Gases: valor añadido en conservación y productividad

Los gases sustituyen el oxígeno y retardan el deterioro de los alimentos. La atmósfera modificada en el interior de un envase refrigerado puede sustituir a los aditivos químicos, por lo cual constituye una alternativa que asegura la conservación, la calidad y la presentación atractiva de los productos. Además, intervienen en los procesos de producción de diferentes comidas para prolongar su durabilidad

Los gases tienen muchas propiedades distintas: pueden acelerar o ralentizar procesos, calentar, refrigerar, alterar o conservar productos. Además, están presentes en el mantenimiento de la salud y en la mejora de la calidad de vida.
Desde el momento de su recolección, los alimentos pierden calidad, ante esta realidad, el desafío de la industria ha sido siempre conservarlos hasta su consumo. En la actualidad, existe una gran variedad de empresas con propuestas que ofrecen soluciones a través de la tecnología de gases, y su aplicación a través de los sistemas de refrigeración y congelación.
El sector de los alimentos y bebidas se encuentra con el reto de prolongar el período de conservación, manteniendo las características organolépticas durante la comercialización. Además, deben preocuparse por diferenciar los productos a través de una presentación especial y de fácil maniobrabilidad para su consumo.
En la industria de las bebidas se utiliza nitrógeno para conservar la calidad de los vinos, los zumos y la cerveza. En el proceso de carbonatación es como se consiguen las burbujas de los refrescos y la cerveza, y también se utiliza como fuente de energía para los equipos de distribución. Algunos gases que reaccionan químicamente, se utilizan en la producción de margarinas y quesos, y como ayuda en la fermentación.
El control de la temperatura es un factor importante en el proceso de envasado de productos precocinados, tanto en el momento del cierre de los envases, como en el almacenamiento y distribución posterior.
Muchos alimentos sometidos a procesos de elaboración en los que interviene el calor, consigue rebajar significativamente la carga bacteriana. Sin embargo, tras el enfriamiento es posible que tenga lugar una nueva proliferación de microorganismos, que debe prevenirse mediante un adecuado manejo de las temperaturas y con el apoyo del envasado en atmósfera modificada.

Gases para alimentación

Los tipos de gases que aplican en la industria de alimentación y bebidas son nitrógeno (N2) para criogenia, inertización, envasado en atmósfera modificada, blanketing, presurización, esponjamiento de nata, enología, liofilización, control de temperatura y desoxigenación de líquidos alimentarios.
En cuanto al dióxido de carbono (CO2), se utiliza para el envasado en atmósfera modificada, carbonatación de bebidas, regulación de pH, criogenia, maceración carbónica, anestesiado de animales, tirado de bebidas (cerveza y refrescos), desinsectación de cereales, enología, control de temperatura, desoxigenación de líquidos alimentarios (aceite, zumos, leche y vino) y el hidrógeno (H2) se destina a la hidrogenación de grasas.
 Por otro lado, el Argón (Ar) y el oxígeno (O2) se manipula para la inertización, envasado en atmósfera modificada y enología.
Las mezcla N2/CO2 participan del proceso de envasado en atmósfera modificada, enología y el tirado de bebidas (cerveza y refrescos). Finalmente, las mezclas Ar/ CO2 también intervienen en el envasado en atmósfera modificada y enología.

Innovación e investigación
Las empresas que producen gases para su aplicación en la industria de la alimentación, son conscientes de que apostar por la investigación y la innovación, en este campo, contribuye a dar mejores y nuevas soluciones.
En este sentido, La empresa Abello Linde, que cuenta con una división de gases aplicados a la industria de la alimentación y ha creado una Unidad Móvil de Envasado (UME) y CETA, además de un foro de intercambio de buenas prácticas empresariales.
Una de las últimas novedades que presenta es la solución de frío criogénico, Cryocooking, un sistema en los que se utiliza nitrógeno líquido (-196ºC,) que permite la ultra congelación y la refrigeración de productos que tienen dificultades de tratamiento a temperatura ambiente.
En cuanto a la aplicación de atmósferas modificadas, representa un importante avance en la conservación de estos alimentos en una doble vertiente. Por un lado, el empleo de gases inertes, con el consiguiente desplazamiento del oxígeno, que previene de las alteraciones por oxidación y enranciamiento de las grasas. Por otro lado, el empleo del dióxido de carbono (CO2), con marcadas propiedades bacteriostáticas y fungiestáticas, ralentiza el desarrollo de microorganismos, lo que permite la conservación de estos alimentos a temperaturas superiores a 0ºC durante el tiempo suficiente para permitir su distribución sin problemas.
La empresa Carburos Metálicos perteneciente a la multinacional Air Products y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) han constituido el Laboratorio de EAP, para estudiar y desarrollar las soluciones más eficaces de envasado de productos agroalimentarios en atmósfera protectora. Este método, tiene la ventaja de que permite controlar las reacciones químicas enzimáticas y microbianas manteniendo la calidad y prolongando el período de vida del producto.
La compañía aplica distintos procedimientos que combinan el sistema gavimétrico, el cual prepara las mezclas controlando el peso de cada componente con la ayuda de balanzas y pesas de alta precisión, con trazabilidad al Centro Nacional de Meteorología y al Laboratorio General de Ensayos e Investigaciones.
El Laboratorio de EAP dispone de todos los medios para la instalación completa de gases, las máquinas de envasado, el mezclador de gases y pulmón de almacenamiento, el equipo para el análisis (colorímetro triestímulo, pHímetro, penetrómetro, refractómetro) e instrumental para estudios microbiológicos previos y una amplia base de datos bibliográficos.

Aspectos normativos
La nueva legislación de la Unión Europea relativa al registro de gases, evaluación y autorización-restricción de sustancias y preparados químicos entró en vigor el 1 de junio de 2007. La disposición, conocida como REACH (Registration, Evaluation and Authorization of Chemicals), exige que las empresas que fabrican o importan productos en la UE registren las sustancias y su uso en la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA), cuando superen determinados volúmenes.
El plazo para que las empresas se preregistren sus sustancias en REACH, ha vencido el 1 de diciembre de 2008. Las compañías que se presentaron tienen ahora 10 años para completar el registro definitivo pero sin dejar de comercializar sus productos. Sin embargo, Los plazos pueden variar de acuerdo al volumen y a los peligros que pueden ocasionar ciertas sustancias químicas, las de mayor riesgo y volumen deberán registrarse antes de diciembre de 2010; las moderado antes de junio de 2013 y los productos de pequeño volumen, antes de junio de 2018.
Todavía queda especificar a lo largo del año 2009, la lista de sustancias de mayor riesgo, que se incluirá en el Anexo XIV de la legislación de REACH (Sustancias Sujetas a Autorización). Por lo tanto, de momento no se pueden identificar fehacientemente las SVHC (Substances of Very High Concern, sustancias altamente preocupantes).

Tendencias en la producción de alimentos
En la actualidad, los cambios en los hábitos alimentarios de los consumidores unidos a la situación de crisis y la pérdida de competitividad en la que se encuentran inmersas muchas compañias alimentarias en España, está generando una búsqueda de soluciones o cambios que les ayuden a competir en mercados cada vez mayores y más abiertos.
Además, muchas firmas son conscientes de los cambios sociales experimentados en los últimos años, que han conducido a una importante variación en los hábitos alimentarios de los consumidores. La incorporación de la mujer al mercado laboral, el interés por los productos sanos y la reducida disponibilidad de tiempo libre son factores que han favorecido el desarrollo de una industria de alimentos listos para el consumo.
Según la empresa Messer Ibérica de Gases S. A., constituida en España desde 1970, ha cambiado la mentalidad de la gente, que tiende a reemplazar productos básicos por semielaborados o con alguna característica, que pueda incrementar este margen en las empresas pero aportando un valor añadido de cara al consumidor.
Precisamente, la aplicación de gases para la refrigeración y congelación, constituye una solución para incrementar la productividad y los ingresos en un amplio rango de productos de la industria alimentaria.
Por ello, muchos alimentos se benefician de los procesos de congelación y las técnicas de refrigeración, en las distintas etapas que conforman el procesamiento, almacenamiento, distribución y exhibición. Como consecuencia, se conserva durante mucho tiempo el atractivo y calidad de los productos alimenticios frescos y de las comidas preparadas mediante la utilización de atmósferas protectoras.
En el sector de la pesca, donde Abello Linde presta sus servicios, existe un creciente desarrollo de nuevas técnicas debido a la demanda de productos de alta calidad, en estado natural, frescos y listos para comer, que ofrecen una amplia información en todas las etapas de la cadena alimentaria después de un mínimo procesado.
 Así mismo, la implementación de los gases y su tecnología, dan una visión positiva a los procesos de producción, en beneficio de la calidad del producto final pero que aumenta el precio base del producto. Al respecto Messer sostiene que los costes de elaboración aumentan y los márgenes se ven obligados a disminuir para tener más opciones de ventas, ante el descenso de la producción en la industria como consecuencia de la disminución del consumo.
La industria alimentaria “tiende cada vez más a la reducción de costes. Las grandes cadenas comerciales y el mercado en general presionan para bajar los precios de los productos y a su vez, los productores se ven obligados a trabajar con más tecnología pero con poco margen, hay una gran contradicción”, aclara Messer.

Panorama económico
Muchas empresas no detectan un aumento relevante de precios ante la situación actual de crisis. En general, se observa un gran movimiento de modernización en tecnologías del envasado en la industria procesadora de pescados, de frutas y verduras.
La filial Air Liquide España se dirige a todos los sectores de la industria, con trayectoria en todo el territorio nacional desde 1909 argumenta que la actividad alimentaria también sufre los efectos de la crisis aunque no de manera tan acusada como el resto de la industria. Por otro lado, los alimentos son considerados artículos de primera necesidad y por tanto se siguen consumiendo, aunque hay una mayor tendencia por parte del usuario final a consumir marca blanca.
El reto de la industria alimentaria es asumir un mayor compromiso con la seguridad alimentaria y una mayor competitividad en cuanto a calidad e innovación.
En España, el pasado año el aumento del precio de la tarifa eléctrica, ha producido ajustes en los precios como consecuencia del aumento de los costes de producción.
En el caso de Air Liquide el cambio regulatorio de la tarifa general de alta tensión y la tarifa horaria de potencia de acuerdo con El Real Decreto 871/2007, de 29 de junio, tuvo como primera consecuencia el incremento de los costes de producción al existir una diferencia importante entre las tarifas reguladas y los precios de mercado de electricidad.
Precisamente, la entrada en vigor de dicho decreto el día 1 de julio de 2008, ha sido un hecho que ha repercutido en los precios finales, debido al aumento forzoso de los costes de producción.
El control de la temperatura
La inhibición del crecimiento bacteriano por el CO (monóxido de carbono) se incrementa con la disminución de la temperatura. El almacenamiento de los productos empaquetados en atmósfera modificada debe mantenerse a un máximo de 4ºC. La temperatura recomendable se encuentra entre 1ºC y 3ºC.
En el momento de envasado, si el producto se encuentra a temperatura superior que la cámara de almacenamiento, se producen condensaciones en la cara interna del envase, afectando la estética por pérdida de presencia del producto y el fomento de microorganismos en los puntos de goteo sobre el producto, reduciendo su vida comercial.
El empleo de las atmósferas modificadas  es un sistema que puede prolongar de manera muy significativa la vida útil de todo tipo de comidas precocinadas. Las mezclas de gases más adecuadas contienen entre un 20 y un 40% de CO, siendo el resto nitrógeno. Sin embargo, en el caso de platos con alto contenido en salsas, se debe tener precaución ya que, una concentración de CO muy elevada podría inducir un ligero gusto ácido, por formación de ácido carbónico al combinarse con el agua.
En general, en cada alimento la reacción es  distinta, la masa de pan se altera fundamentalmente por desecación, endurecimiento y crecimiento de mohos. En cuanto al resto de ingredientes, dependiendo su grado de humedad, podrá aparecer algún crecimiento bacteriano. En todos estos casos, suelen utilizarse mezclas de gases libres de oxígeno y conteniendo CO2, aunque debe limitarse su concentración porque a pesar de prolongar la vida útil de los productos, puede inducir sabores en los alimentos o provocar el colapso de los envases.

Procesos de envasado

La implantación de las tecnologías del gas aprovechan los rendimientos de fabricación, de manera que, los sistemas productivos tiendan a utilizar las piezas enteras (lomos, filetes, etc.) para el envasado fresco en atmósfera modificada.
En cuanto a los trozos o partes adheridas a las espinas, generalmente de poco interés comercial, que son utilizadas para la elaboración de otros productos tales como filetes, rodajas, anillas de cefalópodos, mariscos cocidos, platos a base de pescado pasteurizados y refrigerados.
Precisamente, la tecnología Mapax® de Linde desarrolla un programa de envasado que permite el mantenimiento de la calidad microbiológica, fisiológica y organoléptica de distintas especies de pescados y mariscos en atmósfera modificada.
Para garantizar la alta calidad de los productos frescos del mar, Mapax utiliza el oxígeno con el fin de mantener el color, se aplica como un componente de la atmósfera modificada para evitar el cambio de coloración o la decoloración del pigmento, pero no debe usarse envases con pescados de alto contenido graso, ya que se pueden producir sabores rancios.
En síntesis, las variables que influyen en la durabilidad son la calidad de la materia prima, el nivel de higiene en el procesado y eviscerado del pescado, el tipo de corte, el enfriamiento, las propiedades barrera del material envasado, el volumen de gas libre en el envase, las mezclas de gases, las temperaturas de almacenamiento y distribución.

Gases licuados
El servicio CryoEase® de Carburos Metálicos está diseñado para ofrecer una alternativa a clientes que emplean grandes cantidades de gases en botellas. Los comercializados con salida de líquido o gas, los depósitos criogénicos Microbulk se pueden llenar con las siguientes sustancias en formato líquido: nitrógeno, argón, oxígeno, dióxido de carbono y diversas mezclas derivadas de éstos. Una vez instalado, el depósito del equipo de procesamiento está conectado permanentemente al suministro de gas, listo para usarlo a medida que se necesite.
Los gases que Abello Linde suele utilizar en la producción de alimentos son los licuados como el dióxido de carbono y el nitrógeno, que son excelentes refrigerantes, se pueden almacenar a temperaturas muy bajas (CO2 a -78ºC y N2 a -196ºC) y son los utilizados para la congelación y refrigeración criogénica. El nitrógeno líquido se utiliza también en procesos de molturación, picado y masajeado de productos alimentarios.
La línea que la empresa trabaja es Biogon® (gases y mezclas de CO2, N2 y O2) es utilizada en los procesos de envasado en atmósfera modificada y Frutargas® compuesta por etileno (elemento necesario para la estimulación natural en la maduración de frutos) y nitrógeno (gas inerte). Con estos compuestos se prolonga la conservación de los alimentos en cámaras durante su almacenamiento y se utilizan también para acelerar la maduración natural de las frutas y hortalizas. El nitrógeno es aplicado a través de la marca Biogon® N, para la bioprotección del aceite, zumos y vinos.

Sistemas de abastecimiento
El servicio CryoEase® de Carburos  Metálicos evita la manipulación de botellas y elimina la necesidad de su reemplazo. El sistema funciona con depósitos en los cuales el gas se canaliza directamente al punto de utilización, reduciendo la exposición de los gases a alta presión.
La ventaja de esta línea es que elimina los residuos de producto devueltos en las botellas o recipientes Dewar, así que sólo se paga el gas que se consume. Este servicio reduce el espacio de almacenamiento necesario para los gases y elimina la necesidad de disponer de zonas de almacenamiento separadas para las botellas de gas llenas y vacías. Un solo depósito pequeño de líquido puede contener el equivalente a 125 botellas de gas, según el tamaño del depósito y el tipo de gas.
Además, el depósito proporciona un suministro continuo de gas, de forma ininterrumpida, incluso durante las recarga de éste. Así que, la reposición del producto se realiza automáticamente, sin necesidad de realizar un pedido. Las entregas son menos frecuentes que las entregas equivalentes de botellas y no requieren ninguna intervención ni manipulación con pérdida de tiempo por parte del cliente.
El sistema CryoEase® garantiza la pureza de los gases gracias a los depósitos de uso exclusivo que eliminan el riesgo de contaminación cruzada, garantizando resultados de alta calidad, útil para los mercados de instrumentación analítica y láser.
Asímismo, Carburos Metálicos tiene la gama Freshline® que se utiliza como aditivo e ingrediente en el proceso de envasado, están clasificados como alimentos. Por este motivo, deben cumplir el Reglamento de la UE (CE) Nº 852/2004, para asegurar que el proceso de producción sea trazable desde la producción del gas licuado hasta el suministro en su planta.    

Sistemas de refrigeración

El LIX-shooter de Linde Gas es un sistema de inyección de líquido criogénico que se instala en la parte inferior de las máquinas. Este es un método diseñado para trabajar con nitrógeno o con dióxido de carbono líquido como elementos refrigerantes, para ser utilizado cuando se precisa un enfriamiento rápido y eficaz. El compuesto se instala en maquinaria de proceso nueva o ya existente, con necesidades mínimas de espacio y enfriando el producto directamente. La rapidez de este proceso garantiza la calidad inicial del producto, ya que la separación de fases es muy escasa, las tensiones sobre el producto son pequeñas y las pérdidas de aromas reducidas.
El LIX-shooter® trabaja inyectando una cantidad fija de refrigerante directamente en la masa de producto, el cual se evapora en contacto con el mismo, absorbiendo calor y el gas frío sigue enfriando mientras se desplaza hacia la parte superior de la maquinaria de proceso.
El concepto básico de las distintas versiones línea Cryoline® TD de Abello, es un congelador de túnel en línea que se usa para productos que giran libremente y que se pueden soltar desde una cinta a otra sin dañarlos y se adaptan a necesidades específicas. Este sistema es utilizado para productos cárnicos, comidas preparadas, pescado y marisco, productos lácteos y de panadería, entre otros.
Los tipos de gases que la compañía Messer aplica a la industria de alimentación y bebidas son CO2, O2 y N2, a través de técnicas de ultracongelación, envasado en atmósfera protectora (MAP), transporte en fresco y congelado, presurización de envases, carbonatación de bebidas, maduración de frutas, crecimiento en invernaderos, molienda de especies, desoxigenación de líquidos y torres de esprayado para pulverización de grasas. Los sectores a los que dirigen sus servicios son alimentos congelados, envasado y transporte de alimentos frescos, invernaderos, bebidas, refrescos y productores especies.

Soluciones logísticas de frío
El CO2 es un gas criogénico, como fuente de frío provisto sobre forma líquida, se expande a la presión atmosférica y se transforma en nieve carbónica a -78ºC.
Hoy en día, se sigue utilizando el CO2 (hielo sólido), para el almacenamiento y transporte de productos perecederos manteniendo los alimentos a una temperatura constante.
Criopack de Messer es una solución para la logística de detalle y una alternativa al hielo carbónico envasado, se produce dentro de bolsas adaptadas permitiendo su exacta dosificación y su manipulación sin riesgo. Las ventajas que tiene son la producción de frío según las necesidades, la baja inversión, la manipulación sencilla, el consumo optimizado de CO2 y su adaptación a todo tipo de contenedores. Además no deja ninguna traza en el embalaje, es inodoro, incoloro y anhidro.
La otra novedad de Messer es Fresh Box un contenedor que mantiene los productos entre 0ºC y 5ºC durante 48 horas mínimo, puede transportarse en camiones normales y seguro para el usuario.
La compañía presenta también Siber System contenedores de gama olivo de polietileno rotomoldeado monobloque, tiene un volumen de 220 litros hasta 1400 litros, que  controla el tiempo de inyección para una dosis estándar, que varía en función de la temperatura ambiente y el tiempo del trayecto, están dotadas de un lector con código de barras y medidor de dosis.

Filtración industrial
La compañía Tratecnia es proveedor en España de sistemas de filtración industrial para fluidos en algunos gases, como el aire atmosférico, el vapor de agua y el tratamiento completo del aire comprimido. Los sectores a los cuales se dirige es bebidas: cervezas, zumos, refrescos y embotellado de productos entre otros.
Tratecnia considera que el reto es adaptarse a este período de crisis, diversificarse y especializarse, ofrecer un abanico más amplio de soluciones, no sólo suministro o servicio, por ello presenta nuevos productos como filtros de aire fabricados por primera vez.

Mezclas de calibración
Por su parte, Carburos metálicos produce y suministra una amplia gama de productos que, conforme a la terminología REACH, se describirían como sustancias, preparados o polímeros. Debido al carácter complejo de la composición de algunos productos, los proveedores de productos de tipo corriente aún están decidiendo y acordando la definición más adecuada.
Los productos prerregistrados por segmento son: los gases industriales y especiales (PDF 21 K), electronics (PDF 31 K) y materiales de alto rendimiento como: aditivos Epoxy (PDF 47 K) o productos químicos de poliuretano (PDF 17 K), tensioactivos y aditivos especiales (PDF 122 K), aditivos para mercados I+I, limpieza, minería y otros (PDF 15 K), y los de cuidado e higiene personal (PDF 10 K) o reactivos intermedios (PDF 10 K).
La empresa Carburos Metálicos dispone de una amplia gama de mezclas estandarizadas (mezclas utilizadas en aplicaciones específicas pero demandadas por un gran número de clientes), lo cual permite ofrecer las mejores condiciones de precio y plazo de entrega.
Los requerimientos de mezclas de calibración se han convertido en herramientas analíticas cada vez más sofisticadas y precisas. El centro de producción de Carburos de Cataluña posee la acreditación ENAC para la elaboración de diversas familias de mezclas de gases, que lo capacita para determinar la concentración en la calibración de mezclas de gases de hasta cinco componentes.

Técnicas de enfriamiento
La empresa Air Liquid trabaja con sistemas de congelación y refrigeración: bajo el concepto de descenso rápido de la temperatura de un producto con un valor de partida elevado o no, hasta una temperatura segura desde un punto vista microbiológico.
La compañia ofrece una amplia gama de servicios tales como: el envasado en atmósfera modificada, la inertización, el blanketing y la presurización, que afectan la temperatura y la consistencia de los alimentos como por ejemplo el volumen de la nata.
La otra técnica de gases que aplica Air Liquide es la liofilización: deshidratación de un producto alimentario mediante congelación y posterior sublimación a presión reducida del hielo formado, para dar lugar a un material esponjoso que se disuelve posteriormente con facilidad. La dexoigenación elimina el líquido disuelto mediante la inyección de un gas químicamente inactivo. En la carbonatación de bebidas se utiliza el CO2 a bebidas (refrescos, cervezas y agua) y la regulación del pH se consigue mediante la adicción de CO2 (generalmente agua o leche).
Los sectores a los que dirigen sus servicios son los que están orientados a la producción y elaboración de alimentos: congelación y/o refrigeración de carnes, pescados, platos preparados, frutas y verduras, elaboración de vino y bebidas carbonatadas.
Una de las novedades tecnológicas que Air Liquide oferta al mercado es el Sistema Boreal que se basa en la inyección de CO2 líquido en continuo, de manera que la pasta de uva se refrigera de forma rápida y sin estrés para la uva, lo que se traduce en una mejora de las cualidades organolépticas del vino. El equipo se integra en el proceso de la bodega, se ubica entre la estrujadora y el fermentador en el caso de los vinos tintos o entre la estrujadora y la prensa para los vinos blancos.
Entre las evoluciones del equipo Boreal™ 2008, se destaca un software totalmente automatizado adaptado a los sistemas de la bodega, la simplicidad de las operaciones y la seguridad de manipulación para el personal.
Praxair España S.L. ofrece gases atmosféricos, de proceso, y gases especiales; tecnologías, equipos y servicios relacionados; plantas de separación de aire y sistemas de suministro, brinda a sus clientes de asesoramiento, de ingeniería de proceso en todos los sectores. Los gases atmosféricos y raros se producen purificando, comprimiendo, enfriando, destilando y condensando aire en procesos sofisticados para extraer nitrógeno, oxígeno, argón, y gases raros (neón, kriptón, y xenón). Otros gases como el hidrógeno, helio, dióxido de carbono, monóxido de carbono, gases de síntesis, acetileno y gases especiales se extraen a partir del gas natural o de diversos procesos químicos.
Praxair Surface Technologies (PST) produce revestimientos que se aplican frecuentemente en la fabricación de productos con gran capacidad de resistencia frente al desgaste, la abrasión, la corrosión y la temperatura. El acetileno es un gas inestable e incoloro, tan sólo es estable en condiciones normales de envasado y utilización, cuya  descomposición puede producir CO, CO2 y H2.

Análisis de atmósferas

La nueva versión mejorada 6.0 de analizador de gas manual Oxybaby® de Witt, consta de un aparato inalámbrico destinado al control preventivo de la vida útil en alimentos envasados con gases protectores, un nuevo display de mayor tamaño y botones adicionales, para una mejor visualización y un manejo más confortable. En caso de que la aguja de aspiración o el filtro están bloqueados el equipo intenta realizar una medición con una bomba y sólo es necesario un puerto USB para la transferencia de datos y la carga de la batería.

La línea Oxybaby® 6.0 se puede adquirir en dos versiones, estas miden la concentración de O2 o CO2 en el producto por medio de una aguja y almohadillas de estanqueidad, esto es posible gracias a la mínima cantidad de gas requerida, y cuenta con un software de confortable uso para la posterior evaluación de los datos.

Control de levaduras productoras de gas

El proyecto AGL2005-02630, titulado: “Control del deterioro de alimentos por levaduras productoras de gas: trazabilidad, cuantificación y eliminación de la contaminación y elaboración de modelos para la evaluación cuantitativa del riesgo”, es llevado a cabo por un  grupo de científicos liderado por José Martínez Peinado, profesor de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid.
Las levaduras son microorganismos conocidos por su participación en la fermentación industrial del pan, el vino, la cerveza y la producción de bioalcohol. Sin embargo, la industria alimentaria está considerando los efectos negativos de este proceso, su producción de gas y los malos olores de los alimentos contaminados por ellas, como los yogures, los productos ricos en sal o azúcar, los zumos y aquellos que son envasados en atmósferas modificadas.
Hasta el momento han desarrollado una metodología propia para la identificación rápida de especies, mediante la clasificación de cepas que permita conocer la levadura contaminante y rastrear su origen en la cadena de producción o en las materias primas. Asímismo, han desarrollado procedimientos para la detección de cepas peligrosas por ser productoras de gas o capaces de producir malos olores por la modificación química de conservantes como el sorbato.
Conjuntamente con las  empresas de alimentación, los investigadores trabajan como peritos de parte en los juicios o juntas arbitrales, como asesores en el ámbito del control de calidad microbiológico.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 62

Noticias relacionadas

Deja un comentario