Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Etiquetado y marcaje: tecnologías más rápidas, eficientes y ecológicas

Léalo en 17 - 22 minutos
Léalo en 17 - 22 minutos

La creciente exigencia de la industria por contar con sistemas de etiquetaje, codificación y marcaje más rápidos, eficientes y fiables, ha hecho que este sector sea permeable a las nuevas tecnologías y ofrezca novedades de forma continua. La RFID se está implantando con éxito en las plataformas de distribución, pero todavía no ha podido romper la barrera de los costes para su implantación general en toda la industria alimentaria

La tecnología aplicada al sector de codificación, marcaje y etiquetado avanza a la misma velocidad que los prestaciones informáticas lo permiten. Como un sistema de estímulos en dos direcciones, las empresas proveedoras de estos sistemas tratan de cumplir las crecientes exigencias de rapidez y seguridad de las compañías que utilizan estos sistemas lo cual, a su vez, va generando con el tiempo nuevas necesidades de rapidez operativa y calidad. Esta es la razón por la cual, año tras año, el sector reúne decenas de novedades y mejoras destinadas a una trazabilidad de los productos más eficaz.
Estos requerimientos tienen diversos motivos. De todos ellos, destacan un mayor nivel de operaciones en un tiempo determinado así como nuevas legislaciones que ponen el acento en la seguridad alimentaria -de la cual la trazabilidad juega un papel importante-, la conservación de los recursos y la minimización del impacto medioambiental de tintas y materiales, lo cual redunda en la cadena de costes de las empresas.
De acuerdo con lo expresado por Ana María Arias Beltrán, del departamento de Transporte del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística, Itene, “la complejidad que introduce el uso de diferentes modos para un mismo envío requiere la capacidad de gestionar de forma eficiente los recursos de la cadena logística, de forma que el cambio de un modo a otro no suponga pérdidas de tiempo, dinero y energía. En este sentido, las nuevas tecnologías juegan un rol primordial en cuanto a la comunicación entre los distintos modos de transporte, constituyendo uno de los principales factores de crecimiento y competitividad empresarial”.
Para que esto pueda realizarse efectivamente, es necesario implantar soluciones avanzadas para la gestión eficiente de la información, así como también el intercambio de la misma entre los sistemas integrados a todas las etapas involucradas. Con ello, se podrá alcanzar una mayor eficiencia en toda la red de distribución. “La información detallada del estado de la carga a lo largo de todo el proceso de transporte también representa un importante factor de eficiencia y competitividad. En este aspecto, la trazabilidad cobra gran relevancia al aportar las herramientas necesarias para poder mantener constantemente informado al cliente final de los estados por los que pasa su mercancía en las diferentes etapas de la cadena de distribución”, explica Arias Beltrán.
 Es allí donde los sistemas de etiquetado, marcaje y codificación juegan un papel vital, por cuanto contribuyen a poner en marcha estas estrategias de trazabilidad, permitiendo un mejor control sobre las mercancías despachadas, su salida-transporte-entrada en los centros de distribución y en el despacho hacia el cliente.

RFID, más generalizado en la distribución
El RFID (identificación por radiofrecuencia) es una etiqueta con un chip que almacena información que se ha implantado con creciente éxito en las plataformas de distribución más importantes del sector alimentario, principalmente aquellas empresas con altos volúmenes de producción (y ventas a nivel nacional) y en las cadenas de libreservicio, que deben contar con información detallada de sus inventarios, existencias y movimientos de los productos que venden, para así garantizar que estarán a disposición de sus clientes en los tiempos adecuados.
A pesar de su alta versatilidad y seguridad, por cuanto da a conocer con precisión una exhaustiva información de cada producto como ningún otro sistema de codificación actual ofrece, el RFID no se ha podido implantar todavía a gran escala. Esto es debido al coste de cada etiqueta que, si bien ha bajado de precio, sigue siendo todavía muy elevado (unos 10 céntimos de euros por cada una de ellas), lo que frena todavía su generalización a nivel de minorista.
Una vez ocurra esto -cuando los costes y los sistemas de detección de información así lo permitan- el código de barras quedará desplazado por un sistema que permitirá leer, sin necesidad de acercar cada producto a un lector, toda la información almacenada como es el caso de ingredientes, fecha de producción, caducidad, factoría en donde fue producido, quién lo trasladó y cuándo, su precio y otros detalles que sean pertinentes a los efectos del fabricante, el distribuidor y el cliente.

Etiquetas para vestir un producto
Más allá de las opciones destinadas a garantizar la codificación y la trazabilidad, el concepto de etiquetado incluye también la información que está en cada uno de los artículos fabricados por la industria alimentaria.
Como primera impresión visual que recibe un posible comprador, las etiquetas de los envases están consideradas como la última publicidad antes de la adquisición, por lo que deben tener un balance adecuado entre información y vistosidad, para hacerlas llamativas sin menoscabo de aquellos clientes que quieran informarse más del producto antes de incluirlo en su cesta de compra.
Deben ofrecer también un último recurso de seguridad, al mantener la integridad de la tapa o alertar si ésta ha sido retirada previamente, con pérdidas en la estanqueidad del producto. Es por ello que, a lo largo de los años, han sufrido distintas evoluciones para hacerlas más económicas, fáciles de colocar en el envase y con distintas opciones en las que converjan las características mencionadas anteriormente.
Los nuevos adelantos en este campo han dado como resultado etiquetas de plástico termomoldeable que cubren la casi totalidad del envase, o aquellas de papel autoadhesivas, o con la posibilidad de abrirse en acordeón para incluir más información sobre el producto o, según sea el caso, recetas, concursos o publicidad de otras variedades del mismo alimento. Estas etiquetas se están usando en numerosos preparados alimenticios, botes de plástico y vidrio (para salsas, mermeladas, aliños y cremas) y en botellas de bebidas.

El marcaje asegura menos costes
Las impresoras de chorro de tinta utilizadas para marcar y codificar los envases o embalajes que están saliendo de las líneas de producción han permitido a las empresas ahorrar costes de impresión de etiquetas o envoltorios (al no ser necesario hacer tirada nuevas con información adicional cada cierto tiempo), permitir la correcta identificación de cada producto así como asegurarse de que tendrá impresa en una zona específica del envase toda la información imprescindible, que suele ser el número de lote y la fecha de vencimiento.
Estas impresoras son, como se verá más adelante, muy rápidas y versátiles, pues pueden ser codificadas al momento para cambiar la información a imprimir, tienen cadencias de funcionamiento que pueden sincronizarse con la línea de producción y se adaptan a los equipamientos estándares, a los que sirven como complemento.

Un sector a la expectativa
A pesar de que la crisis económica hizo impacto en numerosas empresas, que vieron descender sus volúmenes de venta y de nuevos pedidos, los fabricantes y distribuidores de soluciones para el marcaje, etiquetado y codificación, según lo afirmaron algunas empresas consultadas, han visto un año 2009 con ventas positivas y tienen buenas expectativas sobre cómo se desarrollará 2010.
Confirman en United Barcode Systems que, “partiendo de la crisis generalizada en todo el territorio español, el resultado no ha sido muy favorable aunque la estrategia comercial enfocada al mercado internacional, vía canal, nos ha permitido ampliar nuestra red comercial alrededor del mundo y así compensar los resultados no tan favorables a nivel nacional”. Para 2010 esperan una reactivación de la economía.
Esta empresa sigue apostando por la codificación datamatrix (o codificación de datos en 2 dimensiones), “que asegura la trazabilidad del producto evitando así la falsificación, sobre todo del sector farmacéutico (e-pedigree) y siguiendo los estándares de calidad que exigen tales sectores”.
Germark, en cambio, ha tenido un crecimiento hasta los momentos del 10% en este año que acaba de concluir, por lo que se manifiestan “optimistas, pese al continuo deterioro del mercado, gracias a la inversión en tecnología y conocimiento que facilitan nuestro posicionamiento en especialidades y productos promocionales”. Esperan, también, ampliar su capacidad productiva.

Más información en cada etiqueta
IPE, Innovaciones para Etiquetaje presentó una etiqueta-librito desplegable llamado Booklet, ideal para aquellas marcas que deseen ampliar el espacio disponible para la información en sus productos. Sirve también de soporte para publicidad, promoción (cupones, regalos, descuentos o recetarios), lo que aumenta el impacto en el punto de venta. La impresión es de alta calidad a todo color y está ideado de tal manera que nunca se separa del producto.
El Sleeve es otra etiqueta producida por esta empresa, que ha resultado una buena alternativa para el decorado integral de los productos. Este tipo de sistema es cada vez más utilizado debido al gran impacto que genera en el lineal del punto de venta, así como la utilidad que tiene para agrupaciones promocionales.
Macsa ID lanzó al mercado su serie Linx 7300, impresoras de chorro de tinta continuo para imprimir mensajes de forma rápida y sin contacto en casi cualquier superficie en movimiento dentro de la línea de producción. Esta gama incluye la Spectrum, de alto contraste para superficies oscuras o coloreadas, con tintas pigmentadas especiales; la Solver, con un consumo inferior de disolvente; la Swift, para líneas de alta velocidad; la FG, para su uso con tintas de calidad alimentaria (como es el caso de huevos de granja); y la BC, para la impresión sobre botellas húmedas.
Entre sus características está un intervalo de servicio dinámicamente ajustado de hasta 6.000 horas; paradas de producción minimizadas debido al sistema FullFlush, que limpia y seca el cabezal en cada parada, una codificación sin errores gracias al software QuickSwitch, que permite cambios de códigos rápidos utilizando un escáner de códigos de barra, un puerto USB integrado para transferir el contenido del mensaje y de los datos de configuración de la impresora; y una interfaz en color, para una rápida configuración. Dependiendo del cabezal, puede tener hasta 5 líneas de impresión y una velocidad de hasta 8,4 metros/segundo.

Inkjet de alta resolución
United Barcode Systems apostó hace seis años por la tecnología inkjet de alta resolución para la codificación/identificación de todo tipo de embalajes.
El despliegue de la gama Aplink MR series (tinta base aceite para superficies porosas) proporcionó el conocimiento necesario para el desarrollo de la última generación de impresoras de inyección de chorros de tinta de alta resolución Aplink UV series, que permiten identificar/codificar cualquier tipo de superficie en embalaje secundario.
Entre las novedades que presentó recientemente esta empresa están la Aplink MR 1400, un sistema para imprimir mensajes de hasta 140 mm de altura, con resolución 180 x 180 dpi, un terminal de fácil uso, una conexión con PC y amigable en redes ethernet o wireless (opcional). Su velocidad de impresión es de hasta 30 metros por minuto, con textos fijos, gráficos y una pantalla táctil para la visualización de las operaciones básicas.
Por otro lado, está el sistema Aplink MR UV de impresión de chorro de tinta de alta resolución, diseñado para imprimir textos, imágenes gráficas y códigos de barras de alta calidad en tiempo real, con una altura de impresión de 70 mm, una resolución de entre 1080 y 360 dpi y una velocidad de hasta 30 metros por minuto. Cumple con las normativas GS1 Internacional. Esta gama de impresoras fue concebida para identificar/codificar cualquier embalaje en tiempo real y en la misma línea de producción: cajas de cartón corrugado, satinadas, plástico o vidrio.
El sistema tiene una interfaz gráfica con pantalla TFT de 5,7 pulgadas, que permite un entorno intuitivo para previsualizar los formatos almacenados mientras el equipo está operativo.
Los equipos de esta empresa están dirigidos para las industrias de la alimentación y bebidas, entre las que destacan bodegas, embotelladoras, cárnicas, pescados, conserveras, molinera, congelados, hortofrutícola y piensos.

Chorro de tinta termofusible
Markem Imaje presentó su codificadora de chorro de tinta termofusible de gran carácter 5800, que permite la impresión en muchos soportes (como cartones ondulados, bandejas y filmes de embalaje) y en condiciones ambientales de entre 0º y 40º centígrados. Tiene una velocidad de impresión de 182 metros por minuto y el codificador puede equiparse opcionalmente con un conjunto de cabezales de impresión deslizables, lo que permite un mayor espaciamiento y calidad en la codificación.
El sistema fue ideado de tal manera que se pueden optimizar los tiempos de funcionamiento gracias a un sistema de mantenimiento automático programable, así como la recarga de tinta durante la explotación. Los bloques de tinta sólida se usan con facilidad y favorecen una explotación simplificada y sin interrupciones.
Las tintas no tienen disolventes, se secan instantáneamente al contacto y los códigos de barra son totalmente legibles y compatibles con GS1.

Codificación por láser
Macsa presentó recientemente un láser para codificación de productos, llamado iCON, desarrollado íntegramente en nuestro país. Es una alternativa a los sistemas de impresión por chorro de tinta, por cuanto se evita el uso de la misma, y está diseñado para trabajar en líneas de fabricación de los sectores de la alimentación, bebidas, farmacéutica y cosmética.
Los sistemas con láser no estaban muy generalizados debido a su alto precio, por lo que, en el momento en que se decidió diseñar este codificador, la premisa a seguir era lograr un aparato asequible para empresas de mediano a pequeño tamaño, sin menoscabo de la funcionalidad. De esta forma, el precio de 9.900 euros se amortiza -según afirma esta empresa- en un año, debido a que no requiere de consumibles y es fácil de adaptar a la línea de producción. El iCON tiene un software de funcionamiento basado en iconos que hace que sea más intuitivo de programar.

Germark, premiada
Germark, especializada en la identificación de productos, recibió recientemente el primer lugar en la 28ª edición de los Premios Globales de la Industria de la Etiqueta, Finat Label Competition, por la etiqueta elaborada para la empresa Barcino Solutions Gràfiques, en la modalidad de Digital Printing, así como cinco nominaciones más, tres también en la citada categoría y dos en la modalidad de Alimentos y Cosmética, fabricadas para Aguas de Sant Aniol y Antonio Puig, respectivamente.
Entre las novedades tecnológicas de reciente presentación están la impresión por el dorso para proteger lo impreso, la impresión por ambas caras de la etiqueta sin restricciones de colores, reservas de adhesivo (zonas en la etiqueta con adhesivo y zonas sin), utilización de soportes de alta resistencia como el PET para evitar roturas en máquina, evitar problemas derivados de la humedad e incrementar la productividad, desarrollo de materiales a medida para etiquetas (materiales magnéticos, materiales rígidos, materiales textiles, etc.) o etiquetas promocionales multicapa (cromos, tatuajes, cupones, imanes). Todas ellas ideales para las industrias fabricante de bebidas y derivados lácteos.
Esta empresa ha realizado diversas inversiones en maquinaria de laminación para la elaboración de productos especiales, tratamientos de plasma para optimizar la imprimibilidad de materiales, así como en sistemas de visión artificial para garantizar un trabajo sin defectos.

Impresión de caracteres grandes y pequeños
Videojet ofrece dos soluciones específicas para la impresión de caracteres grandes (Serie 2300) y pequeños (Serie 1000). La primera combina una alta resolución con una interfaz de uso sencillo. Pueden imprimir códigos alfanuméricos, códigos de barras y gráficos, con una calidad alta de impresion gracias a un sistema de micropurgado en cada accionamiento. La resolución de 180 dpi permite la impresión en cartón con niveles de calidad de preimpresión.
Además, posee un circuito de reciclado de tinta mediante el cual el líquido utilizado para el mantenimiento automático del cabezal se reutiliza para volver a imprimir después de pasar por un proceso de filtrado. La tinta es conducida mediante aire, lo que evita tiempos de parada para el mantenimiento de bombas, solenoides y otras partes móviles.
En cuanto a la Serie 1000, su diseño responde a las necesidades de movilidad. Tiene asideros incorporados para transportar el equipo con facilidad y no requiere aire de planta, por lo que su portabilidad es aún mayor. Es idónea para imprimir en espacios reducidos.

Publicado en el número 67 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas