Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

AEFAA: “Las empresas de aromas han crecido tecnológicamente gracias a la crisis”

en
Léalo en 5 - 6 minutos
Josep Solá, presidente de AEFAA (Asociación Española de Fragancias y Aromas Alimentarios)

El nivel de eficiencia tecnológica ha aumentado en la industria de aromas para responder a las nuevas necesidades que impone el difícil momento económico. Josep Solá, presidente de AEFAA (Asociación Española de Fragancias y Aromas Alimentarios) presenta la situación del mercado, analiza la apuesta por la innovación a través de programas de investigación en nuevas fuentes aromáticas y técnicas de extracción, entre otros aspectos

El aumento del nivel tecnológico, que surge como resultado de la necesidad de incrementar el nivel de eficiencia, es uno de los efectos positivos del ya largo periodo de crisis que afecta a nuestra industria. Las empresas de nuestro sector se han caracterizado siempre por su alto nivel tecnológico y, durante estos años de crisis, con mayor esfuerzo, han sido capaces de implementar mejoras tecnológicas no sólo en los ámbitos motor como la I+D+i, en los que su importancia puede parecer más evidente, sino en aquellos otros que afectan directamente a los niveles de gestión y de producción.

Las empresas de aromas están actualmente realizando inversiones que podemos calificar de muy significativas, y que contribuyen al aumento de la capacidad productiva y/o a la necesaria disminución de los costes de producción

Las llamadas nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) están alcanzando niveles muy altos en las empresas de nuestro sector, con una consecuencia muy evidente en la simplificación de tareas, en el aumento del control de las variables productivas y económicas, y por lo tanto con aumentos del ahorro y de la eficiencia en todos los niveles de gestión de la empresa.

Inversión de dos dígitos en I+D+i

A nivel productivo, y pese a las evidentes dificultades de financiación que afectan al conjunto de la industria, las empresas de aromas están actualmente realizando inversiones que podemos calificar de muy significativas, y que contribuyen al aumento de la capacidad productiva y/o a la necesaria disminución de los costes de producción. Todo esto contribuye a ese aumento de eficiencia que se busca y que necesariamente debe conseguir cualquier tipo de industria.

En relación al ámbito específico de I+D+i, que tradicionalmente es el mayor destinatario de las mejoras tecnológicas en las empresas de aromas, podemos confirmar que el nivel de inversión se está recuperando rápidamente, después de algunos años de obligada disminución.

No hay que olvidar que nuestra industria dedica a I+D+i cifras porcentuales de dos dígitos sobre su cifra de ventas en programas de investigación dirigidos al descubrimiento y/o síntesis de nuevas moléculas aromáticas, nuevas fuentes de obtención de sistemas aromáticos complejos, nuevas técnicas de extracción, avances en la tecnología de transporte y liberación de los aromas, y por supuesto, la permanente y continua búsqueda de la perfección en el diseño de aromas específicos.

De esta manera, podemos afirmar que, contemplado en su conjunto, el nivel tecnológico de las empresas de nuestro sector es hoy netamente superior al de los años anteriores al inicio de la crisis, lo que nos hace mirar al futuro con optimismo.

Respecto a los lanzamientos de nuevos productos llevados a cabo en el último año por la industria de alimentación y bebidas, podemos concluir que se mantiene la alta  importancia relativa de los aromas tradicionales dentro de cada sector, y esto vale tanto para el mercado nacional como para cualquier otro mercado que observemos. Cuáles son los aromas que pueden considerarse tradicionales, depende de cada segmento, incluso de cada tipo de producto, y de cada mercado o al menos de cada zona del mundo que consideremos.

Esto no significa que la industria de alimentación y bebidas carezca de dinamismo en cuanto al lanzamiento de nuevos productos, simplemente refleja los hábitos reales de los consumidores de cualquier mercado en relación con el sabor de cada producto.

La cultura particular de cada país tiene mucho que ver con esto, al margen de que en el actual mundo globalizado se tienda a descubrir y a compartir nuevas experiencias.

Soluciones eficaces a menor coste

En los últimos años, en los mercados desarrollados y específicamente en el mercado español, observamos que los productos de alimentación y bebidas se presentan cada vez con mayor frecuencia como productos “honestos”, fabricados con ingredientes y mediante procesos considerados como tradicionales. Esto responde claramente a la evolución del perfil de los consumidores que premian los productos que perciben como tradicionales y naturales.

Evidentemente la industria de aromas está preparada para esta nueva oportunidad, ofreciendo como siempre soluciones adecuadas, eficaces, rápidas y a costes cada vez más bajos.

Josep Solá, presidente de AEFAA – Asociación Española de Fragancias y Aromas Alimentarios

Más información en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2014

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas