Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Dulce: innovación e indulgencia, de la mano

Léalo en 30 - 40 minutos
Léalo en 30 - 40 minutos

El amplio sector fabricante de caramelos, golosinas y chicles, bollería industrial y chocolate y derivados del cacao contrarresta los efectos de la coyuntura económica a través de la innovación, la adición de ingredientes funcionales y un mayor valor añadido de sus productos. Todo está siendo bien recibido por los consumidores

La situación de la industria alimentaria ha mostrado comportamientos irregulares, con algunos sectores en descenso, otros con aminoramientos en sus crecimientos –si bien siguen mostrando cifras positivas– y algunos sin variación porcentual. Las empresas integradas en el mercado español del dulce, que incluye caramelos, chicles, pastelería y bollería industrial, y chocolate y derivados del cacao, están también padeciendo las consecuencias de la actual coyuntura. Y esto se refleja en sus números. No todos los sectores y subsectores muestran el mismo comportamiento, por cuanto algunos siguen manteniendo sus tasas de crecimiento habituales –como es el caso de los caramelos y chicles– pero, dada la inquietud creada por la incertidumbre económica y el imparable ascenso de las marcas del distribuidor, este año 2009 podría marcar un compás de espera hasta que el futuro se dilucide más adecuadamente, tal y como lo reflejan diversas informaciones reseñadas por la revista Dulces Noticias… y algo más.
La consultora internacional Datamonitor cifra el mercado español del dulce (incluyendo en sus números a las galletas) en 648,7 millones de kilos y 3.460,3 millones de euros, con un incremento general del 2%. La consultora Euromonitor establece el mercado de confitería español en 2.034,2 millones de euros, con un crecimiento entre 2002 y 2008 del 32,3%.
Las cifras de la Asociación Española de Fabricantes de Caramelos y Chicles, Caychi, a falta de cifras consolidadas de 2008 –que aún no habían presentado al cierre de esta edición–, confirmó que durante 2007 se vendieron 216.493 toneladas (+2,6% con respecto a 2006) por un valor de 716,7 millones de euros (+6,4%). Los caramelos aportaron el 59% del valor del mercado al totalizar 422,9 millones de euros, de los cuales el caramelo adulto sumó un 26% (equivalente a 186 millones de euros), y el infantil, que engloba a aquellos elaborados con gelatina, el 33% (o 236,5 millones).
Por el lado de los chicles, éstos representaron el 41% de las ventas totales (293,8 millones de euros). De total facturado por este sector, del que Caychi representa a un 75% del mercado, un 38% corresponde a chicles sin azúcar, mientras que un 3% pertenece a las variedades con azúcar.
El mercado nacional superó las 117.127 t (+3,8%) y 532 millones de euros (+7,4%), mientras que las exportaciones no mostraron mayor  variación al sumar 99.366 t (+0,6%) y 184,6 millones de euros (+2,2%).

El chicle sin azúcar sigue creciendo

Según los datos de la consultora Nielsen, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio y tiendas tradicionales, las ventas de chicles en el TAM DE 2009 superaron las 9.884 millones de unidades (+4,7%) por un valor de 333,7 millones de euros (+5,2%). De este total, los chicles sin azúcar totalizaron el 87,1% del volumen y el 94,5% del valor (en enero de 2008 estos porcentajes eran del 86,1% y el 94%, respectivamente).
Los chicles con azúcar infantiles alcanzaron el 11,6% en volumen y el 5% en valor (12,7% y 5,6% en enero de 2009); y los chicles con azúcar dirigidos al público adulto quedaron en 1,3% en volumen y 0,5% en valor (1,2% y 0,4% en enero de 2008). El 52% de las ventas de chicles se realizan en las tiendas tradicionales, asegura esta consultora. Posteriormente vienen los hipermercados y los supermercados con más de mil metros cuadrados (14% cada uno); y los supermercados de 101 a 400 m2 y de 401 a 1.000 m2, con un 10% cada uno de ellos.

Los caramelos muestran buenas ventas
De acuerdo con los datos de Nielsen del mismo TAM DE 2009, las ventas de caramelos en España siguieron mostrando un comportamiento positivo al totalizar 28.240 t (+9,4%) y 279,8 millones de euros (+4,2%). De este total, los tipo toffee aglutinaron el 9,1% en volumen y el 11,7% en valor; los balsámicos el 16,6% y el 18,6%; los caramelos con palo el 7% y 8,5%; los masticables el 4,2% y el 5,6%; los comprimidos, el 0,7% y el 8,7%; los caramelos con juguete registraron un 0,3% y un 1,3%; los marshmallows totalizaron el 4,7% y el 3,9%; las regalices, el 15,1% y el 11,1%; los caramelos de goma, el 40,4% y el 28,1%; y el resto de los caramelos, el 1,9% y el 2,1%.
En el caso de los balsámicos, la producción en 2008 fue de 4.687 t, un 5% más que en el periodo anterior; valorada en 58,7 millones de euros (+0,4%). Los toffee totalizaron 2.569 t (-3,3%) y 32,7 millones de euros (-3,2%). En cuanto a los comprimidos, éstos sumaron 197,6 t (-4,1%) y 28,1 millones de euros (-12,2%). El caramelo con juguete aumentó a 84,7 t (+10%) y 3,73 millones de euros (-4,2%); el segmento de caramelo con gelatina creció hasta las 10.136 t (+12,5%) y 78,4 millones de euros (+15,7%); el caramelo con palo disminuyó a 1.976 t (-1,8%) y 23,8 millones de euros (-7,5%); el masticable alcanzó las 1.186 t (+12,1%) y 9,1 millones de euros (+12,8%); los marshmallows quedaron en 1.327 t (+14,3%) y 10,9 millones de euros (+23,3%); las regalices y los geles dulces totalizaron 4.264 t (+23,3%). El resto de las presentaciones quedaron en 536 t (-5,5%).

Halls lidera las ventas
Por marcas, los caramelos más vendidos mantienen, con pocos cambios, el mismo posicionamiento que en años anteriores. Según Nielsen, Halls, de Cadbury, lidera las ventas con un total de 26,7 millones de euros (+1,1%); Smint, de Chupa Chups cayó a 20,6 millones de euros (-16,6%); Solano, de Wrigley disminuyó sus ventas hasta 19,1 millones de euros (-6,8%); Haribo aumentó notablemente hasta los 16,1 millones de euros (+32,1%); Fini, de Sánchez Cano, mostró un fuerte incremento hasta los 15,7 millones de euros (+26,3%); Vidal, de Vidal Golosinas sumó 12,9 millones de euros (+6,7%); Chupa Chups perdió cuota hasta los 11,3 millones de euros (-18,4%); Dulciora, de Cadbury,  totalizó 10,9 millones de euros (+7,8%); Respiral, también de Cadbury, vendió 10,6 millones de euros (+9,3%); Migueláñez alcanzó los 10,5 millones de euros (+74,2%); Mentos, de Chupa Chups, vendió 6,7 millones de euros (+1,4%); Werther’s, de Storck Ibérica, disminuyó a 5,9 millones de euros (-7,5%); Fiesta aumentó a 4,9 millones de euros (+22,6%); Sugus, de Wrigley,  también creció notablemente al totalizar 4,5 millones de euros (+38,7%).

Estructura empresarial
De acuerdo con los análisis de Mercasa, las empresas fabricantes de chicles y caramelos en España no llegan a las 50 y generan alrededor de 5.000 puestos de trabajo. Su nivel de concentración es muy elevado y cuentan con una fuerte presencia de capitales extranjeros, pues algunos de los operadores más importantes son filiales de compañías multinacionales.
Como se trata de un sector muy competitivo y que se basa en atraer la atención de los consumidores, la innovación es constante y aparece como una de las principales estrategias que utilizan los operadores para arañar cuotas de mercado. La empresa que retiene el liderazgo del sector obtuvo en 2007 ventas por 142,2 millones de euros, mientras que la segunda superó los 131,8 millones, y la tercera alcanzó los 65 millones de euros.
Una cuarta parte de las empresas que fabrican y distribuyen chicles y caramelos están radicadas en Cataluña. Andalucía, Castilla y León Extremadura y Murcia están a continuación, con porcentajes en torno al 10%. 27 de las principales empresas de este sector están agrupadas en Caychi, representando el 75% del mercado español.

Distribución en el canal impulso
Al tratarse de un producto que puede desearse a cualquier hora del día, el principal medio de distribución comercial de caramelos y chicles es el canal impulso, formado por miles de quioscos, puestos callejeros, tiendas especializadas, etc., que acumula aproximadamente un 63% de todas las ventas, si bien pierde paulatinamente importancia debido al empuje de la distribución moderna.
El 37% de las ventas se realizan en el canal alimentario, dentro de los cuales los supermercados de más de 1.000 metros cuadrados acumulan el 27,8% del total; el 26,2% se realiza en hipermercados y el 16,4% restante en los supermercados de entre 400 y 1.000 m2. Con el fin de sumar más ventas, en algunos hipermercados se están popularizando zonas en las que se comercializan productos de confitería de azúcar al peso.

El consumo se decanta por las nuevas presentaciones
Si bien el consumo de caramelos y chicles permanece estable en España, en torno a los 2,8 kilos por persona al año, según el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se han producido cambios en la adquisición de los mismos. Los consumidores están prefiriendo aquellas presentaciones de productos con valor añadido, chicles sin azúcar y envases más atractivos. En los últimos años se ha visto un mayor empeño en atraer al público adulto.
Según Mercasa, las presentaciones más clásicas, dirigidas a niños y adolescentes, muestran un dinamismo menor, pero siguen siendo la base de la oferta de muchas de las empresas del sector.

Comercio exterior
Durante el año 2007, las exportaciones de caramelos y chicles totalizaron 99.366 t y 184,6 millones de euros. Los principales destinos de los productos fabricados en España son: Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Francia, con porcentajes respectivos del 19%, 13,7%, 11,9% y 11,8%. Se exporta principalmente caramelos de goma (53,3% del total), caramelos de azúcar cocido (35%), chicles (10,7%) y caramelos balsámicos (0,8%).
Las importaciones son menos preponderantes, pero tienen una clara tendencia al alza. En 2007 se importaron 14.200 t con un incremento interanual del 62%. De estas partidas los chicles casi quintuplicaron su volumen, los caramelos sin azúcar crecieron un 20%; los balsámicos, un 7%; y un 3,6% los caramelos de  goma. Alemania es el principal proveedor, seguida por Italia, Francia, Holanda, China, Reino Unido y Colombia.

BOLLERÍA INDUSTRIAL
La reestructuración parece ser la tónica dominante del sector de pastelería industrial. De acuerdo con el análisis de Mercasa, dada la relativa madurez de muchos de sus productos y mercados, las empresas fabricantes de estos alimentos están buscando ofrecer a los consumidores productos que estén más acordes con las nuevas necesidades y preferencias: alimentos que, sin perder su sentido indulgente, sean más saludables y con ingredientes naturales.
Según la Asociación Española de Panadería y Pastelería de Marca, PPM, que agrupa a las principales empresas productoras que aglutinan el 75% del mercado, las ventas de estos productos durante el año 2007 (último disponible) fueron de 421.440 toneladas (+2,8%) y 1.201,7 millones de euros (+5,4%). De este total, el pan de molde fresco representó un 39%, la bollería y las magdalenas alcanzaron el 37%, la pastelería y snacks dulces el 11%, y otras presentaciones (tostados o secos) el 13% restante.
Si bien las exportaciones de productos españoles a mercados europeos y africanos han mejorado con respecto al retroceso sufrido en el año 2006, Mercasa estima que seguirán padeciendo dificultades, debido principalmente a la falta de competitividad, además de la fuerte competencia en el mercado interno, el impulso imparable de las marcas del distribuidor y la creciente complejidad económica. Los procesos de reconversión industrial, por lo tanto, serán cada vez más comunes.
Estos cambios están dedicados en buena medida a conformar una convicción: los consumidores quieren seguir adquiriendo bollería industrial para sus desayunos, meriendas y picoteos. Pero quieren que esos alimentos tengan ingredientes funcionales, mayor contenido de fibras, una menor cantidad lípidos (y sin grasas trans) y carbohidratos simples.
Hasta el año 2007, el sector estaba mostrando crecimientos en algunos segmentos que parecían no tener mayores cambios, como es el caso de las brioches y los panes de leche, con incrementos del 15%; las magdalenas y los croissants crecieron de forma más moderada, un 3,5% aproximadamente. La pastelería infantil presentó ventas superiores a las 3.400 t y unos 33 millones de euros; la bollería frita (principalmente las rosquillas) mostraron cifras de producción por encima de las 16.000 t.
No obstante, tal y como las consultoras que pulsan el mercado muestran en sus análisis, estos comportamientos están cambiando y muchos segmentos y categorías se están caracterizando ahora por acentuar ciertos retrocesos o aminoramientos en sus ventas, lo que está plasmando la complicada situación económica actual, que se ceba sobre aquellos productos que no son de primera necesidad.

Se ralentiza el crecimiento
Según los datos del TAM de febrero 2009 de IRI, la bollería industrial dulce registró ventas por 154.093,4 t (+0,3%) y 713,5 millones de euros (+5,5%). Dentro de este total, las rosquillas restaron ventas hasta las 17.271,9 t (-4,8%) y 148,9 millones de euros (-2,6%); los bollos con relleno alcanzaron las 4.381,1 t (-10,2%) y 38,9 millones de euros (-6,2%); los bollos con pepitas perdieron cuota al registrar 4.033,2 t (-21,1%) y 26,3 millones de euros (-12,3%); los pastelitos cayeron hasta las 4.364,8 t (-16,7%) y 44 millones de euros (-4,8%); los croissants aumentaron notablemente a 17.163,7 t (+14%) y 63,2 millones de euros (+17,2%); las magdalenas sumaron 47.426,8 t (-1,1%) y 127,8 millones de euros (+7,9%); las cañas totalizaron 1.733,2 t (-7,6%) y 9,4 millones de euros (+2,6%); las palmeras aumentaron a 3.445,2 t (+13%) y 18,5 millones de euros (+11,4%); los bizcochos crecieron a 7.831,2 t (+17,1%) y 39,2 millones de euros (+49,5%); las tortas cayeron a 3.207,2 t (-12,2%) y 13,6 millones de euros (+2,1%); las napolitanas subieron a 6.986,2 t (+14,8%) y 28,6 millones de euros (+14,9%); los sobaos sumaron 9.270 t (+3,8%) y 31,2 millones de euros (+8,9%); las brioches cayeron a 2.264,6 t (-12%) y 9,9 millones de euros (-7,2%); el pan de leche también mermó sus ventas hasta las 11.362,6 t (-3,2%) y 45 millones de euros (-2%); el resto de bollería variada creció a 12.247,6 t (+5,6%) y 61,6 millones de euros (+15,2%).
Dentro de las rosquillas, las frescas disminuyeron a 16.074,4 t (-6,3%) y 143,3 millones de euros (-3,3%), mientras que el resto de las presentaciones obtuvieron un buen resultado, al sumar 1.197,4 t (+21,3%) y 5,5 millones de euros (+19,9%). Los croissants con relleno aumentaron a 4.954,4 t (+7,8%) y 22,5 millones de euros (+13,7%); aquellos sin relleno totalizaron 12.209,3 t (+16,8%) y 40,7 millones de euros (19,3%). Las magdalenas clásicas quedaron en 44.217,2 t (-1,3%) y 113.2 millones de euros (+7,5%); las de sabores crecieron a 2.165 t (+7,7%) y 9,1 millones de euros (+20,4%); las rellenas cayeron a 519,6 t (-12,1%) y 2,2 millones de euros (+5,2%); y aquellas con pepitas también mermaron a 524,9 t (-8%) y 3,1 millones de euros (-5,2%).
Dentro de la bollería variada, que registró un total de 12.247 t (+5,5%) y 61,6 millones de euros (+15,2%); las ensaimadas subieron a 3.385,8 t (+19,4%) y 16 millones de euros (+34,6%); las medias noches mostraron un fuerte incremento al quedar en 1.628,3 t (+59,4%) y 8,2 millones de euros (+117,6%); los hojaldres crecieron a 3.411,7 t (+16,5%) y 18,1 millones de euros (+13,4%). El resto de bollería variada cayó a 3.821,7 (-20,6%) y 19,1 millones de euros (-11,9%).

Dominio creciente de las marcas del distribuidor

Excepto Nutrexpa, todas las compañías están sintiendo una baja en sus ventas de bollería dulce, cuotas que están siendo ocupadas en la gran distribución por las llamadas marcas blancas. Éstas obtuvieron ventas de 84.967,1 t (+12%) y 262,7 millones de euros (+26,2%). La primera empresa en ventas es Panrico, que descendió hasta las 20.240,9 t (-10,5%) y 181,4 millones de euros (-5,8%); La Bella Easo registró 10.131,5 t (-17,6%) y 53,4 millones de euros (-11,7%); Juan y Juan cayó a 9.902,8 t (-17,1%) y 39,8 millones de euros (-8,6%); Bimbo perdió cuota a 7.794,4 t (-9,9%) y 45,6 millones de euros (-2,1%); Productos Casado quedó en 1.092,3 t (-35,8%) y 4 millones de euros (-33,6%); Nutrexpa subió a 1.428,7 t (+16,7%) y 18,9 millones de euros (+22,6%); Ferrero quedó en 391,6 t (-15,5%) y 3,4 millones de euros (-12%); Kraft sumó 415,7 t (-2,5%) y 4,1 millones de euros (-0,7%); Unipasa mermó a 132,9 t (-24,5%) y un millón de euros (-17,3%). El resto de las empresas totalizaron 17.595 t (-3,3%) y 98,9 millones de euros (+5,5%).
En el caso de las rosquillas frescas, Donuts es líder indiscutible, aunque va perdiendo cuota paulatinamente, al totalizar 11.294,5 t (-13,1%) y 107,6 millones de euros (-7,8%); Donettes alcanzó la cifra de 2.155,1 t (-14,2%) y 20,7 millones de euros (-7,5%); las marcas del distribuidor sumaron 1.183,8 t (+145,4%) y 6,4 millones de euros (+147,4%); Yaya María aumentó a 1.041,2 t (+5%) y 5,7 millones de euros (+6,9%); y Dulcesol mostró un incremento exponencial al totalizar 252,6 t (+66,3%) y 1,3 millones de euros (+716,3%).
En el caso de los croissants, las marcas del distribuidor lideran el segmento, con 13.711,9 t (+22,9%) y 43,1 millones de euros (+31,3%); Dulcesol perdió peso hasta las 937,6 t (-23,1%) y 5,1 millones de euros (-13,5%); La Bella Easo también mermó sus ventas hasta las 651,7 t (-26,1%) y 3,9 millones de euros (-21,3%); Horno de Oro subió a 615,2 t (+8,6%) y 2,6 millones de euros (+12,7%); y Martínez creció a 612,4 t (+6,2%) y 3,6 millones de euros (+20,6%).
En cuanto a las magdalenas, las marcas del distribuidor totalizaron 35.771,4 t (+2,3%) y 85,4 millones de euros (+16,4%); La Bella Easo cayó a 3.902,6 t (-14,7%) y 13,7 millones de euros (-10,4%); Martínez subió a 1.754,6 t (+2,1%) y 5,8 millones de euros (+9,2%); Dulcesol perdió cuota hasta las 1.489,6 t (-6,6%) y 4,5 millones de euros (+3,9%); y Casado quedó en 1.87,1 t (-33,1%) y 4 millones de euros (-28,8%).

Estructura empresarial
Las principales empresas de este sector son filiales de compañías multinacionales, por lo que sus estrategias de comercialización suelen cumplir pautas comunes para toda la Unión Europea, afirma Mercasa. La concentración empresarial ha contribuido a una política de precios agresiva que está impidiendo que algunos operadores de pequeño o mediano tamaño puedan sobrevivir a la competencia. Algunas de las empresas del sector, para ganar mercados y mantener niveles de producción y crecimiento, están ampliando su oferta hacia segmentos afines, como es el caso de los platos preparados.
Las marcas del distribuidor están siendo las primeras beneficiadas de la actual coyuntura económica y ya representan el 70% de las ventas en volumen de magdalenas, el 55% de las brioches y panes de leche, el 61,6% de los croissants y el 43,6% del pan de molde.

Las exportaciones disminuyen su ritmo

Una unidad monetaria fuerte, como es el caso del euro, está haciendo que las exportaciones españoles de bollería y pastelería industrial no sigan teniendo la misma preeminencia que en años anteriores. Según Mercasa, durante 2007 se exportaron 58.650 t de estos productos por un valor de 125,8 millones de euros, con crecimientos del 8,8% y el 12,5%, respectivamente, muy alejados de las cifras de incremento obtenidas en el ejercicio precedente, que fueron de casi un 28%.
Los principales destinos de los productos españoles son Portugal, Reino Unido, Francia e Italia. Las ventas a nuestro vecino lusitano aumentaron un 19%, mientras que al Reino Unido crecieron un 16%. La caducidad de estos productos es un factor limitante que condiciona de forma notable los mercados de destino. Es por ello que, entre las estrategias de estas empresas, la producción de sus plantas está condicionada a abastecer los mercados más cercanos.
En cuanto a las importaciones, éstas siguen siendo más importantes que las exportaciones, pero han experimentado una caída del 12,3% en volumen con respecto a 2006 hasta las 75.300 t, si bien su valor aumentó un 13% hasta los 187,5 millones de euros. De Francia provienen las principales partidas, seguida por Alemania e Italia.

CHOCOLATE Y DERIVADOS DEL CACAO

De acuerdo a los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Chocolate y Derivados del Cacao (Chocao), que agrupa a 39 de las principales empresas del sector en España (cuya producción aglutina el 90% del total de mercado), las ventas durante el año 2007 -no existen cifras consolidadas de 2008 al cierre de esta edición- totalizaron 219.979 t (+3,7%) y 1.126 millones de euros (+6,6%). A diferencia del año 2006, cuando hubo un descenso en la producción debido al comportamiento negativo de las exportaciones, en este periodo las mismas, si bien fueron negativas en volumen (48.834 t, -1,3%, y 250,3 millones de euros, +1,8%), no arrastraron los resultados generales, pues el consumo interno aumentó un 4,8% en volumen y un 7,2% en valor.
Esta asociación determina que un 29% del total producido agrupa a las tabletas, un 24% a los cacaos y preparados de desayuno, un 18% a bombones, un 16% a productos de impulso, un 8% a productos estacionales (turrones, principalmente) y un 5% a cremas para untar.
El consumo de chocolate, tradicionalmente enfocado a un público infantil, está cobrando especial fuerza entre el público adulto gracias al progresivo lanzamiento de variedades con un mayor porcentaje de cacao, o producidos con bayas especiales procedentes de regiones específicas del planeta; bombones con ingredientes refinados y presentaciones en las que el envase cumple un papel muy importante como vehículo de presentación.
El cada vez mayor conocimiento sobre las propiedades funcionales de muchos compuestos presentes de forma natural en el cacao, como es el caso de la teobromina y otros antioxidantes, está haciendo que su ingesta sea vista con buenos ojos por parte de nutricionistas y la población en general. La adición de cereales, frutos secos y otros alimentos, en combinaciones muy depuradas, ha empujado al alza el consumo de variedades de chocolate gourmets, según confirma la revista Dulces Noticias… y algo más.

Crecimientos desiguales

Según el TAM de febrero 2009 de IRI, las tabletas de chocolate detuvieron su crecimiento durante el último periodo registrado, al quedar en 39.108,6 t (+0,2%) y 296,9 millones de euros (+6,8%). Dentro de ellas, las de chocolate con leche quedaron en 13.549,1 t (-0,5%) y 78,1 millones de euros (+8,8%); las de chocolate con frutos secos cayeron a 12.521,6 t (-2,6%) y 105,9 millones de euros (+3%); las especialidades, sin embargo, mostraron un comportamiento positivo al quedar en 13.037,7 t (+4,1%) y 112,8 millones de euros (+9,2%).
En los subsegmentos, dentro del chocolate con leche, los de una tableta cayeron a 8.393,1 t (-5,6%) y 53,1 millones de euros (+5,3%); los de más de una tableta aumentaron en cambio a 5.156 t (+9%) y 25 millones de euros (+17%). En los contentivos de frutos secos, los de almendra quedaron en 6.344,7 t (-0,4%) y 53,9 millones de euros (+4,5%); los de avellanas disminuyeron a 2.054,6 t (-3,8%) y 16,5 millones de euros (+1,2%); y el resto de variedades mermó a 4.122,2 t (-5,3%) y 35,4 millones de euros (+1,7%).
En cuanto a las especialidades, los chocolates con relleno tuvieron un buen comportamiento, al aumentar a 2.069,5 t (+15,4%) y 22,8 millones de euros (+22,8%); el chocolate negro registró 4.761,9 t (+1,3%) y 37 millones de euros (+4,8%); el blanco sumó 1.948 t (+0,5%) y 12,9 millones de euros (+11,2%); el light alcanzó las 1.641 t (+0,5%) y 21,7 millones de euros (+1,2%); la presentación para repostería creció a 2.347,5 t (+6,5%) y 16,3 millones de euros (+12,1%). Los lotes y mezclas quedaron en 269,5 t (+6,9%) y 1,9 millones de euros (+14,3%).

Crecen las ventas de las principales empresas

Según IRI, en la categoría bites, las ventas han mejorado notablemente, al sumar 2.692,1 t (+11,7%) y 28,7 millones de euros (+19,3%). Dentro de ella, por empresas, Lacasa lideró las ventas con 897,1 t (+2,95) y 9,3 millones de euros (+14,6%); Mars aumentó a 731,3 t (+15,2%) y 7,6 millones de euros (+16,2%); las marcas del distribuidor crecieron hasta las 698,3 t (+10,1%) y 5,5 millones de euros (+38,3%); Ferrero obtuvo también un incremento al cerrar en 256 t (+11,3%) y 4,7 millones de euros (+46,7%); Nestlé, en cambio, disminuyó notablemente al registrar 21,6 t (-23,8%) y 279.290 euros (-23,7%); Cadbury, de reciente aparición en esta categoría, vendió 7,5 t y 110.366 euros; Kraft Foods se mantuvo en 329 kilos (+0,3%) t 5.056 euros (-18,3%); y las otras marcas cayeron a 79,6 t (-43,3%) y 1,1 millones de euros (-37,2%).
Por enseñas, en esta categoría las marcas del distribuidor lideran las ventas, con 698,3 t (+10,1%) y 5,5 millones de euros (+38,3%); Lacasitos registró 498,2 t (+11,1%) y 5,3 millones de euros (+24%); M&M’s aumentó a 486,2 t (+35,3%) y 4,5 millones de euros (+41%); Conguitos registró 359,6 t (+0,5%) y 3,3 millones de euros (+12,5%); Kinder Schokobon vendió 250 t (+9,6%) y 4,6 millones de euros (+44,2%); Maltesers disminuyó a 221,1 t (-11,9%) y 2,7 millones de euros (-9,4%); Casa Pons también disminuyó a 32,6 t (-14,3%) y 461.298 euros (-24,1%); Maltesers White alcanzó las 24 t (+1,3%) y 316.439 euros (+3,9); y Smarties cayó a 17,8 t (-14,1%) y 228.210 euros (-10,5%).
En la categoría huevos sorpresa, las ventas aumentaron en volumen, más no en valor: 917,9 t (+6%) y 29,6 millones de euros (-0,5%), por lo que se vislumbra ya una disminución progresiva de los precios. Ferrero lideró las ventas con 416,9 t (-5,8%) y 18,9 millones de euros (-4,3%); las marcas del distribuidor crecieron notablemente hasta las 169,9 t (+65,6%) y 2,3 millones de euros (+24%): Nestlé vendió 21,7 t (+31,8%) y 444.511 euros (+42,7%); Lacasa totalizó 1,6 t (+21,6%) y 59.504 euros (+9,3%). El resto de las marcas sumaron 307,6 t (+1,4%) y 7,8 millones de euros (+1,5%).
En la categoría bombones, las ventas de las empresas mermaron ligeramente al totalizar 9.235,6 t (-6,8%) y 159,1 millones de euros (-1,8%). Ferrero se estancó en 2.504 t (-0,1%) y 50,8 millones de euros (+3,7%); las marcas del distribuidor cayeron a 2.289,3 t (-3,2%) y 19,5 millones de euros (+0,5%); Nestlé registró 1.721,2 t (-3,1%) y 37,8 millones de euros (+4,2%); Lindt cayó a 874,2 t (-11,1%) y 22,4 millones de euros (-8,5%); Storck alcanzó las 336,1 t (-14,2%) y 4,8 millones de euros (-11,4%); Valor sumó 180,8 t (-3,7%) y 4,9 millones de euros (-0,4%); Zahor disminuyó notablemente hasta las 145,7 t (-20,7%) y 2,4 millones de euros (-17,6%); Trapa totalizó 102,6 t (-8,5%) y 1,9 millones de euros (+6,7%); Lacasa alcanzó las 11,7 t (-13,4%) y 279.531 euros (-15,4%). Las otras marcas perdieron cuota hasta las 1.069,7 t (-23,1%) y 14 millones de euros (-18,4%).
En esta categoría, por enseñas, las marcas del distribuidor lideran las ventas, seguida por Ferrero Rocher, que obtuvo 1.664,4 t (-5,3%) y 31,4 millones de euros (-3,9%), Nestlé Caja Roja bajó a 1.402,2 t (-4,1%) y 31,1 millones de euros (+3,3%); Lindt Lindor sumó 446,5 t (-0,2%) y 11,5 millones de euros (+4,7%); Mon Cheri cayó a 418,6 t (-8,9%) y 7,9 millones de euros (-8,4%); Merci perdió cuota al quedar en 336,1 t (-14%) y 4,8 millones de euros (-11,2%); Lindt Champs Elysees registró 259,7 t (-5,1%) y 5,8 millones de euros (+1%); Socado aumentó a 183,5 t (+7%) y 1,3 millones de euros (+11,5%); Dulcinea Premier disminuyó notablemente a 169,9 t (-21,7%) y 921.855 euros (-10,4%); y Ferrero Prestige también mermó sus ventas hasta las 140,8 t (-22,2%) y 3,7 millones de euros (-18,8%).
El cacao a la taza ha tenido un buen comportamiento en este TAM de febrero 2009, al totalizar 72.292,1 t (+9,3%) y 11,6 millones de euros (+11,9%); dentro de esta categoría, los solubles alcanzaron las 46,988,5 t (+15,9%) y 6,7 millones de euros (+17%), mientras que el resto de presentaciones (líquido y tabletas) quedaron en 25.303,5 t (-1,1%) y 4,9 millones de euros (+5,6%). Las bebidas de cacao, sin embargo, han mostrado crecimientos escasos, pues quedaron en 28.248,3 t (+0,1%) y 106,5 millones de euros (+1,7%).
En lo que respecta a las enseñas, en el caso del cacao soluble a la taza, Valor Cao totalizó 25,633,8 t (-2,4%) y 4,1 millones de euros (+3,3%); las marcas del distribuidor duplicaron sus ventas hasta las 11.435,5 t (+103,4%) y 1,1 millones de euros (+122,7%); Dulcinea creció a 2.767,3 t (+25,2%) y 243.875 euros (+28,1%); Caoflor se incrementó a 1.978,8 t (+26,7%) y 311.751 euros (+31,8%); y Torras totalizó 1.816,4 t (+12,7%) y 350.979 euros (+14,2%).
En el caso de las bebidas de cacao, Cola Cao sigue liderando la categoría con ventas de 19.237,7 t (-2,1%) y 81,8 millones de euros (+0,6%); las marcas del distribuidor crecieron hasta las 7.623,9 t (+7,7%) y 13,6 millones de euros (+10,4%); Cola Cao Light registró 547,6 t (+3,7%) y 5,6 millones de euros (+2,6%); Cola Cao Fibra perdió cuota al quedar en 284,1 t (-6,5%) y 2,3 millones de euros (+3,1%); y Dulcinea cayó a 204,9 t (-18,6%) y 414.360 euros (-8,6%).

Una alta concentración empresarial
El sector del chocolate tiene dos características principales: una alta concentración empresarial y la presencia predominante de capitales internacionales en las empresas que participan en él. Buena parte de los grupos industriales que operan en nuestro país son filiales de grandes compañías multinacionales, que controlan toda la cadena productiva del chocolate, desde su adquisición en origen, el proceso de transformación de las habas en materia prima y su transformación en productos terminados. Esto conlleva a que sus estrategias de producción y comercialización respondan a intereses globales.
Los precios, a pesar de la crisis económica mundial, siguen en ascenso o permanecen estables. Esto se debe a que las cosechas de los últimos años no han podido satisfacer la creciente demanda de cacao, por lo que ha habido que apelar a los stocks, que continúan descendiendo (se espera que para este año se sitúen en 1.297 millones de t, un 13% menos que en 2008, según cifras de la Organización Internacional de Cacao).
La producción de cacao estimada para este año se ubicará en 3,5 millones de t, un 5% menos que en el periodo anterior, cuando alcanzó las 3,75 millones de t, según informó esta organización. Dado que la coyuntura actual no es la más adecuada para trasladar estos aumentos de precios a los consumidores, las empresas procesadoras han perdido paulatinamente competitividad.

Tendencias del mercado
Aunque las principales empresas se muestran cautas a la hora de lanzar nuevos productos, debido a la paulatina contracción en el consumo y al avance de las marcas del distribuidor, la innovación sigue siendo una de las principales recetas del sector y cada vez es más común encontrar productos con valor añadido, entre las que destacan tabletas de chocolate premium o con beneficios funcionales, sin olvidar las presentaciones sin azúcar, que van en aumento. A esto se le suman nuevas presentaciones elaboradas con cacaos procedentes de regiones específicas y con una calidad superior a los productos tradicionales.

El consumo permanece estable
De acuerdo con los datos de Mercasa, el consumo medio de chocolate, cacao y sucedáneos en España está en el orden de los 3,2 kilos por persona al año, de los cuales un 94% se realiza en hogares, un 4,5% en establecimientos de hostelería y un 1,5% en las instituciones. Por regiones, las Islas Canarias muestran los mayores índices de consumo, seguida por Galicia y Navarra. En el extremo opuesto están Madrid, Andalucía y, principalmente, la Comunidad Valenciana. Las personas que viven en municipios de carácter intermedio tienen una mayor preferencia por adquirir estos productos, sobre todo en aquellos con poblaciones de entre 10.000 y 100.000 habitantes. Los pequeños núcleos urbanos y las grandes ciudades resaltan consumos menores.
En aquellas viviendas con niños de 6 a 15 años, y aquellas que están compuestas por un solo miembro, se compran mayores cantidades de chocolate y cacao que en aquellos hogares donde no hay niños o en los que viven 2 o 3 personas. Las amas de casa que trabajan fuera de su hogar y aquellas con edades entre 35 y 49 años prefieren consumir chocolate que en las mujeres de entre 50 y 64 años.

El mercado de dulces en Europa
La consultora Euromonitor estimó que, en 2008, el mercado de confitería en Europa alcanzó los 43.714 millones de euros, con un incremento entre 2003 y ese año del 17,1%. El alemán totalizó 8.422 millones de euros, mientras que el francés superó los 5.260 millones.
Datamonitor incluye en sus cifras a las galletas dulces y otros elementos de desayuno, por lo que sus cifras son un poco más elevadas. Así, los mercados de Alemania totalizaron 14.625,2 millones de euros; Reino Unido, 13.962,4 millones; Francia, 6.558,9 millones; Italia, 6.049,5 millones; Países Bajos, 2.479,9 millones; y Portugal, 706,5 millones de euros.

 

Innovación, salud y energía para el sector del dulce
De acuerdo con un análisis de la consultora Euromonitor, la industria alimentaria europea ha focalizado sus esfuerzos innovadores en la adición de propiedades saludables, nuevas combinaciones de sabor y envases mucho más cómodos y atractivos para los consumidores. Estas tendencias no se circunscriben exclusivamente a los mercados altamente desarrollados de Europa Occidental, pues en muchos países orientales del continente las empresas productoras están enfrentando una creciente demanda de los consumidores por productos con valor añadido, y están dispuestos a pagar más por presentaciones sofisticadas y de alta calidad.
Los recientes lanzamientos de chocolates, chicles, caramelos y otros productos de confitería con envases de diseño depurado, combinaciones de sabores exóticos, y nuevas formulaciones que incluyen ingredientes funcionales o menores contenidos de grasas, marcan el paso de un sector que asume la necesidad de innovar para sorprender a sus consumidores y evitar, de esta manera, que los mercados se estanquen. Ejemplos hay muchos, pero vale la pena destacar los chicles con sabor a papaya y áloe vera que Wrigley lanzó en el mercado alemán; el nuevo Kit Kat Balance (con apenas 165 calorías por barra) que Nestlé introdujo en el mercado inglés; o el Magnum Mayan Mystica (de vainilla con cubierta de chocolate, canela y miel) que Unilever presentó en Bélgica como vuelta de tuerca de su ya amplia variedad de helados. Otro ejemplo ha sido el de Coca-Cola Bevande Italia, que lanzó en el mercado italiano un chicle Burn con cafeína. Todos estos esfuerzos parten de un mismo principio: sorprender a los consumidores y tomarles el pulso de las preferencias. Es de destacar también el lanzamiento en España de los chicles Senses, de Cadbury.
Considera Euromonitor que, a medio plazo, las empresas seguirán apostando por la innovación y los productos de valor añadido como acicates para sobrellevar la coyuntura económica actual. En estos esfuerzos, los llamados chicles funcionales jugarán un papel de importancia. “La innovación en el extremo premium del mercado se concentrará en nuevas líneas de sabores novedosos mediante la combinación de confitería de azúcar y chicle en un solo producto. Además, se procurará ofrecer artículos con varias propiedades funcionales –gomas de mascar que ayuden a la salud dental y, a la vez, tengan ingredientes energizantes–, en vez de productos con una sola propiedad funcional, tal y como los presentan actualmente las principales marcas”.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 63.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas