“AFCA inculca a sus asociados la filosofía I+D+i, aliada del 4.0”

Guía Tecnología Alimentaria
El concepto Industria 4.0 se extiende más allá de los equipos de producción e involucra a todos los sectores intervinientes en la cadena alimentaria. Así se desprende de las reflexiones expuestas en este artículo por Andrés Gavilán, presidente de AFCA, en el que enumera las medidas a adoptar por las empresas proveedoras de ingredientes y aditivos para contribuir a la pujanza de la industria alimentaria, ya inmersa en la cuarta revolución

Estamos en la 4ª revolución de la industria, en especial en lo que concierne a la industria alimentaria, a través de una Planificación Global I+D+i seria, rigurosa, precisa, constante, robusta, eficaz, segura y sostenible en el tiempo, para lograr el mejor desarrollo, sobre todo, de alimentos funcionales, encaminado a conseguir una industria alimentaria inteligente.

Mediante el análisis sistemático del Big Data (un elevado número de datos valiosos), se facilita poder tomar decisiones de una manera más rápida, eficaz, ágil e inteligente, para lograr proporcionar un alto nivel de satis­facción a los consumidores de los productos alimenticios.

Evolución histórica de las etapas mundiales del desarrollo industrial

  • Etapa 1.0 de 1800 a 1900: generación de vapor, aparición del primer telar mecánico.
  • Etapa 2.0 de 1900 a 1980: producción en cadena de montaje, energía eléctrica
  • Etapa 3.0 de 1980 a 2000: incremento sustancial en el nivel de automatización, electrónica, las TIC.
  • Etapa 4.0 de 2000 a 2020: adopción de sistemas ciberfísicos, industrias y productos inteligentes, internet y servicios, hiperconectividad, Big Data.

He aquí un desglose de los principales aspectos que aporta, la aplicación de la I+D+i 4.0 en la industria alimentaria:

. AFCA, la Asociación Española de Fabricantes de Aditivos y Complementos Alimentarios, inculca a sus asociados la filosofía I+D+i, por entender que es la más eficaz y segura para lograr alcanzar la máxima competitividad en nuestro sector, aliada al 4.0.

. Adaptar el sector alimentario de los ingredientes y productos funcionales a las demandas del mercado.

. Facilitar medios de defensa robustos para combatir posibles amenazas químicas, biológicas, alertas y todo tipo de riesgos generales.

. Incrementar el uso de TIC, para mejorar la conectividad en los fabricantes, investigadores y consumidores.

. Mejorar la trazabilidad de las materias primas, los envases y embalajes y, paralelamente, las operaciones industriales, el almacenamiento, el transporte y la distribución, más rápidos y efectivos.

. Conseguir la puesta en marcha de un elevado número de productos inteligentes.

. Mejorar de manera sustancial los métodos de producción de alimentos.

. Incrementar el número, calidad, eficacia, atributos, seguridad y saludabilidad de los alimentos funcionales.

. Establecimiento de redes colaborativas, para reducir las incertidumbres e inseguridades en los procesos.

. La flexibilización y optimización de todos los procesos industriales, conducentes a la máxima calidad en los ingredientes y productos alimenticios.

. Planificar la ciberindustria del futuro.

. Aplicación activa de la I.A. (Inteligencia Artificial), en todas las fases operativas.

. Alcanzar la puesta en marcha de un elevado número de productos inteligentes.

. Diseñar food smart factories.

. Uso masivo de internet, en pro de la I+D de los alimentos, ingredientes, aditivos, enzimas, aromas, vitaminas, minerales y otras sustancias con propiedades saludables para conferirles más y mejores propiedades, usos y aplicaciones, al objeto de desarrollar los mejores y más convenientes para los consumidores más exigentes.

. Mejora de la metodología analítica para la investigación de sustancias y microorganismos tóxicos, potencialmente presentes en los alimentos: alérgenos, sustancias que causan intolerancias (gluten, lactosa, sulfitos), contaminantes procesales (acrilamida, grasas trans, carbamato de etilo, HMF, hidrocarburos HAP, 3-MCPD, oxiesteroles, monómeros cíclicos, melamina…), biotoxinas, plaguicidas, biocidas, microorganismos patógenos, COP (contaminantes orgánicos persistentes), SDCO (sustancias depresoras de la capa de ozono).

. Implantar la Cultura MIYS (Make it yourself).

. Intensificar las tecnologías punta en la producción alimentaria, el envasado, la conservación, el transporte, la distribución y el consumo de los alimentos.

. Digitalización constante de los medios tecnológicos, para lograr ingredientes alimenticios y alimentos funcionales, más convenientes, atractivos, disponibles y sostenibles, para consolidar la pujanza de la industria alimentaria, que sustentada por una Política Progresiva de I+D+i, pueda alcanzar más y mejores productos alimenticios.

. Incremento de nivel de adaptación de los alimentos funcionales a todos los tipos de poblaciones.

. Rápida adaptación de los tipos de aditivos y complementos alimentarios, a los nuevos requerimientos planteados por normativas alimentarias más exigentes y rigurosas, para preservar mejor la salud de los consumidores.

. Observación rápida y contundente, de una política alimentaria respetuosa con el medio ambiente y con la biodiversidad.

. Desarrollar productos personalizados.

. Mejora de los modelos de producción.

. Reducción de consumo energético.

. Facilitar el intercambio instantáneo y permanente de información, que permitirá realizar gestiones mejores y más eficaces, en toda la cadena alimentaria en pro de una I+D+i más amplia y provechosa.

Otras informaciones en los contenidos privados de techpress.es y en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2017

Noticias relacionadas