Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

El DHA de algas mejora el progreso en la lectura de los niños

Léalo en 4 - 5 minutos
Léalo en 4 - 5 minutos

La compañía DSM ha hecho públicas las conclusiones del ensayo DOLAB (DHA Oxford Learning and Behavior), un estudio independiente iniciado en la Universidad de Oxford, que fue financiado con una beca de DSM Nutritional Products, y en el que se utilizó el ácido graso omega 3 DHA de aceite de algas de DSM como tratamiento activo para la intervención. El estudio, cuyos resultados han sido publicados en la revista científica PLoS One, demostró que un mayor consumo alimentario de DHA (ácido docosahexaenoico) de algas en niños en edad escolar con bajos niveles de lectura produce una mejoría significativa en el rendimiento de lectura y en el comportamiento.
Partiendo de la afirmación de que “la poca habilidad en la lectura en la infancia afecta a todo el aprendizaje y puede conducir a un sinfín de problemas en la madurez”, el investigador principal Alex Richardson, investigador titular asociado en la Universidad de Oxford y director de la Food and Behavior Research (FAB) -Investigación sobre la nutrición y el comportamiento-, ha destacado que “el ensayo DOLAB  demostró que el consumo diario de suplementos con DHA de algas mejoraba el rendimiento en lectura de los peores lectores y ayudaba a estos niños a alcanzar el nivel del resto de compañeros de clase”.
El DHA es un ácido grado omega 3 poliinsaturado que se encuentra por todo el organismo y es una de las grasas estructurales principales del cerebro, representando hasta un máximo del 97% de los grasos omega 3 presentes en este órgano. Life’sDHA™, la fuente de DHA utilizada en el ensayo, es una fuente vegetariana y sostenible de DHA que puede encontrarse en cientos de suplementos y alimentos y bebidas enriquecidos.
El ensayo clínico DOLAB se realizó en grupos paralelos con dosis activas y placebo. Incluyó a 362 niños sanos de edades comprendidas entre 7 y 9 años, reclutados de colegios públicos convencionales en Oxforshire (R.U.) y con un bajo rendimiento en las habilidades de lectoescritura (por debajo del percentil 33 en el test estandarizado de lectura) pero con otras aptitudes en el rango normal. El tratamiento activo consistió en una dosis fija de 600 mg de DHA (de aceite de algas), administrado durante 16 semanas.
Aunque no se observó un efecto significativo del tratamiento en la población global por debajo del percentil 33, el estudio encontró una mejoría significativa en el rendimiento de lectura en los subgrupos de niños que presentaban un bajo rendimiento en las habilidades de lectoescritura, según las Escalas Británicas de Habilidad. La mejoría en la lectura de estos peores lectores fue del 20% para los que estaban en un percentil por debajo de 20 y de casi el 50% para los que se situaban en un percentil menor a 10,  ayudando a estos niños a alcanzar al resto de sus compañeros.
En el subgrupo de 224 niños con una lectura inicial en el percentil por debajo de 20, el DHA de algas llevó a un aumento adicional en el nivel de lectura de 0,8 meses en comparación con el placebo. En el subgrupo de 105 niños con una lectura inicial en el percentil por debajo de 10, el tratamiento con DHA de algas llevó a un aumento adicional en el nivel de lectura de 1,9 meses en comparación con el placebo. En general, el nivel de lectura de los niños suele aumentar en cuatro meses a lo largo de un periodo de 16 semanas.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas