E+E, nuevos horizontes para la vuelta al crecimiento

La industria alimentaria continúa en la búsqueda de fórmulas que le ayuden a abaratar el coste del envase, sin perder las más estrictas garantías de seguridad, higiene, ergonomía y satisfacción para el cliente. Tanto los fabricantes de maquinaria para packaging como los proveedores de envases y embalajes, han centrado en los últimos años sus apuestas en desarrollar nuevos productos y soluciones que respondan a estos requerimientos. Todo ello, con una prioridad añadida, la de ser cada vez más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. El resultado: un sector en plena actividad que retoma la senda del crecimiento

El sector del envase y embalaje emplea en nuestro país a más de 73.000 personas, que desarrollan su labor en las 1.482 empresas existentes en esta actividad, que en conjunto registraron una facturación de 17.463 millones de euros en 2010 (último ejercicio con datos completos para todos los segmentos implicados), según las cifras de la consultora MarketAAD, compendiadas con motivo de la última edición de Hispack. Estos datos incluyen tanto los sectores de maquinaria de envase y embalaje, como los diferentes segmentos de materiales de packaging: madera, metálicos, papel, cartón, cartón ondulado, plásticos y vidrio. Según estas cifras, en comparación con 2007 (último año antes de la crisis), en 2010 se observó un descenso global del mercado del 11,9 % en términos   económicos, más acusado en el caso de la madera (-29,6 %) y el papel (-17,8 %), en tanto que el vidrio y el metal han registrado sendos comportamientos positivos del 4,4 % y el 9,3 % respectivamente.
En el caso concreto del sector de maquinaria para envase y embalaje, los datos de la asociación Amec Envasgraf referidos a 2011 hablan de un ligero aumento de la facturación del sector del 1,5 %, hasta situarse en los 913 millones de euros, 13 millones más que en 2010, un ejercicio en el que el sector logro remontar la importante caída experimentada en 2009 cuando las ventas se situaron en 770 millones de euros, cuando un año antes habían sido de 969 millones.
Con esta evolución, las empresas de Amec Envasgraf cerraron el año 2011 con cierto optimismo, gracias especialmente al crecimiento de las exportaciones, que  ascendieron a 593,7 millones de euros, un 9,7 % más que en 2010.
Según la encuesta anual realizada por la Asociación, la coyuntura nacional en 2011 fue menos favorable que en 2010 para el 44 % de las empresas de Amec Envasgraf y el 100 % consideró que las perspectivas no  mejorarán en 2012. En cambio la percepción es mucho más positiva ante la coyuntura internacional, ya que el 82 % considera que en 2011 fue más favorable que en 2010 y el 63 % de las empresas prevé una mejor situación internacional en 2012.

La maquinaria confía en los mercados exteriores

Respecto a los factores de coyuntura que más empresas han señalado como condicionantes negativos en 2011 son principalmente de naturaleza financiera: situación financiera de los clientes (59 %), precio de las materias primas (48 %) y costes financieros (39 %), además de la debilidad de la demanda interna. En el polo contrario, el principal factor de incidencia positiva para el sector es la demanda externa, según señala el 72 % de las empresas. De hecho, el 70 % de las empresas incrementaron sus exportaciones en 2011 respecto al año anterior, y en cuanto a las previsiones para 2012, el 68 % de las mismas prevé aumentarlas.
En cuanto a los destinos de nuestras exportaciones, aunque los mercados europeos siguen representando los mayores porcentajes, se aprecia una clara ampliación del arco de actuación, con importantes crecimientos en mercados como el asiático, Oriente Medio y África Subsahariana. El principal destino de las exportaciones en 2011 continúa siendo la Unión Europea, con el 35 % y un aumento del 6,4 %, seguida por Latinoamérica, con el 21 % (-1,2 %);  Asia,  con el 16 % (+20,3 %); el resto de Europa, con el 9 % (+33,5 %) EE UU/Canadá, con el 6 % (-0,5 %); Norte de África, con el 5 % (+4,3 %); África Subsahariana, con el 4 % (+56,1 %); Oriente Medio, con el 3 % (+26,1 %), y Oceanía, con el 1 % (-10 %).
En lo que se refiere a los resultados de 2011, el 71 % de las empresas de Amec Envasgraf cerraron el ejercicio con beneficios, el 12 % obtuvo un resultado igual a cero y el 17 % registró pérdidas. En las estimaciones para 2012, el 63 % de las compañías espera cerrar con un resultado mejor y el 29 %, igual que en 2011.
El tejido empresarial del sector de maquinaria para envase y embalaje está integrado por 150 compañías que operan en tres subsectores (envase y embalaje; artes gráficas y máquinas de cartón ondulado). De éstas, según datos de Envasgraf, el 80 % dispone de los recursos humanos y económicos suficientes para afrontar la internacionalización. En su conjunto, estas empresas generan 6.700 puestos de trabajo, con una plantilla media por empresa de 43 personas. Más del 40 % de la estructura empresarial dispone de una plantilla superior a los 50 trabajadores y un 40 % de las empresas se sitúa en el arco de entre 20 y 49 empleados. Por volumen de facturación, el 48 % de las compañías facturan entre 1 y 6 millones de euros anuales; el 17 % sitúa sus ventas entre 6 y 12 millones de euros; el 22 %  factura entre 12 y 25 millones de euros, y el 13 % superan esta cifra al año.
En cuanto a su ubicación, la mayor concentración empresarial se registra en Cataluña, donde está radicado el 66 % de las compañías del sector, seguida por el País Vasco, con el 16 %; Levante, con el 11 %, y Madrid, con el 4 %.
La oferta española de maquinaria para packaging contempla un amplio abanico de equipos, que se dividen en tres grandes subsectores: envase y embalaje, que representa el 71 % del total y en la que destacan los desarrollos en segmentos como la maquinaria envasadora horizontal para envases flexibles; los equipos para artes gráficas, que suponen el 15 % de la actividad, y la maquinaria para cartón ondulado, que supone el 14 % restante.
Una de las características del sector es su elevado nivel tecnológico que, combinado con una buena relación calidad-precio hacen que la oferta española sea muy competitiva en el ámbito internacional, sin olvidar que las empresas nacionales muestran una gran versatilidad, lo que se traduce en una importante capacidad de adaptación a las  necesidades específicas de cada cliente. Otros aspectos clave en la competitividad de nuestras empresas es su buen servicio postventa y el cumplimiento de los plazos de entrega; el esfuerzo por adaptar los equipos al cumplimiento de las normas de seguridad internacionales, y su dinamismo para lograr que los envases y embalajes cumplan con sus funciones comunicativas de una manera destacada.
Con estas características, la directora de Envasgraf, Carmina Castella, afirma que “la importante diversidad de equipos y subsectores que incluye la oferta española permite dar soluciones a la mayoría de procesos del envasado con óptimos niveles de eficacia”. A lo que añade que “con un nivel de inversión relativo equiparable con sectores altamente  tecnológicos, el sector cuenta con algunas empresas líderes a nivel mundial”.
Como muestra de ello, en 2011, el 86 % de las empresas de Amec Envasgraf invirtieron en I+D+i. Entre éstas, el 41 % afirmó dedicar un 4 % de su facturación a inversión, dedicando a este capítulo  más de 300.000 euros. De cara a 2012, el 84 % de las empresas prevé mantener o incrementar su volumen inversor en I+D+i.

El plástico busca nuevos materiales inteligentes
El consumo de envases y embalajes en nuestro país alcanzó un valor de 16.563 millones de euros en 2010 (Fuente: MarketAAD), a falta de datos sectoriales completos de 2011. Por tipos de materiales, el plástico sigue siendo el más empleado, con el 37 % del total, posicionándose a continuación el papel y cartón, con el 34 %; el vidrio, con el 11 %; el grupo de otros metales, con el 9 %; las latas de bebida, con el 6 %, y otros materiales, con el 3 %, según datos del Centro Español del Plástico (CEP).
Según esta fuente, la mayor producción correspondió a bombonas, botellas y frascos de menos de 2 litros, con una cifra de 9.933 millones de unidades; estos mismos envases en capacidades superiores a 2 litros alcanzaron una producción de 1.089 millones de unidades; los sacos, bolsas y cucuruchos tuvieron un volumen de 367.178 toneladas; las cajas, jaulas y artículos similares, 212.512 t; los tapones, tapas y cápsulas de cierre, 153.667 t; las bobinas, carretes y similares, 25.360 t, y otros  artículos para el transporte o envasado, alcanzaron un volumen de producción de  135,3 millones de unidades.
Atendiendo a datos globales de la Asociación Española de Industriales de Plásticos, Anaip, la industria de plásticos en España está integrada por unas 4.200 empresas que generan más de 90.000 puestos de trabajo y suman una facturación anual en torno a los 13.800 millones de euros. Cada español consume alrededor 115 kilos de plásticos, cifra que en el caso del líder mundial, Alemania, se sitúa en unos 140 kilos per cápita. Hay que matizar que, dentro del mercado de los plásticos, según CEP, el mayor porcentaje corresponde a envase y embalaje, con el 42,3 %, correspondiendo el resto a sus aplicaciones en automoción, construcción, electricidad y electrónica, entre otros sectores.
Si bien, según CEP, la fabricación de bombonas, botellas, frascos y artículos similares de plástico ha mantenido una clara tendencia ascendente, hasta alcanzar en 2010 los 846 millones de euros, la producción global de transformados plásticos, según Anaip, viene sufriendo un continuado descenso, arrastrada por la fuerte caída de importantes aplicaciones (construcción, automoción, bolsas…), y a pesar del buen momento de las exportaciones, la producción de transformados plásticos apenas se ha recuperado en 2011 uno o dos puntos de los 25 que perdió entre 2008 y 2009. En cuanto a las problemáticas del sector, la Asociación señala que a la situación de debilidad de consumo en determinadas aplicaciones se unió el pasado año un notable incremento de los precios de las primeras materias, que según el INE fue de un 17 % para enero-mayo, en tanto que los precios de los transformados plásticos, que crecieron solo un 5 % en ese mismo periodo, situación que ha provocado una fuerte caída de márgenes en muchos segmentos de la transformación.
El sector de los envases plásticos destaca por su gran actividad investigadora en el desarrollo de nuevos materiales plásticos, en especial biopolímeros, que ayuden a dar respuesta a las exigencias del mercado de   envases más respetuosos con el medio ambiente, que garanticen la seguridad alimentaria, que alargen la vida del producto que albergan y que ayuden a ahorrar costes productivos.  Universidades, institutos tecnológicos y centros de investigación públicos y privados lideran junto a las empresas, diversos proyectos en esta dirección.
El Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística, Itene, lidera o colabora varios trabajos encaminados a lograr estos objetivos. Algunos ejemplos son los proyectos: ISA-Pack, cuya finalidad es el desarrollo de un envase flexible, sostenible, activo e inteligente destinado a contener alimentos frescos, alargando la vida de los productos y su calidad, mejorando la seguridad y reduciendo los residuos; Traysrenew, centrado en el desarrollo de un envase biodegradable destinado al sector del pollo, o Smart Cold Pack, para el desarrollo de envases inteligentes de bajo coste, capaces de informar sobre la temperatura a la que ha sido distribuido un producto durante toda su cadena de suministro.
Por su parte el Instituto Tecnológico del Plástico, entre otros ejemplos, coordina el proyecto europeo Pla4Food cuyo principal objetivo es el desarrollo de un envase activo biodegradable para productos frescos, fabricado a partir de un termoplástico procedente de fuentes renovables (PLA-ácido poliláctico) funcionalizado con aditivos naturales, que le confieran propiedades antioxidantes, antibacterianas y antifúngicas. Asimismo participa en el  el proyecto Phbottle, liderado por ainia, cuyo objetivo es obtener un nuevo envase para zumos, biodegradable y con propiedades antioxidantes, fabricado a partir de los azúcares y de otros residuos ricos en carbono, nitrógeno y oxígeno existentes en las aguas residuales de las propias industrias de zumos.
En cuanto a las iniciativas de las propias compañías fabricantes de alimentos y bebidas, este año cabe destacar el lanzamiento de Coca-Cola España de su innovador envase PlantBottle desarrollado por el propio departamento de I+D+i de la multinacional, elaborado con un 30 % de material de origen vegetal procedente de la caña de azúcar.

España, cuarto productor europeo de cartón ondulado
El papel y el cartón son los segundos materiales más empleados en la industria del packaging, suponiendo el 34 % del total. En 2011, la producción de papel en España se mantuvo en niveles similares al año anterior, situándose en 6.202.600 toneladas, con un crecimiento del 0,1 %, en tanto que la producción de celulosa se incrementó un 6 %, alcanzando 1.976.000 t, según datos de Aspapel (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón). El consumo interior de papel y cartón se situó en 6,4 millones de t, registrando un leve descenso del 0,3 %, que tuvo más repercusión en las importaciones (3,18 millones de t, con una caída del 4,1 %), que en la producción nacional que, como hemos visto, se mantuvo.
Por su parte, las exportaciones de papel, que en 2010 habían superado por primera vez la barrera de los 3 millones de toneladas con un crecimiento del 9 %, en 2011 descendieron un 3,5 %, totalizando las 2.955.300 toneladas.
En un entorno en el que la sostenibilidad medioambiental cobra una importancia creciente, la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (AFCO) defiende la alta tasa de reciclaje de este material, ya que en España se recuperan al año cinco millones de toneladas de papel y cartón usados. Los envases de papel y cartón ya usados se convierten, a través del reciclado, en materia prima secundaria. Además, cerca del 85 % de la materia prima empleada en la fabricación de cajas de cartón ondulado procede del reciclaje. Este aspecto, junto a otros como su practicidad; versatilidad; facilidad de manejo y apilabilidad; su garantía de seguridad e higiene, al ser usado una sola vez, y su facilidad y calidad de impresión, contribuyen a que el embalaje de cartón ondulado sea el más utilizado a nivel mundial.
Según esta Asociación, España produjo 4.229 millones de m2 de cartón ondulado en 2011, con un crecimiento en volumen del 0,5 % respecto de los 4.207 millones registrados el año anterior. Para ello, fueron consumidas 2,56 millones de toneladas de papel en máquina onduladora. Con estas cifras, España se mantiene como el cuarto país productor europeo de cartón ondulado, por detrás de Alemania, Italia y Francia y por delante de Gran Bretaña.
La media de consumo de cartón ondulado por habitante y año se situó en 49,03 kg el pasado año, cifra bastante superior a los 39,94 kg per cápita que supone la media europea.
En términos económicos, el sector ha alcanzado una facturación global de 4.030 millones de euros en 2011, de los que 2.360 millones corresponden a facturación directa y los 1.670 restantes, a indirecta.

Metal y vidrio, materiales de alta reciclabilidad

El sector de los envases metálicos está integrado por unas 53 empresas y registró una facturación en 2010 de 2.000 millones de euros, según la consultora MarketAAD.
Una buena parte de este mercado lo representan las latas de bebidas. Según los datos de la Asociación de Latas de Bebidas, en 2011 las latas para soft drinks cerraron el año con 3.788 millones de unidades, a las que se suman los  2.833 millones de latas que correspondieron al envasado de cerveza, con lo que el mercado totalizó el pasado año  6.621 millones de unidades de latas de bebidas, 110 millones más que en 2010.
Por su parte, gracias a las propiedades del acero, que permiten una separación magnética muy eficiente y con un coste bajo en cualquier proceso de tratamiento de los residuos, el acero sigue siendo, junto al papel/cartón, el material de envase más reciclado, según datos de Ecoacero. El mercado de envases de acero domésticos se situó en 2011 en unas 283.400 toneladas, con una tasa de reciclado del 84,8 %, lo que supuso un total de 240.348 t de residuos de envases recuperadas en todo el territorio español. Al respecto, la organización destaca la importancia de que más de 135.900 toneladas de envases de acero, el 56,5 % de todo lo recuperado, fueron objeto, a lo largo de 2011, de un tratamiento específico de fragmentación y depuración y, en algunos casos, desestañado electrolítico posterior. Esta actividad se engloba dentro de la iniciativa impulsada por Ecoacero y Ecoembes para mejorar la calidad de la chatarra de envases de acero, y cuenta en la actualidad con siete plantas plenamente operativas. El material que sale de estas instalaciones cumple unas especificaciones técnicas muy estrictas y arroja contenidos en hierro (Fe) cercanos al 99 %, con una tasa de impropios mínima, por lo que tiene una calidad muy superior a la de los envases que se han llevado tradicionalmente a la siderurgia para su reciclado. Con la entrada en vigor, en octubre de 2011, del Reglamento UE 33/2011 por el que se establecen los criterios para determinar cuándo determinadas chatarras dejan de ser residuos, el material que es objeto de los tratamientos descritos se podrá considerar materia prima secundaria, al cumplir los requisitos técnicos definidos por esta nueva norma, y una vez implantado el Sistema de Gestión de la Calidad que recoge dicho Reglamento.
Entre los acontecimientos destacados para este sector en el último año, cabe recordar la creación de la nueva organización sectorial paneuropea Metal Packaging Europe, que hizo su presentación en mayo de 2011, durante la feria Interpack, en  Düsseldorf (Alemania). El objetivo de esta agrupación  es “aprovechar todas las ventajas que ofrecen el ciclo único de reutilización de materiales del metal y sus propiedades permanentes como elemento natural para los materiales de envasado”, según explicó Chris Homfray, presidente de Metal Packaging Europe.
El sector de la fabricación de envases de vidrio es el que muestra mayor concentración empresarial, ya que son cinco los operadores que representan el 98 % de la producción nacional, según datos de Anfevi (Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio). En su conjunto, estas firmas cuentan con 13 fábricas en todo el territorio nacional, desde las que producen diariamente 19 millones de botellas y tarros, generando cerca de 4.000 empleos directos
El sector viene observando un crecimiento continuado en los últimos años, solo interrumpido por un leve retroceso entre 2008 y 2009, que volvió a tomar la senda de la recuperación en 2010 y volvió a crecer en 2011 hasta alcanzar una facturación de 855 millones de euros. De igual modo, la producción, experimenta una tendencia ascendente en 2011, hasta alcanzar las 2,2 millones de toneladas.
Al igual que en el resto de los materiales, en el caso del vidrio, los fabricantes prestan especial atención a la reducción de la huella de carbono, por lo que, además de desarrollar envases con menor gramaje, potencian el reciclado de su material de envase, que en el vidrio permite un reciclaje del 100 %. Un dato importante al respecto es que, por cada tonelada de vidrio reciclado, se genera un ahorro de 1.200 kilos de materias primas; y el ahorro energético tanto en la fusión del vidrio como en la extracción y acondicionamiento de las materias primas es de 130 kilos de fuel por cada tonelada de vidrio reciclado.

Novedades normativas
Entre las novedades legislativas que afectan al sector de los envases y embalajes, cabe citar la entrada en vigor, el 30 de julio de 2011, de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados,  que transpone la Directiva Marco de Residuos y que entre otros efectos sobre la normativa anterior, deroga el capítulo VII sobre régimen sancionador y la disposición adicional quinta de la Ley 11/1997, de 24 de abril, de Envases y Residuos de Envases.
Una de las medidas más polémicas de la nueva norma es la que dejaba la puerta abierta al establecimiento de un Sistema de Depósito y Devolución de Residuos  (SDDR) tal como se recoge en el Artículo 21.2 que contempla que “para fomentar la prevención y promover la reutilización y el reciclado de alta calidad, se podrán adoptar medidas destinadas a facilitar el establecimiento de sistemas de depósito, devolución y retorno en los términos previstos en el artículo 31.3 para: a) envases industriales, b) envases colectivos y de transporte, c) envases y residuos de envases de vidrio, plástico y metal, y d) otros productos reutilizables”.
Ante esta posibilidad, ya en mayo de 2011, las principales entidades representantes de los sectores de materiales de envase potencialmente sujetos a depósito (Asociación de Latas de Bebidas, Ecoacero, Anfevi y la Asociación Nacional del Envase de Pet -Anep-), remitieron un comunicado conjunto expresando su rechazo al posible establecimiento de sistemas de depósito, devolución y retorno de envases usados. En su opinión, “se trataría de una medida que en otros países se ha revelado como una iniciativa con claro origen comercial, relacionada con la restricción de la competencia o la protección de mercados e industrias locales”. 
El debate se ha alargado durante todo un año, hasta que el Consejo de Ministros aprobó en su reunión del 4 de mayo de 2012, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), un Real Decreto-Ley sobre medidas urgentes en materia de medio ambiente con el objetivo de lograr una simplificación y agilización administrativas de la gestión ambiental. El nuevo texto introduce modificaciones en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados con el objetivo de simplificar y reducir las cargas administrativas que ocasionaban incertidumbre e inseguridad en la aplicación de ciertos aspectos de la norma. Las principales modificaciones que se refieren a este ámbito son las relativas a los SDDR, “con el objetivo de evitar imprecisiones, incoherencias e interpretaciones ambiguas de la normativa”. Así, a partir de la aprobación de este Real Decreto-Ley estos sistemas se establecerán en los casos en los que las características del residuo, sus dificultades de valorización o eliminación o el incumplimiento de los objetivos de gestión determinen que la aplicación de estos sistemas resulte la más adecuada. Asimismo, se introducen modificaciones para disminuir cargas administrativas relacionadas con los traslados de residuos y con la obtención de las autorizaciones de los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor.
También el pasado año se produjo una interesante aprobación legislativa para el sector del packaging, con la publicación en el BOE del 11 de julio de 2011 del Real Decreto 847/2011, de 17 de junio, por el que se establece la lista positiva de sustancias permitidas para la fabricación de materiales poliméricos destinados a entrar en contacto con alimentos. Hasta ese momento, en España, los materiales poliméricos distintos de plásticos como los adhesivos, caucho, resinas de intercambio iónico, ceras, siliconas y barnices y recubrimientos, estaban regulados por la Resolución de 4 de noviembre de 1982, de la Subsecretaría para la Sanidad, por la que se aprueba la lista positiva de sustancias destinadas a la fabricación de compuestos macromoleculares, la lista de migraciones máximas en pruebas de cesión de algunas de ellas, las condiciones de pureza para las materias colorantes empleadas en los mismos productos y la lista de los materiales poliméricos adecuados para la fabricación de envases y otros utensilios que puedan estar en contacto con los productos alimenticios y alimentarios.
El nuevo Real Decreto suprimió varias disposiciones que se encontraban dentro de la Resolución de 1982 y que estaban reguladas mediante el también reciente Reglamento (UE) 10/2011 de la Comisión, de 14 de enero de 2011, sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos. Se mantienen vigentes las disposiciones sobre soportes de producción de polimerización contenidas en esta Resolución hasta que no se adopten las correspondientes a nivel comunitario, así como lo relativo a las ceras.
El citado Reglamento (UE) 10/2011, aplicable desde el 1 de mayo de 2011, derogó las Directivas 2002/72/CE y 82/711/CEE (ensayos de migración; transitorio); 85/ 572/CEE (simulantes; transitorio) y 80/766/CEE, 81/432/CEE (análisis cloruro de vinilo en materiales y alimentos). Asimismo derogó el Real Decreto 866/2008 por el que se aprobaba la lista de sustancias permitidas para la fabricación de plásticos destinados al contacto con alimentos y se regulaban determinadas condiciones de ensayo, excepto lo dispuesto para ensayos de migración y simulantes.
Entre las novedades que incorporó el Reglamento 10/2011, cabe destacarse: amplía el ámbito de aplicación a los materiales plásticos que formen parte de materiales y objetos multicapa multimaterial; los revestimientos, tintas de imprenta y adhesivos destinados a usarse en materiales y objetos plásticos deberán ir acompañados de la información necesaria para que el fabricante del objeto plástico final pueda garantizar la conformidad de las sustancias para las que el Reglamento establece límites de migración; actualiza la lista positiva de sustancias tras haber sido evaluadas por EFSA; establece que las sustancias en nanoforma solo se usarán si así se autoriza y se menciona en las especificaciones de las sustancias autorizadas; actualiza algunas normas para los ensayos de migración, teniendo en cuenta los nuevos conocimientos científico; incluye dentro de la denominación de “monómero u otra sustancia de partida” a las sustancias macromoleculares y las sustancias utilizadas para modificar macromoléculas; modifica los simulantes alimentarios (excepto el ácido acético) y añade un simulante E para alimentos secos; establece restricciones aplicables a los materiales y objetos en relación a los límites de migración específica de metales, e introduce en la declaración de conformidad el concepto de identidad y dirección del explotador de la empresa que realice la misma.

 

Innovación empresarial
Para atender las nuevas demandas de un packaging más ecológico, atractivo, seguro y económico, las compañías proveedoras de maquinaria y equipos de envase y embalaje  vienen ofreciendo avanzadas soluciones que faciliten esta labor y de las que, a continuación ofrecemos algunos de los ejemplos destacados.
Bossar Packaging lanzó en 2011 la nueva línea de máquina envasadora horizontal serie BMS y que cuenta ya con tres modelos: 1.4 sobre plano; 2.4/2.6 Top Valve, y BMS 5.5 triplex Zipper Stand Up Pouch, una serie de máquinas accionadas totalmente por tecnología  servo que aporta la novedad de trabajar de forma independiente en todas y cada una de las partes de la máquina, ya sea en el sellado, formado o llenado de las bolsas, no tratándose de un solo eje solidario como ocurría hasta ahora en las máquinas mecánicas. Igualmente, y sin abandonar la tecnlogía de levas tradicionales, Bossar Packaging ha finalizado con éxito la fabricación de la gama de máquinas modulares “espejo” también llamadas de mano izquierda. Estas máquinas modelos BMK tienen la particularidad de que trabajan en sentido inverso al estándar, pudiendo el cliente situar dos máquinas envasadoras una frente a la otra, con un único operario controlando su funcionamiento. En cuanto a sus proyectos, “el lanzamiento a nivel mundial de la tecnología servo por parte de Bossar Packaging S.A. se ha convertido en punta de lanza para nuestra empresa, y pese a no desear desvelar por el momento pasos posteriores ligados a esta tecnología, sí diremos que nos está permitiendo entrar en un segmento de velocidad ligado a una mayor capacidad, donde hasta ahora no estábamos presentes”. Como proyecto inmediato y en consolidación, la empresa destaca la joint venture tecnológica con la empresa Tecmar S.A., fabricante de maquinaria vertical de multipistas y stick packs, “con lo que Bossar Packaging S.A. se lanza al mercado del flexible con dos nuevas lineas de producto bajo el sóliodo paraguas de la marca Bossar-Tecmar”.
Entre los últimos desarrollos de Campak, destaca la blisteradora Modelo nMX con estructura abalconada para el acondicionado de blísters con diferentes materiales de formación: PVC, PVC+PVDC, Triplex, COC, ACLAR, ALU. Se trata de un equipo de alta capacidad, gran versatilidad y fácil cambio de formato, que también tiene como rasgo distintivo sus pequeñas dimensiones. Esta máquina tiene una capacidad de producción de 200 a 500 unidades por minuto. Una de sus ventajas es la facilidad para realizar cambios de formato, sin prácticamente necesidad de herramientas, incluso para operadores no cualificados. Su placa de sellado garantiza una presión uniforme sobre toda la superficie de sellado del producto. Otro de sus últimos lanzamientos es la máquina estuchadora horizontal abaldonada de alta velocidad (hasta 250 ciclos por minuto) modelo PVX, cuyas prestaciones y su reducido tamaño, son dos de sus principales cualidades. Manteniendo siempre los principios básicos de CAM, como son la formación del estuches en “positivo”, asegurando así la correcta formación y cerrado de los mismos, el equipo dispone de tolva móvil para asegurar la correcta transferencia de los productos al interior del estuche mediante su doble empujador, y sistema de cerrado de estuches mediante Kits-MM®, que garantizan un cambio de formato rápido sin ajustes.
Entre sus novedades, Multivac ha  presentado recientemente la termoselladora de gama alta T 700 adecuada sobre todo para trabajar con bandejas pequeñas y redondas; la máquina termoformadora de altas prestaciones R 535 para elaborar envases PrePack, equipada con un sistema de alineación MBS 110 con detector de metales integrado que se encarga de alinear los envases, que gracias a su innovador sistema de cajones y a las hormas abatibles de forma eléctrica, garantiza un cambio de horma sencillo y el fácil acceso a las hormas. Además, con el concepto PrePack, Multivac presenta un envase innovador con una gran aceptación en la sección de refrigerados, los envases parecen contener embutidos cortados en el momento. Otro de sus lanzamientos destacados ha sido la nueva línea de termoformadoras Baseline, con los modelos F 100 y F 200, que establecen un nuevo estándar en su segmento, especialmente en relación a la calidad de envasado, facilidad de limpieza y seguridad del proceso. Por otra parte, Multivac ha dado un nuevo impulso al mercado con el innovador concepto de envasado Mylar® Cook, láminas de embutición profunda desarrolladas especialmente para la preparación de alimentos a altas temperaturas y a un máximo de 218º C (el producto se cocina en el horno o en el microondas dentro del envase cerrado y así se conservan los aromas, vitaminas, minerales y la jugosidad propia del producto durante la cocción”. El material desarrollado por DuPont Teijin Films está disponible exclusivamente en Multivac en Europa, Oceanía y en el continente americano, siendo también suministrador de las envasadoras adecuadas para este material.
La empresa PTM, Productos Técnicos y Maquinaria tiene una sólida presencia en el mercado del envase y embalaje, teniendo como diferencial el ofrecerse como proveedor único, al comercializar la maquinaria y el consumible que precisa cada una de ellas. Su catálogo de equipos incluye máquinas aplicadoras y posicionadoras de sleeves y precintos de garantía; túneles de retractilado por vapor o recirculación de aire caliente; máquinas de sellado de opérculos por inducción automáticas, semiautomáticas y manuales; máquinas precintadoras de cajas de cartón mediante papel engomado para grandes, medianas y pequeñas producciones, y máquinas etiquetadoras lineales y rotativas. En el caso de las aplicadoras de sleeves y precintos, los equipos de PTM se distinguen por la facilidad en su puesta a punto, sus medidas compactas, mínimo utillaje y rapidez en el cambio de formatos. Estos equipos  pueden incorporar opcionalmente cintas transportadoras modulares, sistemas de espaciado de productos, dispositivos de postinspección, controles de línea, codificadores, etc. Además, para la aplicación del sleeve “full body”, con función de precinto de seguridad, las aplicadoras incorporan la unidad precorte en “T”, que realiza el doble trepado en el momento de su colocación.
Dentro de su gama de productos, Soco System destaca por el diseño de equipos para el manejo de cajas de cartón o plástico, bandejas, palés, etc., que incrementan la eficiencia y eliminan el estrés físico del trabajo pesado y repetitivo. Entre sus últimos desarrollos, cabe citar  la formadora de cajas con precintado inferior incorporado Soco Pack ATS, totalmente automática y de alta velocidad, que destaca por su fácil manejo, y ajuste a distintos tamaños de caja, con un simple giro de manivelas. Además, su diseño compacto permite una fácil instalación tanto en líneas nuevas como en las ya existentes. Otro de sus equipos destacados es la precintadora T-10, con precintado superior e inferior mediante precinto adhesivo, con plegado manual de solapas. La serie T-100, disponible con un acabado en acero electrogalvanizado o acero inoxidable, se caracteriza por una construcción compacta, una manipulación sencilla y un precio económico.
Otro destacado operador en el mercado de equipos para packaging es la compañía  T-Pack, con más de tres décadas de experiencia en este sector, para el que incluye en su catálogo envasadoras verticales, equipos para agrupación de bolsas y equipos de termosellado. Entre sus modelos más destacados, figura la envasadora vertical TP-3040 de alta velocidad, servo-motorizada y de movimiento continuo especifica para snacks, que alcanza velocidades superiores a 120 bpm. El equipo lleva incorporado dispositivo de stripping para el mejor llenado de la bolsa, y entre sus ventajas figura que se ha eliminado el tubo en el formador, lo que evita posibles atascos. La compañía, que en los últimos ejercicios ha puesto especial énfasis en el desarrollo de tecnología servo-motor, cuenta en su portafolio con equipos dotados de esta característica, como son las envasadoras verticales TP-3050 Twin, con dosificador volumétrico o pesadora multicabezal o la envasadora vertical intermitente de alto rendimiento TP-3030.
En el círculo virtuoso de la innovación,   esta actividad de I+D+i de los proveedores de equipos, es causa y efecto de la realizada por los fabricantes de envases y embalajes, que continuamente sorprenden al mercado con nuevas referencias encaminadas a dar visibilidad al producto, garantizar su seguridad, proporcionarle una vida más larga y, por supuesto, cumpliendo con las condiciones de sostenibilidad cada vez más demandas por el mercado.
Enplater es un ejemplo del esfuerzo imaginativo para dotar al envase de mayor atractivo. Para ello su departamento de I+d+i trabaja para “despertar las aptitudes sensoriales del consumidor, abriendo nuevos horizontes a nuestros clientes para potenciar el consumo, no tan sólo por el diseño y la percepción visual de los envases, sino por la combinación de todos los sentidos: el olfato con incorporación al proceso de impresión de lacas aromáticas o microcapsulas aromáticas; el tacto de los materiales, con aplicaciones de lacas mates y a registro, acrílicas, rugosas; el sonido de las estructuras de diferentes materiales que se combinan para dar mayor o menor cuerpo y rigidez a los embalajes, etc.”. Fruto de este esfuerzo son lanzamientos como Aromepack, packaging con aromas para conseguir la diferenciación de productos mediante la utilización de aromas.
Fres-Co System, compañía del Grupo Goglio que tiene una especial penetración en los segmentos de zumos y concentrados de fruta, salsas frías, etc., ha incorporado a su portafolio nuevos sacos de gran formato, para capacidades de 220 a 1.000 litros, y de llenado automático, con diferentes grados de barrera, para productos líquidos o viscosos y con tapones de descarga que permiten mantener condiciones de perfecta asepticidad. Además, este tipo de saco permite un ahorro de hasta el 80 % de costes, comparado con los contenedores rígidos tradicionales. Todo ello para responder a las demandas detectadas en el mercado: “innovación y fiabilidad, siempre unidas a un ahorro de costes”, afirman fuentes de la empresa, en cuya opinión “el packaging tiene que dar soluciones inteligentes para que las empresas puedan poner en práctica sus ideas”. Al respecto, señalan que “Goglio es la única empresa en el sector del embalaje flexible que ofrece un sistema completo de E+E: máquinas, materiales barrera, componentes en plástico (válvulas, tapones) y asistencia técnica. Por eso podemos cuidar al 100 % las exigencias de nuestros clientes desde todos los puntos de vista y ofrecer soluciones a medida, dando soporte de I+D en cada proyecto”.
La ampliación de la gama de productos de Tetra Pak incluye dos nuevos envases de consumo individual basados en el éxito del envase Tetra Brik® Aseptic Edge de un litro: Tetra Rex® y Tetra Gemina®. Por un lado, la compañía ha sumado a la línea Tetra Rex® Pearl un novedoso envase diseñado para leche de primera calidad y zumos, que proporciona mejores posibilidades para mostrar la marca y una oferta diferenciada para los distribuidores. Además, la ausencia de una línea de pliegue horizontal crea un panel frontal de gran tamaño que no sólo permite nuevas perspectivas de posicionamiento de marca, sino que también es un espacio para situar un amplio y llamativo sistema de cierre. Por otro lado, Tetra Pak está ampliando la gama Tetra Gemina Aseptic con dos nuevas formas -Leaf y Crystal-, que estarán disponibles desde finales de este año. El envase original de Tetra Gemina Aseptic Square es conocido por dos cualidades, su parte superior, que proporciona al envase un aspecto único, y la geometría de la parte superior inclinada, que consigue el mejor vertido de producto posible. Tetra Gemina Aseptic 1000 Crystal mantiene estos dos atributos clave, pero la forma del cuerpo del envase es nueva e incluye cuatro nuevos paneles en forma de cristales. Asimismo, su nuevo envase Tetra Brik® Aseptic Edge de formato individual ofrece una óptima solución para el creciente mercado de productos on the go.
En el segmento de envases de vidrio, lograr un menor gramaje, sin afectar a la resistencia, así como el diseño son los punos clave de la +D+i empresarial. Para cumplir con estos objetivos, Verallia, el segundo mayor fabricante mundial de envases de vidrio para la industria de alimentos y bebidas, inauguró en marzo de este año Creativ’Lab,  un nuevo centro de diseño en Pont-Sainte-Maxence (Francia), que se une a su red mundial integrada por 12 centros de diseño Verallia.
Estos son algunos de los ejemplos de  lo que se está produciendo en materia de innovación en el sector del packaging y su maquinaria y equipos, en el que  también cabe citar la actividad de compañías fabricantes o distribuidoras como Balanco, Behn+Bates, Bizerba, Carugil, Danfoss, José Borrell, L.E. Jackson, Urola, ITC o Reynolds, entre otros.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.82 (julio/agosto 2012).

Noticias relacionadas

Deja un comentario