Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

El factor precio perfila la evolución del mercado de vinos

Léalo en 5 - 7 minutos
Léalo en 5 - 7 minutos

En un momento en el que el concepto salud cobra una importancia esencial en la nutrición para la percepción del consumidor, los múltiples beneficios que diferentes estudios científicos han atribuido al vino juegan una baza fundamental en la comercialización de este producto. El contenido en compuestos fenólicos del vino, especialmente de resveratrol ha sido objeto de diversos estudios en los últimos años, que han demostrado efectos positivos del consumo moderado de vino en la salud cardiovascular y cerebrovascular, e incluso, un reciente trabajo llevado a cabo en el marco de la Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición (EPIC) realizado en varios países de Europa con una población de 30.000 personas, ha puesto de manifiesto que los bebedores moderados de vino reducen el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Esta percepción del vino como un producto compatible con una dieta saludable, ha contribuido a que el consumo se mantenga relativamente estable, si bien la facturación del sector en el mercado nacional experimenta en los últimos años una tendencia decreciente. En el entorno de la crisis económica, se observa además un cambio en la tendencia en la que se venía registrando un creciente aumento de las preferencias por los vinos con DOP (denominación de origen protegida), hacia un mayor consumo de los vinos tranquilos sin DOP, más económicos.

El análisis realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) a partir de los datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) señala que el pasado año aumentó el consumo de vino en los hogares españoles un 0,2% en volumen hasta los 435,3 millones de litros, descendiendo la facturación un -2,6% hasta los 1.026,7 millones de euros. Esto supone un descenso del precio medio del -2,7%, hasta los 2,36 euros por litro, debido a la caída del precio de los vinos con denominación de origen (tanto tranquilos como espumosos). Así pues se repite la tendencia que viene observándose desde hace tiempo: algo más de consumo de vino pero más barato, lo que se contrapone con la disminución del consumo en el canal de bares y restaurantes.

Ante este panorama, la exportación es, cada vez más, el principal impulsor de los vinos españoles, cuyas ventas fuera de nuestras fronteras son muy superiores a las que se realizan en nuestro propio país, creciendo en 2012 un 11,8% hasta los 2.499,3 millones de euros, según los últimos datos de la Agencia Tributaria correspondientes a diciembre de 2012 y aún de carácter provisional. Todos los productos han aumentado su facturación, destacando los 91,9 millones de euros que crecieron los vinos con DOP o los 69,8 millones de euros de aumento de los vinos envasados sin DOP. Sin embargo, durante 2012, las exportaciones disminuyeron en volumen, particularmente en graneles, por la fuerte subida de nuestros precios medios, derivada de una menor cosecha el pasado otoño. En términos de volumen, se produce una caída del -8%, hasta los 20,6 millones de hectolitros, frente a los 22,4 millones de 2011. “Algo menos de vino pero con un mejor precio medio, que redunda en una mejor imagen mundial de nuestros productos”, según valoran fuentes de la OeMv. El precio medio de venta de nuestros vinos en el exterior se situó en 2012 en los 1,21 euros por litro, un 21,6% más elevado que en 2011, por el freno de las ventas de los vinos más económicos, que subieron notablemente de precio, unido a la buena marcha de los vinos con DOP, con un precio muy superior a la media. Esto supone un aumento de 21 céntimos de euro con respecto 2011.

 

Solo aumentan los vinos tranquilos sin DOP


Volviendo al mercado doméstico, en el análisis por productos, los datos del Magrama, que incluyen vinos con DOP tranquilos, espumosos con DOP, vinos sin DOP (más vinos con IGP -indicación geográfica protegida-), y otros vinos y bebidas con vino (grupo que contabiliza, además de otros vinos, bebidas con vino, como las sangrías y los tintos de verano), señala como los únicos que crecen en volumen, los vinos tranquilos sin DOP (incluidos los caldos con (IGP), con un aumento del 3,6% hasta los 234,2 millones de litros, el 53,8% del volumen total de vino consumido en alimentación. También sus ventas en valor crecen el 7,2%, hasta los 272,7 millones de euros, registrando un aumento del 3,5% en el precio medio, que se sitúa en 2012 en los 1,16 euros por litro. Según explica la OeMv “la subida de precios de este tipo de vinos más económicos está posiblemente motivada por las subidas de costes experimentadas en la pasada vendimia.

 

Tiene a su disposición el informe completo, con amplios artículos técnicos y declaraciones de los principales operadores, en la edición impresa de la revista Tecnifood núm.89 (septiembre/octubre de 2013)

 

Enlaces relacionados:

Elaboración de cava con levaduras vínicas asesinas (killer)

Claves de la composición del vino

Vino, fuente natural de polifenoles

Biosensor serigrafiado para la determinación de histamina en vinos

Estudio de estrategias de desalcoholización

 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas