedad a Francia, segundo país, donde el porcentaje sobre el total es del 6,9%.
Dada la importancia de este tipo de cerveza, algunas empresas han homologado alguna de sus enseñas en esta categoría bajo el paraguas de la marca principal del fabricante. Así, el Grupo Mahou-San Miguel, primer productor español, tras veinte años en el mercado, ha cambiado el nombre de su referencia en el segmento, Laiker, por el de Mahou Sin. El Grupo mantiene no obstante la comercialización de otras enseñas como San Miguel 0,0%, la primera 0,0% del mercado, San Miguel 0,0% limón y San Miguel 0,0% manzana. También Heineken España, segundo fabricante, ha empezado a comercializar la cerveza sin alcohol Amstel Sin, manteniendo en su  catálogo marcas como Cruzcampo Sin, Kaliber, Buckler Sin y Buckler 0,0%. Mientras, Grupo Damm, tercer productor, ha hecho lo propio con Estrella Damm N.A. 0,0%.

También descienden las ventas y la producción
Por su parte, las ventas (que incluyen las exportaciones y los stocks) también acusaron, aunque en menor medida, la realidad socioeconómica, descendiendo un 0,5% respecto a 2009 hasta los 32,5 millones de hectolitros, según Cerveceros de España, cuyos miembros controlan la practica totalidad de la cerveza que se produce en nuestro país. De esa cifra, las cervezas sin alcohol representaron el 9,5%, en una línea similar a la de años anteriores, habiendo alcanzado 3,1 millones de hectolitros. Por zonas geográficas destaca la caída de las ventas de cerveza en la zona noreste de la Península (Cataluña, Baleares y parte de Aragón), posiblemente debido a la bajada del turismo. Justo lo contrario que ha sucedido con Canarias donde, tras varios años de descensos, en 2010 las ventas de cerveza aumentaron un 3,1%.  También en la zona noroeste de la Península se han incrementado las ventas en un 2,9%, debido, posiblemente, a la celebración del año Jacobeo y el consiguiente aumento de peregrinos. Con todo, las mayores ventas se siguen registrando en Andalucía y el sur de Extremadura, donde se comercializaron 7,5 millones de hectolitros, seguida de la zona centro (la más extensa en superficie) con 6,7 millones. En ambos casos se produjeron descensos respecto al ejercicio precedente. 
En lo que se refiere a los envases, y al igual que en los últimos años, casi la mitad de la cerveza que se comercializa en España se envasa en botellas de vidrio (43%), seguida de lata (29%) y del barril (28%). Este último se ha visto superado por las latas por primera vez, debido al descenso del consumo en hostelería. El pasado año se comercializaron más de 14 millones de hectolitros de cerveza envasada en vidrio, lo que indica que el sector cervecero continúa apostando por el mantenimiento de este tipo de continente. En el 2010 el sector ha envasado más del 52% de la cerveza vendida en el mercado nacional en envases reutilizables tanto primarios como secundarios. La práctica totalidad de los envases que el sector pone en el mercado son reciclables, tanto los reutilizables como los de un solo uso. Los envases de vidrio son los que más se recuperan ya que, además de los que se reutilizan para el embotellado, se recicla el 60% de los no reutilizables.
Si bien para Cerveceros de España el canal horeca se mantiene un año más como el principal comercializador de cerveza, por tercer año consecutivo ha registrado un descenso en ventas, concretamente del 2,1%, lo que supone 405.563 hectolitros menos que en 2009. Además, desde el año 2008, y coincidiendo con la crisis económica, se empezaron a incrementar las ventas a través del canal hogar, hecho que también se ha dado en 2010 cuando el volumen aumentó en 237.009 hectolitros, un 2% más que el año anterior. Este trasvase del consumo al hogar tiene repercusiones en la hostelería y restauración ya que, según la Federación Española de Hostelería, esta bebida puede suponer cerca del 30% de la facturación de los bares.
La producción del sector cervecero español alcanzó en 2010 los 33,4 millones de hectolitros, un 1,3% menos que el ejercicio  anterior. España se mantiene como cuarto productor de cerveza de la Unión Europea, por detrás de Alemania (98,1 millones de hectolitros en 2009), Reino Unido (45,1 millones) y Polonia (36 millones de hectolitros). Además se encuentra entre los 10 principales productores del mundo, cuyo ranking encabeza China con 433 millones de hectolitros, figurando Estados Unidos en segundo lugar con 230 millones de hectolitros.
Una parte de esa producción tiene como destino la exportación. Las ventas al exterior de cerveza española en 2010 fueron de 902.575 hectolitros, un 32,4% más que el año anterior, por valor de 75 millones de euros. La cerveza española se exporta a más de 70 países. El pasado año el principal destino fue Guinea Ecuatorial con 282.740 hectolitros, seguida de Francia (141.080), Italia (121.050) y Portugal (96.980 hectolitros).
Por otro lado, las importaciones también ascendieron, concretamente en un 6,2% alcanzando los 2.807.404 hectolitros.  Los principales proveedores de esta bebida rubia fueron Alemania con 967.950 hectolitros, Países Bajos (872.980) y Francia (424.420 hectolitros). Este aumento se explica en parte por el incremento de la MDD, que en el caso de la cerveza viene en buena medida directamente de fuera, y por la cada vez mayor cultura cervecera del consumidor español que le lleva también a buscar sabores nuevos procedentes de los cinco continentes.  Así, podemos degustar distintos tipos de cervezas elaboradas en países tan distintos como India (Old Empire, botella de 500 mililitros), Cuba (Palma Cristal), Brasil (Brahma), Argentina (Quilmes) o Australia (Foster´s). En formatos “diferentes” como la alemana Weltenburger Kloster en lata de litro, la checa 1795 en botella de medio litro o la belga Leffe en botella de 75 centilitros, sin olvidar las especialidades como la cerveza biológica alemana Premium The 4 Elements, la orgánica Cannabia, o las elaboradas con bebidas alcohólicas como whisky (1488 whiskey beer) o tequila (Desperados).

Mahou-San Miguel lidera el sector
La práctica totalidad de la producción española está en manos de los seis grandes grupos integrados en Cerveceros de España y que cuentan con 19 plantas repartidas por el territorio nacional. A la cabeza figura el Grupo Mahou-San Miguel, cuya producción fue de 12,5 millones de hectolitros, que supone el 37,4% del total nacional en 2010. Para reforzar esa posición de dominio, el Grupo invirtió durante el pasado año un total de 27,6 millones de euros en proyectos dirigidos a la adaptación de los procesos para el lanzamiento de nuevos productos y formatos de packaging, al incremento de la eficiencia energética y la sostenibilidad,  el aseguramiento de la calidad, la renovación de sus laboratorios de I+D, el fomento de la intercambiabilidad entre sus fábricas y a la optimización logística, entre otros. En los últimos 10 años, el grupo cervecero ha destinado más de 258 millones de euros al área industrial para la incorporación de las tecnologías “más novedosas” en sus fábricas de Alovera (Guadalajara), Burgos, Candelaria (Tenerife), Córdoba, Granada, Lleida y Málaga.
El Grupo Mahou-San Miguel, integrado también por Cervezas Anaga (Reina) y Cervezas Alhambra (Alhambra, Mezquita y Sureña) es además, uno de los más innovadores y el primer exportador. Hace once años fue el primero en lanzar al mercado una cerveza 0,0% alcohol, lo que significó un verdadero punto de inflexión en el sector. Posteriormente dio un paso más con las cervezas saborizadas con zumo como San Miguel 0,0% Manzana y San Miguel 0,0 Limón (acaba de lanzar una nueva lata de 33 centilitros en formato sleek), e incluye en su catálogo la primera cerveza española elaborada con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, San Miguel Eco. En lo que se refiere a su presencia fuera de España, sus cervezas se pueden tomar en más de 35 países, siendo San Miguel su marca más internacional, sin olvidarnos de Mahou que acaba de hacer su entrada en el mercado de Estados Unidos. Concretamente Mahou Cinco Estrellas ha empezado a comercializarse en el sur de Florida y Tampa, tanto en formato botella de 33 centilitros como en barril de 30 litros para el canal horeca, lo que convierte al Grupo Mahou-San Miguel en la primera cervecera española que comercializa barril en EEUU. En 2009 el grupo alcanzó un acuerdo con la compañía danesa Carlsberg por el que ésta adquiría los derechos para distribuir y comercializar San Miguel en Reino Unido, acuerdo que amplió en 2010 para la distribución de Mahou en el canal de hostelería de ese país.
Esta vocación internacional se ha visto reforzada también en los últimos años con la incorporación de marcas internacionales de reconocido prestigio al catálogo que Mahou-San Miguel ofrece a los consumidores en el mercado nacional. Así, tiene un acuerdo con Molson-Coors para la distribución de Carling (la cerveza más vendida en el Reino Unido) en nuestro país, y con la cervecera alemana Warsteiner para la comercialización de sus cervezas en España, Portugal y Andorra. Además, distribuye también en el mercado nacional las marcas Carlsberg, Grimbergen, Tetley’s y Kronenbourg 1664 (Carlsberg).

Heineken, la marca más internacional
Precisamente una de las marcas de cervezas más internacionales, Heineken, es la que da nombre el segundo grupo cervecero español, Heineken España, que en 2010 tuvo una producción de 10,2 millones de hectolitros (-2%), el 30,5% del total nacional. Cuenta con plantas en San Sebastián de los Reyes (Madrid), Quart de Poblet (Valencia), Jaén y Sevilla.  Esta última puesta en marcha en 2008 tras realizar una inversión de 320 millones de euros y con una capacidad para 500 millones de litros anuales. En su catálogo se incluyen marcas como Cruzcampo, Amstel (antes Aguila), Cruz del Sur, Cruzcampo Light o Shandy Cruzcampo.
Precisamente una de sus marcas, Amstel, ha protagonizado una de las acciones más significativas del último año al posicionarse en el territorio masculino adoptando una nueva identidad visual muy vinculada a “lo que les gusta a los hombres”. El esfuerzo a nivel publicitario va acompañado del aumento del volumen de producto en los envases. En esta línea, ha aumentado el tamaño de la lata hasta los 37,5 centilitros, con un 14% más de cerveza, complementado la oferta con el formato en botella de vidrio de 28,5 centilitros (con el mismo porcentaje de producto gratis) y la también botella de litro, en este caso con un contenido extra del 10%, disponibles en todos los casos en el canal de alimentación. La empresa presta atención también a las nuevas fórmulas de comercialización, y así a finales del pasado año lanzó Your Heineken, una aplicación online (www.heineken.es/home/yourheineken) que permite personalizar la mítica botella con hasta 32 diseños distintos que se pueden customizar introduciendo mensajes y fotos. Son un total de treinta y dos diseños agrupados en 6 categorías diferentes: colores, celebración, fiesta, “solo para decirte”, deportes y verano. El consumidor puede ahora también personalizar su botella en la nueva Heineken Store, una tienda pop-up que acaba de presentarse en Madrid y rotará por distintos centros comerciales en España. Con esta fórmula, la empresa pretende, además de impulsar las ventas y dar conocer sus nuevos productos y servicios, acercar la marca premium a los clientes de una forma distinta, convirtiendo al consumidor en protagonista de la compra al sumergirse en el universo de la marca.
Como no podía ser de otra manera, Heineken España cuenta en su catálogo con una importante cartera de marcas especiales e internacionales, con la enseña que da nombre a la empresa a la cabeza, que distribuye a través de su filial Cervezas Universales. Entre ellas destacan Legado de Yuste, Guinness, Fosters Lager, Adelscott, Judas, Maes, Paulaner, Murphy´s Irish Stout, Birra Moretti, Affligem, Desperados, Fischer, John Smith´s, Mort Subite o Newcastle Brown Ale. Ya en 2011, ha incorporado las marcas que el grupo mexicano Femsa comercializa en España, encabezadas por Sol, tras la adquisición el pasado año del grupo centroamericano por su matriz holandesa. En breve podría incluir también la nueva sin alcohol Sol Sin. Heineken, tercer productor mundial de cerveza, cuenta con 125 fábricas en más de 70 países y comercializa más de 170 marcas con una producción cercana a los 160 millones de hectolitros.

Damm apuesta por la internacionalización
El tercer productor español de cerveza es Grupo Damm con un total de 8,3 millones de hectolitros en 2010, que le otorgan una cuota del 24,9% del total. Sin descuidar esa importante presencia en el mercado interior, el grupo parece dispuesto a mejorar su posicionamiento en los mercados exteriores. Uno de sus últimos movimientos ha sido la compra de una fábrica de cerveza en Santarém (Portugal) en la que elabora cerveza, fundamentalmente con marcas de la distribución, para el mercado español y cuya capacidad tiene previsto ampliar. También ha puesto sus ojos en África, un continente que considera  goloso para el sector cervecero por su tamaño, por el gradual incremento de los niveles de renta disponible y, en consecuencia, por el potencial que ofrece desde el punto de vista del consumo que crece año tras año.
A la espera de que se concreten esas operaciones, Damm sigue adelante con su apuesta por las especialidades  y las marcas locales. En su catálogo, donde se encuentra la marca Budweiser, una de las más vendidas del mundo, figuran algunas especialidades. Es el caso de Estrella Damm Daura, una cerveza lager apta para celíacos, ya que su contenido en gluten es inferior a 6ppm, o de Estrella Damm Inedit. Esta última cuenta con un coupage único, mezcla de malta de cebada y trigo, aromatizado con especias (cilantro, piel de naranja y regaliz). Además, es la primera cerveza pensada para el mundo de la gastronomía, que se puede disfrutar con cualquier tipo de plato, por sofisticado que sea. Ha sido elaborada en colaboración con por Ferrán Adrià, Juli Soler y el equipo de sommeliers de El Bulli. Entre las cervezas especiales figuran también Saaz, cerveza premium muy suave, que incluye en su composición lúpulo aromático de la región checa de Saaz, y Weiss Damm, la cerveza “blanca” de trigo elaborada según la receta alemana original de los maestros cerveceros de Baviera del siglo XVI. También de Alemania procede Radeberger Pilsen, una de las cervezas líderes en aquél país y que distribuye  desde 2008.  Junto a ellas ofrece marcas nacionales como Estrella Damm, Voll Damm (doble malta), o Skol, las sin alcohol Estrella Damm N.A. 0.0%, Free Damm o Free Damm Limón, y enseñas de carácter más local como Keler (País Vasco), Estrella del Sur (Sevilla), Victoria (Málaga) o Estrella de Levante (Murcia).     

Estrella de Galicia, la única que aumentó la producción
Hijos de Rivera fue la única empresa cervecera que aumentó el pasado año su producción hasta 1,1 millones de hectolitros, el 3,3% del total nacional, y es una de las más dinámicas a la hora de lanzar al mercado nuevas cervezas y presentaciones. Así, acaba de presentar Estrella Galicia Artesana, la primera de una serie de cervezas especiales que la marca desarrollará a lo largo de los próximos años. La producción inicial de esta edición limitada es de 150.000 litros que se han envasado únicamente en una botella de 33 centilitros serigrafiada y con abrefácil. Se comercializa en alimentación y hostelería, está firmada por el prestigioso cocinero gallego Pepe Solla que cuenta con una Estrella Michelin, y ha sido concebida y elaborada con el objetivo de maridar perfectamente con pescados y mariscos, tan típicos de la gastronomía gallega. También ha cambiado el formato en lata de su marca Estrella de Galicia por un estilo mucho más moderno, el modelo sleek de 33 centilitros. Con anterioridad ya lo había hecho también en sus enseñas 1906 Reserva Especial y Estrella Galicia Light. En este formato se puede encontrar también Shandy Estrella Galicia, la marca de cerveza con sabor limón que ha cambiado su imagen. La empresa acaba de lanzar al mercado Estrella de Galicia Mini, un nuevo formato (botellín de 20 centilitros y lata de 25 centilitros) muy veraniego que permite mantener la cerveza fresca durante todo su tiempo de consumo y que incorpora el tapón abrefácil.
Todos estos nuevos lanzamientos se enmarcan dentro de un proceso de inversiones que Hijos de Rivera ha desarrollado en la última década con un desembolso que supera los 276 millones de euros. En esta línea, acaba de poner en marcha un proyecto presupuestado 7,3 millones para la ampliación de su fábrica de A Coruña, que duplicará su actual capacidad productiva hasta los 200 millones de litros anuales. Para ello implantará la tecnología más avanzada en la producción de cerveza y, a su vez, supondrá un importante ahorro energético, superior al 15%, en línea con la política de sostenibilidad medioambiental de la cervecera.

CCC y La Zaragozana completan las grandes del sector
Participada por SAB Miller, segundo grupo cervecero mundial con más de 250 millones de hectolitros anuales, Compañía Cervecera de Canarias lidera el mercado de las islas afortunadas. En 2010 su producción fue de 831.000 hectolitros, el 2,3% del total nacional. Junto a las autóctonas Tropical y Dorada, en su catálogo figuran marcas internacionales como Miller, Pilsner Urquell, Carlsberg o Guinness. También con un marcado carácter local opera La Zaragozana, sexto productor nacional de cerveza con un total de algo más de medio millón de hectolitros en 2010, que comercializa fundamentalmente con su marca Ambar. La empresa ha puesto en marcha un importante plan inversor, presupuestado en 48 millones de euros, que se inició en 2006 y está previsto que finalice en 2013. El desembolso más importante, unos 33 millones de euros, se destina a la construcción de una nueva fábrica que triplicará la capacidad de la actual que la empresa no cerrará y donde se mantendrán la maltería y la fermentación tradicional que se realiza desde principios del siglo XX.
La Zaragozana fabrica a maquila unos doce millones de litros anuales para Cervezas Moritz, empresa con la que comparte accionistas, que se comercializan en su totalidad en Cataluña, fundamentalmente en Barcelona y su área metropolitana. Acaba de ampliar su gama con el nuevo botellín de 20 centilitros que se une a los formatos de 33 centilitros en vidrio y lata que comercializa con las marcas Moritz y Moritz Epidor, Moritz Alfa y Aigua de Moritz (sin alcohol). Moritz prepara para otoño la apertura de la “Fábrica Moritz”, que albergará una micro-planta de elaboración de cerveza artesanal y un complejo de restauración con dos restaurantes y una tienda, y que se ubicará en la histórica sede de la compañía en Barcelona. Se puede decir que Moritz se integra dentro del grupo de unas 50 micro-cervecerías repartidas por toda la geografía española que aportan una pequeña parte de la producción cervecera en España. Otra de ellas es la también catalana Compañía Cervecera del Montseny que incluye en su catálogo una cerveza artesanal de producción ecológica con la marca ECOLupulus. Inició actividad en 2007, comercializa actualmente más de 1.200 hectolitros de una amplia variedad de cervezas artesanas como Lupulus, Malta, Negra, Trigo o Blat y dos especialidades MaltaCuvée y HivernAle.

Cervezas locales
En esta línea de elaboración de cervezas especiales dirigidas a un mercado más local son numerosos los proyectos que se han puesto recientemente en marcha. Es el caso de Cervecera Isleña, iniciativa de una quincena de empresarios ibicencos, que sacó su producto al mercado a finales de junio de 2009 y el pasado año tenía previsto comercializar un millón de botellas de aluminio con la marca Isleña. La cerveza es elaborada en Colonia (Alemania) por un tercero, con cebada procedente de Ibiza. En otra de las islas del archipiélago balear, en este caso Menorca, ha iniciado también su actividad Cervesera Tramuntana con la comercialización de su cerveza artesanal Illa, la primera que se elabora en la isla. Por su parte Brabante Cervezas lanzó al mercado en 2010 cinco tipos de cervezas premium al estilo Flandes (de trigo blanca, lager, oro, oscura y gran triple), con la marca Brabante. Han sido desarrolladas por maestros cerveceros españoles y son elaboradas en Bélgica por Palm Breweries. La empresa ha iniciado la comercialización en hostelería para posteriormente dar el salto a las tiendas especializadas, comercializando también sus cervezas directamente a través de la web www.brabantecervezas.com. En el primer año esperaba comercializar uno 150.000 litros.
Una de las últimas iniciativas empresariales dentro del mundo de la cerveza ha sido la protagonizada por Cervezas Sagra, de Toledo. Se trata de una cerveza artesanal (en formatos de 33 y 50 centilitros) de alta fermentación con gusto y aroma a frutas con sabor 100% castellano. El proyecto ha supuesto una inversión de un millón de euros y espera comercializar ya este año 400.000 botellas entre todos sus tipos con la marca Sagra. De momento sale al mercado con Premium y en un breve plazo comercializará también cervezas tipo Pilsner, tostada, negra y alcázar. También recientemente se ha posicionado en el mercado Tierra de Frontera, una nueva cerveza 100% artesanal elaborada por la empresa homónima en Alcalá la Real (Jaén), de la que se producen cerca de 100.000 litros anuales. La gerundense Cerveses Dedues comercializa la cerveza DeDues Tocatta, elaborada con un 50% de maltas de cebada pale y otro 50% de maltas ahumadas de whisky. Realiza una segunda fermentación en botella y se comercializa sin pasteurizar ni filtrar. Entre los proyectos en marcha de este tipo de producciones artesanales y siempre con marcado carácter local se encuentra el que desarrolla la empresa Caleya para elaborar cerveza asturiana con ese mismo nombre que espera comercializar ya este mismo año, y la que va a desarrollar la empresa almeriense Cervezas Enfocadas que tiene previsto sacar al mercado también en 2011 la cerveza Bayyana que se elaborará, previsiblemente, en la República Checa.

La importancia de las comerciales
Una parte muy significativa del volumen de cervezas de importación llega al mercado español de la mano de empresas filiales de los grandes grupos internacionales o de comerciales especializadas en este producto. Entre las primeras, se encuentra Inbev Spain que opera como oficina de gestión en España del grupo AB Inbev, primer grupo cervecero mundial con más de 460 millones de hectolitros anuales, y del que cada año comercializa unos 175.000 hectolitros, fundamentalmente en hostelería. Tiene en su catálogo marcas como Bass, Becks, Brahma, Franziskaner, Leffe, Lowenbrau, Spaten, Stella Artois o Tennent´s. Sin embargo, la distribución de la enseña más conocida del grupo, Budweiser, sigue en España en manos de Damm.
También SAB Miller ha asumido de forma directa el control de sus marcas en España en el canal de alimentación que hasta finales del pasado año estaba en manos de la comercial Frutapac. Esta última ha incorporado recientemente a su catálogo enseñas como Krombacher y Clausthaler sin alcohol. Por su parte, Bavaria Ibérica comercializa en España y Portugal las marcas del grupo holandés Bavaria, con un volumen anual de 100.000 litros, básicamente en alimentación. Este mismo año ha ampliado sus referencias con la primera cerveza blanca de trigo 0,0% del mundo.
También GModelo Europa distribuye las marcas de su matriz, el grupo mexicano Modelo, con un volumen total de unos 170.000 hectolitros anuales, fundamentalmente de Coronita. Entre las comerciales especializadas figuran Fassbiere, con marcas como Clausthaler, Koenig Pilsener o Henniger, en hostelería, o Tecnobrau que cuenta con enseñas como Budejovicky Budvar, Erdinger Weibbier o Veltins. Mientras,  el grupo catalán de distribución Miquel Alimentación va a distribuir en exclusiva para España la cerveza Mexicali, que competirá en un mercado dominado claramente por Coronita, y cuyo objetivo es mover 1,5 millones de cajas de esta cerveza en 2015, y Maset de Lleó, especializada en la elaboración de vinos y cavas, va a completar su línea de cervezas con marca propia, con Maset Munich, una elaboración artesanal “al estilo de Baviera”.

Publicado en el número 76 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas