Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

El consumidor le pone salsa a la vida

Léalo en 5 - 6 minutos
Léalo en 5 - 6 minutos

Las ventas totales de salsas en 2012 alcanzaron los 582 millones de euros, un 4,1% más que en el año precedente, en términos de volumen, se comercializaron 256.333 toneladas de salsas, con un incremento del 2,6%. Según la consultora IRI, todos los segmentos mostraron un comportamiento al alza en sus ventas, del 4,4% en el caso de las salsas clásicas (tomate, ketchup, mayonesa y mostaza); del 3,4% en las salsas  a temperatura ambiente, siendo las salsas frescas para pasta las únicas que no registraron un crecimiento, pero se mantuvieron en los mismos niveles del año precedente.

Cabe reseñar que, a pesar de que cada vez existe una mayor disponibilidad de variedades y sabores de salsas, las clásicas no solo siguen siendo las que representan la mayor parte del mercado, con el 78,2% del total, sino que además, ganan popularidad respecto al año anterior, con 0,3 puntos porcentuales más de cuota que en 2011. Por su parte, las salsas a temperatura ambiente  suponen el 18,8% del mercado, y las refrigeradas, el  3% restante.

Los datos del panel de consumo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), sitúan el consumo de salsas  en el hogar en 2012 en 105.340 toneladas (sin incluir tomate frito), por valor de 366,7 millones de euros, lo que  supone una variación al alza del 3,2% en volumen y del 3,5% en valor en comparación con 2011. Estos datos, sitúan el consumo per cápita de salsas en 2,28 kilos por persona en 2012 (+1,79% sobre 2011), con un gasto de 7,96 euros per cápita (+2,98% sobre 2011).

En cuanto al tomate frito, que el Magrama audita de forma independiente al resto de las salsas, registró en 2012 un consumo en el hogar de 162.241 toneladas, por valor de 223,5 millones de euros, cifras que representan un leve descenso en volumen del 0,3% en comparación con 2011, en tanto que en valor, el mercado crece un 2%. El consumo per cápita de tomate frito se situó en 2012 en 3,53 kg/persona (3,55 kg/persona en 2011), y el gasto per cápita en estos productos fue de 4,85 euros/persona (4,77 euros/persona en 2011).

La Asociación Española de Fabricantes de Salsas, Caldos y Sopas, ha destacado que el buen comportamiento del sector es “fiel reflejo de la confianza que el consumidor deposita en estos productos y a la versatilidad de su uso, ya sea como ingrediente o como acompañamiento”. También otro elemento que aporta valor añadido a esta categoría es “la amplia oferta gracias a los altos niveles de innovación introducidos por la industria: formatos más prácticos, ergonómicos y adaptados a los consumos actuales; reformulaciones de recetas, orientadas a fórmulas más saludables -el eje salud está presente en toda la industria alimentaria y desde nuestro sector hay una profunda concienciación y responsabilidad al respecto-; especialización con productos pensados para su uso en platos específicos, además del lanzamiento de nuevas referencias y sabores”.

Los datos de la Asociación señalan que  el mayor consumo se registra en el hogar, donde se concentra el 61,2% del total, frente al 38,7% de la hostelería. Aunque la tendencia estos últimos años ha sido un aumento de la cuota de las ventas en el canal de foodservice, el marco actual ha potenciado un repunte de ventas para su consumo en el hogar. Algunos factores que han favorecido este mayor consumo de salsa envasada en los hogares son los cambios en los estilos de vida, como la falta de tiempo libre y la búsqueda de la practicidad, así como el lanzamiento de productos con unos formatos y una versatilidad de uso más a medida del consumidor. En cualquier caso, el mercado de salsas envasadas en el canal horeca sigue teniendo una sólida implantación, gracias al esfuerzo de los fabricantes por desarrollar productos y formatos específicos para la hostelería, así como por implantar una política de distribución y promoción propias. Cabe destacar el auge de los envases monodosis en los establecimientos de restauración de servicio rápido, mientras que en la cocina tradicional, los productos más utilizados son las salsas base, los concentrados y los fondos de platos, que permiten al profesional crear una amplia variedad de salsas.

 

Tiene a su disposición el informe completo, con amplios artículos técnicos y declaraciones de los principales operadores, en la edición impresa de la revista Tecnifood núm.88 (julio/agosto de 2013)

 

Enlaces relacionados:

Prototipos de salsas a partir de microalgas

Composición de las salsas de mesa

Polifenoles en los kétchups orgánicos versus los convencionales

 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas