Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Equipos de análisis y medición: aval para la seguridad alimentaria

Léalo en 22 - 29 minutos
Léalo en 22 - 29 minutos

En el último año, la crisis ha provocado un estancamiento en la demanda de equipos analíticos y de medición. Sin embargo, la necesidad de garantizar la calidad y seguridad alimentaria de los productos es hoy, más que nunca, una necesidad ineludible que abre nuevas oportunidades a este mercado, que responde con nuevas soluciones más sencillas, fiables, rápidas y flexibles

In the last year, the crisis has stagnated the demand for analytical and measuring equipment. However, the need to guarantee the quality and food safety of products is more than ever an unavoidable necessity that opens up new opportunities for this market which responds with new solutions that are simpler, faster, more reliable and more flexible

La producción alimentaria está sujeta a una extensa y exigente normativa de especificaciones y directrices que garanticen la calidad y seguridad de los alimentos. El cumplimiento de la legislación vigente y la necesidad de optimizar la calidad para distinguirse en un mercado cada vez más competitivo, hace necesario que las compañías fabricantes extremen sus controles analíticos y de proceso, para asegurar que cada producto cumple con todas las exigencias, tanto las marcadas por ley como las establecidas internamente por la propia compañía. Para llevar a cabo esta tarea de control, las compañías de instrumentación analítica y aparatos de medición desarrollan equipos cada vez más completos en cuanto a sus parámetros y más sencillos en lo que se refiere a su manejo.
Existen en el mercado múltiples soluciones que permiten identificar y cuantificar un amplio rango de variables analíticas y físicas, como: composición, densidad, humedad, viscosidad, turbidez, etc. La mayoría de las técnicas instrumentales se engloban en tres áreas principales: espectroscopía, electroquímica y cromatografía. Existen además otras técnicas importantes como la espectrometría de masas y el análisis térmico que no se ajustan exactamente a estos tres apartados.
Los métodos espectrométricos se emplean en química analítica basándose en la interacción de la radiación electromagnética u otras partículas, con un componente (analito) para identificarlo o determinar su concentración. La mayoría de los métodos espectroscópicos se dividen en atómicos o moleculares según si se aplican a átomos o moléculas. Asimismo, pueden clasificarse según la naturaleza de su interacción en métodos de: absorción (emplea el rango de espectros electomagnéticos en los que  la sustancia absorbe e incluye la espectrometría de absorción atómica y otras técnicas moleculares, como la espectrometría infrarroja y la resonancia magnética nuclear);  emisión (emplea el rango de espectros electromagnéticos en los que la sustancia irradia e incluyen la espectrofluorimetría); y dispersión (mide la cantidad de luz que dispersa una sustancia en ciertas longitudes de onda, ángulos de incidencia y ángulos de polarización. Una de las aplicaciones más destacadas es la espectroscopía raman).
Las técnicas cromatográficas permiten la separación de los componentes de una mezcla debido a la influencia de dos efectos contrapuestos: retención (efecto producido sobre los componentes de la mezcla por una fase estacionaria, bien un sólido o un líquido anclado a un soporte sólido), y  desplazamiento (efecto ejercido sobre los componentes de la mezcla por una fase móvil, bien un líquido o un gas). En función de la naturaleza de la fase estacionaria y de la fase móvil, existen diferentes tipos de cromatografía: sólido-líquido; líquido-líquido; líquido-gas y sólido-gas. Atendiendo al tipo de interacción que se establece entre los componentes de la mezcla y las fase móvil y estacionaria, las técnicas cromatográficas se clasifican en: cromatografía de adsorción; de partición, y de intercambio iónico.
Los métodos electroquímicos de análisis se emplean en menor medida que los espectroscópicos o cromatográficos, entre otros aspectos, debido a que ofrecen menos posibilidades de automatización que los anteriores, si bien la aplicación de estas técnicas cuenta con importantes ventajas como puede ser la mayor especificidad para un determinado estado de oxidación; la posibilidad de obtener información sobre la actividad de un determinado componente, en vez de sobre la concentración; y además los equipos de instrumentación electroanálitica suelen ser más económicos. Las técnicas electroquímicas más comunes son: potenciometría (electrodos de pH y selectivos de iones), voltamperometría, técnicas de redisolución, técnicas amperométricas, coulombimetría, electrogravimetría, técnicas de conductancia, etc.
Muchas de estas técnicas se aplican en los aparatos de medición que permiten controlar diversos parámetros durante el proceso de producción alimentaria, tales como la temperaturas, humedad, pH o conductividad, entre otros.

Precisión, higiene y resistencia priman en equipos de medición
Además de la exactitud en las mediciones, la facilidad de uso y la robustez son dos de las exigencias más frecuentes por parte de la industria alimentaria a la hora de elegir un aparato de medición que, además, debe cumplir con las normativas de seguridad alimentaria vigentes. En ese sentido, desde Instrumentos Testo afirman que “los instrumentos de medición y registradores de datos Testo cumplen con las especificaciones APPCC, las normas GMP, la norma ITC 3701/2006 y otros estándares internacionales, así como con los requerimientos de calibración de la Entidad de Acreditación Alemana (DAkkS). Además, son de manejo sencillo e intuitivo para cualquier usuario, proporcionando en forma constante lecturas exactas y objetivas, incluso bajo las más duras condiciones de utilización”. La compañía cuenta con un extenso catálogo de soluciones para cada aplicación, tanto para mediciones puntuales como para mediciones continuas, así como para controlar temperaturas u otras variables de medición, tales como el pH y la calidad del aceite de fritura.
La compañía dispone de una amplia gama de sondas de inmersión/penetración, sondas ambiente y de superficie; medidores de trazas de humedad; caudalímetros; sondas fijas de humedad; transmisores de humedad; medidores de conductividad; termómetros; medidores de temperatura sin contacto; pHmetros; loggers para temperaturas elevadas y para condiciones de tempeatura de refrigeración y congelación; medidores de humedad ambiental, etc. Así como aplicaciones especiales para la industria alimentaria, como manómetros de presión diferencial para la industria vitivinícola; aplicaciones para cocina al vacío o sondas de autoclave para la industria conservera, entre otros.
En los últimos años, Instrumentos Testo está realizando una fuerte apuesta por el desarrollo de equipos termográficos, técnica que permite medir temperaturas a distancia sin necesidad de entrar en contacto con el objeto a medir. La gama de cámaras termográficas de Testo son ideales para el mantenimiento preventivo y predictivo, ya que son capaces de detectar de forma rápida y fiable anomalías y errores potenciales en el mantenimiento industrial y el control de la producción. Dentro de esta gama, el lanzamiento más reciente ha sido la cámara termográfica Testo 875i, modelo que supone una evolución de su exitosa Testo 875, ideal para iniciarse en la termografía aunque sin renunciar a la tecnología más avanzada y manteniendo el mismo manejo intuitivo.La nueva Testo 875i con matriz FPA de 160 x 120 píxeles, ampliable a 320 x 240 con SuperResolution, mejora el contraste de las termografías con una NETD de 50 mk, lo que significa que detecta diferencias de temperatura de tan sólo 0,05º C. El rango de temperatura es ahora de –20 a +350º C, opcionalmente ampliable hasta +550º C. La cámara incluye otras funciones de utilidad como la representación de isotermas, temperaturas máxima y mínima, valoración del riesgo de condensación, grabación de comentarios de voz, iluminación con leds de luz fría y puntero láser.
La garantía higiénica de los equipos de medición, así como la posibilidad de que éstos se adapten a los diferentes procesos de producción ya existentes en la compañía son también dos de las prioridades que la industria alimentaria valora en su elección. En este sentido Instrumentos Wika, referente en instrumentación de presión y temperatura tiene entre sus fortalezas desarrollar “soluciones integradas en estrecha colaboración con nuestros clientes, basadas en nuestros componentes de alta calidad”. Bajo estas premisas y conscientes de la importancia de  optimizar las condiciones higiénicas en todo el proceso, entre las novedades presentadas en el último año, Wika ha completado su gama de presostatos electrónicos con una versión especial para aplicaciones en procesos estériles, el modelo PSA-31, dotado con conexiones estériles, y especialmente adecuado, por ejemplo, para máquinas embotelladoras y embalajes para fabricantes de productos alimenticios y farmacéuticos. Entre sus características destaca por ser un instrumento muy robusto y sus componentes pueden limpiarse de manera fácil. Asimismo, la firma ha lanzado un sistema de adaptadores para instrumentos con conexión higiénica G1, que se compone de un transmisor o manómetro con adaptador a proceso y permite la conexión a una gran gama de conexiones asépticas (por ejemplo Clamp, roscado, Varivent® o Neumo®), de modo que con este sistema el usuario puede beneficiarse de una reducción de las existencias y una disponibilidad inmediata de instrumentación con distintas conexiones estériles. También recientemente, y con motivo de su participación en la feria Achema, Wika presentó instrumentos de medida de presión y temperatura con la nueva conexión Neumo BioControl® CS, una solución que no requiere juntas para el sellado y ofrece una resistencia muy superior contra sustancias agresivas, al tiempo que previene contaminaciones causadas por juntas tóricas defectuosas y elimina riesgos añadidos debido a repetidas aperturas y cierres.
En cuanto a los acontecimientos más destacables para Wika en este ejercicio, cabe citar la adquisición, en marzo de 2012, de la empresa italiana Euromisure, dedicada a la fabricación de sistemas de análisis, caudal y termometría industrial, con la que Wika completa su portafolio de componentes mecánicos para la industria de procesos. La gama de productos de Euromisure incluye elementos primarios como placas de orificios, tubos de Venturi, así como instrumentación eléctrica de temperatura. Además, suma la oferta de Eurosistemi, una empresa de propiedad al 100% de Euromisure, que fabrica sistemas de muestreo y análisis para agua y vapor, principalmente para el sector de generación de energía.
La “calidad de los productos que ofrecemos y representamos; la eficacia en el servicio, tanto en la rapidez de nuestra respuesta como en la atención y cuidado que prestamos a todos y cada uno de nuestros clientes y la flexibilidad en nuestras respuestas, para adecuarnos a sus demandas”, son los principales factores de respuesta a las demandas de la industria por parte de Mabeconta, empresa española dedicada a la comercialización de aparatos destinados a la medición de caudal de líquidos y gases. Con motivo de su participación en la última edición del Salón Hispack, la compañía tuvo la oportunidad de  mostrar las últimas novedades de su catálogo, entre las que destacaron los medidores MID-MDS; los nuevos medidores electromagnéticos de caudal Mabmag 2000; los nuevos contadores de ruedas ovaladas OG-TV; los medidores Flowmax y los medidores de caudal instantáneo de Meister. A lo largo del presente ejercicio, la firma ha ido presentando otras novedades en equipos de medición, como el calculador para los medidores de caudal de líquidos (VD-100) y gases (GD-100) de Mabeconta-Fluid Inventor, que utiliza como emisor del valor medido el llamado Oscilador-Fluid con superficies de medición amplias y con una frecuencia de oscilación directamente proporcional a la velocidad del líquido que pasa por el medidor Fluidistor, manteniendo una relación constante frecuencia-velocidad del líquido dentro de un gran campo que  no es afectado por la densidad y viscosidad del producto a medir.
Otra de las novedades más destacadas de Mabeconta han sido los medidores másicos de ruedas ovaladas OG-VT de su representada Bopp & Reuther, que convierten el volumen y la temperatura medida del producto directamente en masa. La serie OG se utiliza para la medición precisa de aceites, grasas, pasta, gases licuados, aguas, ácidos, barnices, pinturas, combustibles, dispersiones, pegamentos, policondensados, etc. Entre sus principales ventajas destacan la medición de masa con una exactitud del 0,3% del valor actual; indicación directa de masa o volumen medido y caudal/masa instantáneo; su salida analógica y de impulsos; posibilidad de operación en lotes; capacidad de medición de altas viscosidades y de líquidos no conductivos, incluso con caudales muy bajos, y su alta precisión/reproducibilidad. Además, los nuevos medidores no necesitan tramos rectos de entrada y salida y tienen un diseño compacto, que les confiere una larga duración y alta fiabilidad, siendo insensibles a vibraciones, cambios de presión y de viscosidad.
La compañía Vorkauf ofrece dentro de su  catálogo de soluciones para pocesos en la industria alimentaria, la gama de  medidores de humedad analógicos de su representada Automation Components (ACO). Uno de sus equipos más destacados y que “está teniendo una creciente demanda en la industria quesera” es la unidad de evaluación y procesamiento ACO Digisys, que cumple todas las condiciones para una medición digital, evaluación y control de la humedad del material en continuo en cada paso del proceso de producción. Junto con los sensores digitales DMMS ofrece una medición precisa de la humedad, permitiendo la conexión al elemento básico de hasta 16 sensores. Otras de sus características son su estructura modular, que hace posible cualquier extensión, y que la parameterización y calibración se realizan con un PC estándar con software DMMS de ACO. Una de sus ventajas es que el sistema está diseñado para una máxima fiabilidad, tanto durante su funcionamiento totalmente automático, como durante el funcionamiento manual; además, al cambiar el sensor no es necesario realizar una nueva calibración.

La medición de textura gana importancia analítica
Desde la compañía Instrumentación Analítica avanzan que, en la actualidad, unos equipos que están incrementando su demanda son los texturómetros y viscosímetros. “La medición de texturas parece haber adquirido mayor relevancia en los últimos años, un aspecto que antes no se cuidaba tanto a nivel de medición. La demanda de calidad en los productos abarca cada vez más también este aspecto. Para ello contamos con nuestro analizador de textura Brookfield CT3, con diferentes sondas para distintas mediciones”. Una de las innovaciones más recientes es la Guía de Cizallamiento Bi-Capa TA-BLS para su Analizador de Textura CT3, una herramienta útil para fabricantes que necesiten probar la adhesión y composición de comprimidos bicapas con fórmulas de liberación con el tiempo, por lo que es de gran utilidad en la industria farmacéutica, pero que presenta también interesantes posibilidades de aplicación en la industria alimentaria, para productos con recubrimientos, caso de los grageados. Se trata de un dispositivo tipo guillotina para medir la fuerza necesitada para separar las capas de un comprimido multicapas. Su empleo es muy sencillo, basta con colocar un comprimido o gragea en la guía y se desliza la placa cortante en el mismo hasta que falla la adhesión, midiendo de este modo la fuerza que separará un comprimido multicapas.
Con anterioridad, la empresa presentó el programa Brookfield Texture Pro para su analizador de textura Brookfield CT3, que garantiza ensayos más seguros manteniendo la integridad y trazabilidad de los datos, que evitan los errores accidentales o intencionados, al permitir múltiples identidades de usuario, pero solo una identidad de administrador. El administrador establece protocolos de ensayo con nombres de usuario convenientes para los productos testados y los ensayos son luego realizados por técnicos con sus nombres de usuario, quienes no pueden cambiar o crear ningún protocolo de ensayo, sino que dichos protocolos pueden utilizarse solo tal como los establece el administrador. De este modo, el sistema evita cambios accidentales o intencionados en la metodología asegurando así datos de ensayo válidos.
Otras novedades de la empresa han sido la versión actualizada Pro v1.2 para Flujo de Polvo del software automatizado para controlar sus aparatos de ensayo del flujo de polvo Brookfield PFT, que proporciona análisis rápidos y fáciles del comportamiento del flujo de polvo en equipos de proceso industrial.

Buena relación calidad/precio y servicio posventa: claves competitivas
Si bien la seguridad alimentaria es un factor que las industrias priorizan cada vez más, lo que se traduce en una mayor necesidad analítica, el sector de instrumentación para tal fin no ha podido permanecer ajeno a la situación de crisis económica, por lo que, durante el último ejercicio, se ha notado una ralentización de la demanda.
No obstante, los operadores confían en la recuperación y aprovechan los nuevos nichos de mercados. Así, desde la firma Tulio Trepat Llonch, señalan que “en los mercados emergentes hemos tenido un importante crecimiento, lo cual nos hace ser optimistas sobre el futuro próximo”.
Por su parte, desde Anisol observan que “en el último año se ha producido un estancamiento en la demanda de equipos de medida en continúo por parte del sector. Sin embargo, grandes grupos internacionales, compañías cerveceras y aquellas productoras con acuerdos de suministro en grandes grupos de distribución sí han mantenido la demanda. Las tecnologías más demandadas suelen ser pH monoporo, oxígeno, color, turbidez, densidad por ultrasonidos”. En concreto, “en Anisol hemos mantenido una trayectoria de crecimiento gracias a que suministramos soluciones de análisis en continuo a sectores industriales muy diversificados. Y creemos que el futuro se despejará en el momento que fluya el crédito y la financiación con empresas”.
En cuanto a las tendencias que están determinando la demanda, se aprecia que el usuario final está interesado en instrumentación que no solamente tenga una buena relación calidad/precio, en materia de precisión, repetibilidad, robustez, fácil manejo, bajos costes de mantenimiento, etc., sino que también busca que los equipos estén preparados para integrarse con su sistema de gestión de datos. Asimismo, para el cliente es muy importante que el servicio posventa que ofrece el proveedor sea rápido y efectivo, de forma que ello le permita aprovechar el máximo rendimiento de cualquier instrumento.
Según la experiencia de Tulio Trepat Llonch, “los principales problemas que indican los clientes son la necesidad de afinar la calidad de su producto final, ahorrando materias primas y en particular energía. Gracias a la alta precisión de  nuestros instrumentos, les ofrecemos la posibilidad de un ajustado control que permite un importante ahorro de materias primas, energía y tiempo”. Además, para atender estas exigencias, “actualmente estamos enfocados en aumentar la precisión de nuestros instrumentos con un mínimo impacto económico, aprovechando la nueva arquitectura de los mismos”. En cuanto a las últimas innovaciones presentadas por la firma, destacan tres nuevos instrumentos de su representada Maselli: el Analizador de Laboratorio DR10 Easy Diet, un sistema de análisis para determinar la concentración en bebidas dietéticas/light o sin azúcar, que permite que un solo equipamiento reemplace a la cámara HPLC, espectrofotómetro, titulador y cualquier otro sistema/método manual; el Sistema de Análisis OD01, que realiza una medida automática y continua de la DQO en las aguas residuales de las plantas de producción de bebidas, en donde la sustancia orgánica presente en el efluente está compuesta principalmente por azúcares y que no requiere de ningún reactivo; y la Unidad Refractométrica UR60/62, un nuevo refractómetro de proceso para la determinación en continuo de la concentración de líquidos, que tiene las ventajas de ser muy compacto, robusto, de instalación simple ofreciendo un excelente relación coste-rendimiento.
También desde su experiencia, Anisol apunta como principales exigencias del mercado hacia los equipos de instrumentación analítica y medición, “básicamente fiabilidad y robustez, bajo mantenimiento y facilidad de uso”. Y observan que los problemas transmitidos “suelen ser la falta de soporte en la definición del equipo mas adecuado a la aplicación y en el servicio posventa”. Por este motivo, desde Anisol “hemos reforzado nuestro Servicio Técnico dotándolo de más medios y se ha fortalecido nuestro Departamento Comercial con ingenieros que dan soporte a aplicaciones”. Para abordar el crecimiento empresarial progresivo que lleva experimentando desde sus inicios, la compañía ha trasladado recientemente sus oficinas centrales en Madrid a un moderno edificio situado en el Polígono Industrial Ventorro del Cano, del término municipal de Alcorcón (Madrid), cuyas instalaciones “cuentan con mayor espacio para nuestro Servicio Técnico y dotan de mas infraestructura a nuestro Departamento Técnico Comercial y de Administración”.
En materia de innovación, los últimos lanzamientos han sido los monitores de oxígeno disuelto con tecnología óptica y los refractómetros para ºBrix con precisión mejorada. La ventaja fundamental de estos monitores de oxígeno disuelto óptico es la ausencia de membranas y su sensibilidad a bajas concentraciones de oxígeno, y se utilizan en aquellas bebidas y productos líquidos para monitorizar la ausencia de oxígeno al objeto de prevenir oxidación del producto. Por su parte, los nuevos refractómetros están especialmente indicados para monitorizar la concentración de azúcar en bebidas light.

 

Publicado en la edición impresa de la revista Tecnifood núm.84 (noviembre/diciembre 2012).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas