Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Aimplas: “Flexibilidad, característica de las empresas 4.0”

en
Léalo en 3 - 4 minutos
Guía Tecnología Alimentaria
La industria 4.0 o cuarta revolución industrial, es un proceso que forma parte de la evolución natural de la industria, mediante el cual se están introduciendo diferentes tecnologías digitales en los procesos de producción

El término 4.0 fue acuñado en Alemania, pero ya es una realidad a nivel mundial, donde prácticamente cada gobierno ha definido estrategias de apoyo para la modernización de su parque industrial.

Cualquier industria que pretenda mantener o aumentar sus niveles de competitividad en el mercado global, debe adaptarse a este proceso que permitirá que en un futuro, cualquier empresa se encuentre totalmente conectada y orientada íntegramente al consumidor y sus necesidades inmediatas. Las características que mejor definirán a una empresa 4.0 serán la flexibilidad y gran capacidad de adaptación, contarán con procesos automatizados, controlados y optimizados. Dispondrán de información sobre los puntos críticos y aspectos cruciales para la toma de decisiones, en todo momento y todo lugar. Para ello, se han identificado una serie de tecnologías habilitadoras como son el Big Data, cloud computing, Internet de las Cosas, sistemas ciberfísicos, robótica, impresión 3D, simulación, realidad aumentada y lógicamente, ciberseguridad.

Pero, para alcanzar estos niveles de evolución digital, hay un recorrido que realizar, el cual será diferente en función de la situación de partida de cada empresa: desde incorporación de herramientas digitales de gestión y control, hasta desarrollo de entornos virtuales de atención al cliente, pasando por la sensorización, la incorporación de robots en el proceso productivo o inclusión de tecnologías de fabricación aditiva o desarrollos de electrónica impresa para envases inteligentes.

La cuarta revolución industrial nos va a permitir no solamente automatizar y optimizar procesos industriales, sino mejorar diferentes aspectos de toda la cadena de producción y suministro, como el aseguramiento de la seguridad alimentaria, aumento de vida útil de los productos, la optimización de trazabilidad, la mejora de procesos logísticos, etc.

En lo que respecta al consumidor, en el entorno de la fábrica inteligente, él se convierte más que nunca en el centro de nuestra producción: tendrá a su alcance la posiblidad de adquirir tanto alimentos como envases personalizados, adaptados a las necesidades puntuales de cada momento, atendiendo a criterios tanto de necesidad (alergias, intolerancias, enfermedades, etc.) como de gustos individuales y diferenciación. Y todo esto será posible, además, contando con unos costes competitivos.

A lo largo de todo el camino 4.0, las empresas del sector alimentario cuentan con centros tecnológicos como Aimplas con amplia experiencia en proyectos de I+D, donde pueden encontrar un apoyo, tanto para los momentos iniciales de diagnóstico y determinación de necesidades, definición de estrategia 4.0, como para acompañamiento en el desarrollo, identificación oportunidades e incluso, desarrollo de proyectos de mejora de productos o implementación de nuevas tecnologías.

Carolina Salinas, responsable Departamento de Inteligencia Competitiva y Estratégica de Aimplas

www.aimplas.es

Otras informaciones en los contenidos privados de techpress.es y en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2017

Noticias relacionadas